martes, 1 de diciembre de 2020

Lo que sea, sonará

 Otra de las frases que he oído mucho. Me recuerda a un comentario que recibí el otro día sobre que no está en nuestra mano prevenir los problemas. Ni siquiera sabemos si podremos celebrar estas navidades. O si lo haremos sólo con la familia directa. La verdad es que a mí eso no me molesta demasiado porque no soy amiga de las grandes concentraciones familiares ni de trasnochar. Pero mis hijos supongo que sí echarán de menos ver a sus primos porque casi no los ven durante el año.

Claro que realmente eso es un problema que tiene poco que ver con el covid. En enero llegarán las vacunas y yo desde luego no pienso ponermela pero me temo que mi familia sí lo hará y es su decisión. Nos espera un largo invierno. Por fortuna mi hija mayor piensa venir algunas semanas si la pandemia lo permite y la pequeña unos cuantos días. Mientras podamos seguir saliendo a la calle y no cierren los comercios al menos espero que podamos evitar la ruina.

Un video de Agustín Laje sobre Maradona: https://www.outono.net/elentir/2020/11/27/un-argentino-critica-el-mito-de-maradona-y-denuncia-la-hipocresia-de-las-feministas/?fbclid=IwAR09r5c9laGfQ9LdlJbY-A_GfL3IEZWOfDx3Kk1IB_KZFcrzoF9P0U_EcwU

viernes, 27 de noviembre de 2020

Esto es pan para hoy y hambre para mañana

 Es una de las frases preferidas de mi madre, que en paz descanse. Se refiere a una decisión que soluciona algo de forma temporal pero no a largo plazo. Mi madre era un dechado de sabiduría popular y sus dichos forman parte de mi vida. Me ha costado mucho asumir su ausencia, hace ya cinco años. Mis padres eran los pilares de mi vida y yo los admiraba muchísimo porque representaban todos los valores de este mundo que ya no existe. Me temo que yo no he conseguido conservarlos ni transmitirlos a mis hijos como ellos. 

Llevo una racha de despedidas porque poco después mi hija mayor se fue a vivir a Alemania y hace tres meses que se ha ido la pequeña a Francia, pero me parece un siglo. Desde entonces vivo en el hoy y ya no hago planes para el futuro, más ahora con la pandemia que nos tiene a todos en vilo. Pero me temo que soy bastante pesimista con el avenir porque, como dice la frase, parece que nos estamos centrando en los problemas actuales postergándolos para el día de mañana.

Os dejo otro editorial de César Vidal sobre el coronavirus: https://cesarvidal.com/la-voz/editorial/editorial-cui-prodest-24-11-20#disqus_thread

lunes, 23 de noviembre de 2020

El aislamiento y las clases

 Como ya sabéis voy a clase de francés una vez a la semana. Resulta que han separado los pupitres, abren la ventana y además llevamos mascarilla. Con todo ello resulta que nos oímos bastante mal, y sobre todo a mí porque tengo un timbre de voz agudo. Así que la profesora no me entiende bien y me parece que eso le molesta. Yo no puedo hacer nada por evitarlo, más que intentar gritar lo más posible. En la última clase casi no nos entendimos. Los demás tenían que repetirle lo que decía.

Entre eso y que el horario es muy incómodo, la verdad es que me estoy planteando si seguir el próximo trimestre. Es una lástima porque la clase me gusta mucho y la profesora es buena, pero empiezo a no disfrutar de la enseñanza por culpa del aislamiento y las condiciones complicadas en que estamos. Voy a probar un par de clases más hasta fin de trimestre y ya lo pienso. Porque la verdad es que me cuesta bastante dinero para no aprovecharlo bien.

sábado, 21 de noviembre de 2020

Ven al cine

 Hemos ido al cine a ver Desafío total de nuevo y nos ha encantado. Estábamos solos en la sala. Una pena. Como sigan así tendrán que cerrar.

jueves, 19 de noviembre de 2020

Otro video interesante

 Como veo que os ha gustado Agustín Laje, os traigo otro enlace:

https://www.youtube.com/watch?v=IOPCbzOs6GI&feature=share&fbclid=IwAR164VX1SpQ-KBP1R1vujipckry0BLWRH4E6JdskoBUsb71Gm674FHw-9c0

martes, 17 de noviembre de 2020

Conspiraciones

Más de una vez me han dicho que soy una conspiranoica y supongo que es cierto. Pero no lo puedo evitar. Me encantaría ser de esas personas que se creen a pies juntillas todo lo que dicen en los medios. Sería mucho más feliz sin duda.  Pero desde niña siempre he cuestionado todo lo que oía y he necesitado sacar mis propias conclusiones. Cuando vivía el Papa Juan Pablo II yo estaba encantada con el, aunque nunca he sido parroquiana. Fue ver al Papa Francisco y desde el primer momento no me gustó nada. Luego el tiempo no ha hecho más que confirmar mi primera impresión. 

Respecto a la enfermedad también he sentido desde el principio que algo no cuadraba. Ni el confinamiento, ni las mascarillas, ni las pruebas pcr. Por eso empecé a buscar en internet y encontré exactamente lo que buscaba. Preferiría pensar que estoy equivocada y que todo funciona como nos lo cuentan, pero lo siento porque no puedo cambiar mis pensamientos. La policía del cerebro todavía no se ha inventado y mientras tanto yo no puedo evitar pensar lo que pienso. También sobre la ideología de género, el aborto, la eutanasia y el nuevo orden mundial. Soy una rebelde del siglo XXI.

Os recomiendo este video:  Agustín Laje. La generación idiota: https://www.youtube.com/watch?v=pPdBEr8mlqs&feature=share&fbclid=IwAR3JODG9KaYV1T42dBFGE_pWy-G8JC42WImYeX3xvwpdDWg1Y6Wof6wVHDE




sábado, 14 de noviembre de 2020

Vacunas transgénicas

 Hay mucha euforia últimamente por la llegada de la primera vacuna para el covid 19. Pero no se trata de un virus debilitado como era antes, sino que se trata de una vacuna de arn mensajero, es decir, que actúa sobre el material genético. Esto es como el maíz transgénico, que soporta mejor el frío, pero cuando es modificado ya no se llama con el mismo nombre porque no es la misma planta. De ese modo, si yo me vacuno debería pasar a llamarme Susana dos porque ya no sería el mismo ser humano.

Las consecuencias a largo plazo de este experimento no se conocen porque nunca se había hecho antes en personas. Hay quien dice que puede provocar cáncer. Lo que resulta relativamente fácil es que una vacuna produzca esterilidad. Basta con añadirle un poco de progesterona a la fórmula. Por estas razones yo desde luego no pienso vacunarme si puedo evitarlo, pero cada cual naturalmente es muy libre de correr sus propios riesgos. Al menos es importante que se conozcan.

Más información sobre maiz trangénico: http://revista.seaic.org/extraalergianoviembre2001/137-157.pdf

martes, 10 de noviembre de 2020

Nido vacío

Como ya os he contado, tengo una hija viviendo en Alemania y otra en Francia. Eso no me tiene nada tranquila, ahora que resulta que es peor la situación del virus en Europa que en España. El caso es que yo conservaba la esperanza de que volvieran a España algún día, especialmente la pequeña que sólo iba de erasmus. Pero el otro día me dijo que si consigue trabajo pensaba quedarse a vivir en Francia. La mayor ya lleva tres años trabajando allí y vive con su novio.

En cuanto a mi hijo, la verdad es que se pasa media semana en casa de su novia, aunque no se puede mudar porque no tiene trabajo. Total, que nos encontramos en la temida situación de nido vacío. Parece que fue ayer cuando pasábamos el día todos juntos en casa y me temo que ya forma parte del pasado. Cuando veo la habitación de mis hijas pienso que ya no van a volver a vivir con nosotros, y es bueno que así sea, pero cuesta asumirlo. El tiempo pasa inexorablemente.

viernes, 6 de noviembre de 2020

Culpabilizando

 Me prometí no hablar más del tema pero no puedo callarme cuando veo que se está echando la culpa de la pandemia a los jóvenes, los niños y los hosteleros en general. Una enfermedad infecciosa como su nombre indica tiende a contagiar la mayor cantidad de gente posible y es muy difícil de controlar, más que nada porque los virus son infinitesimales y caben por cualquier sitio. Así que nadie se contagia por gusto ni va difuminando la enfermedad conscientemente. Simplemente es lo natural.

Además, la mejor forma de estar inmunizado es precisamente salir a la calle a tomar el aire y el sol y relacionarse con otras personas. Si alguien prefiere quedarse en casa es muy libre pero no está bien hacer de juez de sus vecinos sólo porque quieren mantener una vida normal. Parece que estuviéramos en un país comunista con todo el mundo acusando a  los demás. Y sobre todo, no está bien hacerles sentir culpables a los niños por querer ir al parque, como si quisieran matar a sus abuelos. Eso es demasiado.

martes, 3 de noviembre de 2020

Vida de gato

Cuando me levanto por la mañana, desayuno y voy al cuarto de estar y me paso una hora y pico con el gatito, mimándolo porque si no no come. Cuando ya está satisfecho, se va a mirar por el balcón y yo aprovecho para irme a la compra. A la vuelta, sobre las doce, mi gatito decide que es hora de dormir y se va a la silla del despacho, que da el solecito. Allí se queda mínimo hasta las seis de la tarde y a veces más. Luego vuelve al cuarto de estar con nosotros.

En verano se tumba en el suelo porque tiene calor, pero el resto del año se acomoda sobre nuestro regazo por turnos. Así pasamos hasta la hora de dormir, si no salimos un rato de paseo mientras, viendo la tele. Cuando nos vamos a la cama lo dejamos en el cuarto de estar porque si no se sube a nuestra cama y no nos deja dormir.  No sé lo que hace por la noche, pero por la mañana me lo encuentro en la caja sobre la mesa que es donde le gustar estar el resto del día. Y así nos acompañamos mutuamente.

Lo que sea, sonará

 Otra de las frases que he oído mucho. Me recuerda a un comentario que recibí el otro día sobre que no está en nuestra mano prevenir los pro...