El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar.

lunes, 27 de junio de 2022

Victoria pro vida en EE.UU.

 

Los jueces decidieron por 6 a 3 que sea cada estado el que decida su regulación legal

El Tribunal Supremo de Estados Unidos anula Roe vs Wade: histórica victoria provida

Manifestantes provida en Washington.
Manifestantes provida celebran ante el Tribunal Supremo la sentencia que deja de amparar constitucionalmente el aborto en Estados Unidos.

TAGS:

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha anulado la sentencia Roe vs Wade que en 1973 legalizó el aborto en el país, y que ha costado la vida aproximadamente a 60 millones de seres humanos muertos antes de nacer. También ha anulado la sentencia de 1992 Casey vs Planned Parenthood, que había confirmado en 1992 la doctrina de Roe vs Wade.

Cambio radical

Según la sentencia dada a conocer este viernes en el caso del estado de Mississippi contra un abortorio (Dobbs vs Jackson Women's Health Organization), "el aborto supone una profunda cuestión moral. La Constitución no prohibe a los ciudadanos de los estados regular o prohibir el aborto. Las sentencias Roe y Casey se arrogaron esa autoridad. Ahora anulamos esas sentencias y devolvemos dicha autoridad al pueblo y a sus representantes electos".

La sentencia ha obtenido 6 votos favorables y 3 contrarios.

El ponente ha sido el juez Samuel Alito y su sentencia apoyada por los jueces Clarence Thomas, Neil Gorsuch, Brett Kavanaugh y Amy Coney Barrett. El juez presidente del Tribunal, John Roberts, apoyó la decisión pero con un voto particular propio. En contra de la sentencia se pronunciaron los jueves Stephen Breyer, Sonia SotomayorElena Kagan.

El borrador de la sentencia fue filtrado a principios de mayo, algo insólito en la historia del tribunal, en lo que se interpretó como una maniobra de presión sobre los jueces provida, quienes, de hecho, desde entonces han sido reiteradamente acosados en sus domicilios, lo que incluye un intento de asesinato contra el juez Kavanaugh a principios de junio.

La anulación de Roe vs Wade es la mayor victoria legal provida conseguida en cualquier país occidental desde hace setenta años, cuando el aborto empezó a ser despenalizado primero, y luego afirmado como un derecho de la madre. Esta victoria solo ha sido posible gracias a que durante su presidencia Donald Trump pudo designar tres jueces con mayoría suficiente en el Senado para ser refrendados. Los escogió entre magistrados considerados "originalistas", es decir, inclinados a interpretar la Constitución según su sentido original, y no según las ideologías imperantes en cada momento.

Los grupos abortistas han anunciado una "noche de ira" para llevar la violencia a las calles en protesta por esta sentencia, como ya ha sucedido desde que se filtrara el borrador.

Ya se están salvando vidas

La sentencia en sí no implica la prohibición del aborto, aunque deja de estar amparado por la Constitución. Los estados (es decir, "el pueblo" y "sus representantes", según la sentencia Dobbs vs Jackson) son ahora los que decidirán si es una práctica legal tan amplia como hasta ahora (así lo han anunciado ya, por ejemplo, California y Nueva York) o si es regulada a ciertos casos o incluso ilegal en cualquier circunstancia.

De hecho, se espera que al menos 26 estados prohíban todos o la mayoría de los abortos, mientras que 24 lo mantendrán legal sin apenas restricciones, como amparaba Roe vs Wade.

Veintiún estados disponían ya de leyes o enmiendas constitucionales preparadas para entrar en vigor y prohibir o limitar el aborto en cuanto dicha sentencia fuese anulada. En el caso de Kentucky, Luisiana y Dakota del Sur podría ser inmediato, y en el caso de Idaho, Tennnessee y Texas esas disposiciones entrarían en vigor treinta días después a partir de hoy. Otros estados que podrían seguir esos pasos son Alabama, Arizona, Arkansas, Georgia, Iowa, Michigan, Mississippi, Missouri, Dakota del Norte, Ohio, Oklahoma, Carolina del Sur, Utah, Virginia Occidental y Wisconsin.

Y las primeras vidas se están salvando ya horas después del anuncio, pues en virtud de esas leyes de aplicación inmediata, algunos abortorios han dejado ya de practicar abortos, según ha informado Sarah McCammon, de la radio pública NPR.

Las razones del Tribunal

Roe vs Wade fue una sentencia que se basó en un caso falso, alegó datos insostenibles sobre el origen de la vida humana y estaba considerada, incluso por partidarios del aborto, como una chapuza jurídica.

Dobbs vs Jackson, por el contrario, hace un examen puramente jurídico de las razones que podrían amparar el aborto en una Constitución que "no hace ninguna referencia expresa al derecho a obtener  un aborto".

"Guiado por la historia y la tradición, componentes esenciales del concepto de 'ordenación de la libertad' característico de nuestra nación", dicen los jueces, "el Tribunal entiende que la 14ª Enmienda claramente no ampara el derecho al aborto". 

Y explican por qué: "Hasta finales del siglo XX no había apoyo en la ley estadounidense para un derecho constitucional al aborto. Ninguna constitución de ningún estado había reconocido ese derecho. Hasta pocos años antes de Roe vs Wade, ningún tribunal estatal ni federal había reconocido ese derecho. Tampoco ningún manual académico. De hecho, el aborto llevaba tiempo siendo un delito en todos los estados. Según la common law, el aborto era un delito al menos en algunos estadios del embarazo y estaba considerado ilegítimo y podía tener graves consecuencias en todos los estadios. La ley estadounidense siguió la common law hasta que una ola de restricciones en el siglo XIX fue expandiendo la responsabilidad criminal por el aborto. Cuando se aprobó la 14ª Enmienda, tres cuartas partes de los estados consideraban el aborto como un crimen en cualquier momento del embarazo. Este consenso continuó hasta que llegó la sentencia Roe vs Wade. Esta sentencia ignoró o tergiversó esta historia, y la sentencia Casey rehusó reconsiderar el erróneo análisis histórico de la sentencia Roe".

El varapalo legal de los jueces de 2022 a los de 1973 es, pues, contundente.

 https://www.religionenlibertad.com/eeuu/107520650/El-Tribunal-Supremo-de-Estados-Unidos-anula-Roe-vs-Wade-historica-victoria-provida.html

viernes, 24 de junio de 2022

Un hito

 Vengo a celebrar mis cuarenta seguidores, 5000 comentarios y 40000 vistas de este blog en casi dos años. No es que sean números espectaculares, pero es mi noveno blog en dieciséis años. Lo que empezó como un hobby y se ha convertido en una ocupación. Ahora creo que por fin me puedo considerar una escritora. Aunque soy incapaz de escribir ficción. Sería más bien una ensayista. No sé si alguien tan limitado se puede considerar profesional. Sería como pintar cuadros sólo con modelo.

Todo en mi vida ha resultado estar un poco inacabado. Mis estudios, mi trabajo de secretaria, mis aprendizajes de idiomas. Aunque he avanzado mucho en ese sentido, me temo que nunca llegaré a dominar el francés y el alemán. Mis capacidades se han reducido. Tampoco voy a ser ya una gran cocinera, o jardinera o lectora. Creo que hay un tiempo para cada cosa y el mío ya ha pasado. Así que me conformo con poder seguir con estas actividades como hasta ahora.

miércoles, 22 de junio de 2022

Causas del abismo de la natalidad

 

La causa del hundimiento demográfico no es económica, es cultural

Abismo de la natalidad: la «estupidez» de comparar a los niños con las cosas y los estilos de vida

Recién nacido.
Cada niño que nace es una riqueza incomparable, pero la cultura contemporánea lo degrada poniéndolo a competir con minúsculos intereses personales o formas artificiales de vida. Foto (contextual): Marcin Jozwiak / Unsplash.

El hundimiento de la natalidad en Occidente es abismal y sus consecuencias cataclísimas, pero en particular en los países que baten récords negativos, como España o, con problemática similar, la Italia a la que se refiere Caterina Giojelli en un interesante alegato publicado por Tempi.

Descenso de la natalidad: sin la familia, impera la estupidez de comparar a los niños con las cosas y los estilos de vida

Descenso de la natalidad: o nos hemos rendido o no nos explicamos la indiferencia colectiva -cuando no la reacción histérica de las amazonas "sin hijos"- ante la desaparición de los niños en Italia. En 2020 había 5,1 ancianos por cada niño. Y dábamos la alarma de la "extinción masiva" debido al cambio climático. En 2021, nos quedamos por debajo del umbral de los 400.000. Y hablábamos de la maternidad "heredada del patriarcado". En 2050 tendremos 5 millones de italianos menos, perderemos 2 millones de jóvenes y poco más de uno de cada dos italianos estará en edad de trabajar y tendrá que hacerse cargo de todos los menores de 20 años y los mayores de 66. Y nosotros, discutiendo sobre el aborto, el fin de la vida, la superpoblación.

El descenso de natalidad, la alarma más frustrada

El descenso de natalidad es la alarma más escuchada y más frustrada en Italia: no faltan las metáforas (la última circuló con motivo de los Estados Generales sobre la natalidad [iniciativa social para fomentar la natalidad] a mediados de mayo: "En 2050 desaparecerá una región del tamaño del Véneto"); no faltan los llamamientos a invertir la tendencia, actualizados puntualmente por el presidente del ISTAT [Instituto Nacional de Estadística], Gian Carlo Blangiardo; no falta la lista de desastres a los que nos dirigimos, denunciada por el demógrafo Alessandro Rosina; no falta un Papa que no tiene pelos en la lengua ("Italia, Europa y Occidente están empobreciendo su futuro" y "Esta es una nueva pobreza que me asusta. Es la pobreza generadora de los que descartan el deseo de felicidad que tienen en su corazón, de los que se resignan a diluir sus mayores aspiraciones, de los que se conforman con poco y dejan de esperar algo grande").

No faltan los llamamientos del presidente de la República o de un ministro de Educación preocupado porque dentro de veinte años "ya no podrá formar la primaria", médicos como los de la Sociedad Italiana de Reproducción Humana que denuncian el riesgo de "extinción si no se actúa ahora. Es fundamental promover la cultura de la fertilidad y la reproducción entre los jóvenes".

Nacimientos en Italia: 1946-2018.

Nacimientos en Italia: 1946-2018.

Tampoco a Elon Musk se le escapó una infografía del ISTAT que le presentó un analista de datos en Twitter y que muestra la caída en picado de la natalidad, que ha descendido desde la postguerra hasta 2021 por debajo de los 400.000 nacidos. "Italia dejará de tener población si estas tendencias continúan", es el comentario, que se ha hecho viral, del jefe de Tesla.

Mujeres estresadas, jóvenes con miedo a procrear

¿Es esto una tragedia? Se lo pregunta, por último, el Sole 24 Ore, señalando el "discurso paradójico" de "luchar para que las mujeres trabajen a tiempo completo, sean económicamente independientes, se eduquen, cultiven sus aficiones y se mantengan en forma" y, al mismo tiempo, pedirles "que sean resilientes. Pero ¿también queremos que estén verdaderamente serenas?". Según el Sole, la "resiliencia" se traduce en "una presión para (puesto que puedes, tienes que intentarlo) ser capaz de hacer todo lo mejor que se pueda, y ser feliz por esta increíble capacidad que la naturaleza te ha otorgado genéticamente (falso, por cierto). Solo que entonces, si algo se escapa -y con los niños y los jóvenes es fisiológico que algo se escape-, aparece el sentimiento de culpa, personal y social". Estamos hablando de natalidad.

Por supuesto, no estamos en los Estados Unidos woke, donde el sueño de un mundo postpaternidad preconizado por la escritora Sophie Lewis [defensora de "abolir la familia"] en su libro Subrogación total ya. El feminismo contrra la familia (donde define la familia como una microfábrica de deudores que apesta y el embarazo como algo contra lo que hay luchar), parece haber encontrado un extraño humus en los millennials, con el sueño ya no de una familia sino de una especie de comuna sin llantos de niños, conflictos ni emisiones.

Viejas dificultades, nuevas "sin hijos"

Si bien es cierto que al otro lado del océano la batalla de las mujeres se ha trasladado a los jóvenes, que piden en masa la extirpación de las trompas y la vasectomía por considerar "moralmente incorrecto" tener hijos que contaminarán y sufrirán el racismo, aquí en Italia el foco está en la falta de "madres potenciales". Una escasez en parte atribuible al declive demográfico iniciado entre el 76 y el 95, en parte a las dificultades "habituales" de las madres para conciliar la vida laboral y familiar y para encontrar guarderías, a las escasas ayudas económicas a quienes dan a luz.

Mujer con varios niños.

En parte también a las nuevas sufragistas del derecho a rebelarse contra el estereotipo de la "mujer reproductora" que renuncia a su propia identidad individual para identificarse exclusivamente con el papel materno, un papel que "no es para todas" y que ningún niño debe "sufrir".

Rendirse al destino del descenso de natalidad y convertirse en el líder mundial de la "economía plateada [silver economy, orientada a las necesidades de las sociedades envejecidas]" como panacea para los males que afectarán a todos los sectores económicos (desde el problema de la deuda pública hasta el mantenimiento de las infraestructuras) parece la única alternativa a una lucha contra los molinos de viento para revertir la natalidad, centrándose en animar a las mujeres a procrear mediante ayudas familiares, permisos de paternidad, políticas de conciliación, servicios.

Son terapias muy útiles, ¡faltaría más! Sin embargo, en el hiperindividualismo en el que nos hemos sumido (incapaces de reconocer un imperativo que no sean la autosuficiencia y la autodeterminación; o de ver, en un niño que nace, una persona que aparece y que supera nuestros planes, en vez de una partida de gastos y presupuestos que hay que equilibrar), estas terapias "parcelan" el problema.

Que no es solo "la mujer", "los costes", "el dinero", "el trabajo". Hay un gran ausente en la narrativa sobre la falta de natalidad, un ausente convertido en palabra malsonante o que inspira un sopor colectivo en una sociedad que ha aprobado que la unión entre un hombre y una mujer se convierta en una obsesionada con llegar a fin de mes, y el nacimiento en una fabricación tecnocientífica: un ausente llamado familia. El único lugar anterior al Estado, la ley, el mercado y la cultura, el lugar del señorío de la genealogía.

¿Otro niño? La respuesta de Hadjadj es la familia

La única respuesta real que explica el descenso de la natalidad es la que da Fabrice Hadjadj, padre de nueve hijos, todos de la misma esposa, en un libro de 128 páginas (se puede encontrar aquí la extensa reseña de Rodolfo Casadei en el número de mayo de Tempi), titulado ¿Otro hijo? A los que le echa en cara que "vivimos en un mundo difícil, y lo único que hacéis vosotros es traer niños al mundo", el filósofo recuerda que es el consumismo, y no la natalidad, lo que está en la raíz de la decadencia contemporánea: los que tienen una familia numerosa (como también ha señalado muchas veces Gigi De Palo, presidente de la Fundación para la Natalidad y del Forum Nacional de Asociaciones Familiares) viven de las relaciones y conocen la frugalidad; los que no la tienen viven de las cosas y deben multiplicar sus compras (incluso a costa del equilibrio medioambiental).

Renunciar a un ser, a una nueva mirada que puede cambiar el mundo, como si fuera una cosa o una forma de vida, no es un bien, un derecho, el corazón de un debate, la cancelación de un vuelo de avión, es una total estupidez. Porque "el milagro que salva al mundo, el ámbito de los asuntos humanos, de su ruina normal y 'natural' es, en definitiva, el hecho del nacimiento, en el que la facultad de actuar está ontológicamente arraigada. En otras palabras, es el nacimiento de hombres nuevos y el nuevo comienzo, la acción de la que son capaces en virtud de haber nacido. Solo la experiencia plena de esta facultad puede dar a las cosas humanas fe y esperanza, las dos características esenciales de la experiencia humana [...]. Esta esperanza y esta fe en el mundo han encontrado quizás su expresión más gloriosa y escueta en la pequeña frase de los Evangelios que anuncia su 'buena nueva': 'Nos ha nacido un niño'".

"Nos..." Oponer el "bien al ser", el amor al hijo, que solo querríamos que naciera si tuviéramos la certeza de que será feliz, si estamos a la altura, si somos dignos, si tenemos dinero, tiempo, voluntad, lleva no solo a negar el ser al niño, sino a deslegitimar nuestra propia vida y la de nuestros padres, porque ninguno de nosotros fue traído al mundo con la certeza de que sería feliz, y ni siquiera en determinadas condiciones y con las debidas capacidades. Si lo lógico se impone a lo genealógico, la fuente de la vida se seca: es la tesis de Hadjadj... y no hay mejor respuesta para los los fans del descenso de la natalidad de todo tipo y ralea.

Si el amor fuera suficiente, si la familia no fuera el eje del problema del descenso de la natalidad, de la falta de madres y de padres, y no solo de niños, los orfanatos bastarían para criar a los niños.

 https://www.religionenlibertad.com/vida_familia/973021658/abismo-natalidad-estupidez-comparar-ninos-cosas-estilos-vida.html

lunes, 20 de junio de 2022

En camisa de once varas

 Actualmente el significado es "Meterse una persona en asuntos o problemas que no conoce, que no le competen o que no reportan ningún beneficio". 

Es mi especialidad porque llevo dieciséis años ya en internet escribiendo sobre temas variados y algunos polémicos, teniendo en cuenta que nadie me paga y no saco de ello a menudo más que disgustos. Sin embargo, soy incapaz de dejarlo. Será porque no soporto el abuso ni la injusticia o porque la verdad me parece algo más que una palabra. Aunque hoy en día esté absolutamente fuera de lugar.

Así que no me basta sólo con el blog y voy escribiendo en otros lugares, pero en vez de estar a bien con todos, como debería, si quiero que me dén cancha, me dedico a llevar la contraria. No lo puedo evitar. Mis principios siempre han estado por encima de la conveniencia. Lo malo es que las consecuencias no las sufro sola. En un mundo ideal, los que luchan por sus ideas alcanzarían al final el éxito soñado. En la vida real, sólo consiguen algunas noches de insomnio.

Os dejo un enlace de mi blog ideal, aunque no estamos de acuerdo en lo de Ucrania.

https://www.outono.net/elentir/2022/06/18/vox-y-el-consenso-progre-ya-es-hora-de-dejar-de-alimentar-una-torpe-confusion/

viernes, 17 de junio de 2022

Mala racha

 En enero murió mi suegra y yo tuve covid. En febrero fui a Alemania y volví con un dolor de espalda tremendo. En marzo me dió diverticulitis todo el mes. En abril me quedé coja con tracondeítis y me encontrarón un pólipo en el útero.. En mayo me quitaron el pólipo y mi hija cogió covid. En junio tiene covid mi marido. Por medio un par de migrañas y alguna molestia más. También operaron al gato de mi hija. Total que llevamos una temporada atípica, que no levantamos cabeza. 

De manera que hemos visto mucha televisión, muchas películas y series y hemos salido poco. Quería haber hecho algún viajecito pero no ha podido ser. Ahora no me atrevo a planearlos. Esperemos que julio sea un mes aburrido sin novedades. Mientras tanto sigo con mi faceta de escritora y lectora, aunque la verdad es que me puede la pereza. He perdido varias clases de alemán y ya quedan pocas. A ver si llegan las vacaciones y podemos descansar de no hacer nada. 

De momento, me he vuelto a coger el covid.

miércoles, 15 de junio de 2022

Atletas trans en la competición femenina

 

Las Olimpiadas eliminarán las normas sobre la supresión de la testosterona para los varones identificados como trans


(Fourth Wave) Las nuevas directrices del Comité Olímpico Internacional indican que los varones trans que deseen competir en deportes femeninos no deben reducir sus límites de testosterona.

Las nuevas políticas del COI sustituyen a las directrices de 2015 y llegan a afirmar que «no se debe presumir» que los varones trans tienen una ventaja automática sobre las mujeres biológicas, una afirmación que contradice las posiciones anteriores del COI.

Según el documento, «hasta que las pruebas determinen lo contrario, no debe considerarse que los atletas tienen una ventaja competitiva injusta o desproporcionada debido a sus variaciones de sexo, apariencia física o condición de transgénero.»

En las directrices anteriores, el COI había establecido que los varones trans debían reducir sus niveles de testosterona por debajo de 10 n/mol por litro durante al menos 12 meses para poder competir. Aunque las directrices no son legalmente vinculantes y, en última instancia, son los organismos deportivos los que determinan sus propias normas, el COI ya no fomenta ningún tipo de reducción de testosterona.

En 2020, la revista British Journal of Sports Medicine publicó los resultados de un estudio en el que se constató que los atletas masculinos que se autoidentificaban como trans conservaban una ventaja competitiva del 12% hasta dos años después de comenzar la terapia hormonal.

La investigación afirmaba que «pueden ser necesarios más de 12 meses de supresión de la testosterona para garantizar que las mujeres transgénero no tengan una ventaja competitiva injusta al participar en competiciones atléticas de élite».

A pesar de ello, parece que el COI ha llegado a la conclusión de que la suposición de una ventaja competitiva biológica masculina sobre las mujeres «no está verificada».

 

lunes, 13 de junio de 2022

Mujeres trabajadoras. La serie

 He estado viendo las seis temporadas de esta serie como un experimento sociológico. Digamos que no me gustaba su planteamiento pero quería ver hasta dónde les llevaba. Una de las protagonistas le dice a su ahijado: no te preocupes, estás en el lado correcto de la historia, en el izquierdo. Con eso se resume la mentalidad de esta serie de Netflix que aúna todas las teorías de la ideología de género y el pensamiento woke. Aparte de eso, tengo que reconocer que es muy entretenida.

Trata de la vida de cuatro mujeres trabajadoras que acaban de tener un hijo. Dos de ellas acaban divorciándose antes del año porque realmente no tenían una relación estable. Una es lesbiana, como el cincuenta por ciento de los personajes, lo cual multiplica la proporción real en la sociedad por cincuenta. Otra tiene una hija adolescente que anda muy perdida y su madre no le sirve de ayuda, aunque sea psiquiatra. La verdad es que todos los niños sobreviven gracias al cuidado de sus padres o niñeras.

Ellas están centradas en su trabajo y la familia es algo accesorio. Con el tiempo, una de ellas acaba teniendo problemas de control de la ira; otra descuida su familia y su trabajo; otra,  no sabe qué hacer con su vida; y las última se da cuenta de que lo ha hecho todo mal. Lo único que tienen todas claro es que no quieren ser mujeres tradicionales. Pero el problema es que carecen de otro modelo a seguir; de manera que van improvisando, metiéndose en mil problemas y aprendiendo sobre la marcha.

viernes, 10 de junio de 2022

Primera Comunión. Única Comunión

 

PRIMERA COMUNIÓN: ÚNICA COMUNIÓN

Creo que a estas alturas de la película los que me conocen o siguen este blog, saben que voy a misa y que tengo ese hábito, creo que bueno, porque me supone un momento de paz y reflexión del que no se aprende nada malo; y pocos escenarios en esta vida pueden aportar estas connotaciones. Por tanto, como usuario de las iglesias o parroquias me siento facultado para opinar sobre la Iglesia Católica con cierto conocimiento de causa.

Me gusta escuchar misa, estar relajado, concentrado en lo que dice el sacerdote, intentando extraer algún detalle para mi vida diaria con el objetivo de crecer como persona, ser cada día mejor, aunque humildemente es obvio que no lo consigo y soy un ser imperfecto y lleno de defectos. Pero ese estado de relajación y paz interior no se consigue cuando hay bodas o comuniones. Lo de las comuniones más o menos lo puedes controlar porque sabes cuando toca (en mayo generalmente), pero han sido varias veces las que me he vuelto al entrar en una iglesia cuando había boda, porque entonces ni hay paz, ni hay recogimiento, ni nada de nada; hay toda una cuadrilla de invitados pulcramente ataviados y no tan pulcramente, que no han ido a misa desde hace varios años, quizá desde la primera comunión, y que están más pendientes de la parafernalia que conlleva el bodorrio que de lo que dice el cura que, además, no tienen ningún interés. Por tanto, hablan, se mueven, molestan y tienen su minuto de gloria cuando han de levantarse para echar la foto de la ceremonia, para colocarle bien la cola a la novia o para recriminar al niño de las arras que se esté quieto.

Esto puede ser controvertido, pero que la Iglesia asuma si quiere que el sistema de ceremonias de boda sea ese y que el espectáculo sea el que es. No obstante, donde sí que puedo controlar mi asistencia a las misas es cuando se celebra el evento anual de las comuniones. Y si más o menos puedo ser crítico con las bodas, porque entiendo que en algunas se cuelan muchas parejas que no tienen ninguna formación religiosa y lo hacen por pura tradición y porque es muy bonito, aunque hay también muchas que de forma coherente acuden a un juzgado o a un ayuntamiento; en las comuniones se cuela la mayoría, es decir, niños que pertenecen a familias que pasan olímpicamente del catolicismo, de la religión, pero que no están dispuestas a renunciar al traje o vestido, a los regalos, a las fotos y al banquete.

Y es que como todavía no se ha institucionalizado la comunión civil o algún engendro que sustituya al ceremonial católico, se da la paradoja de que hay padres ateos o agnósticos, incluso no casados, que para no estar de malas con el niño o niña, o para que no se perturbe ni se sienta marginado, tienen que pasar por el aro de la primera comunión; pues nada que pasen, que ancha es Castilla.

Se da este escenario porque en mi opinión, la Iglesia Católica, la de España, la que yo conozco, colabora en que esto sea así, o para ser más exactos, poco ha cambiado el planteamiento de la Iglesia desde que yo hice la primera comunión hace ya treinta y seis años hasta hoy.

Vayamos por partes, los aspirantes a llegar a la meta (ceremonia, banquetes, regalos), son obligados a pasar una larga catequesis, a asistir a misa en los períodos de preparación catequética, a dar algún dinero para flores o para gastos de la diócesis el día del evento y, por supuesto, estando en la recta final aunque no sea de obligado cumplimiento, la Iglesia no va a poner peros, cuando no alienta, a que niños y niñas se vistan como novios y novias de miniatura, para darle más boato, prestigio y brillantez al día soñado; día que lamentablemente en la mayoría de los casos, se queda en el regalo de la última consola del mercado o el móvil de última generación, en el inefable libro de recuerdos en el que todos hacemos una dedicatoria chorra que luego nadie lee y por el banquete. Banquete en unos salones contratados al efecto que muy profesionalmente ya saben lo que tienen que hacer, que es ganar dinero y lo hacen muy bien y a mí me parece fantástico, por eso la oferta no es otra que montar un entramado similar al de una boda, es decir, que el niño o la niña, corta su tarta con su espadita y así ya lo llevan de experiencia para cuando se casen. Por cierto que para el bolsillo del invitado la exigencia es casi mayor que cuando vas a una boda, porque das el sobre y un regalo aparte, como dice un buen amigo mío “doble bola extra”.

Como es imaginable cuando hay una comunión hasta el cura se extasia y olvida que puede haber gente que sólo va a escuchar misa, su misa de los domingos. Si en las bodas hay jolgorio, en las primera comuniones el jolgorio está multiplicado por los familiares de cada niño/a, es decir, jaleo mayúsculo, o lo que es lo mismo, el pobre feligrés que ha asistido con devoción, difícilmente se habrá podido concentrar en la homilía del sacerdote, pues los focos de atención son muchos y es sencillo desviarse del motivo para el cual uno acude a misa.

Ni que decir tiene que sólo asisto a la misa de una primera comunión cuando estoy invitado. Aun así se repite como un mal endémico el mismo esquema: niños, familiares y amigos, el de las fotos (que si pudiera se sentaba al lado del cura) y mucho follón. En no pocas ocasiones, por no decir siempre, el cura llama la atención a los asistentes que abarrotan como nunca una iglesia que se queda pequeña por una vez al año, y yo me pregunto cuánto de culpa tiene la Iglesia de que esto ocurra.

Esto es pura matemática cuántos acuden el día de una primera comunión y cuántos van un domingo normal. Por tanto, es evidente que algo está fallando, las comuniones no están sirviendo para garantizar que un niño se vincule a su parroquia o más trascendente aún, que viva conforme a los preceptos de la Iglesia Católica Apostólica Romana. Si esto se sabe, si a misa acudimos pocos y cada vez menos, ¿por qué no rompemos el planteamiento?

En un gran porcentaje de casos la primera comunión se convierte en la única comunión y para otros la última, quizá la siguiente vez en que ese/a niño/a vuelva a un altar es en su boda, si antes no ha asumido con honestidad y coherencia que no tiene sentido casarse canónicamente cuando jamás se ha pisado una iglesia.

Yo he ido mucho a misa de niño y joven, luego tuve una época gris y perdida, pero en mi niñez recuerdo un domingo en el que vi la primera comunión más bonita que un niño puede imaginar, no era un domingo de mayo, era un domingo ordinario, y apareció un niño con su familia, vestido normalmente como se viste un niño un día de fiesta, es decir, guapo y elegante, iba rodeado de sus familiares, pocos pero bien avenidos; no nos habríamos dado cuenta de que era una primera comunión, si mi fiel párroco durante muchos años, Don Luis, en la parroquia del Buen Pastor de Linares, no lo hubiera indicado, el niño hizo su primera comunión, es muy probable que después se fueran a tomar unas cañas por ahí, y aquel comulgante neófito pudo utilizar la ropa de aquel día otros domingos, y seguro que aquella primera comunión no fue ni la única ni la última, y aquel niñito la habrá recordado siempre.

Para más inri, las comuniones y sus preparativos generan no pocos conflictos entre párrocos y familias, porque el cura o el arciprestazgo o quien sea, reservan un par de domingos para el gran acontecimiento, y puede que a algunas familias, por las circunstancias que sean no les viene bien. O por qué no, yo soy un padre con raíces religiosas y he decidido darle la catequesis en mi casa, pues si el cura se entera tu hijo no va a hacer la comunión en esa parroquia. He de decir que la comunión no es un acto inscribible, es decir, es un sacramento que no se registra, por tanto, yo puedo perfectísimamente catequizar a mi hijo en casa y el día que crea que esté suficientemente preparado lo llevo sin alardes y con discreción a que tome la comunión por primera vez, con la trascendencia que ello conlleva, no tiene que esperar al día D en la hora H.

No sé lo que la Iglesia Católica saca en claro con esto, las parroquias no se benefician, tiene tintes algo hipócritas y reafirma más si cabe la separación que hay entre la religión y la sociedad. Es evidente que de esta separación no tiene culpa la Iglesia, son muchos factores, el principal es la crisis de valores que hace tiempo que sufrimos, pero también es verdad que la Iglesia no reacciona proporcionadamente.

Pues eso que ahora que se acerca el mes de mayo, he querido lanzar este grito callado, por si alguien lo lee y reflexiona conmigo. Aunque en verdad esto no servirá para nada y las comuniones seguirán siendo un circo y yo no concurriré al mismo.

miércoles, 8 de junio de 2022

Rafa Nadal y la masacre de Nigeria

 Esta semana ha habido dos noticias fundamentales. Una se ha llevado todo los titulares, la de Nadal, y otra ha pasado desapercibida: el asesinato de cincuenta cristianos en Nigeria. No dudo de que este tenista sea una figura fuera de serie, aunque ya a los treinta y seis años podría estar pensando en retirarse y formar una familia. Ha ganado premios y dinero de sobra para varias vidas, pero parece que nunca tiene bastante. Y eso que juega lesionado y con anestesia. No es mi ejemplo a seguir.

Del otro lado, unas familias con niños que asisten a la misa de Pentecostés en un país donde saben que se juegan la vida por hacerlo, y de hecho la pierden. Pero no tiene importancia, tal vez porque son negros, porque están muy lejos, porque son cristianos. El caso es que el mundo prefiere mirar para otro lado. Unos cien mil cristianos mueren asesinados al año por fanáticos de otras religiones, mientras aquí nos ocupamos de la islamofobia. Ni el propio Papa parece preocupado por el tema. 

Tal vez es que el cristianismo de verdad lleva incluido el martirio, mientras nosotros no vamos a misa porque nos da pereza. Y nuestro héroe es un deportista obsesionado con la competición, con ser el mejor y ganar más que nadie, aunque eso signifique ponerse vacunas de baja seguridad. Es muy significativo que sólo nos importe saber quién es el vencedor y no prestemos atención a los que siempre salen perdiendo en el curso de la historia. Falta saber quién es el verdadero héroe.

"Hoy mas que nunca, el Cristiano debe ser consciente de que pertenece a una minoría que se opone a todo lo que parece bueno, obvio y lógico según el espíritu del mundo. Debemos recuperar la capacidad de no ser conformistas, de oponernos a muchos planeamientos de la cultura imperante". (Card Ratzinger, 'Informe sobre la fe")

lunes, 6 de junio de 2022

Sexo, drogas e incultura. Plan de izquierdas para convertir a los jovenes en estado-dependientes

(...)

El experimento holandés ha fallado

La experiencia de los Países Bajos, donde la venta y el consumo del cannabis es legal desde 1976, puede servir de marco referencial para España. Pese a que el cultivo de la marihuana está prohibido en Holanda, porque la intención a largo plazo continúa siendo la de rebajar la demanda, la simple aquiescencia con respecto al uso recreativo de las drogas blandas ha generado dos efectos no previstos: los Países Bajos se han convertido en uno de los principales productores de estupefacientes sintéticos del mundo y, además, el crimen organizado –el principal encargado de proveer de cannabis a las tiendas que luego venden a los pequeños consumidores– cada vez tiene mayor aceptación social debido a los inmensos beneficios económicos que genera el negocio y a la atmósfera de tolerancia reinante.

El periodista holandés, Peter R. de Vries, famoso por sus investigaciones contra el crimen organizado de su país, fue asesinado a tiros por unos sicarios en 2021 en una calle de ÁmsterdamEl Debate

El fenómeno guarda similitudes para los expertos policiales neerlandeses con lo que ocurre en México con el narco, aunque en los Países Bajos la corrupción de momento no ha entrado en los partidos políticos y la judicatura. En cualquier caso, Ámsterdam ya es una ciudad conocida por ser el mayor epicentro europeo de la mafia. Las luchas entre distintos clanes de narcotraficantes acontecen a plena luz del día e incluyen amenazas, sobornos y tiroteos; también asesinatos tanto de rivales en el crimen como de los periodistas que investigan el submundo de hampa.
Curiosamente, la referencia explícita al narco estuvo presente la pasada semana en la Asamblea de Madrid. «Las drogas producen delincuencia organizada y eso lo sabe bien su partido, Podemos, del que venía usted, y del que se separó por poder y no por principios. Ese partido nació de las narcodictaduras. Bien sabe usted del sistema criminal que tienen detrás las drogas», le contestó Isabel Díaz Ayuso a Mónica García, la líder de Más Madrid y principal impulsora de la propuesta de legalización del cannabis. «No le pienso decir a los jóvenes que se fumen dos porros, que alguien les va a regalar una paga y el aprobado, porque esa miseria me niego a que esté en la Comunidad de Madrid», zanjó Ayuso.

Drogas + Joven = Dificultades

Pero ¿qué hay de cierto en las afirmaciones de la presidenta regional? En los Servicios Sociales de la Comunidad de Madrid, que atienden diversas problemáticas juveniles, disponen de un conocimiento social de primera mano. Existe, sin embargo, miedo a hablar. El temor por quedar señalado, por entrar en cualquier lista negra –presente o futura– hace que muchos profesionales, a la hora de conversar con los medios, soliciten hacerlo preservando su anonimato.

Macrobotellón en la Ciudad Universitaria de MadridEuropa Press

«Las drogas suponen un atentado contra la salud. Muchos de los problemas serios que surgen con los jóvenes –aislamiento, salud mental, delincuencia, violencia– están relacionados con las drogas. Es así. Lo tenemos más que demostrado… Legalizarlas significa ponérselas un poco más cerca», señala un trabajador social con décadas de experiencia en primera línea. «El enfoque científico de la cuestión apunta justo en la dirección contraria; la ciencia demuestra el efecto dañino, incluida la adicción, que producen estas sustancias, especialmente entre los jóvenes, porque son más vulnerables. Hay que explicarles a los chicos en base a los estudios científicos, es decir, en base a las evidencias, que las drogas les hacen daño. Mucho daño. Y luego, a mayores, para educarles también están los testimonios de la gente que ha estado enganchada, en bandas, de los que han tenido problemas de salud mentales o sociales, etc. Los testimonios sirven de mucho», comenta el interlocutor.
Con relación al prisma de izquierdas sobre la cuestión educativa –la última reforma aprobada por el Gobierno de Pedro Sánchez permite que los alumnos puedan graduarse sin tener todas las asignaturas aprobadas y presentarse a la Selectividad con un suspenso–, la valoración que realiza otra fuente de El Debate próxima a la CAM también dista de resultar positiva: «Bajar el nivel de exigencia tiene un claro impacto negativo entre los chavales. El PSOE y Podemos lo encubren diciendo que la Unión Europea indica que las competencias han de resultar más prácticas, pero Europa en ningún caso exige una rebaja en cuanto a los conocimientos en sí. Sin exigencia, sin esfuerzo, la calidad baja, y también baja el margen de autonomía de los jóvenes, que tienen menos capacidades para luego afrontar las dificultades».(...)
 
 https://www.eldebate.com/espana/20220525/sexo-drogas-e-incultura-plan-izquierdas-convertir-jovenes-estado-dependientes.html

 

Victoria pro vida en EE.UU.

  Los jueces decidieron por 6 a 3 que sea cada estado el que decida su regulación legal ...