El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu ojo derecho te induce a pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en la “gehenna”. Si tu mano derecha te induce a pecar, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero a la “gehenna”.

martes, 30 de abril de 2024

Pan comido

 Se dice de algo que es muy fácil de conseguir. Yo no creo que nada en mi vida haya sido pan comido. Ni los estudios, ni el trabajo. Tuve muchos problemas. Los embarazos fueron duros y los partos más.

 La crianza. Mis hijos estaban siempre enfermos. La adolescencia bastante problemática y la pareja con sus màs y sus menos, como todas. Tal vez ahora podría decir que esta época es la màs pan comido que he pasado hasta ahora. Toco madera.

lunes, 29 de abril de 2024

Fantoche

 

fantoche

 

Del fr. fantoche.

1. m. despect. Persona grotesca y desdeñable.

Sin.:
  • adefesioesperpentoespantajomamarracho.

2. m. despect. Sujeto neciamente presumido.

Sin.:
  • fanfarrónpresuntuosofantasmafatuojactanciosofaroleroalabancioso.

3. m. despect. Persona vestida o maquillada de forma estrafalaria.

4. m. Muñeco grotesco frecuentemente movido por medio de hilos.

Sin.:
  • marionetatíteremuñeco.

Sinónimos o afines de fantoche
  • adefesioesperpentoespantajomamarracho.
  • fanfarrónpresuntuosofantasmafatuojactanciosofaroleroalabancioso.
  • marionetatíteremuñeco.

De la eutanasia voluntaria al asesinato subvencionado

 

El modus operandi del Siglo XXI sirve para todo, y es muy sencillo: funciona en tres pasos, comenzando después de haber introducido una nueva idea progresista.

Digamos que la nueva idea es que la gente debería comer melón con palillos. Cuando quienes se oponen expresan su oposición, el primer paso es una severa negación de que se esté haciendo lo que se está haciendo:

  1. “No es cierto que nadie esté comiendo melón con palillos”

Cuando es obvio para todos que alguien está comiendo melón con palillos, llega el segundo paso; entonces, la mafia de los palillos dice:

  • «Bueno, no veo qué tiene de malo comer melón con palillos»

Cuando se calienta el debate sobre las ventajas de comer melón con palillos, el tercer paso es proclamar:

  • “El problema aquí es de la gente que está en contra de comer melón con palillos”

Toda idea que se acepta como válida este siglo (la amnistía de los golpistas, los pactos con Bildu, los recortes obligatorios de emisiones de CO2, que se juegue la Copa del Rey de fútbol en Arabia Saudí) ha sido introducida en la sociedad con variaciones de este método.

Esto ha sido bautizado por el astuto comentarista estadounidense Rob Henderson como “Ley de la Imposibilidad Merecida”, que Henderson resume en la máxima: “Eso que dice usted nunca sucederá y, cuando suceda, usted se lo merecerá”.

Canadá es, incluso por encima de EEUU, el ejemplo supremo de esta ley. En lo que va de siglo, se ha ganado a pulso el título de país más progresista del mundo, decidido a arrasar con toda su historia y tradición, y a reemplazar a su población con inmigrantes que molan mucho más y, por pura coincidencia, trabajan por la mitad de salario que los nativos.

Un ejemplo reciente de la afición canadiense por la imposibilidad merecida, que muy pronto estará también en todas las pantallas españolas, es la ley local de eutanasia. En España, la Ley de Eutanasia se aprobó en 2021, ya saben, solo para un puñado minúsculo, pequeñísimo de nada, de casos de pobre gente con enfermades terminales muy, muy específicas que les impiden comprar en Amazon barbitúricos para darse una sobredosis y recibirlos a domicilio. En Canadá van con adelanto, y su ley se aprobó en 2016.

En ambos países tuvimos el baile de “no, nunca habrá ley de eutanasia” luego seguido de “pues no sería tan mala idea” y culminado con el muy paradójico “solo los nazis están en contra de la eutanasia” (véase “Nazismo, Historia del”). Lo que pasa es que los cinco años de ventaja de Canadá nos permiten echar un vistazo al futuro próximo de España.

El gobierno canadiense publicó recientemente su cuarto informe anual sobre su “régimen de suicidio asistido”: la conclusión principal es que, en 2022, el 4,1% de todas las muertes en todo el país fueron resultado de suicidios facilitados por el Estado, casi un punto más que en 2021.

De todos los muertos, cientos de víctimas no estaban enfermos, mucho menos terminales, en el momento de sus suicidios subsidiados por el estado canadiense. De entre los miles que murieron solamente en la provincia francófona de Quebec, se han encontrado numerosos casos de gente que probablemente no quería que se le aplicara la ley, y a la que, con la ley en la mano, no se le podía aplicar el suicidio asistido.

Se lo repito despacito, para que lo entiendan claro: el estado canadiense usa el dinero de los contribuyentes para asesinar a ciudadanos y residentes en el país, de forma frecuentemente ilegal. Y no pasa nada.

Es la Ley de Imposibilidad Merecida, y no la Ley de Eutanasia, la que acaba siendo aplicada: originalmente, quienes buscaban la muerte facilitada por el Estado debían tener al menos 18 años de edad y padecer una «condición médica grave e irremediable» que les causara «un sufrimiento físico o psicológico duradero que les resultara intolerable». Además, tenían que estar en un «estado avanzado de declive irreversible» tras el cual la muerte era resultado probable en un futuro previsible.

Esto duró poco, tontorrones. En 2019, un juez del Tribunal Superior de Quebec dictaminó que las personas que sufren pero no van a morir o no acaban de morir también tienen el derecho constitucional a ser sacrificadas. ¿Por qué no? Aprobó las oposiciones a la judicatura, así que él sabe quién debe vivir o morir.

Aprovechando las ayuditas de los jueces colegas, las reglas se han relajado desde entonces, lo que permite sacrificar a quienes padecen, entre otros, trastornos de estrés postraumático, depresión, ansiedad y otros problemas que les agobian.

En junio de 2022, Quebec adoptó una nueva ley que permitía a las personas con «una enfermedad grave e incurable, como el Alzheimer», solicitar que el gobierno los sacara de la circulación con años de antelación. La legislación también otorgó acceso a la eutanasia a personas con discapacidades significativas y persistentes que por lo demás estaban sanas y permitió a los médicos del gobierno ejecutar a pacientes que consintieran en lugares distintos de los hospitales, para reducir las listas de espera.

Con todo esto, hemos pasado de 1.018 eutanasias en Canadá en 2017 a más de 13.000 en 2022. Cuando uno va a un hospital canadiense, es ya casi una rutina que se acerque un “trabajador social” a darte un folleto en el que se explican las opciones de subsidio asistido, por si acaso estás harto de los catarros o las lesiones de tobillo, y prefieres quitarte de en medio rápido. Si eres muy viejo y muy blanco, y llevas un periódico facha bajo el brazo, creo que te ofrecen pincharte ahí mismo, según entras, que ya basta de contaminar el planeta con tu racista CO2, machirulo.

Muy pronto, el suicidio asistido y subsidiado por el estado será la causa principal de muerte en Canadá. Antaño, la gente primitiva rechazaba el suicidio y lo consideraba un tabú, y enviaba a los bomberos para evitar que saltaras: ahora el estado te empuja para que vayas más rápido, y el problema aquí es de la gente que está en contra de comer melón con palillos.

 https://ideas.gaceta.es/de-la-eutanasia-voluntaria-al-asesinato-subvencionado-en-tres-comodos-pasos/

domingo, 28 de abril de 2024

Las elecciones vascas y catalanas

 Hace muchos muchos años yo escribí un artículo  diciendo que entregarles la educación a las comunidades era una barbaridad. Desde entonces han estado lavándose el cerebro en las escuelas a catalanes y vascos sobre lo mala que era España. En lugar de decirles la verdad, que ellos eran siempre los beneficiados.

De ahí que el nacionalismo no haya hecho màs que engordar con ayuda de unos y otros. Lo que no se dan cuenta es de que sin España se les acabarían todas las ventajas. Y no serían màs que ocho y tres millones de personas que a nadie le importan un comino.

De hecho empieza a haber un número importante de españoles que piensan que se marchen y les vaya bonito. Sólo por ver cómo se iban a apañar sin nuestro idioma, nuestro mercado y los frutos del chantaje.

sábado, 27 de abril de 2024

Fornicar con los reyes de la tierra, por Juan Manuel de Prada

 Durante los últimos meses hemos leído noticias estremecedoras protagonizadas por sacerdotes entregados a formas de vida abyectas. Hemos leído que un canónigo (¡octogenario!) de Valencia había sido estrangulado por un chapero. Hemos leído que un cura de Vélez-Málaga utilizaba el confesionario para seducir a sus feligresas, a quienes luego drogaba y sometía a salacidades furtivas. Hemos leído que otro cura asturiano había pagado casi cien mil euros a un extorsionador que lo amenazaba con divulgar fotos o vídeos sórdidos. Hemos leído, en fin, que otro cura más, en Extremadura, vendía junto a su «pareja sentimental» pastillas de Viagra y otras sustancias estimulantes. 

Leyendo tan tremebundas noticias, uno añora aquellos curas rijosos de las sátiras anticlericales decimonónicas, que vivían abarraganados o frecuentaban a las mozas del partido. Porque en aquellos curas antaño satirizados uno descubría al hombre sanamente constituido que cae en la tentación de la carne; pero en los clérigos de las noticias referidas uno descubre conductas gravemente desordenadas y perversas y hombres enfermos. ¿Qué está ocurriendo en la Iglesia?

Ocurre que cuando la Iglesia deja de ser una flecha que sube, ansiosa de Dios, se convierte en una flecha que baja, codiciosa del barro. No se nos escapa, por supuesto, que los medios de cretinización de masas gustan de hozar en las podredumbres, reales o ficticias, del clero, con regodeo en los detalles más escabrosos. Tampoco que, a la vez que propagan a los cuatro vientos las abyecciones de tal o cual cura que equivocó su misión, ocultan los desvelos de miles de curas abnegados y fieles a su vocación que calcinan su vida por salvar las almas que les han sido encomendadas. 

Pero, aunque cuatro golondrinas no hagan verano, debemos aceptar que los casos espigados en la prensa de los últimos meses a los que me refería más arriba revelan una gangrena profunda cuya causa no es, desde luego, el celibato que la Iglesia impone a los curas; pues un cura incapaz de guardar su castidad alivia su calentura con una feligresa complaciente o una moza del partido. Los curas arriba mencionados son personas gravemente enfermas; y su enfermedad, a la postre, es la misma que padece la Iglesia: la mundanidad.

Leonardo Castellani, cuando prueba la exégesis del episodio de las tres tentaciones que sufre Jesús en el desierto, afirma que representan la tentación de ceder a la mundanidad, que la Iglesia constantemente sufre. La primera tentación, plenamente humana, invita a la Iglesia a proveerse de bienes materiales. La segunda tentación la invita a desvirtuarse mediante «el aseglaramiento y amundanamiento de la actividad religiosa». La tercera tentación, que es plenamente diabólica, le propone someterse a las leyes del mundo y allanarse por completo a sus costumbres.

En un discurso pronunciado el 23 de noviembre de 1973, Pablo VI reconocía tristemente que la «apertura al mundo» que la Iglesia había probado había sido «una verdadera invasión del pensamiento mundano en la Iglesia» que le arrebataba la belleza de ser fuerza de oposición y anulaba en ella toda especificidad. «Tal vez hemos sido demasiado débiles e imprudentes», reconocía entonces Pablo VI, compungido y tal vez contrito. Han pasado desde entonces cincuenta años; y la brecha que la mundanidad había abierto ya por entonces en las murallas de la Iglesia no ha hecho sino agigantarse. Más o menos por las mismas fechas en que Pablo VI pronunciaba el discurso mencionado, un portentoso escritor español hoy expulsado a las tinieblas, 

José María Pemán, advertía desde las páginas de este periódico que una Iglesia «con interpretaciones sexuales de la pureza o el celibato y charlas de sacristía volterianas» estaría por completo acabada. Y, en efecto, una Iglesia que se allana al mundo pierde su valor constitutivo, que no es otro sino ser «bandera enfrentada» o «signo de contradicción», según como deseemos traducir las palabras del anciano Simeón; o bien «piedra de choque y roca de estrellarse», como más expeditivamente señala san Pedro.

Una Iglesia que se convierte en bandera de todas las causas mundanas, del homosexualismo al cambio climático, y en arenisca desmigajada que acepta todos los usos y costumbres mundanos, además de llenarse de polvos que acaban inevitablemente convertidos en lodazal (como prueban las noticias de curas descarriados que referíamos más arriba), no le interesa absolutamente a nadie, salvo a los enemigos que desean perderla y se relamen con sus purulencias.

Su fulgor dogmático se oscurece; su tradición se reblandece y pudre; sus ministros se entregan a los satanes más bajos; y termina por parecer una secta cristiana más en el supermercado del sincretismo religioso. Una Iglesia «al gusto del consumidor», que bendice lo que el mundo bendice y execra lo que el mundo execra, se convierte en una fantochada ridícula; y acaba albergando dentro de sí todas las podredumbres imaginables.

A esta Iglesia entregada a los poderes de este mundo, que «fornica con los reyes de la tierra» y «embriaga a las gentes con el vino de su inmoralidad», el Apocalipsis le reserva un apelativo muy poco benigno. Tal vez cuando Pablo VI detectó –algo tardíamente– «la invasión del pensamiento mundano» en el seno de la Iglesia podía aún decirse que había sucumbido a la tentación por debilidad e imprudencia; a estas alturas, constatados los frutos podridos de tal invasión, denota más bien dolo y premeditación perseverar en el error.

https://noticiasholisticas.com.ar/fornicar-con-los-reyes-de-la-tierra-por-juan-manuel-de-prada/

viernes, 26 de abril de 2024

Tanto tienes, tanto vales

 Aunque parezca mentira, este dicho se cumple incluso entre los niños. Yo, como era una inocente, no me di cuenta hasta muy tarde de que las amistades se organizaban más por poder adquisitivo que por afinidad. Yo lo intentaba igual y era inútil.

En ciertos círculos no se puede ni soñar en entrar hasta que tu cuenta corriente no supera las seis cifras. Entonces ya sí da igual si eres noble o plebeyo, culto o ilustrado, mundano o del arrabal.

Sobre la guerra de Ucrania: https://cesarvidal.com/la-voz/editorial/editorial-la-verdad-de-la-guerra-de-ucrania-sale-a-la-luz-19-01-24

jueves, 25 de abril de 2024

El show de Sánchez, por Itxu Díaz

 25 DE ABRIL DE 2024

Durante la pandemia, el presidente asumió aquellas ridículas comparecencias en prime time a mayor gloria de su persona, sin nada nuevo que decir y sí mucho que fingir. La descomunal hilera de coches de su séquito en el vídeo viral del aeropuerto en aquel viaje a Galicia forma parte del mismo juego. Y su carta a la ciudadanía, sea lo que sea tal cosa, es un capítulo más del presidente que vive pensando sólo en su próxima serie de Netflix.


Para darle más empaque al amaguito de dimisión, su equipo filtra a la prensa que sólo él sabe la decisión que ha tomado y que es capaz de «cualquier cosa», sin especificar o acotar las infinitas posibilidades que ofrece tan desafortunada expresión. Si bien no nos sorprende: parte de la desgracia de España en estos últimos años es precisamente eso: que Sánchez es capaz de cualquier cosa con tal de seguir en el poder.


De todas las opciones posibles que ahora se le abren al presidente, la de mayor sentido común y prudencia sería anunciar su dimisión y convocar elecciones. Por eso es la más improbable, conociendo al personaje. Y eso que un hombre que llegó al poder mediante una moción de censura contra la corrupción —aunque fuera todo falso en esa moción—, no debería tratar de aferrarse al cargo cuando buena parte de su Gobierno y su propio entorno familiar están sumergidos en escándalos de corruptelas.


Por lo demás la carta es un episodio más en la inmensa farsa que constituye la vida política de Pedro Sánchez. Si no me crees, toma muestra de una de tantas trolas con exhibición gratuita de sinvergonzonería y colleja comodín al facha por el camino: «A pesar de la caricatura que la derecha y la ultraderecha política y mediática han tratado de hacer de mí, nunca he tenido apego al cargo». Lo estoy viendo tecleando está frase, deteniéndose un instante y después estallando a solas en una enloquecida y gutural carcajada.

https://gaceta.es/opinion/el-show-de-sanchez-20240425-0502/

El nuevo Sánchez-víctima recibe a esta hora un aluvión de adhesiones por parte de sus súbditos socialistas en diferentes partes del planeta, en una operación coordinada de maquillaje político tan burda y risible que apuesto a que lleva el sello de Bolaños. Como en todas las piruetas manipuladoras de Sánchez, la primera víctima no es él sino la verdad, y las siguientes víctimas son el estado de derecho, la libertad, la justicia, y así hasta llegar al decoro, el servicio público y el bien común.


Tras leerla un par de veces, comprendo que el verdadero escenario ideal de la carta de Sánchez no es el de los medios de comunicación, ni los debates políticos, ni siquiera las reuniones de directivos de la calle Ferraz. Nada de eso. El escenario donde menos desencaja es otro muy diferente. La carta está escrita para ser leída por un afligido Jesús Puente, que en paz descanse, en aquel extinto y exitoso programa de los 90 que se llamaba Lo que necesitas es amor. Un programa que, por otra parte, se edificó a mayor gloria de las imitaciones tronchantes de Martes y 13, del mismo modo en que las hazañas de Sánchez a menudo parece que sólo buscan facilitar el trabajo al columnista.

Divorcios, custodia y denuncias falsas

 

Carlos Cuesta y Sandra León analizarán la problemática que sufren los hombres y los hijos desde que se aprobara la Ley de Violencia de Género, y tras una legislatura en la que la ya exministra Irene Montero normalizó la defensa de las madres secuestradoras, cada vez son más los hombres que alzan la voz contra el escandaloso "trato de favor" que tienen las mujeres en caso de divorcio.
Socialismo S.L.



Sandra León pone en valor el caso de un padre que no tiene la custodia de su vástago, a pesar de que los Servicios Sociales han declarado a su hija de 7 años en desamparo por la mala vida que lleva su expareja, la Justicia se resiste a quitarle la custodia. Con un sinfín de denuncias por abandono de menores, tráfico de drogas, inquiokupación y consumo de alcohol, su ex sigue a día de hoy viviendo con la pequeña en Tarragona -a más de 500 kilómetros del que fuera su hogar- y con otras dos hijas fruto de otras dos relaciones igualmente tormentosas.
- Seguir leyendo: https://www.libertaddigital.com/espana/politica/2024-03-05/divorcios-custodia-y-denuncias-falsas-asi-destroza-el-feminismo-radical-a-hombres-y-ninos-7104393/

miércoles, 24 de abril de 2024

Hacerse valer

 O echarse flores. A veces es necesario porque si tú no te haces propaganda, nadie te la va hacer. Un poco de amor propio es necesario. Yo de joven no tenía ninguno, y, claro, así me iba de mal en el trabajo, que todos me exigían y nadie me agradecía nada.

La autoestima es importante. Claro está, siempre que no acabes sintiéndote por encima de los demás. Ese término medio es importante. Yo no soy una experta en esta cuestión. Creo que nunca he sabido bien como destacar sin presumir de nada.

martes, 23 de abril de 2024

Efectos perjudiciales de la inclusión trans en el deporte

'Fair Play for Women', una organización británica que defiende los derechos de la mujer en el deporte ha dado seis claves sobre los perjudiciales de la "inclusión trans" en el deporte. Un caso que se repite constantemente y que está afectando a la justicia en el deporte. Son las propias profesionales las que han denunciado estos problemas y eso hace que el problema sea real y, por desgracia, silenciado en muchos frentes.

'Fair Play for Women' ha realizado una investigación que ha derivado en un informe que destacada, sobre todo, seis puntos en los que el deporte femenino está siendo claramente perjudicado por esta inclusión forzada e injusta.

Según el informe, estos son los 6 efectos más perjudiciales:

    Competencia desleal y desmoralización de las participantes antes y durante los torneos
    Pérdida de récords, clasificaciones y opciones de luchar por triunfos
    No se ha pedido consentimiento para aceptar un entorno mixto habiendo incluso coacciones
    Intentos de intimidación
    Reducción de intimidad y dignidad en las participantes femeninas
    Problemas de seguridad física para mujeres y niñas

En los últimos meses se han vivido casos flagrantes en España. El colmo de la desfachatez y del uso del "género fluido" para beneficiarse de ventajas biológicas en competiciones deportivas llegó con un hombre catalán que está federado como tal bajo el nombre Quim D que ganó la pasada navidad una carrera femenina de montaña bajo el nombre de Quima D. Según su versión, en la montaña se siente mujer.

Anteriormente, uno de los caso que más llamó la atención fue el de Lia Thomas, que está arrasando en el mundo de la natación por su clara ventaja física sobre sus rivales.

"El 17 de marzo de 2022 mi compañeras y yo, y otras nadadoras de otras universidades, fuimos obligadas a competir contra un hombre bilógico llamado Lia Thomas, quien compitió como hombre durante tres años en la Universidad de Pennsylvania. Esto no es todo, además de haber sido forzadas a a renunciar a nuestros premios, títulos y oportunidades, la NCCA nos obligó a compartir el vestuario con Thomas, un hombre de 22 años que mide 1,90 y aún mantenía sus genitales masculinos. Permítanme ser clara: no se nos advirtió esto ni se nos preguntó por nuestra aprobación", comentó la exnadadora de la Universidad de Kentucky, Riley Gaines, que se vio perjudicada por esta inclusión forzada.

En España, aparte del caso de Quim D, una atleta se quedó fuera de los Juegos Paralímpicos de manera injusta por este mismo motivo. Melani Bergés se quedó fuera al quedarse con la plaza la atleta transexual Valentina Petrillo.


- Seguir leyendo: https://www.libertaddigital.com/deportes/mas-deporte/2024-02-28/el-informe-que-deja-en-evidencia-a-la-inclusion-trans-en-el-deporte-seis-efectos-perjudiciales-7102464/

 https://www.libertaddigital.com/deportes/mas-deporte/2024-02-28/el-informe-que-deja-en-evidencia-a-la-inclusion-trans-en-el-deporte-seis-efectos-perjudiciales-7102464/

lunes, 22 de abril de 2024

Los embriones humanos serán reconocidos como bebés

 

El Tribunal Supremo de Alabama emitió recientemente una decisión histórica que establece que los embriones humanos creados mediante fertilización in vitro o FIV deben ser reconocidos legalmente como niños protegidos por la ley estatal. Esta decisión, surgida del caso LePage v. Mobile Infirmary Clinic, Inc., se originó cuando embriones congelados pertenecientes a varias parejas almacenadas en el Centro de Medicina Reproductiva del Centro Médico del Mobile Infirmary fueron destruidos debido a una manipulación indebida por parte de un cliente que obtuvo acceso no autorizado a la instalación.

En su demanda, las parejas afectadas sostuvieron que estos embriones deberían ser considerados individuos bajo la ley de homicidio de Alabama. Inicialmente, un tribunal inferior rechazó este argumento, afirmando que los embriones no eran como seres humanos. Sin embargo, el Tribunal Supremo de Alabama, revocó esta sentencia.

Además, el tribunal afirmó que la Alabama Constitution’s Sanctity of Life Amendment de Alabama, ratificada en 2018, obligaba al reconocimiento de la vida prenatal. Esta enmienda afirma el compromiso del estado de reconocer y proteger el don de la vida no nacida, incluido el derecho a la vida.

Decisión del juez

El juez James Mitchell enfatizó que los niños no nacidos son considerados «niños» bajo la ley de muerte del estado, independientemente de su etapa de desarrollo o ubicación física. «La creación del hombre a imagen de Dios es la base de la prohibición general de la toma intencional de vidas humanas», escribió el juez Mitchell, citando un pasaje de Génesis. «Por lo tanto, matar al hombre es desfigurar la imagen de Dios, y así se hace daño no solo al hombre, sino también a Dios …

La decisión subraya la humanidad inherente de los embriones, reconociéndolos como individuos con su ADN único desde el momento de la concepción. Destaca una preocupación ética significativa asociada con la FIV, ya que los embriones de laboratorio a menudo se descartan si se consideran no aptos.

La prohibición casi total del aborto en Alabama entró en vigor después de que el Tribunal Supremo de Estados Unidos revocara Roe v. Wade en junio de 2022. Si otros estados con prohibiciones estrictas al aborto declarasen  que los embriones son legalmente personas, esto podría tener implicaciones éticas para los pacientes y sus embriones almacenados criogénicamente.

Futuro

En general, la decisión representa un precedente legal significativo al afirmar los derechos y protecciones otorgados a los niños no nacidos, destacando la importancia de reconocer su dignidad y valor bajo la ley.

La decisión del tribunal permitiría a las parejas James LePage y Emily LePage; William Tripp Fonde y Caroline Fonde, y Felicia Burdick-Aysenne y Scott Aysenne demandar al Centro de Medicina Reproductiva y a la Asociación del Mobile Infirmary por la muerte de sus embriones y buscar indemnización por la pérdida de sus embriones congelados. La decisión dijo que los embriones fueron destruidos accidentalmente después de que un paciente deambulara por la sala de criogenia donde estaban siendo preservados. El paciente sacó los embriones del congelador y los dejó caer al suelo.

 https://www.forumlibertas.com/estados-unidos-los-embriones-humanos-creados-mediante-fertilizacion-in-vitro-seran-reconocidos-y-protegidos-legalmente-como-bebes/

sábado, 20 de abril de 2024

Hacer de tripas corazón

 Significa disimular un sentimiento. Habitualmente se hace por una buena razón. Puedes hacer de tripas corazón y aceptar una situación que no te gusta, o tratar con personas que no te caen bien. Comer algo que no te apetece en una comida de compromiso.

Yo de pequeña disimulaba mucho mis sentimientos por no herir a mi madre, que era muy sensible y se preocupaba mucho y luego no podía dormir. Espero que mis hijos no hagan lo mismo conmigo porque quiero que cuenten siempre con mi apoyo.

viernes, 19 de abril de 2024

Amor animal mal entendido

 

La ley de protección de los derechos y el bienestar de los animales, aprobada el pasado mes de marzo, se ha encargado de regular el reconocimiento y la protección de la dignidad de los animales, además de garantizar, en la medida de lo mesurable y de lo posible, su bienestar.

Es presumible que la mayoría de las personas de bien estén de acuerdo con este objetivo básico y se alegre de que los animales no puedan ser considerados como meras propiedades o fuentes de rentabilidad económica a cualquier precio. Dicho sea de paso, estas mismas personas serán las que muy posiblemente menos necesiten de esta ley. Por su propia naturaleza racional, respetuosa, decente y bienintencionada, es bastante probable que nunca se les haya pasado por la cabeza abandonar una mascota, sobreexplotar su ganadería o, ni mucho menos, hacerle daño gratuitamente a un animal.

Está claro que este tipo de ciudadanos consideran a los animales como lo que son, esto es, seres sintientes y sensibles. Consecuentemente, les (nos) parece bien que un comportamiento abusivo hacia ellos vaya acompañado de consecuencias legales que obliguen a comportarse racionalmente al que puede llegar a ser mucho más “animal” que un animal.

Si hay quien es más burro que un burro, es bueno que se abstenga de serlo por miedo, ya que por neuronas y/o corazón no da para más. Perfecto, fenomenal, aplaudo… pero no nos confundamos. Lo que no puede ser es que la gente pierda la cabeza, el raciocinio, el sentido común y hasta la salud por culpa de un mal entendido amor a los animales. Me voy a centrar en los perros, porque la gente se está volviéndose un poco majareta con este tema. Por supuesto, no voy a referirme a las conocidas y aburridas disputas de vecindario entre amantes y detractores de cánidos. Ahí no puedo aportar nada nuevo. Existieron, existen y existirán para animar las reuniones de comunidad per saecula saeculorum.

Me centraré en exponer una serie de consideraciones que creo necesarias para todos aquellos que no tienen clara la diferencia entre especies biológicas. Las escenas que he presenciado, los argumentos que he escuchado y los comportamientos a los que he sobrevivido creo que justifican, sobradamente, una sencilla explicación.

    Aunque el perro vea y nosotros podamos oler, usted y yo reconocemos al presidente del Gobierno por sus facciones. Sin embargo, si fuésemos perros tendríamos que recurrir al duro trance de olisquearlo


Empecemos por lo más obvio: los perros no son personas. Aunque humanos y caninos nos llevamos fenomenal y ambos somos cordados, vertebrados y mamíferos, no pertenecemos ni a la misma especie (Canis familiaris vs Homo sapiens), ni al mismo género (Canis vs Homo), ni a la misma familia (Canidae vs Hominidae). Ni tan siquiera al mismo orden (Carnivora vs Primates). Con esto no pretendo hacer un despliegue gratuito de categorías taxonómicas altisonantes sino dejar patente que estamos a mucha distancia evolutiva. En otras palabras, y filogenéticamente hablando, hace mucho tiempo que nuestros linajes se separaron. Tanto es así, que nuestro último antecesor común lo tenemos que situar en el origen de los placentados, allá cuando los dinosaurios capitaneaban el Cretácico. En los 120 millones de años transcurridos desde entonces, se han acumulado tantas cosas distintas en nuestras respectivas trayectorias evolutivas, que nos hemos convertido en cosas muy diferentes.

Para empezar, nuestros cerebros han “engordado” de manera bastante divergente, especialmente su extremo más anterior. Mientras que los perros tienen una preponderancia muy importante de los lóbulos olfativos, a nosotros se nos desarrolló mucho la parte dorsal del prosencéfalo, originando un neocórtex potentísimo. A efectos prácticos lo que quiero decir es que la construcción del entorno que hace un perro es, básicamente, olfativa. Por el contrario, la nuestra es visual. Aunque el perro vea y nosotros podamos oler, usted y yo reconocemos al presidente del Gobierno por sus facciones. Sin embargo, si fuésemos perros tendríamos que recurrir al duro trance de olisquearlo, especialmente por la zona más propensa a producir efluvios (creo que de ahí debió surgir la consideración de “dura” para la vida de perro).

Consecuentemente, absténgase de ir por ahí afirmando que a su perrito le encanta el verde de su jersey nuevo que le ha comprado porque, no es que no distinga entre el verde lima y el verde botella, es que el verde ni siquiera está dentro de su espectro de discriminación cromática. Para él, el verde no existe porque en el conjunto de células cono de su retina no están las que identifican este color. Además, salvo que haga realmente mucho frío y su perro sea de pelaje corto, estos animales no llevan abrigos en la naturaleza y, si han sobrevivido hasta la actualidad, les garantizo que es porque no los necesitan. No pretenda saber más que la selección natural y líbrele al animalito de llevar un ridículo jersey, máxime si es un perro grande y peludo y el jersey lleva bordados renos navideños. Terminaré aquí este apartado y no comentaré absolutamente nada acerca de los que coordinan sus atuendos personales con los de su perro.
Dispensador de gérmenes

En segundo lugar, el perro es un carnívoro, esto es, pertenece a un grupo donde la estrategia de supervivencia se ha centrado en la detección de presas a las que depredar y alimentarse (buena prueba de ello es la simple observación de su dentición, especialmente de sus caninos o de sus muelas carniceras). La herramienta básica para ello es, precisamente, el olfato. Donde hay un olor de origen biológico, allá meten el hocico para identificar su naturaleza. El “material” orgánico en cuestión puede corresponder a animales vivos, pero también puede tratarse de restos de ellos, es decir, de cadáveres, de materia orgánica en descomposición o de deposiciones tanto de perros o como de otros animales.

El resultado es evidente: todo lo que está olisqueando el perro está lleno de bacterias y de hongos, lindezas todas ellas que su perrito se va a llevar pegados en el hocico. Consecuentemente su perro es, además de su mejor amigo, un maravilloso, cariñoso, leal y fiel dispensador de gérmenes. Y por las mismas razones por las que no se le ocurre poner una caca sobre el mantel, no debería dejar que su perro meta el morro sobre la mesa de la cocina, especialmente si invita a sus amigos a cenar. De hecho, si se espanta ante la posibilidad de tener que tocar una rata muerta en una alcantarilla ¿cómo es que besa a su perro o permite que se coma a cariñosos lengüetazos a su hijo?

En tercer lugar, están los parásitos. Los excrementos, además de vectores de transmisión de bacterias, virus y hongos, pueden ir cargadas de huevos de parásitos intestinales de todo tipo, muchos de ellos compatibles con nosotros en cuanto a la posibilidad de albergar algunos de estos repulsivos gusanos en nuestro interior. Esas
cacas, con el tiempo, se degradan y desaparecen pero los huevos de parásitos pueden sobrevivir en el suelo, gracias a sus sistemas de encapsulado, durante semanas, meses e incluso años. Cuando andamos por la calle, nos los llevamos pegados en las suelas, al igual que el perro en sus patas. Por eso no ponemos los zapatos sobre las almohadas ni sobre los cojines, para no tener la posibilidad de, accidentalmente, llevarnos a la boca alguno de estos huevos. Sin embargo, a muchos les parece fenomenal que su perro pisotee su edredón o retoce sobre la manta con la que se tapa para dar una cabezada en el sofá. Como si el mecanismo de transmisión feco-oral del parásito no fuera con ellos.

    Y no vale el argumento de que “mi perro está muy limpio y desparasitado” porque su perro, como todos, va recolectando por la calle lo que van soltando otros animales


Aunque las edulcoradas manifestaciones de cariño hacia nuestros perros nos genere imágenes de lo más tierno, no podemos permitir que la subjetividad emocional se superponga a la cruda y áspera realidad biológica: los perros, como todos los animales que se introducen en ambientes domésticos, son transmisores potenciales de enfermedades. Y no vale el argumento de que “mi perro está muy limpio y desparasitado” porque su perro, como todos, va recolectando por la calle lo que van soltando otros animales (perros o no) que, perfectamente, pueden carecer de control veterinario.

Por último, y esto es lo que más me pone últimamente de los nervios, su perro no es su hijo (aunque cada vez haya más parecido físico entre ambos). Es una de las penosas frases que se han puesto de moda: “No tengo hijos, pero tengo perros”. A ver, centrémonos, por favor. Los perros son unas estupendas mascotas, fieles
colaboradores en muchas actividades humanas, cómplices compartiendo disfrutes varios en plena naturaleza y animales nobles y bellos a los que se puede llegar a querer muchísimo. Incluso podría afirmar, coincidiendo con algunos anacoretas, que a veces suponen una compañía mucho más agradecida que un humano. Pero no se pase.

No son equiparables, ni por asomo, a lo que supone un hijo. Los argumentos son tan numerosos, contundentes y evidentes que me muero de pereza intelectual si me veo obligada a enumerarlos. Me limitaré a empatizar con su perro y plantear el argumento a la inversa: le garantizo que tiene la suficiente autoconsciencia para tener clarísimo que usted no es su madre, ni su padre, ni su hermano, ni tan siquiera su cuñado. Tiene nítido como el aire que usted es su sustento. Es duro, lo sé, pero es la realidad. Ojo, que a su sustento se le puede tener en altísima estima pero, asúmalo, la realidad es la que es.
Uno más de la familia

Si, a pesar de todo, usted ha decidido que su perro es lo más y que las cursiladas que se oyen son ciertas y no una proyección antropocéntrica de nuestra mentalidad humana sobre la completamente diferente canina, está en su total y absoluto derecho. Créase el manido argumento de anuncio barato de que el perro aparece es uno más de la familia y olvídese de que el objetivo real del anunciante de sofás es que le destroce la tapicería cuanto antes para que tenga que comprarse otro. Haga lo que quiera, estamos en un país libre.
Pero, por favor, no me diga lo que me soltó un vecino la semana pasada: que a su perro le encanta ver películas de amor porque es muy buena persona…
¡Aggghhh! ¡Me sale sarpullido!

 https://www.vozpopuli.com/opinion/amor-animal-mal-entendido.html

jueves, 18 de abril de 2024

La IA amenaza arrebatarnos la creatividad

 Son muchos los miedos que nos infundan las inteligencias artificiales. En un par de años han pasado de ser verdaderas desconocidas a un apoyo diario para algunos.Recurrimos a ellas para que nos resuman textos, los traduzcan y para que nos generen las “fotografías” que necesitamos. Nos preocupamos por su impacto en el mercado laboral, por cómo facilitarán infringir los derechos de imagen y cómo tendrán que adaptarse algunas profesiones.
Más Noticias

    Jazmín Beirak, investigadora y diputada de Más Madrid, será la nueva directora general de Derechos Culturales
    Cultura
    Urtasun nombra a Jazmín Beirak como directora general de Derechos Culturales para velar "por la libertad de expresión"
    Un momento de la representación en el teatro de La Zarzuela
    Sin fecha de convocatoria
    Cultura licitará plazas para cuatro sopranos, cuatro tenores y dos contraltos en el Coro de la Zarzuela
    Dani Martín
    Las redes comentan
    De "La madre de José" a "Ester Expósito": las polémicas canciones de Dani Martín

Sin embargo, hay un problema del que apenas nos percatamos. Porque nos quejamos mucho de cómo el GPS nos ha hecho incapaces de orientarnos en una ciudad o de cómo las redes sociales han obliterado nuestra capacidad de concentración, pero nadie está hablando de cómo la IA podría erradicar nuestra creatividad. Uno de nuestros rasgos más humanos, puesto en jaque por las “inteligencias” que hemos diseñado para imitarnos.
Dos lados de una misma moneda

Un pianista profesional tiene que ser realmente virtuoso a las teclas. Sin embargo, para entretenernos un rato no necesitamos ser Rachmaninoff, nos basta con hacer un par de trucos y disfrutar de la digitación. Y esa diferencia entre las necesidades profesionales y personales es la clave para entender cómo podría afectar la IA a la creatividad humana.

Desde el lado profesional podemos preguntarnos cómo afectarán estas tecnologías al trabajo de los diseñadores gráficos, decoradores o ilustradores. Es una pregunta frecuente y la respuesta suele ser que acabarán especializándose en la parte más creativa del trabajo, la de pensar y desarrollar el concepto que acabará ejecutando una IA, con mayor o menor intervención humana. Ahora bien, ese es nuestro Rachmaninoff, pero qué ocurrirá en el día a día de todos aquellos que no pretenden dedicarse a la creación de contenido.

Cuando no perseguimos la excelencia, la creatividad que puede ofrecernos una IA es más que suficiente para nuestras necesidades del día a día. Con un par de frases en Chat GPT podemos obtener una infinidad de propuestas de planes que hacer, recetas que preparar o formas de empezar una conversación ingeniosa con la persona que nos gusta. Podemos pedirle ideas para escribir una redacción o combinaciones de nombres ingeniosas para bautizar a un proyecto. No serán respuestas brillantes, o al menos no por ahora, pero son suficientemente buenas para nuestras necesidades.
La máquina que nos deshumaniza

Es común escuchar críticas sobre cómo nuestro sistema educativo no estimula nuestra creatividad, que forma adultos memorísticos, más preparados para repetir que para soñar. Llevamos años escuchando que los videojuegos y las “pantallitas” minan la creatividad de los niños, que antes eran capaces de inventar juegos con los que entretenerse cada tarde. Sea eso más o menos cierto, parece que nos encontramos con un problema mucho mayor. Hemos inventado unos ruedines para nuestra creatividad, y eso no es malo per se, pero sabemos que somos de naturaleza cómoda y que descuidaremos a las musas si podemos conseguir lo mismo tecleando un puñado de palabras.

De algún modo, la IA parece robarnos la humanidad. Porque la creatividad, en las escalas que nosotros manejamos, es una característicamente puramente humana. Una de las más elevadas y la que está tras la mayoría de las expresiones culturales que nos enorgullecen como especie. Perder la creatividad es perder también parte de lo que nos hace humanos. Como si la IA nos drenara de ella para nutrirse a sí misma. Ese es uno de los muchos peligros que no estamos contemplando.

¿Existe una forma de regular el uso de estas tecnologías para que no nos encaminen a la pérdida de nuestra humanidad? ¿Pasa el progreso por una trituración de lo que es ser humano? ¿Esta reverencia a la creatividad es romanticismo o esnobismo? Posiblemente tenga un poco de ambas y, ahora que la prohibición es inconcebible.

Hace tiempo que no necesitamos los dorsales para casi nada, pero los entrenamos para perseguir un canon de belleza. Tal vez esa sea una manera de preservar la creatividad, poniendo en valor a quien la posée y entrenándola ex profeso. Así que, tal vez, debamos apostar más que nunca por una formación académica vertebrada por la creatividad en un intento doble. Por un lado, haciendo menos necesarios los ruedines. Por otro, preparándonos para un mercado laboral donde, posiblemente, la creatividad sea lo único que podamos aportar.
QUE NO TE LA CUELEN:

    Nadie tiene una bola de cristal que le permita ver el futuro, pero hay consecuencias que se palpan con antelación y, aunque los detalles pueden cambiarlo todo, esta preocupación no solo es lícita, sino que nos alerta para prevenir que finalmente se cumpla.

REFERENCIAS (MLA):

    Henriksen, D., Henderson, M., Creely, E. et al. Creativity and Technology in Education: An International Perspective. Tech Know Learn 23, 409–424 (2018). https://doi.org/10.1007/s10758-018-9380-1

 https://www.larazon.es/cultura/amenaza-arrebatarnos-creatividad-como-gps-hizo-nuestro-sentido-orientacion_2024022065d42e504129260001c8cd86.html

miércoles, 17 de abril de 2024

Claro como el agua

 Se dice de algo que es evidente. Aunque no se use para eso, yo prefiero a las personas claras como el agua. En el buen sentido y el malo. Es decir, que si tienen mal carácter no parezcan los más amables. Si son egoístas, que no vayan de generosos.

Que no pretendan ser conservadores si son liberales en su vida privada. Ni pasen por ser religiosos, cuando la verdad es que aceptan el aborto, la eutanasia o la ideología de género. Claros de verdad. Que no den una imagen irreal de sí mismos.

martes, 16 de abril de 2024

Quieren legalizar la delincuencia

 

Parece que la innovación jurídica del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, está creando escuela al otro lado del Atlántico: acabar con el delito por el sencillo medio de legalizarlo. Es la idea genial que ha expresado un abogado activista negro en la televisión norteamericana.

Durante una aparición en la cadena MSNBC, el abogado activista negro Ben Crump, quien representó a los familiares de George Floyd, sugirió que el crimen en los Estados Unidos podría eliminarse por completo si se legalizara. «Podemos deshacernos de todo el crimen en Estados Unidos de la noche a la mañana, así como así», dijo Crump a sus compañeros invitados, uno de los cuales era el célebre activista de derechos civiles Al Sharpton. Y la gente preguntará: ¿cómo, abogado Crump?’ Cambiando la definición de delito. «¡Por supuesto!», responde otro invitado. «Si puedes definir qué conducta se considerará delito, puedes predecir quiénes serán los delincuentes», agrega Crump.

Si no le ve sentido a todo esto, es fácil explicarlo: todo, absolutamente todo, en Estados Unidos se analiza bajo el prisma de la raza. De hecho, Crump lo hace explícito cuando añade: «Hicieron leyes para criminalizar nuestra cultura: la cultura negra».

Esta innovación digna de Monty Python, tranquilamente defendida en una televisión de audiencia masiva, coincide con el acoso que sufre otro personaje de color, el profesor de economía de Harvard Roland Fryer.

Fryer se propuso demostrar que la Policía, en los casos en que hay tiroteos con los delincuentes, actúa con un sesgo racial, es decir, que dispara más a los presuntos criminales negros que a los blancos. Sólo que, siendo un estudioso altamente respetado en su campo, después de estudiar una montaña de datos disponibles tuvo que concluir que no, no había sesgo policial alguno contra los negros u otras minorías. Los datos revelaban que la Policía está un 23,8% menos inclinada a usar armas de fuego contra personas negras y un 8,5% menos inclinada a hacerlo contra personas hispanas en comparación con los blancos. Y tuvo la audacia de publicarlo.

Y se desató el infierno, según declara literalmente. «Viví bajo protección policial durante treinta o cuarenta días», confiesa al prestigioso periodista Bari Weiss, de The Free Press, y agrega: «En ese momento tenía una hija de siete días… Iba al supermercado a comprar pañales con un guardia armado».

Fryer le dijo a Weiss que el tiroteo de Michael Brown en Ferguson, Missouri, en 2014 fue la forma en que inicialmente se interesó en el tema. El resultado le sorprendió porque esperaba que el estudio encontrara pruebas de parcialidad en los tiroteos policiales. «En el uso más extremo de la fuerza (tiroteos en los que participan agentes) no podemos detectar ninguna diferencia racial ni en los datos brutos ni en los controles».

En ese momento, las élites progresistas advirtieron a Fryer que no publicara el estudio porque arruinaría su carrera. Luego dijo que en 2019, Claudine Gay, la entonces decana de Harvard que finalmente tuvo que dimitir acusada de plagio continuado, lo retiró de su puesto por presunto acoso sexual.  

 https://gaceta.es/estados-unidos/un-abogado-y-activista-negro-que-represento-a-los-familiares-de-floyd-insta-a-legalizar-la-delincuencia-20240219-1559/

lunes, 15 de abril de 2024

La extinción de los catalanes


Tanto sufrir por el proceso y resulta que, a los catalanes nos quedan cuatro días. La Vanguardia publicó hace una semana que «Catalunya ha pasado en 40 años del 2% al 21% de población extranjera». Además, me sorprendió porque era con letras bien grandes y en portada. Hasta ahora, los temas de inmigración eran tabú.


De hecho, a los de Vox, siempre que sacaban el asunto en el Parlament, los cortaban apelando al código de conducta de la cámara catalana. Fuera el porcentaje de presos de origen extranjero en las cárceles catalanas o la nacionalidad de detenidos en operaciones policiales.


A pesar, incluso, de que son datos oficiales aportados por la propia Generalitat. Lo he visto hacer a Laura Borràs, a su sucesora en el cargo Alba Verges, de ERC; e incluso a Anna Erra, la presidenta elegida en junio del año pasado después de meses de interinidad.


En el bien entendido, por otra parte, que no es el 21%. Es más, porque los datos oficiales en este caso, como los presupuestos públicos, siempre van a la baja. Los inmigrantes sin papeles no salen en las estadísticas por razones obvias y los nacionalizados tras diez años de residencia legal dejan de salir.


Hace años fui a renovarme el DNI. No sé cómo entablé conversación con la funcionaria que me atendió. Me confesó que muchas mujeres magrebíes de edad avanzada iban con la nieta a la hora de recoger el documento porque no entendían el español.


Normal, a mí me pasaría lo mismo. Aprender otro idioma a una edad madura debe ser complicado. Y más entre dos idiomas tan distintos como el español y el árabe. Sin entrar en otras consideraciones como que la mujer de origen magrebí difícilmente hace vida social fuera de su familia o su colectivo Hay, sin duda, sociedades más machistas que otras. ¿Pero entonces, cómo se puede dar la nacionalidad a alguien que apenas habla español?


Por eso, a los catalanes nos quedan 200 años. Quizá menos. Hace años un periodista estrella de TV3, Toni Cruanyes, que ahora presenta el informativo de la noche, publicó un libro sobre la materia. Hasta el título era políticamente correcto: Un antídoto contra la extrema derecha (2013). Y fue Premio Octubre de Ensayo que da la editorial de Eliseu Climent. Todo muy correcto.


Me llamó la atención una cosa, entre otras. Pronosticaba que «si no cambia la tasa de natalidad de los alemanes, en el 2300 desaparecerán como pueblo» (página 34). Que conste que no lo digo yo, lo dice el mencionado Toni Cruanyes. Por eso; si a los alemanes -que son más de 83 millones- les quedan 200 años, ni les cuento a los catalanes, que hemos llegado ahora a los ocho millones con penas y trabajos.


La Generalitat lo ha celebrado por todo lo alto. Pere Aragonès se apresuró a hacer un tuit para remarcar el acontecimiento mundial. «Ya somos más de ocho millones», dijo.


Pero tres de cada cuatro catalanes son ya hijos de la inmigración. De hecho, el Gobierno catalán festejó el pasado 1 de enero la llegada de los nuevos catalanes. De los siete -aquí cuentan por veguerías, no por provincias- seis eran hijos de padres extranjeros.


Quizá por eso la inmigración empieza a estar en la agenda política. Hasta ahora, como decía, sólo hablaba Vox pero le ha salido ya un duro competidor independentista, Aliança Catalana, que se hizo en las últimas elecciones con la alcaldía de Ripoll. Tampoco es de extrañar: ¿de dónde eran los terroristas de las Ramblas? Todo de Ripoll excepto uno que era de un pueblo vecino. Habían nacido aquí o habían venido muy jóvenes.


Por supuesto les dimos educación, atención sanitaria, prestaciones sociales. Lo que no impidió que bajaran a toda pastilla por tan céntrico paseo matando a gente.


Pocos dudan a estas alturas de que su líder, Sílvia Orriols, entrará en el Parlament en las próximas elecciones. El hecho de que llegara a alcaldesa ya muestra que la convivencia en este municipio no era todo lo ejemplar que decía el Govern y TV3.


Incluso Junts han variado su actitud. De hecho, Puigdemont, en la rueda de prensa que hizo en Bruselas el 9 de noviembre del año pasado, sacó por primera vez el tema de la inmigración. Ahí ya me dije: aquí ocurre algo.


Los de Junts han pasado de manifestarse en contra del cierre de los CIE a pactar el traspaso de las competencias de inmigración. Aunque nadie sabe, a ciencia cierta, cómo ha quedado la cosa porque es una competencia estatal.


Hasta el líder del PSC, Salvador Illa, se descolgó el otro día en una entrevista en el digital indepe de José Antich, El Nacional, afirmando que «aquí, a Europa, no puede venir todo el mundo». Ayuso lo dijo unos días antes y los mismos socialistas la pusieron a caldo.


¿Y los de Esquerra? Siguen en su mundo feliz. Alcaldes de Junts del Maresme pidieron la expulsión de menas reincidentes y salió la portavoz del partido, Raquel Sans, diciendo que esto se soluciona «abordando las desigualdades» e incrementado las «inversiones en la educación». Ojo, dijo «educación», no «seguridad ciudadana».


Claro que el propio Pere Aragonès fue un día de visita oficial a la comunidad islámica de Martorell -sé de lo que hablo porque es el municipio en el que vivo: más de un 18% de población extranjera- y les dijo «no hace falta que os integréis. Sois Catalunya».


No deja de ser curioso que el independentismo, que ha tratado a los catalanes que se sentían españoles de botiflers, de «ñordos» y de «colonos» trate en cambio a los magrebíes con otra vara de medir.


Por eso, la inmigración será un tema clave en las próximas elecciones. No sólo las catalanas sino también las europeas. Todo puede dar un vuelco. Porque es muy fácil hablar del tema desde un despacho universitario o desde un barrio bien. Pero vayan a preguntar a barrios populares qué piensan los vecinos de toda la vida del asunto.


Sin ir más lejos, en Francia, la mayoría de votantes del Partido Comunista Francés se han acabado pasando a Marine Le Pen. En los años 80, en el primer gobierno de Mitterrand, llegaron a tener cuatro millones de votos y cuatro ministerios. Ahora están refugiados en la izquierda de MéMélenchon.

Xavier Rius


Http.://Okdiario.com/opinion/extincion-catalanes-12401983

domingo, 14 de abril de 2024

Memoria histórica

 No es fácil hablar de este tema porque sigue abierto. En general cuando hay una guerra civil es porque la situación es insostenible y la gente no aguanta más. Luego están las presiones exteriores de otros países. En este caso estaban los del eje apoyando el fascismo y los rusos apoyando el comunismo. Ingleses y franceses pensaban que luchaban por la democracia, porque todavía no conocían a Lenin.

Siempre digo que los únicos inocentes son aquellos religiosos y seglares que fueron asesinados por odio anti religioso desde el año treinta y uno.  Mi bisabuelo en Asturias pasaba las noches en el monte para evitar que le mataran y acabar en una zanja porque sabían que tenía una Biblia en su casa.

Ahora, más de ochenta años después quieren buscar los restos mortales, cuando lo cierto es que ya no tiene sentido y sólo puede quedar la calavera. Al menos, deberían desenterrar  a todos y no sólo a los que se supone republicanos. O si no dejarlos descansar en paz.

sábado, 13 de abril de 2024

Curarse en salud

 Significa evitar hacer algo que te pueda perjudicar a largo plazo. Más vale prevenir que curar. Yo no soy una persona de correr riesgos. No he practicado nunca ningún deporte arriesgado. Tampoco he trepado montañas o bajado ríos. Por no hacer, ni siquiera subo a las atracciones extremas del parque de atracciones. Me parece absurdo jugarse el tipo sólo por pasar el rato.

Hay quien es adicto a la adrenalina y por eso se dedican a intentar cruzar los límites de lo normal. Mi instinto de supervivencia fue también lo que me indicó que no debía vacunarme del covid. Tengo problemas circulatorios y estaba claro, para mí al menos, que aquella llamada vacuna no era de fiar. Viendo ahora los datos de exceso de mortalidad, creo que hice lo correcto.

viernes, 12 de abril de 2024

Salva el planeta. Ten hijos

La Asociación de Familias Numerosas de Madrid ha instalado decenas de carteles por toda la Comunidad de Madrid y la capital con un eslogan a contracorriente: Salva el planeta, ten más hijos.
Con esta campaña en marquesinas y paradas de metro, la entidad quiere subvertir el pesimismo imperante, e invitar a que más personas se sumen a la alegría que supone una familia grande. «Un mundo sin contaminación no merece la pena si no hay personas para disfrutarlo», concluyen los carteles.
La iniciativa también quiere desafiar a los paseantes, e interrogarles sobre qué motivos les pueden estar llevando a cerrarse a la posibilidad de ampliar su familia. Así, algunas afirmaciones habituales como «con uno es suficiente», «a por la parejita» y «¡tres! Pero ni uno más» se ven confrontadas con la pregunta: «¿Y por qué no?».


Falta de ayudas
Esta misma dinámica está presente en el vídeo que acompaña los carteles, a través de un código QR. En él, un narrador señala de modo irónico que «nos dicen que tenemos que reducir la población… y por eso nos ayudan con aborto, ideologías o quitando ayudas a familias numerosas», una denuncia en la que se insiste: «Europa desaparece, no nacen niños, y no me explico por qué –concluye–, ¡con la cantidad de facilidades que ponen…!».
El vídeo también pone el dedo en la llaga en cuestiones como la manipulación del lenguaje –«lo llaman salud reproductiva… debe ser que mutilar o genocidio ya estaban cogidas», lamenta el narrador– o el despoblamiento rural. «¿Sabes dónde queda sitio para estar? En los parques, que están vacíos, o en los colegios, que cada vez cierran más aulas», sigue, y concluye insistiendo en el mensaje: «Dicen que han calculado cuánto contamina cada niño… y se han olvidado que un mundo sin contaminación no merece la pena si no hay personas para disfrutarlo».

 https://www.eldebate.com/familia/20240221/salva-planeta-ten-hijos-ultima-campana-familias-numerosas-madrid-aupar-natalidad_176294.html

jueves, 11 de abril de 2024

De la mano, por Itxu Díaz

Las redes sociales de un conocido diario español, otrora católico y de derechas, publicaban un mensaje pretendidamente conmovedor, con emoticono de corazón roto y todo: «Amor hasta el final… Juntos hasta en la muerte: el ex primer ministro holandés fallece de la mano de su esposa en una eutanasia conjunta». El romanticismo del tuit es tan extremo que casi pasa por alto lo único importante de la noticia: que se suicidaron.

Dries van Agt, democristiano de ascendencia católica, derivó a lo largo de su vida en un centrismo típicamente democristiano, que por supuesto se acabó volviendo progresismo, hasta defender en fechas recientes varias posiciones de extrema izquierda. Dice la prensa holandesa que era católico «pero a su manera», de modo que no era católico en absoluto. En todo caso, ahora eso no es asunto mío sino de la misericordia de Dios.

Su muerte y la de su esposa es una desgracia, la eutanasia es algo tan peligroso como legalizar el suicidio, no hay nada amoroso en pactar la muerte en pareja, y Holanda es un vertedero moral que representa todo aquello que la UE no debe hacer si desea sobrevivir a sus propios demonios.

Por supuesto, Van Agt, reconvertido en activista en las últimas décadas, sabía bien que su eutanasia amorosa a las puertas de San Valentín serviría a la jauría mediática desnortada para relanzar la enésima campaña global a favor de la muerte de viejos, deprimidos, y enfermos. De hecho, en España y fuera de aquí, todas las noticias sobre la muerte del ex primer ministro incluyen referencias al gran incremento de popularidad del «suicidio asistido» —homicidio, a menudo— y la eutanasia en pareja entre los holandeses.

Como en todas partes, la eutanasia se aprobó inicialmente tras largos debates sobre casuísticas complejísimas y casos extremos de vida vegetal, para terminar después siendo otra obsesión maltusiana más, una ganga de la muerte a la que cualquiera tiene acceso, sean cuales sean las razones. Incluso si, por depresión o enfermedad, mentalmente no estás en condiciones de tomar una decisión así, da igual, rara vez se interpondrán en tu camino. Allá donde tiene más implantación, a partir de cierta edad, los ancianos empiezan a notar la presión social para que se quiten de en medio; aliviar a la sociedad de los gastos de tu pensión es casi una norma de cortesía. Canibalismo moral, náusea posmoderna, la ingratitud más depravada.

Sin duda, la eutanasia, como cualquier otro suicidio, es un error y un horror, y lo único que debería hacer el Estado es desarrollar planes para prevenirla, no alentarla, y por supuesto, no legislarla mediante supuestos, porque incluso para los que creen que se trata de un beneficio en ciertos casos –extraño beneficio la muerte—, es innegable que es un terreno peligrosísimo en donde se inmiscuyen desde las herencias hasta las cargas de cuidar ancianos en casa, desde la falsa compasión hasta la manipulación emocional dentro de la familia, en una sociedad tan fría, egoísta y desposeída de sentido de la vida.

Con todo, quizá lo más triste es lo huérfanos que estamos los defensores de la vida en el actual panorama mediático, en el cosmos de la opinión pública. Que un diario católico se lance a un ejercicio de romanticismo para celebrar lo bonito que es suicidarte y promueva de esta manera la causa de la eutanasia resulta desalentador.  

Aborto y eutanasia tienen algo en común: se defienden con argumentos, a veces muy complejos, y se respaldan con sentimientos muy básicos, manipulando emociones. La mayoría de los medios no solo no da los argumentos que podrían permitir a los lectores formarse libremente una opinión sobre el asunto, sino que además contribuyen al antidebate, es decir, a dar un barniz épico y sentimental a historias sencillamente deprimentes.

¿Agarrados de la mano? ¿Acto de amor? Oiga, que se han suicidado.

 

 https://gaceta.es/opinion/de-la-mano-20240215-0450/

miércoles, 10 de abril de 2024

No se puede caer más bajo

 Sí que se puede, sin duda. Cada vez que he pensado que no podíamos tener peores políticos, ha llegado otro peor. Otro vendrá que bueno le hará, se dice. También uno se cree que no soportará nunca cosas que luego acabas aguantando, porque no te queda otro remedio.

Especialmente cuando se trata de familia, acabas tragándote tus palabras porque tienes las manos atadas y tienes que aceptar las cosas como vienen. En la vida la verdad es que acabas utilizando todas las frases hechas, lo que demuestra que siempre se puede caer más bajo.

martes, 9 de abril de 2024

Los muertos del covid

En España iba siempre a morir mucha gente por el covid como murió en el resto del mundo, especialmente ancianos y personas con otras dolencias. Y el culpable de todas y cada una de esas muertes es el Partido Comunista Chino. Seguimos sin encontrar un solo animal muerto por el virus que supuestamente saltó de murciélagos a humanos porque no lo hubo, mientras las evidencias de que el coronavirus nació de un laboratorio son abrumadoras. Y fue China quien hizo experimentos sin tomar las adecuadas medidas de seguridad y quien después se calló para evadir responsabilidades, impidiendo que el resto del mundo tomara medidas preventivas.

Pero el segundo responsable del exceso de muertes en España no fue Ayuso ni ningún otro Gobierno autonómico. Fueron quienes nos dijeron que el virus no iba a llegar, que habría como mucho uno o dos muertos, que de todos modos era menos grave que una gripe, que la mascarilla no servía para nada, que no hacía falta tomar medidas; que, por supuesto, acudiéramos todos a la manifestación del 8M, que era súper importante y decisiva para los derechos de las mujeres. Y así el virus se siguió extendiendo, pese a la petición cada vez más desesperada de algunos responsables autonómicos, Ayuso la primera, desde finales de febrero al Gobierno de que hiciera algo de una maldita vez.

Fue el Gobierno de Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Yolanda Díaz, el Gobierno del PSOE, de Podemos y de IU, que se negó a tomar medidas a tiempo porque para ellos lo importante no era la salud de los españoles, sino los gestos. En este caso, el gesto de mostrarse como muy y mucho feministas; no como esa gentuza de derechas, que es machista por definición. Así que había que celebrar la manifestación del 8M. Y al día siguiente, por la mañana, fue por fin Pedro Sánchez al Ministerio de Sanidad a mostrar lo muy preocupado que estaba por nuestra salud. Pero fueron la Comunidad de Madrid y el País Vasco quienes cerraron los centros educativos, como antes habían cerrado los centros de día.

Durante la primera ola todas, repito, todas las autonomías tuvieron que hacer un triaje. Porque no podían hacer otra cosa: los pacientes morían en los pasillos por falta de camas, de respiradores, de personal sanitario. Así que priorizaron para intentar curar a quienes más posibilidades tenían de ser curados. Quienes señalan escandalizados esa decisión, siempre omiten por qué tuvo que tomarla no sólo el Gobierno de Ayuso, sino todos los gobiernos autonómicos. Quienes protestan por los muertos en las residencias madrileñas, y no miran lo que sucedió en el resto de España, lo hacen por sectarismo político.

Pero de lo que nos acordamos los madrileños que la votamos cada vez en mayor número es que mientras el Gobierno se mostraba incapaz de traer material y sacaba a dar la cara a un Fernando Simón que mentía cada vez que abría la boca, Madrid no sólo sí que lograba fletar aviones de carga por su cuenta, sino que, gracias al Zapatero bueno y a quienes confiaron en él, fue pionera en la creación de un hospital de emergencia en el Ifema que salvó muchísimas vidas al permitir atender a más gente empleando los mismos recursos escasos que se tenían, empezando por los humanos. Mientras, en otros lugares de España como Valencia intentaron imitarlo empleando unas tiendas de campaña que hubo que desalojar porque se volaban. Pero de esa chapuza no se habló nunca porque el Gobierno responsable era de izquierdas, claro, y el que acertó fue el de Ayuso. Si hubiera gobernado en España hubiese muerto muchísima gente, pero se hubieran tomado medidas antes y la curva se hubiera aplanado más, salvando miles de vidas. Pero sufríamos, y sufrimos, al Gobierno de incompetentes sectarios de Pedro Sánchez.

No son pocas las ocasiones en que, cuando alguien ha desaparecido y se organiza una búsqueda, el asesino sea el primero en apuntarse y el que más llora recordando al desaparecido al que mató. Pretende así desviar sospechas y que nadie mire con demasiada atención dónde estaba y qué hizo la noche de autos. Así se comportan PSOE, Podemos, Sumar y su banda de palmeros en la prensa y las redes sociales. Como son ellos los responsables de que la curva que había que aplanar fuera tan pronunciada, como son ellos los responsables de que los hospitales estuvieran tan colapsados y hubiera que priorizar a quienes más posibilidades tenían de sobrevivir, agitan mucho los brazos y señalan a quienes tuvieron que tomar las decisiones difíciles que ellos se negaron a tomar. Pero si en España hubo asesinos, como nos aseguran, si en España hubo culpables de miles de muertes evitables, no los encontrarán en Ayuso ni, dicho sea de paso, ningún otro presidente autonómico. Estarán en el espejo, esperando a que lo miren. Y porque lo saben, nunca mirarán. Así que nos corresponde a nosotros ponerles el espejo delante cada vez que intenten, otra vez, desviar la mirada.

(Encerrarlos en sus cuartos con morfina tampoco ayudó mucho). Susana

- Seguir leyendo: https://www.libertaddigital.com/opinion/2024-02-16/daniel-rodriguez-herrera-los-muertos-son-de-pedro-sanchez-no-de-ayuso-7098204/

 

 https://www.libertaddigital.com/opinion/2024-02-16/daniel-rodriguez-herrera-los-muertos-son-de-pedro-sanchez-no-de-ayuso-7098204/

lunes, 8 de abril de 2024

El canto del cisne globalista, por Itxu Díaz

 

Los agricultores están hasta el alcornoque de que las gallinas que entran no compensen a las que van saliendo, porque a la puerta del gallinero hay varias zorras locales y europeas cobrándose piezas sin permiso, y permitiendo que las gallinas de otras latitudes circulen libremente sin amenazas. El asunto de las gallinas robadas los tiene hasta los huevos y quieren enviar de una vez a los saqueadores a escardar cebollinos.

Conocen bien a los que envían a las zorras a sus gallineros y saben que tienen más conchas que un galápago, que venderían a su madre por un plato de lentejas, o de votos, pero esta vez se han prometido que no comulgarán con ruedas de molino climáticas y burocráticas al menos hasta la semana que no traiga viernes.

Por más que al entramado legislativo verde patrio y comunitario aún le queda el rabo por desollar, quieren al menos tener la seguridad de que hoy y ahora, antes del cataclismo climático, la lluvia ácida, la explosión de los pastelitos de merengue, y el Apocalipsis 2030, alguien les garantice que podrán hacer su trabajo, y hacerlo en igualdad de condiciones a los demás que pastorean gallinas por estos lares.

Cada vez que a alguno de ellos le plantan un micrófono frente a su tractor, acusa directamente a los que están en el ajo, a los que se creen que todo el monte es orégano, a los que en campaña se pasan de sol a sol haciendo promesas electorales que finalmente se convierten en agua de cerrajas y, tras el paso por las urnas, si te he visto, no me acuerdo, y a otra cosa mariposa.

También son, burócratas de que se adornan con plumas de pavo real, expertos en matar moscas a cañonazos, pues las normas que afligen a las gentes del campo son inmensos entuertos que podrían, o no, solucionar diminutos y confusos problemas. No han pisado jamás un monte, ni saben lo que es un camino rural, ni cuántas patas tiene un gato, ni distinguir el maíz de la alcachofa, pero a la hora de legislar desde sus despachos enmoquetados, y aromatizados con perfume de flores del campo, se meten de hoz y coz en las vidas y haciendas de los que se levantan con el alba a echar el quilo bajo el cielo raso, a los que trabajan más que un burro de carga para que ellos tengan los mejores y más competitivos productos en la hilera del supermercado, o en el restaurante de lujo.

Lejos de escuchar, de empatizar, o al menos de practicar eso de que en boca cerrada no entran moscas, los responsables de la sangría del sector han respondido a las protestas colgándoles el mochuelo de todo, convirtiendo a víctimas en verdugos, y acusándoles de ser el garbanzo negro de la agricultura y la ganadería, unos títeres de la extrema derecha, unos señoritos del campo y no verdaderos trabajadores, y que necesitan más palos que borrico de yesero. Tras meterse en el berenjenal y leerles la cartilla a los manifestantes, han mudado de casaca, y con las orejas gachas empiezan a temer que, a pesar de sus ofensas, los manifestantes no van a retirarse, y a fin de cuentas, a todo cerdo le llega su San Martín, y no hay duda de quién es el porcino en esta contienda.

Más listos fueron en Europa, que a veces parece que oyen crecer la hierba, y ante la proximidad de las elecciones, trataron de irse por los cerros de Úbeda retirando la propuesta de reducir a la mitad el uso de pesticidas, sin que su intento de ordeñar la cabra de las urnas no haya sido más que un canto de sirenas, pasajero como nube de verano. Y es que habría que recordar a la amante de los ponis, que quien siembra vientos recoge tempestades, y en el campo más aún, que paradójicamente no es el profesional de tan duro sector alguien fácil del llevar al huerto, y que no son todos ruiseñores los que andan entre las flores de Bruselas.

Esto que nace del corazón del rural, tal vez sea el comienzo de algo. Mientras los del campo se defienden a capa y espada, por sus gallinas, que son las tuyas y las mías, crece la sensación entre los españoles de que era verdad lo que tanto cacareaban los de revalorizar la soberanía nacional, porque al fin, ya lo ves, quien da pan a perro ajeno, pierde pan y pierde perro.

 https://gaceta.es/opinion/el-canto-del-cisne-globalista-20240208-0455/

domingo, 7 de abril de 2024

Nadar y guardar la ropa

 Se refiere a quedar bien con todos en cualquier circunstancia. Eso es algo de lo que sólo puedo hablar en teoría porque soy incapaz desde siempre. Es más, yo suelo quedar mal con todos. Será porque siempre pretendo buscar la verdad y el equilibrio entre las partes.

Entonces no me adscribo a ningún programa ni filosofía. Lo más cómodo es sin duda pertenecer a un grupo pero yo nunca he pertenecido a ninguno, porque siempre hay pequeños matices que no puedo aceptar. Y procuro ser consecuentes con mis actos.

sábado, 6 de abril de 2024

La tiranía del positivismo en el càncer

El número de cánceres diagnosticados en nuestro país durante el año 2024 alcanzará los 286.664 casos, lo que supone un incremento del 2,6% respecto a 2023, según la Sociedad Española de Oncología Médica(SEOM). Un diagnóstico que no sólo supone un importante impacto a nivel emocional para los pacientes, sino también para su entorno. Miedo, incertidumbre, rabia o tristeza son emociones que forman parte del proceso y que varían su intensidad a lo largo de la enfermedad.

En muchas ocasiones, las personas cercanas al paciente oncológico no saben cómo actuar ni cómo dirigirse a ese ser querido durante el proceso. Por ello, es importante conocer de la mano de un especialista como Fátima Castaño, psicooncóloga en MD Anderson Cancer Center Madrid, las diferentes situaciones que pueden producirse y cómo actuar ante ellas.

Castaño recomienda evitar frases hechas y motivacionales como «no te preocupes», «todo irá bien» o «estoy contigo», así como el lenguaje bélico que, según señala, aún se emplea con frecuencia en los medios de comunicación. «Tenemos que alejarnos del lenguaje de la lucha y la batalla, del perdedor y el ganador, que sitúa a los pacientes en una posición psicológicamente negativa. Seguimos escuchando frases hechas con las que pacientes y familiares se sienten escasamente identificados y no reflejan su realidad», subraya.

En este sentido, la especialista también insiste en evitar la conocida como tiranía del positivismo. «El exceso de exigencia sobre la positividad puede influir y generar malestar en los pacientes porque pueden llegar a pensar que la tristeza o el miedo, normales por las circunstancias, están relacionados con su enfermedad o un posible empeoramiento; que su positivismo está relacionado con la mejoría médica», explica.

No obstante, asegura que una actitud positiva ayuda a afrontar el proceso con mayores recursos, a mejorar la calidad de vida y a prevenir trastornos del estado de ánimo. Sin embargo, prosigue, esta tiranía del positivismo es uno de los elementos que conduce en muchas ocasiones a los pacientes a consulta: «En muchos casos, te explican que sienten que no lo están haciendo lo suficientemente bien porque están transmitiendo tristeza a sus familiares, lo que les genera una presión sobreañadida, se sienten culpables y no se permiten transmitir emociones negativas, lo que les dificulta el pedir ayuda y puede conducir a un mayor aislamiento».

Castaño sostiene que sentir emociones negativas es «inevitable» y que también es necesario, «exteriorizarlas» ayuda a drenarlas y a encontrar apoyos para sobrellevarlas. «De hecho, esto es natural y saludable. En mi opinión, las emociones negativas son mal llamadas negativas; son emociones que no son agradables, pero que, forman parte del proceso de adaptación psicológico que favorece la aceptación y el afrontamiento de una situación de crisis vital como puede ser el cáncer.  Debemos permitir a los pacientes sentir y expresarse» agrega, incidiendo en que este paso contribuye a acercarnos a ellos, a buscar recursos y a sentirnos más conectados.

Principales estrategias

Independientemente del caso, la psicooncóloga destaca la importancia de comenzar cualquier interacción con el paciente mediante la escucha activa y la realización de preguntas para comprender y conocer sus necesidades. «Cada persona es única. Tenemos que ajustar nuestro estilo comunicativo a sus propias circunstancias, condiciones y personalidad. Esta estrategia ayudará a que sientan a sus familiares más cercanos y presentes», explica.

En el caso de los pacientes que se encierran en sí mismos, la psicooncóloga asegura que es importante respetar su espacio e idiosincrasia: «Hay que buscar otras maneras de comunicarse, no solo es válida la comunicación verbal, sino también la no verbal. Mantenerlos informados sobre los posibles recursos, ayudas y necesidades en el proceso de enfermedad será de gran ayuda para ofrecer el mejor acompañamiento».

La psicooncóloga ofrece una serie de herramientas para facilitar la comunicación en estos casos:

– Escuchar y no dar por sentado.

– La pregunta abierta para facilitar la expresión: ¿Cómo te sientes? ¿Qué necesitas? ¿Qué te ayudaría en este momento?

– Identificar circunstancias que sean idóneas para la comunicación y preparar esos momentos comunicativos.

– Ponerse en el lugar del ser querido y entender que no todas las personas se benefician de expresar lo que sienten en cada momento.

– Mantener una conversación teniendo en cuenta que es un contexto complicado.

– Trabajar como equipo.

 https://okdiario.com/salud/tirania-del-positivismo-como-enemigo-del-paciente-oncologico-12477442

 

viernes, 5 de abril de 2024

La transgresión artística es aburrida, por Itxu Díaz


La exposición de la artista sueca Elisabeth Ohlson en el parlamento Europeo en Bruselas, Bélgica. (Elisabeth Ohlson vía Facebook)

Por ITXU DÍAZ

Una exposición en el Parlamento Europeo es tan escandalosa que resulta 

tHabía una época en la que cualquier cosa viral debía manejarse con medicación, descanso y un esfuerzo de buena fe para no infectar a otros. Luego llegó el siglo XXI y decidimos eliminar su significado despectivo. Está de moda ser viral, aunque eso signifique escandaloso, y la gente paga mucho dinero para conseguirlo. La novedad, sin embargo, está empezando a parecer tedio, especialmente en el mundo del arte, donde “contemporáneo” con demasiada frecuencia prevalece sobre la palabra que le sigue.


HISTORIAS DESTACADAS 

'No' al 

La gran conquista artística del posmodernismo es la transgresión; cuanto más viral, más escandaloso, más exitoso. Y la estratagema desciende a la autoparodia. Recientemente, funcionarios de mentalidad progresista decidieron montar una exposición de arte en el Parlamento Europeo y, sí, lo adivinaste, no es Velázquez, ni Bernini, ni siquiera Warhol. Se trata de una colección de fotografías en las que Jesús aparece rodeado de apóstoles homosexuales y transgénero, algunos vestidos de sadomasoquistas. Obtiene puntos entre cierta multitud por aplicarlo a cristianos devotos, como si los romanos no hubieran inventado ya la práctica.


¿Y quién es Elisabeth Ohlson, la artista? Hasta los 38 años, pese a ser un buen fotógrafo, el artista sueco había llevado una carrera discreta. Tan discreta que no había ninguna posibilidad de que hubieras oído hablar de ella. Pero luego se dio cuenta de que podía ganarse la vida sin esfuerzo, en lugar de ganarse la vida a duras penas filmando bodas y ceremonias de graduación. Ella tenía razón. Así, en 1998, Ohlson, una lesbiana, decidió crear su exposición Ecce Homo (parte de la cual se exhibe ahora en el Parlamento Europeo). Como obra de arte, el espectáculo en sí era tan sugerente como una inspección del IRS, pero tenía algo que disparó la popularidad de Ohlson: el escándalo. Se volvió viral. Desde entonces no ha hecho más que recrear escenas religiosas con contenido homosexual. Veinticinco años de transgredir sin parar.


La idea de los eurodiputados de izquierda era generar un gran escándalo, pero la verdad es que a mí lo único que me ha provocado es un bostezo; En cuanto a la artista, me temo que en el Juicio Final tendrá que rendir cuentas por tediosa, más que por blasfema.


Este mundo alberga ya más obras de arte con drag queens, porno gay, plátanos pegados a la pared con cinta adhesiva, orina, semen o sangre que personas capaces de quedar impactadas por ello. Quizás la única manera de producir algo verdaderamente transgresor hoy en día sea fotografiar una familia numerosa, con un padre y una madre normales, no drogadictos, y siete u ocho niños lindos que parezcan no haber sido maltratados. O pintar algo minuciosamente, con estilo, profundidad y técnica.


El único artista transgresor que ha hecho algo inteligente y coherente es Damien Hirst, quien decidió quemar 6.000 de sus obras como parte de un proyecto artístico. Quizás recuerdes a Hirst; es el tipo que se hizo famoso en los años 90 por exhibir un tiburón en formaldehído y agregar un título pretencioso a la obra: La imposibilidad física de la muerte en la mente de alguien vivo . El único problema es que el título funcionaría igual de bien si, en lugar de un tiburón en formaldehído, Hirst hubiera ofrecido al museo unas salchichas chisporroteando en una freidora. Espero no haberle dado ninguna idea a Ohlson.


La mitad de la enfermedad viral del arte se resolvería si los artistas volvieran sus ojos a John Keats: “La belleza es la verdad, la verdad es la belleza; eso es todo lo que sabéis en la tierra y todo lo que necesitáis saber”. Lejos de esto, leo que Ohlson pretende despertar reflexiones profundas a través de su obra, y yo, que he contemplado el Ecce Homo para escribir esta pieza, admito que ha despertado en mí una reflexión muy profunda: ¿Por qué?


Cuando PJ O'Rourke caminaba por la calle Arbat de Moscú, escribió: “Hay artistas con paletas y caballetes que venden el tipo de arte moderno que los críticos de arte soviéticos solían criticar con excavadoras. A juzgar por las pinturas que vi, los soviéticos tenían razón la primera vez”. Pero al menos esos tipos vivían de su dinero y exhibían en cualquier barrio pobre. A ninguno de ellos se le ocurriría exponer en el Parlamento Europeo, donde hoy, sin duda, hay muchos políticos boomers intentando provocar, y unas cuantas excavadoras serían útiles.

https://www.nationalreview.com/2023/05/artistic-transgression-has-become-so-very-boring/

El varón en un mundo afeminado

 Durante mi adolescencia dejé la práctica religiosa por dos motivos: uno, por los pecados propios y, otro, por ver el “modelo” del joven var...