El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu ojo derecho te induce a pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en la “gehenna”. Si tu mano derecha te induce a pecar, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero a la “gehenna”.

viernes, 30 de diciembre de 2022

La tecnología en la escuela

"Estamos dejando entrar en las escuelas a los poderes económicos de la industria tecnológica", afirma con rotundidad. La canadiense, madre de 4 hijos y Doctora en Educación y Psicología, ha dedicado su vida en cuerpo y alma a la educación. Una disciplina sobre la que ha escrito numerosos libros con mucho éxito, como Educar en el asombro o Conversaciones con mi maestra.

 Catherine ha charlado recientemente con el canal Negocios TV donde habla de temas de actualidad como los peligros de la tecnología en manos de los niños o sobre la que para ella es la interpretación más acertada del famoso método Montessori. 

Un gran experimento 

"La educación actual se enfoca en los medios y pierde de vista los fines. Perseguimos fines que no están alineados con el fin de la persona. Hoy se puede decir que existen tres grandes corrientes: la mecanicista, cuyo fin es crear al empleado del futuro, convertir al niño en una máquina que se pueda programar; la romántico-idealista, para formar al ciudadano del mañana, hacer del aula un sitio donde se moldea al alumno; y la corriente clásica, que busca esa perfección de la que es capaz de desarrollar el niño. La educación actual oscila entre las dos primeras", comenta Catherine.

La experta advierte de que hay numerosos estudios que demuestran que introducir pantallas en las aulas tiene serias consecuencias. "La Academia Americana de Pediatría, que hace recomendaciones de salud pública, no educativas, recomienda que los niños de cero a dos años no vean nunca las pantallas, y los de dos a cinco años las vean menos de una hora al día", asegura L'Ecuyer.

 Para Catherine, la introducción de las tabletas en los colegios "no deja de ser un experimento a gran escala". "Los estudios revelan que las pantallas reducen la atención y crea más impulsividad en los alumnos. La industria debería, por un lado, probar que se trata de un método educativo, válido y avalado por las evidencias y, por el otro, demostrar que no tiene efectos secundarios, que no se va a reducir la atención de los niños", explica.

 Sin contenido pedagógico

 En este sentido, enumera algunos peligros que ella encuentra. "Se dice, por ejemplo, que las pantallas motivan más... pero 'motivar' es un concepto superficial. Conseguimos que el niño esté atento, pero no es una atención sostenida, es una motivación externa. Los niños pierden, además, el sentido de relevancia de las cosas. Si tengo muchas pantallas abiertas a la vez tengo que decidir a qué voy a prestar atención. La información está consumiendo nuestra atención y no al revés", confiesa. 

"Los estudios revelan que las pantallas reducen la atención y crea más impulsividad en los alumnos", asegura Catherine.

 "La presencia de la tecnología en las aulas tiene mucho que ver con la corriente mecanicista. Las tecnológicas nos proponen herramientas con algoritmos que son estímulos frecuentes intermitentes, a los que los niños reaccionan de forma pasiva. Es una forma de educar que no llega al fondo", comenta Catherine. Esta saturación tecnológica en las aulas, para la experta, está relacionada también con la corriente romántica-idealista.

 "Hay un matrimonio de conveniencia entre las tecnológicas y la corriente romántico-idealista, lo constructivista. Se trata de una industria que no tiene un proyecto educativo ni un contenido pedagógico. Tiene solo una plataforma, una herramienta. La industria tecnológica ha conseguido unirse a esta corriente pedagógica para decir que tiene contenidos, pero es solo un barniz de novedad", expresa.

 Catherine afirma que en la educación actual se están permitiendo traspasar demasiadas líneas rojas. "Las aulas son un lugar sagrado, y los poderes económicos no deberían poder mandar sobre los contenidos que se llevan a cabo en las aulas. El modelo de las tecnológicas está muy claro, no es vender contenido a sus usuarios, es entregar la atención de los usuarios a aquellos que patrocinan sus contenidos. Cuando nuestros hijos en las aulas tienen una tablet el producto son ellos", señala.

 Desear lo bello

 En este punto, cabe preguntarse si no existe un tipo de uso responsable de las tecnologías. "El concepto de uso responsable es un concepto trampa. Para utilizar un dispositivo programado para robar la atención de una persona, esa persona tiene que estar muy preparada, tiene que tener grandes virtudes: sentido de la intimidad, reconocer lo bello, tener criterio para filtrar la información.... ¿todo esto lo tiene un niño?", comenta la experta. 

Para Catherine ,"la mejor preparación para el mundo on line es el mundo off line". "Deberíamos atrasar el uso de estas tecnologías en las aulas. Muchas veces decimos que son cosas neutras, pero eso es un error. Un cuchillo también puede ser algo neutro, pero si se lo doy a un niño de cinco años, igual ya no es tan neutro, porque no está preparado. Pedirle a un niño que haga uso responsable de un móvil es como pedirle que beba de una boca de incendio sin salpicarse", asegura.

 La experta propone volver a Montessori como una solución. "Ella no estaba de acuerdo con el mecanicismo, ella defendía la educación clásica, era muy tomista, bebía de los griegos. El problema es que se la confundió con la 'educación nueva', porque hacía hincapié en temas como, por ejemplo, la educación sensorial. Una educación sensorial para percibir mejor la realidad, no para construirla. Ella era profundamente realista y racional", comenta.

 Para concluir, Catherine habla de cuál debería ser el fin de la educación. "La llamada 'educación en valores' deriva de la corriente romántica-idealista. Mientras los valores son subjetivos, las virtudes no. Y, la virtud, no solamente es un hábito, es un hábito hacia un fin, ese fin es la verdad y la bondad. La belleza es la expresión visible de ambas. Como decía Platón: 'Educar es enseñar a desear lo bello'", expresa L'Ecuyer.

 https://www.religionenlibertad.com/ciencia_y_fe/631766205/lecuyer-y-homo-tecnologicus-poderes-economicos-no-mandar-en-aulas.html

 

 

miércoles, 28 de diciembre de 2022

Juguetes sexuados

 Dicen que las niñas y los niños eligen sus juguetes debido a los roles predeterminados. Puede que tengan razón, pero es que esos roles tienen miles de años de antigüedad. Es  el tiempo en que las mujeres se dedicaron a cuidar de su familia, mientras los hombres defendían a su país y trabajaban. Esto ha durado hasta hace apenas cincuenta años en España. Así que no tiene sentido culpar a los padres actuales de estar manipulando a sus hijos, cuando la verdad es que es un comportamiento instintivo.

La mayoría de los niños prefieren los juegos de acción y la mayoría de las niñas, los juegos de cuidado de personas. Eso no quita con que puedan jugar ambos con todo tipo de juguetes, incluídos los neutrales, como los juegos educativos. Sin embargo tampoco les va a hacer ningún daño seguir sus gustos. En cambio, pretender cambiarlos según la ideología del momento sí que resulta nocivo y contraproducente. Sobre todo si lo que se pretende en el fondo es cambiar su orientación sexual.

lunes, 26 de diciembre de 2022

Nos ha nacido un niño

 

 Viendo el resultado de las elecciones en EE.UU. he llegado a la conclusión de que les daría igual que les pusieran un chimpancé de presidente, con tal de que les permitan seguir abortando. Esta afición claramente demoniaca se ha adueñado de sus vidas como si fuera lo más normal del mundo. Me pregunto qué pensarían sobre ello los antiguos mongoles o los bárbaros, por citar a dos de los ejércitos más sanguinarios que se recuerdan, pero ellos no hacían abortar a las mujeres.

Que ha pasado para que buena parte de la humanidad piense que es lógico y aconsejable matar a tus propios hijos, es algo que espero que se pregunten nuestros descendientes algún día cuando esta locura haya pasado. Supongo que lo mismo que hace que nos parezca admisible hormonar y mutilar a los niños para que cambien aparentemente de sexo, de hombre a mujer o viceversa. Algo que yo creo que ninguna persona en su sano juicio debería admitir.

Pero a esta situación hemos llegado a través de la agenda del nom. Y otras cosas que ya vamos viendo, como que nos insinúen que tenemos que olvidarnos del coche, comer insectos y por supuesto, no tener hijos, porque resulta que respiran y producen Co2. O que nos digan que no utilicemos ya fertilizantes en los campos, que no pongamos la calefacción o que no viajemos. ¿Qué será lo siguiente, que lavemos la ropa en el río, o no nos lavemos más?

Está claro que no estarán satisfechos hasta que no nos suicidemos todos en masa, gracias a la eutanasia, para evitarnos el sufrimiento de tener que vivir sin familias, sin naciones y sin religión: en un mundo dirigido por una élite, que por supuesto podrá seguir gozando de todos los privilegios que nos niegan. Por suerte yo espero ya no verlo. Y en los países subdesarrollados, atrasados y primitivos tal vez puedan seguir diciendo esta frase: nos ha nacido un niño.




viernes, 23 de diciembre de 2022

Colegios de educación especial

 Salía en la televisión una chica minusválida psíquica que decía haber sido acosada en el colegio público. Parece ser que hay muchos casos así. No me extraña porque siempre he pensado que el lugar para esos niños es un colegio especial, pensado, creado y dotado especialmente para ese tipo de niños. La idea de que puedan integrarse como iguales en un entorno tan desigual sólo puede venir de alguien que no conoce realmente a los niños normales, que tampoco son ángeles. 

Y además, no tiene ningún sentido tener a un niño especial horas y horas escuchando las tablas de multiplicar en clase, si no las entiende ni le va a servir para nada; cuando podría estar practicando sus destrezas motoras y aprendiendo a valerse por sí mismo. Todo ello en un entorno amigable, rodeado de profesores especializados y otros niños con necesidades semejantes. La verdadera igualdad consiste en dar a cada uno según su necesidad.

miércoles, 21 de diciembre de 2022

La verdad sobre la transexualidad

 

«Los padres que impidan a sus hijos mutilarse recibirán tratamiento psiquiátrico y serán juzgados»


Editado por Religión en Libertad el libro denuncia con datos y cifras que la operación cultural y política alrededor de la ley trans está basada en mentiras, invenciones y manipulación (Foto: Pixabay).

Carlos Novo, autor del libro Por qué las leyes trans ponen en peligro a los niños, editado por Religión en Libertad, denuncia con datos y cifras que la operación cultural y política alrededor de la ley trans está basada en mentiras, invenciones y manipulación.

Por qué las leyes trans ponen en peligro a los niños es un estudio sobre el fenómeno trans y sus consecuencias, especialmente entre los menores de edad, elaborado a partir de los datos científicos y los estudios sociológicos más rigurosos, justamente aquellos que quieren ocultar los lobbies LGTB y las feministas en el poder.

El libro se puede descargar gratuitamente en este enlace.

"El esfuerzo que ha hecho Religión en Libertad para que este libro sea gratuito y esté al alcance de todo el mundo es muy importante", señala Carlos Novo, "porque nos enfrentamos a una operación de manipulación de enorme envergadura frente a la que es vital estar bien informado. Ojalá hubiera más iniciativas parecidas, porque solo la información veraz y honesta y los datos reales y científicos nos pueden librar de las imposiciones trans."

Puedes descargar el libro de forma gratuita entrando en este enlace. 

-¿Cuál es el rasgo más peligroso de la ley trans?

-Toda la ley trans supone un inmenso riesgo. Por ejemplo, hace un daño inaudito a los menores, a los que puede dañar física y psicológicamente, y a sus familias, a las que condena al silencio y la impotencia. Es también una magna operación de manipulación ideológica, la ley trans es la formulación legislativa de una ideología mortífera. Supone también una suerte de secuestro de los menores, esta ley los sustrae de los padres para darles una autonomía peligrosa. Amparado por la ley, el Estado margina a los padres y permite que el menor de edad pueda cambiar de sexo con independencia de lo que opinen sus padres.

- El libro sostiene que estas leyes suponen un peligro real de muerte para los menores. 

- Y para los adultos. Ya hay muchos casos que así lo prueban. En España y en todos los países donde leyes similares están en vigor nos encontramos con padres cuyos hijos pequeños vuelven del colegio un día y dicen ser trans. Los niños cuentan que se han dado cuenta después de hablar con un profe, o que se lo ha dicho un activista de una organización LGTB que ha dado una charla en el colegio.

»Las madres y padres que se enfrentan a un caso así lo primero que hacen es tratar de que su hijo entre en razón, o buscan ayuda profesional, un psicólogo o un psiquiatra. Pero en esos casos el sistema se pone en marcha, aparta a los hijos de sus padres, que pueden acabar en el banquillo acusados de transfobia, y facilita a los menores el cambio de sexo, digan lo que digan sus padres.

»La hormonación consiguiente y todos los tratamientos que se aplican a estos niños destruyen sus cuerpos. Y la presión psicológica posterior ("puedes hacer lo que quieras", "tus padres no pueden impedírtelo", "los que necesitan ir al psicólogo son ellos"), quiebra sus mentes, mientras sus padres asisten impotentes a la destrucción de sus hijos.

»Siguiente paso, el quirófano, la mutilación. Y así, por medio de leyes de género como la ley trans y las leyes LGTB, convierten el futuro de los niños y jóvenes en un infierno permanente que, en más de una ocasión, termina en el suicidio. El libro está lleno de casos reales que corroboran todo este proceso.

- A tenor del gran número de niños y jóvenes que de repente se declaran trans, ¿podríamos decir que estamos ante una especie de moda? 

- Desde el Gobierno de nuestro país se está legislando para que los niños puedan decidir sobre su propia mutilación física, psíquica o las dos. Se está pervirtiendo el sistema educativo, alentando la homosexualidad y el cambio de sexo desde los primeros años de escolarización. 

»Y muchos medios de comunicación repiten y magnifican las consignas trans del poder. Grandes marcas comerciales y empresas punteras promueven campañas de publicidad que exaltan la ideología de género, la homosexualidad y lo trans y lo presentan como paradigma de la felicidad y la modernidad. La industria del cine y la televisión divulga constantemente productos trans y LGTB dirigidos a menores.

»No sé si el término "moda" encaja aquí, pero es evidente que hay un efecto contagio. Hace 10 años solo se declaraban trans unos pocos hombres adultos. Hoy son cientos de niños y adolescentes, sobre todo niñas. Y esto coincide con una presencia abrumadora de exaltación de lo trans y la homosexualidad en el sistema educativo y en todos los medios. No es casualidad.

»Y todo esto irá a más cuando se apruebe la ley trans. Lo van a tener muy mal los padres que quieran impedir que sus hijos se mutilen, serán sometidos ellos, no sus hijos, a tratamiento psiquiátrico o terminarán ante el juez acusados de maltrato infantil. Esto es algo que ya sucede en países donde leyes similares están ya en vigor.

- En el libro aparecen cifras sorprendentes y datos que no suelen publicarse. Por ejemplo, sobre el número real de personas trans.

- Entre 2012 y 2021 el número de personas que dicen ser trans no ha aumentado un 20, o un 30 o un 40 por ciento, no. Ha aumentado un 7.600 por ciento y eso solo en Cataluña, solo en cuatro provincias. ¿De verdad alguien puede creer que estamos ante un fenómeno real? ¿O es más bien una moda patrocinada por el poder? Porque de ninguna manera es creíble semejante incremento. 

- ¿De dónde salen estas cifras?

-Son cifras oficiales, es un estudio basado en el número de personas que han acudido a la sanidad pública para solicitar un cambio de sexo. Son las cifras oficiales de la sanidad pública, en este caso en Cataluña. 

»En 2012 acudieron a estos servicios 19 personas. En 2021 fueron 1.454. ¿Por qué de repente hay tantas personas que dicen ser trans? Y lo más preocupante y peligroso, ¿por qué en 2012 los que requerían estos servicios eran hombres mayores de 30 años y en cambio hoy son niños y adolescentes? Las leyes LGTB y trans son peligrosas para el cuerpo y para el espíritu. Son leyes que matan el cuerpo y el alma. 

- A juzgar por las muchas partidas presupuestarias destinadas a las políticas de género y trans en todas las administraciones, se diría que el colectivo de personas trans es muy numeroso y hasta el momento padece una persecución terrible.

- Hay cirujanos que presumen de haber mutilado a miles de menores de edad, aunque ellos lo llaman "transicionar" o cambiar de sexo. Y hay grupos de presión trans y LGTB que hablan de que hay decenas de miles de trans en España. El Ministerio de Sanidad, que es quien debería conocer las cifras reales, no ofrece ningún dato. El Ministerio de Igualdad se niega expresamente a evaluar el número real de trans en España. ¿Por qué? Si hay tantas personas trans y son tan maltratadas, ¿no reforzaría sus argumentos divulgar estos datos?

»Hay una investigación internacional desarrollada por 12 países que alcanzó la cifra de 95 millones de personas estudiadas. Es el estudio más amplio y completo realizado hasta la fecha. Pues bien, de esos 95 millones de personas, tan solo 4.355 eran transexuales entre los 12 países estudiados. Y en el caso de España, la cifra era de 500 personas.

»Casi no hay personas trans reales. Estamos ante una pseudo ideología impulsada desde el poder político, con la complicidad de amplios sectores económicos y culturales, y especialmente dirigida a los jóvenes y a los menores de edad.

- ¿Nos libraremos de todo esto si la ley trans finalmente no se aprueba?

- Los trámites legislativos están muy avanzados y no hay indicios verosímiles de que la ley vaya a retroceder. Pero el problema en España no es que se vaya a aprobar una ley trans nacional. El problema y el peligro es que, entre legislaciones trans y LGTB, en España hay nada menos que 19 leyes de este tipo.

»Y son leyes que han sido aprobadas en las comunidades autónomas gobernadas por los partidos mayoritarios, por el PSOE y por el PP, de modo que somos todos nosotros, los ciudadanos de a pie, los que tenemos ahora una gran responsabilidad, hemos de enfrentarnos a esta atrocidad legislativa. 

»De ahí la importancia de libros, artículos, reportajes, videos sobre todo esto, cualquier iniciativa que ponga negro sobre blanco el retroceso de civilización que supone la ideologia de género y sus leyes. Es fundamental apoyar y divulgar la información veraz, los hechos, los datos, los conocimientos científicos que desmontan las leyes de género. 

»Si usted dispone de esa información, por favor, compártala con su familia, con sus compañeros de trabajo, con sus amigos. Suscite conversaciones alrededor de estos asuntos, facilite datos. En definitiva, luche, combata la ideología de género en su entorno y presione a los políticos para que sientan que sus votantes les darán la espalda si no frenan esta legislación.

- Para combatir esta situación, usted insiste mucho en la necesidad de divulgar la verdad sobre las leyes de género y la ley trans y propone a los lectores que alerten a sus familiares y amigos y compartan la página de descarga del libro Por qué las leyes trans ponen en peligro a los niños.  

- No nos dejemos guiar por las apariencias. O por lo que el poder quiere que creamos. La realidad es que el futuro no está escrito y tampoco está en manos solamente de los políticos. Ninguno de ellos existe sin tu voto

Puedes descargar el libro de forma gratuita entrando en este enlace. 

 https://www.religionenlibertad.com/vida_familia/769456448/padres-impidan-hijos-mutilarse-recibiran-tratamiento-psiquiatrico-seran-juzgados.html

lunes, 19 de diciembre de 2022

El examen de la Guardia Civil

 Ha habido cierto escándalo porque quieren bajar la nota para aprobar de las mujeres en la Guardia Civil. La nota teórica, además. Con ello suponen que al parecer la mayoría de las mujeres no son lo bastante inteligentes para aprobar ese examen. Si fuera la prueba física se entendería más, aunque no fuera lógico. Quiero decir que es normal que muchas mujeres no pasen ese prueba. Pero no se le puede pedir a los criminales que las traten con una deferencia especial. 

Hay que ser una mujer muy fuerte o muy entrenada en artes marciales para poder detener a un criminal. No vale decirle: por favor, delincuente, deténgase y póngase Vd. mismo las esposas, que yo no puedo. Esa es la verdad de por qué muchas mujeres no aprueban la oposición a la Guardia civil, no la prueba teórica. Pero resulta que, como no pueden admitir la diferencia física, les ha dado por tomarlas por tontas. Es lo que pasa cuando niegas la naturaleza. 

Como ejemplo tengo una anécdota. Hace años vino a casa de mis padres una fontanera. Sabía bien cómo arreglar el grifo del baño teóricamente, pero no tenía la fuerza suficiente para dar vueltas a la rosca. Así que mi padre le tuvo que ayudar. A eso vamos.

viernes, 16 de diciembre de 2022

La natalidad en China

 

Puede parecer sorprendente que un país con más de 1.400 millones de habitantes tenga problemas demográficos, pero así sucede con el gran gigante asiático. Parece que desde 2021 ha entrado en recesión debido a que mueren más personas de las que nacen y el balance migratorio no llega a compensar las pérdidas del saldo natural. Al censo de problemas se une un fuerte desequilibrio en la distribución de los habitantes y sobre todo un acusado envejecimiento fruto de la baja natalidad y del aumento de la longevidad.
 
El presente y sobre todo el futuro se edifican sobre la evolución experimentada en la segunda mitad del siglo pasado. Desde que se fundó la República Popular en 1949 el Gobierno incorporó la población como un elemento más de su política planificadora. Con algún altibajo logró reducir la mortalidad general e infantil y actuó con decisión para rebajar la natalidad y la fecundidad de forma rápida e intensa. Las políticas chinas de control de los nacimientos han sido las más agresivas de cuantas se han llevado a cabo en el mundo. La primera campaña comenzó en los años 50 y se intensificó en la tercera bajo el lema Wan, Xi, Shao, es decir: matrimonios tardíos, intervalos más largos entre nacimientos y pocos hijos, en realidad solo uno desde 1979 . El balance de esa política fueron los 300 millones de abortos practicados, los 108 millones de mujeres esterilizadas y los 13 millones de niños que nacieron al margen de la ley.
 
La caída en picado de la fecundidad muy por debajo del nivel de reemplazo (2,1 hijos por mujer) hizo que en 2013 se aparcase la política del hijo único y se animase a las mujeres (y a los hombres) a tener un segundo hijo y más recientemente un tercero. Para ello se establecieron medidas de apoyo a las familias que incluyen desgravaciones fiscales, facilidades de acceso a la vivienda para las parejas jóvenes o servicios de guardería en condiciones ventajosas. Pese a lo cual no hubo reacciones significativas. En 2019 nacieron 14,6 millones de niños y 2021 cerró con solo 10,6 millones. Esta recaída hizo que 17 departamentos establecieran otras medidas entre las que se incluyen asistencia sanitaria pre y postparto, aumentos del periodo de baja maternal, protección de los derechos laborales de la mujer, nuevas ayudas para la vivienda o para sufragar los costes de la educación. Pero sigue sin haber una reacción positiva a favor de una mayor natalidad.
 
¿Qué está pasando? ¿Por qué China tiene hoy una tasa de fecundidad de tan solo 1,2 hijos por mujer?
Para empezar diré que no existe un contexto demográfico favorable, fruto de la evolución pasada. Hay pocos jóvenes entre 20 y 35 años debido a los reducidos nacimientos de la etapa 1985-2000 cuando regía la política del hijo único. Y particularmente hay menos mujeres en edad reproductiva ya que las parejas si solo podían tener (al menos oficialmente) un solo descendiente preferían un varón. El aborto selectivo fue una práctica habitual durante ese largo periodo malthusiano. Las mujeres en edad de procrear (15-49 años) cayeron de 379 millones en 2010 a 332 millones en 2022, lo cual redujo los matrimonios y el número de nacimientos. A estos factores de índole demográfica, hay que añadir las reticencias de los jóvenes a tener hijos o varios hijos. Un informe reciente realizado a estudiantes universitarios pone de manifiesto que cerca del 60 por ciento dice no querer tener descendientes o solo uno. Por tres, que es ahora lo recomendado, solo se inclina el 2.8 por ciento de los varones y el 1,6 por ciento de las mujeres y el resto muestra su preferencia por dos. Predilección no significa cumplimiento de ese deseo; con frecuencia los hijos habidos están por debajo de los anhelados (así ocurre en España, por ejemplo).
 
Los argumentos manejados por esos jóvenes no difieren apenas de los empleados en otros contextos. El más importante (43 por ciento) es el temor a no poder conciliar vida laboral y familiar. Le siguen otros motivos como las dificultades para sufragar los gastos asociados a la paternidad o el temor de las madres a que surjan complicaciones sanitarias durante el embarazo o el parto. También manifiestan una cierta preocupación por la salud de los bebés.
 
Así pues, China refleja una situación en el ámbito de la natalidad definida por una población joven en descenso, una reducción de la nupcialidad y una caída de las mujeres en edad de procrear. Los mimbres para una natalidad mejor no son buenos, pero es que además muchas parejas jóvenes se inclinan por no tener hijos o tener pocos. Los intentos del Gobierno por revertir la política del hijo único no están dando resultados, lo cual va a afectar seriamente al futuro demográfico del país que envejece aprisa y pronto va a comenzar a perder población.
 
  • Rafael Puyol es presidente de UNIR
  •  https://www.eldebate.com/opinion/en-primera-linea/20221130/que-chinos-no-quieren-tener-mas-hijos_76292.html

miércoles, 14 de diciembre de 2022

Fuera de casa

 No puedo decir que no lo esperaba, porque mis hijos buscaban piso hace tiempo, pero ha sido un poco repentino que lo encontraran a la vez. Mis dos hijas se han mudado juntas a Madrid y mi hijo a un pueblo de la sierra. Es lo que querían. Ya estaba acostumbrada a tener a las hijas fuera porque coincidieron un año, una en Alemania y otra en Francia, pero lo del chico es nuevo. Así que nos hemos quedado en visperas de Navidad solos en casa con el gatito.

La verdad es que soy la primera que me parece bien que se muden. En ese sentido siempre he tenido mentalidad germánica y pienso que los hijos tienen que vivir en su propia casa antes de los treinta. Pero llegado el momento, la verdad es que impresiona ver la casa tan vacía y tan silenciosa. Les he dicho que por lo menos tienen que venir a comer los domingos. Mi hijo viene todos los días un rato porque necesita el coche. De ese modo, el cambio no es tan radical.

lunes, 12 de diciembre de 2022

La energía limpia

 

«Limpio», como «inteligente», se ha convertido en el requisito previo de toda tecnología. Ambos son mitos.

 La tecnología inteligente es tecnología de vigilancia. No es más inteligente por sus cualidades inherentes, sino porque envía y recibe datos que le permiten ser «más inteligente» en la manipulación de los usuarios. La parte inteligente de la tecnología inteligente proviene de los seres humanos. Lo mismo ocurre con la parte estúpida, cuando las personas sacrifican su privacidad e independencia por los beneficios de la tecnología que se les está dando forma.

 La energía limpia es aún más un mito. La Ley de Aumento de la Inflación destina otro flujo de miles de millones a las formas ineficientes de generación de energía que el gobierno ha estado subvencionando durante más de 50 años porque alguna agencia publicitaria de Madison Avenue las calificó de «limpias».

 La energía es inherentemente limpia y sucia. Hacer que las fuerzas inherentes del universo sean útiles requiere extraer metal, talar árboles y convertir los combustibles fósiles en plástico para ensamblar máquinas. Una vez que esas máquinas están en funcionamiento, desprenden calor, porque «limpia» o «sucia», así funciona la segunda ley de la termodinámica. Ni siquiera Al Gore puede eludir la entropía y ni el panel solar más brillante, ni los aerogeneradores más elegantes, ni el Tesla que zumba suavemente, evitarán que la energía se desperdicie al ser transferida, almacenada o utilizada para hacer una cosa u otra a nivel local o nacional.

 La única energía verdaderamente eficiente proviene de criaturas bioluminiscentes como las luciérnagas. No las hemos creado y, a pesar de todos los alardes de los tecnócratas, no podemos duplicarlas.

 La energía limpia depende de enormes minas de tierras raras dirigidas por la China comunista que envenenan todo a su alrededor. Los aerogeneradores requieren enormes cantidades de madera de balsa que están deforestando el Amazonas. Ni las turbinas ni los paneles solares se reciclan cuando se estropean. Acaban en los vertederos y se convierten en residuos tóxicos. Respirar la fibra de vidrio de las turbinas eólicas cortadas o beber agua contaminada con metales pesados de los paneles solares es un grave peligro para la salud.

 Gran parte de la basura limpia que llamamos «reciclaje» también acaba en los vertederos. La diferencia entre la basura sucia y la limpia es que enviamos parte de la basura limpia a China o a países del tercer mundo donde se recicla en condiciones primitivas y luego se nos devuelve. Eso fue hasta que China tomó medidas contra los peligros tóxicos de la industria del reciclaje y empezó a rechazar gran parte de nuestra basura limpia, que ahora va a parar a vertederos igualmente limpios

 No hay nada ecológico en enviar cajas de pizza o botellas de coca-cola por medio mundo. Un artículo describía una ciudad china en la que se reciclaba plástico como una «zona muerta» sin «nada verde» en la que «láminas de cajas de plástico corrugado, viejos barriles de plástico y gigantescos charcos secos de plástico» se trituran, «se vierten en bañeras metálicas llenas de líquido limpiador cáustico» y luego el «exceso de basura y líquido limpiador» se «arroja a un pozo de residuos en las afueras de la ciudad».

 Ésa es la sucia realidad que se esconde tras el triángulo del reciclaje y los anuncios llenos de productos desechables de dibujos animados deseosos de ser reciclados en nuevos productos a instancias de niños dispuestos a ello.

La parte limpia de la energía limpia o de la basura no está en cómo se fabrica, sino en cómo la percibimos.

Un panel solar parece estéticamente más limpio que una planta de carbón. Un coche eléctrico emite un zumbido artificial de nave espacial mientras se desliza por la calle. Una turbina eólica brilla en blanco. Estas triviales impresiones superficiales que confunden la arquitectura con el proceso mantienen una estafa de un billón de dólares.

Los sistemas de energía solar y eólica se presentan como más naturales que cualquier otro tipo de energía porque la asociación con el sol y el viento los aísla de alguna manera de las sucias realidades de la termodinámica. El diseño y la marca de los paneles solares y las turbinas eólicas inculcan el mito de que son interfaces limpias para recibir esta mágica recompensa del cielo.

El neorromanticismo de los años 60 rechazó la revolución industrial. Cuando los niños de las flores se convirtieron en burgueses suburbanos, con trabajos en agencias de publicidad y organizaciones sin ánimo de lucro, querían una tecnología que mantuviera la misma ilusión de coherencia filosófica. En lugar de seguir sus principios, cambiaron el nombre de la revolución industrial para hacerla mucho más cara, menos eficiente e inaccesible para la sucia clase trabajadora. La nueva tecnología, como sus vidas suburbanas, sería moral y estéticamente limpia. Como la basura reciclada en China y devuelta en una reluciente botella de agua del grifo purificada, haría que lo sucio volviera a ser limpio.

Los idealistas creen que la vida es blanca y negra, sucia o limpia, y que ambas cosas pueden separarse absolutamente. El universo no entra en esas categorías tan nítidas. Sin embargo, la izquierda ha pasado dos siglos destrozando la sociedad en busca de una utopía limpia. La suciedad, los mineros del carbón, las fábricas y los hombres que trabajan para vivir apestan a opresión. Cuando la guerra de clases dio paso al neorromanticismo verde, la clase trabajadora fue abandonada por un futuro limpio postindustrial informatizado. Los trabajos sucios se subcontrataron a China mientras que la clase trabajadora se quedó con el Rust Belt y la metanfetamina. Estados Unidos iba a ser una nación limpia en la que todo el mundo se sentaba alrededor de un portátil Apple antes de subirse a sus coches eléctricos y salir de excursión. No se permitía fumar.

Pero, ¿qué es lo limpio? La vieja izquierda solía deplorar la confusión de la limpieza física y la moral, sólo para que la nueva izquierda cayera en ese error de todos modos. La nueva clase magistral dice a los mineros del carbón que aprendan a codificar o que instalen paneles solares. Al igual que las antiguas élites, su verdadera objeción es que son sucios. Los disparatados principios del ecologismo son los fetiches estéticos de la clase alta. Representan una sensibilidad cultural, no científica. Su vocabulario apesta a escapismo de las realidades de la vida, la tecnología inteligente, la energía limpia y la información almacenada en la «nube».

La tecnología no es mágica. La única inteligencia es humana, la única energía es sucia y la nube es un montón de servidores propiedad de una corporación global que se alimentan de plantas de carbón donde el ruido constante es tan fuerte que los empleados pueden sufrir daños auditivos.

El mito de lo limpio se alimenta de una evasión de la realidad. Ese escapismo tiene un alto precio, no sólo en los miles de millones desperdiciados y las vidas arruinadas por los trucos ecologistas, sino en toda la sangrienta historia de la izquierda, que es una larga huida de la realidad hacia la tiranía de los reyes filósofos...

(*) Este artículo ha sido originalmente publicado en inglés por la revista Front Page del Centro de la Libertad David Horowitz, y su autor, Daniel Greenfield, es becario de periodismo Shillman en dicho Centro 

https://rebelionenlagranja.com/noticias/el-mito-de-lo-limpio-por-daniel-greenfield-20221124

sábado, 10 de diciembre de 2022

El viaje a París de la señora Harris

 Una película preciosa que os recomiendo a todos. Trata de una mujer humilde que se encapricha de un vestido de Dior. No os cuento más, Tiene unas bonitas vistas de París, una historia aleccionadora y te deja un buen sabor de boca. Es una película sencilla, sin complicaciones y apta para toda la familia. Es una coproducción europea de varios países, entre ellos Hungría. La actriz protagonista resulta completamente convincente y todos actúan muy bien.

Da gusto ver cine así, sin argumentos enrevesados, ni exceso de acción ni tramas ideológicas prefijadas. Una película que además transcurre en la posguerra de la segunda guerra mundial y está muy bien ambientada. Y resalta valores como la fidelidad y la amistad, sin ser moralista. Además la trama de la alta costura resulta interesante para conocer mejor ese mundo. Ha sido una sorpresa muy agradable encontrar esta película tan especial.

viernes, 9 de diciembre de 2022

Demasiado es demasiado

Recuerdo que en uno de mis primeros blogs escribí una entrada muy emotiva sobre cómo apreciaba la llegada de inmigrantes a España, especialmente de los hispanoamericanos. Eso se debía a que mis padres estaban siendo muy bien cuidados por una pareja de ecuatorianos, que además los trataban con auténtico cariño y paciencia. Por aquel entonces, hace casi diecisiete años, estaban empezando a venir todavía las primeras remesas de la inmigración.

Después de este tiempo las cosas han cambiado y nuestros amigables primos lejanos van siendo sustituídos por jóvenes de bandas latinas, con machete en mano. En cuanto a los africanos, en un país con tres millones de parados, al no conseguir empleo muchos han recurrido a la delincuencia. Esto lo dicen los datos, no es opinión mía. Así que sintiendolo mucho ya no puedo celebrar que sigan viniendo inmigrantes en grandes cantidades, atraídos por el efecto llamada.

Lo que tuvo sentido en su momento ha dejado de tenerlo, y lo que fue positivo ha pasado a no serlo. 

 

miércoles, 7 de diciembre de 2022

Vergüenza en Qatar

 

Pasado el tiempo en el que las ideologías políticas corrieron con el papel de religiones de sustitución, caídos sus paraísos en cenagales que a toda mente sana avergüenzan, el espacio de las salvaciones mundanas lo vino a ocupar el fútbol. Así sucede siempre: los espacios que deja desiertos en alma humana una creencia extinta, viene a ocuparlos otra, de inmediato. Lo más habitual es que, en ese proceso, sea la degradación la que fije la pauta. Como bárbara superstición de masas, el fútbol pone en movimiento entusiasmos infantiles e índices de brutalidad que admiten pocas comparaciones. Lo que va a comenzar en estos días, al cobijo de una desalmada tiranía coránica en Qatar, va más allá de lo que podamos llamar un deporte o un entretenimiento. Es un culto a la barbarie, difícil de soportar para una mente ilustrada.
 
 
Qatar es una teocracia, asentada sobre la primacía del Corán y de la Umá, la ley islámica: que divide a los humanos en servidores de Alá y desechables infieles, cuyo valor no excede al de las bestias; que cuida al cincuenta por ciento femenino de su población como se pastorea a un costoso ganado que carece de potestad para decidir un destino propio y del cual no existen más dueños legítimos que sus amos masculinos; que juzga a los homosexuales dignos del presidio y, en el límite, de la muerte; que castiga con dureza el adulterio o la transgresión de normas alimentarias y vestimentarias. Una tierra de barbarie. Inmensamente rica, eso sí.
 
 
Y sí, Qatar es lo bastante rica como para corromper a jugadores, equipos, federaciones, selecciones de fútbol que aceptarán ejercer su deportivo espectáculo en condiciones que jamás osarían soportar en sus propios países. Nunca sabremos cuánto dinero negro se ha movido para pagar el buen oficio de los que han hecho posible la abominación que esta semana empieza en Qatar. Los campos de fútbol más esplendorosos fueron alzados en medio del desierto. Para ello fue necesaria una fuerza de trabajo emigrada de cuyo buen trato da razón la monstruosa cifra de quienes murieron en tan noble tarea: esos 6.500 contabilizados por The Guardian y a los que hace mención Amnistía Internacional. Los que el gobierno de Qatar, naturalmente, niega. ¿Y a quién le importan seis mil quinientos pordioseros, venidos de la India, Bangladesh, Sri Lanka, Nepal, Pakistán, para ser reventados al sol en el país de la opulencia?
 
 
En los tiempos más duros de los campos de concentración, los dirigentes del Tercer Reich se entretenían montando óperas con los reclusos de uno de aquellos centros de exterminio, elevado a la condición de escaparate del humanitarismo nacionalsocialista: Theresienstadt. Pasado el tiempo de los espectáculos, todos en aquel campo «modélico» murieron: allí mismo o en los otros mataderos a los que fueron derivados. Entre ellos, uno de los más grandes poetas del siglo XX, Robert Desnos. Pero la farsa, mientras duró, fue eficaz instrumento de propaganda. Y las fotos del Duque de Windsor, visitando sonriente Therezien en compañía jovial de su esposa y de los más altos mandatarios del nazismo, queda como apoteosis de la náusea.
 
 
Tal vez sólo este espectáculo de ahora, el que dan selecciones, dirigentes, federaciones, genuflexos todos ante los peores tiranos de nuestro tiempo, esté a la altura de aquel que alzó en los años treinta la Europa más homicida.
 
Más sobre Ucrania:  https://cesarvidal.com/la-voz/editorial/editorial-oskar-lafontaine-revela-la-verdad-de-la-guerra-de-ucrania-29-11-22

lunes, 5 de diciembre de 2022

Nacionalismo

Ahora hace aproximadamente quince años de que escribí el artículo que más problemas públicos me ha dado con diferencia. Recuerdo que escribía en el blog de una revista y se me ocurrió decir que la endogamia no es nada positivo ni aconsejable. Me refería a la predilección de los nacionalistas por tener ocho apellidos vascos o catalanes. Eso significa que probablemente se han casado entre parientes cercanos, lo cual produce defectos genéticos y enfermedades. 

De hecho, eso es un gran problema en países como Islandia donde el riesgo de cáncer es muy superior a la media, debido a la falta de variedad genética.. El país Vasco con apenas dos millones de habitantes, de los cuales casi un tercio son de origen extranjero, principalmente africanos, tiene un problema de relevo generacional importante. El cual se ha agravado por los doscientos mil vascos que están en el exilio a causa del nacionalismo. 

Por eso me acordé del tema cuando escuché este podcast de César Vidal. A mí me llamaron de todo excepto bonita por ese artículo. De hecho tuve que cerrar el blog.  Ahora tengo una sensación de victoria amarga al saber que el nacionalismo está en vías de extinción natural:  https://cesarvidal.com/la-voz/editorial/editorial-el-fin-de-euskadi-17-11-22

 

viernes, 2 de diciembre de 2022

Lo que esconde la Agenda 2030

 

Es de agradecer que no se escondan, que a pesar del pin arcoíris y el lenguaje almibarado no tengan reparos en reconocer que su plan es el de someter (ellos dicen salvar) a la población mundial. La Agenda 2030 se presenta como “un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que también tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia”. Si fuera así, ¿quién se podría oponer? Bonitas palabras que revelan no sólo una ambición desmedida sino el anhelo del superhombre, del individuo que sustituye a Dios para dominarlo todo imponiendo la religión climática, el dogma de género o el multiculturalismo.

Naturalmente nada de esto se ha votado en la Carrera de San Jerónimo ni se le ha ocurrido a ninguno de nuestros políticos por mucho que el Gobierno promueva la agenda a través de un ministerio creado ad hoc. Son imposiciones que elaboró un puñado de burócratas -reunido Dios sabe dónde- para despojar de soberanía a unas naciones cuyos parlamentos cada vez deciden menos y obedecen más. 

El núcleo de la Agenda 2030 y su vocación colonizadora en los campos económico, social y ambiental viene explicado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Son 17 puntos que “constituyen un llamamiento universal a la acción para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y mejorar las vidas y las perspectivas de las personas en todo el mundo”. Entre estos fines conviene profundizar en los que, obviando el nombre elegido expresamente para generar confusión, esconden prohibiciones que afectan a la vida cotidiana de millones de personas en todo el mundo:

1. Fin de la pobreza. “De aquí a 2030 erradicar para todas las personas y en todo el mundo la pobreza extrema”. Lo inquietante es comprobar cómo aspiran a tal meta. “Crear marcos normativos sólidos en los planos nacional, regional e internacional, sobre la base de estrategias de desarrollo en favor de los pobres que tengan en cuenta las cuestiones de género, a fin de apoyar la inversión acelerada en medidas para erradicar la pobreza”. Esto es muy significativo, ya que aquí se reconoce explícitamente que para dejar de ser pobre hay que aceptar la ideología de género. También meten la cuña del cambio climático: “Fomentar la resiliencia de los pobres y las personas que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad y reducir su exposición y vulnerabilidad a los fenómenos extremos relacionados con el clima y otras perturbaciones y desastres económicos, sociales y ambientales”. Es decir, para la Agenda 2030 saldrá de la pobreza quien acepte que la biología no determina el sexo o quien demuestre su sensibilidad con el clima cambiando el coche por un formidable patinete.   

2. Hambre cero. “Asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos y aplicar prácticas agrícolas resilientes que aumenten la productividad y la producción, contribuyan al mantenimiento de los ecosistemas, fortalezcan la capacidad de adaptación al cambio climático, los fenómenos meteorológicos extremos, las sequías, las inundaciones y otros desastres, y mejoren progresivamente la calidad de la tierra y el suelo”. Nuevamente se supedita el fin de la pobreza a cuestiones ajenas como el cambio climático: si quieres pan debes renunciar al coche o a viajar. Si no comes carne no es porque seas pobre, sino porque eres sensible y resiliente al cambio climático. 

3. Salud y bienestar. “De aquí a 2030, garantizar el acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva, incluidos los de planificación familiar, información y educación, y la integración de la salud reproductiva en las estrategias y los programas nacionales”. El eufemismo ‘salud sexual y reproductiva’ ya sabemos lo que significa: aborto y cambio de sexo. “De aquí a 2030, reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles mediante su prevención y tratamiento, y promover la salud mental y el bienestar”. O sea, aplicación de la eutanasia. “De aquí a 2030, reducir a la mitad el número de muertes y lesiones causadas por accidentes de tráfico en el mundo”. Si se logra prohibir la circulación de vehículos, ¿cómo no van a lograr menos muertes? ¿Acaso no presumió Pedro Sánchez de la reducción de crímenes en España cuando nos encerró en casa ilegalmente?

4. Educación de calidad. “De aquí a 2030, asegurar que todos los alumnos adquieran los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para promover el desarrollo sostenible, entre otras cosas mediante la educación para el desarrollo sostenible y los estilos de vida sostenibles, los derechos humanos, la igualdad de género, la promoción de una cultura de paz y no violencia, la ciudadanía mundial y la valoración de la diversidad cultural y la contribución de la cultura al desarrollo sostenible”. A lo ya comentado sobre la prohibición de la carne o el coche por ir contra “un estilo de vida sostenible” o la aceptación de la ideología de género, se suma ahora la recepción de inmigración masiva como algo inevitable que beneficiará al país de acogida. La realidad, sin embargo, son guetos como Molenbeek o ciudades arrasadas por la violencia y la inseguridad como Badalona. 

5. Igualdad de género. “Lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y las niñas […] eliminar todas las prácticas nocivas, como el matrimonio infantil, precoz y forzado y la mutilación genital femenina”. Este objetivo es absolutamente loable, sin embargo, es un oxímoron si en la misma agenda se favorece la inmigración masiva de culturas que practican los matrimonios forzosos o la mutilación genital. La defensa de la mujer o el feminismo -sorprendente aliado hoy del islam- es incompatible con quienes consideran a la misma inferior.

6. Agua limpia y saneamiento. Así sea.

7. Energía asequible y no contaminante. “De aquí a 2030, aumentar considerablemente la proporción de energía renovable en el conjunto de fuentes energéticas […] Garantizar el acceso a una energía asequible, fiable, sostenible y moderna para todos”. Toda esta hojarasca verde se traduce en asfixiar al contribuyente con impuestos “para la sostenibilidad energética” al tiempo que se combate la energía hasta el momento más eficaz y barata: la nuclear.

8. Trabajo decente y crecimiento económico. “Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos”. Inclusivo y sostenible son eufemismos que traen de la mano la desindustrialización del país donde se apliquen políticas que fomenten, por ejemplo, energías no rentables y se ataque sectores como la agricultura, la pesca o la ganadería.   

9. Industria, innovación e infraestructura. “Promover una industrialización inclusiva y sostenible”. Ídem.

10. Reducción de las desigualdades. “De aquí a 2030, potenciar y promover la inclusión social, económica y política de todas las personas, independientemente de su edad, sexo, discapacidad, raza, etnia, origen, religión o situación económica u otra condición”. Políticas de cuota, es decir, imposición de colectivos en puestos de responsabilidad sepultando el mérito y el esfuerzo.

11. Ciudades y comunidades sostenibles. “De aquí a 2030, asegurar el acceso de todas las personas a viviendas y servicios básicos adecuados, seguros y asequibles y mejorar los barrios marginales”. Imposible lograr la seguridad en los barrios cuando se favorece el efecto llamada a la inmigración ilegal de culturas que no se adaptan a la nuestra.

12. Producción y consumo responsables. “De aquí a 2030, asegurar que las personas de todo el mundo tengan la información y los conocimientos pertinentes para el desarrollo sostenible y los estilos de vida en armonía con la naturaleza”. Estos estilos de vida pasan por poner trabas al consumo de carne o prohibir la circulación de coches en los centros de las ciudades.

13. Acción por el clima. “Incorporar medidas relativas al cambio climático en las políticas, estrategias y planes nacionales”. Más de lo mismo: desindustrialización, cruzada contra la energía nuclear, la ganadería, transportes como el coche o el avión y, como consecuencia, contra el turismo. 

14. Vida submarina. “De aquí a 2025, prevenir y reducir significativamente la contaminación marina de todo tipo, en particular la producida por actividades realizadas en tierra, incluidos los detritos marinos y la polución por nutrientes”. Las medidas para reducir la contaminación la pagarán las pequeñas explotaciones de pescadores y la pesca artesanal, que en muchos casos desaparecerán. Las grandes multinacionales sí podrán afrontar los exigentes requisitos, por lo que una vez más se demuestra que la Agenda 2030 está hecha para favorecer la expansión de las grandes multinacionales y el fin del pequeño comerciante.    

15. Vida de ecosistemas terrestres. “Proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad”. Sectores como la ganadería, la agricultura y la caza se ven perjudicados por  restricciones en la producción, la competencia desleal foránea o limitaciones como la propia práctica. 

16. Paz, justicia e instituciones solidarias. “Ampliar y fortalecer la participación de los países en desarrollo en las instituciones de gobernanza mundial”. Aquí se reconoce sin ambages el objetivo de todo el plan: someter a la población mundial a los dogmas de la agenda.

17. Alianzas para lograr los objetivos. “Fortalecer los medios de implementación y revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible”. El último punto es un resumen de que la agenda es una imposición con aspiración mundial.

Javier Torres

 https://gaceta.es/actualidad/los-17-mandamientos-eufemismos-de-la-agenda-2030-para-someter-a-la-poblacion-mundial-20211009-0200/

La agenda 2030 y el consumo de drogas: https://cesarvidal.com/la-voz/editorial/editorial-la-agenda-globalista-impulsa-el-consumo-de-drogas-20-10-22

Claro como el agua

 Se dice de algo que es evidente. Aunque no se use para eso, yo prefiero a las personas claras como el agua. En el buen sentido y el malo. E...