Diario conservador de la actualidad

El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu ojo derecho te induce a pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en la “gehenna”. Si tu mano derecha te induce a pecar, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero a la “gehenna”.

lunes, 30 de enero de 2023

Mi cumpleaños y mis libros

 Hoy es mi cumpleaños y quería ofreceros una vez más mis libros autopublicados. Hacía mucho que no visitaba la página de Bubok.es y he descubiertos que tengo 1640 descargas gratuitas ya, lo cual es una lástima porque podría haber ganado algún dinerillo extra. Resulta que ahora se puede pagar por Bizum, que es mucho más cómodo, así que he puesto un precio igual a todos mis libros de tres euros, y si queréis hacerme un regalito, ya sabéis dónde estoy.

Los enlaces de mis últimos libros están en el lateral del blog, y los libros anteriores se pueden encontrar en mi página bajo el seudónimo Acontracorriente. Tengo quince libros, pequeñitos, de bolsillo y fáciles de leer. Los recomiendo especialmente para las nuevas generaciones para que tengan otro punto de vista sobre la vida. También se han difundido muy bien en Hispanoamérica, cosa que me alegra un montón. Animaos y echadles una ojeada. Gracias. Besos.

sábado, 28 de enero de 2023

Algeciras y nuestra cobardía

 

En España, los sacristanes católicos no son asesinados, son «fallecidos», según Pedro Sánchez en Twitter. El desprecio de un embajador de un régimen teocrático y machista como Irán, negándole el saludo a nuestra Reina, forma parte de «la milenaria cultura islámica», pero nuestros maridos, padres, hermanos y amigos, son preventivamente maltratadores. Humillar en la tele o en los periódicos a la Iglesia católica es parte del desternillante humor de los actores o raperos españoles, tan escorados siempre hacia el mismo lado. Los tarados que matan en colegios nórdicos nos duelen justificadamente pero que haya más de 350 millones de cristianos perseguidos en el mundo forma parte de una cansina estadística. Llevar el burkini en nuestras playas, un derecho que debemos respetar, pero rezar en público es un gravísimo delito, siempre que sean católicos los que lo hagan. Informar a las mujeres de las terribles consecuencias del aborto es coacción, pedir papeles a los marroquíes o argelinos para que puedan vivir en nuestro país legalmente, una clara muestra de la islamofobia occidental. Dar alternativas terapéuticas y paliativas a ancianos o enfermos incurables es propio de médicos fachas y ultracatólicos, financiar inyecciones para acabar con la vida de esas personas vulnerables, un ejercicio de progresismo solidario.
 
En este país donde provisionalmente creemos sentirnos a salvo, donde medios, políticos y supuestos analistas dicen que lo de la cristianofobia es un invento de fachas católicos, un yihadista nacido en Marruecos, pendiente de expulsión (Marlaska nunca tiene prisa) entró en dos iglesias de Algeciras de camino a una tercera, armado con un machete y, al grito de «Alá es grande» y «muerte a los cristianos» asesinó a un sacristán, tras dejar cuatro heridos, entre ellos, un sacerdote. Por supuesto que la mayoría de las personas que profesan el Islam no son ni serán asesinas, pero el totalitarismo ideológico de la izquierda y su laxitud con estas prácticas, que en absoluto han acabado aunque esté en retroceso, es el camino más corto para desarmar a nuestros países contra una amenaza que crece entre nosotros, camuflada como parte de nuestra sociedad, imponiendo sus costumbres medievales ante el desarme de nuestros valores y principios, valores que son víctimas de complejos políticos y culturales, del pensamiento débil de la izquierda, decidida a sacrificar la libertad a cambio de una tregua de sus verdugos. Son los que, como este Gobierno, creen que por no odiar al islamismo (a la derecha, sí) te vas a librar del odio de sus fanáticos.
 
El yihadista que atentó contra el sacristán podrá decirse que es un lobo solitario, que se aprovecha de lo fácil que es matar con medios de andar por casa como un machete o una furgoneta, que no pertenece a ninguna estructura delincuente, pero es un terrorista con mayúsculas que, aunque su ataque haya sido ejecutado individualmente, comparte con el resto de sus hermanos un objetivo: acabar con nuestras vidas, como paso previo a hacerlo con nuestra civilización y nuestro sistema de libertades. Y parte importante de esa cultura que quieren destruir, es nuestra tradición católica y evangélica, que defiende la vida de cualquier ser humano y basa en el respeto y la libertad su corpus doctrinario.
No nos engañemos: el yihadismo sigue siendo un peligro, como lo fue en Madrid en 2004, o en Barcelona en 2017, o en Francia, Alemania o Gran Bretaña, porque tienen a su servicio a bestias que, pese a haber sido acogidos en nuestros países, están en guerra contra nosotros y urden sus ataques bajo el confortable techo de bienestar que les hemos procurado. Actúan aprovechándose de nuestra cultura de la comodidad, de nuestras velitas encendidas, de nuestras cadenas de cibermensajes de repulsa o de nuestros falsos golpes de pecho para descargar conciencias.
Definitivamente lo hacen sobre la cobardía de nuestras sociedades opulentas, gobernadas por irresponsables narcisistas.
 https://www.eldebate.com/opinion/20230127/algeciras-nuestra-cobardia_89001.html

viernes, 27 de enero de 2023

Big fish. La película

 He visto esta película y me ha encantado. Trata sobre un hombre cuyo padre está muriendo y desea saber cuánto hay de verdad en las historias que contaba sobre su vida. Resulta que le gustaba novelar todo lo que le había pasado pero siempre había algo cierto. Es algo parecido al realismo mágico americano, pero en clave de humor. Una de esas películas que te dejan un buen sabor de boca. Muy emotiva y muy entretenida al mismo tiempo

Dice el protagonista que un pez de colores que se cría en una pecera pequeña seguirá siendo siempre pequeño. Pero si ese pez lo llevas a un río podrá convertirse en un gran pez. Eso me ha dado mucho que pensar. También dice que los animales que parecen más fieros a veces sólo necesitan un poco de cariño. La película está llena de enseñanzas. Tal vez todos seríamos grandes en otras circunstancias, quién sabe. El caso es que a cada cual le toca su pecera.

miércoles, 25 de enero de 2023

Miocarditis por las vacunas Covid

 

 
Hospital Universitario de Heidelberg, Alemania

De todas las informaciones prohibidas a lo largo de esta interminable pandemia, ninguna se ha ridiculizado, demonizado y censurado como la posible relación entre la vacunación masiva con productos génicos y sus efectos secundarios, inusualmente graves y numerosos. O, por decirlo según el sentir popular, con la repentinitis.

Pero la verdad va poco a poco abriéndose paso. Lo último ha sido un estudio de patólogos del Hospital Universitario de Heidelberg, en Alemania, sobre cuál fue la causa de la defunción de varias personas muertas repentinamente tras la vacunación con ARNm. Los seis científicos autores de este estudio han investigado cómo los sujetos murieron a consecuencia de daño cardíaco después de que sus propias células del sistema inmune atacaran sus corazones, en un proceso que los mató en cuestión de minutos.

El artículo, Caracterización histopatológica basada en la autopsia de la miocarditis después de la vacunación contra el SARS-CoV-2, se publicó el 27 de noviembre de 2022 en la revista Clinical Research in Cardiology, la revista oficial de la Sociedad Cardiológica Alemana. El equipo de investigación realizó la autopsia a 25 víctimas de diferentes edades que fueron encontradas muertas en sus casas en un plazo igual o inferior a los 28 días posteriores a la vacunación. Examinaron el tejido de su corazón bajo el microscopio para averiguar por qué estas personas morían por una interrupción del ritmo cardíaco cuando no tenían una enfermedad cardíaca subyacente aparente.

En las propias palabras de los autores: «Nuestros hallazgos establecen el fenotipo histológico (observación directa al microscopio) de la miocarditis letal asociada a la vacunación«.

El estudio lo tiene todo: lo ha realizado un equipo experto de una institución prestigiosa y está revisado por pares. Ciencia pura.

Los fallecidos sometidos a autopsia en este estudio murieron de taquicardia ventricular o fibrilación dentro de los 28 días posteriores a la vacunación con ARNm. La razón es que los macrófagos -células del sistema inmune- atacaron el tejido cardiaco hasta provocar una arritmia que concluyó en la muerte de los afectados. Los latidos cardíacos irregulares llevaron a un ciclo de retroalimentación negativa, haciendo que el corazón se acelere cada vez más mientras trata de enderezarse. Cuando eso sucede, el corazón efectivamente no está bombeando sangre y la víctima muere en segundos o minutos, a menos que haya un desfibrilador cerca, que suministre una descarga eléctrica al corazón para ayudarlo a recuperar el ritmo.

El estudio revisado por pares de investigadores alemanes incluyó imágenes de microscopio que mostraban el daño a las células cardíacas de las víctimas, la presencia de linfocitos (otro tipo de célula inmune más pequeña) en el músculo cardíaco y macrófagos invasivos en el músculo cardíaco.

La Organización Mundial de la Salud y los Centros de Control de Enfermedades (CDC) norteamericanos ya han admitido como efecto secundario la miocarditis tras la inoculación, aunque lo consideran una «complicación reconocida pero rara». La mayoría de los médicos también descartan los casos de miocarditis como «leve».

Pero los sujetos fallecidos del estudio alemán también tenían una miocarditis supuestamente “leve”. La miocarditis apareció solo en puntos microscópicos aquí y allá. Sin embargo, la interrupción eléctrica de estos puntos provocó muertes rápidas y dramáticas. En otras palabras, no hay miocarditis leve.

El ARNm de estas inoculaciones funciona convirtiendo la célula en una fábrica que produce proteínas de espiga. Como resultado, el cuerpo de los inoculados genera una respuesta inmunitaria a estas proteína. Pero estas proteínas que las células del individuo empiezan a producir pueden llevar a que las células inmunitarias ataquen a sus propias células musculares sanas. Este nuevo estudio alemán muestra evidencia fotográfica de que así ha sucedido en los casos estudiados, causando la muerte de estos y, presumiblemente, muchos otros sujetos.

Lo difícil, en estos casos, es probar un lazo causal claro entre el producto y el proceso mortal. La correlación, suele decirse, no significa necesariamente causalidad, pero es un indicio que se debe estudiar. Y para eso se aplican los llamados criterios de Bradford Hill (por un estadístico británico de los años sesenta del pasado siglo).

Una investigación original publicada a principios de este año en el Journal of the American Medical Association encontró muchos casos de miocarditis en poblaciones inesperadas, especialmente en niños y hombres jóvenes tras la vacunación con ARNm. Aplicando los criterios de Bradford Hill a esta nueva investigación, se concluye que la miocarditis letal de estos pacientes fue causada por vacunas de ARNm. La investigación alemana demostró el criterio de fuerza de Bradford Hill (cuanto más suceden dos cosas al mismo tiempo, más probable es que una cause la otra, incluso en casos raros); consistencia (el hallazgo de muerte súbita por miocarditis inducida por vacunas de ARNm ha estado ocurriendo consistentemente en diferentes lugares y poblaciones); especificidad (para Bradford Hill, esto es cuando una sola causa produce un solo efecto. En este caso, la causa es la vacuna de ARNm y el efecto es la miocarditis); y varios más.

De hecho, los investigadores alemanes eliminaron la posibilidad de que la miocarditis letal pudiera atribuirse a cualquier otra causa.

 https://gaceta.es/europa/un-estudio-asocia-las-vacunas-arnm-con-muertes-por-afecciones-cardiacas-20221218-0840/

lunes, 23 de enero de 2023

Comienzo de año

 Hace tiempo que no os cuento mis cosas. Al fin acabamos con las mudanzas y se me terminó la excusa para no ir a la gimnasia. La verdad es que me gusta y la profesora es un encanto, pero qué pereza. También volví a clase de inglés, donde estoy aprendiendo un montón, aunque no se me quede ya mucho. Así que volvimos a la rutina. Todavía nos quedan muchas cajas por vaciar pero no corre prisa. Además no sabemos dónde meter tantas cosas.

Ls perra de mi hermano murió. Tenía catorce años. Ahora tiene un cachorro de un perro grande y me preocupa cómo se va a llevar con mi gato. Apenas toleraba a la perrita y eso que era muy pequeña. Estoy planeando un viaje a Cantabria, al santuario de la Virgen de Garabandal, donde voy varias veces al año. Seguimos yendo al pueblo los fines de semana, aunque me temo que muchas plantas no han soportado ya el invierno, pero vamos a regarlas. Eso y unas cuantas películas.



viernes, 20 de enero de 2023

Dead to me. La serie

 He visto las tres temporadas de esta serie.Es muy curiosa porque resulta al mismo tiempo graciosa y muy emotiva. Trata sobre dos mujeres amigas que empiezan su relación por un accidente y la cosa se va complicando más y más. De manera que se pasan el día improvisando mentiras sobre mentiras. Llega un momento en que cuesta seguirle el hilo. Al mismo tiempo trata de historias de personas que han tenido una vida dura desde la infancia y tienen muchas heridas que curar. 

Sobre todo trata de amor y de perdón. Por eso me ha gustado mucho. Me recuerda los encuentros con la depresión y la muerte que he tenido desde joven. No sé por qué siempre me tocaba estar allí, como testigo o como víctima. Ahora me acuerdo de cuando mi abuelo me abrazaba llorando porque se sentía solo. De un intento de suicidio, de otro de homicidio. Y por supuesto de mis propias depresiones. De hecho, durante mucho tiempo no me hubiera importado morir. Por suerte no lo hice.

miércoles, 18 de enero de 2023

El cuñado que nos hemos dado

 

Es, como el charismo, un fenómeno transversal. Pero aquí nos centraremos en uno muy concreto: el cuñado setentayochista, el cuñado que nos hemos dado.

El cuñado está mejor informado que nadie, oscila cada mañana entre Alsina y Herrera para «contrastar informaciones». La SER, en cambio, no la oye tanto, pero se entera de lo que dice porque las compañeras del trabajo de su mujer ponen a Angels Barceló. ¡Menuda montaron cuando los gritos machistas del colegio mayor! Su esposa, avergonzada como cada 8 de marzo cuando hace huelga casi obligada, estuvo a punto de convencerle de quitar al niño del suyo.

El cuñado ha sido ejemplar durante la pandemia, aplaudió a las ocho de la tarde y vio en directo todas las ruedas de prensa de Fernando Simón

De todos modos, la SER de hoy ya no es la de antes. El cuñado no admite debate en que la edad de oro del periodismo español es el tridente mágico salido de la Transición: Gabilondo, Ónega y Cebrián. Aún rememora con nostalgia los días de vino y rosas del primer Pedro Jota o cuando bajaba corriendo al quiosco a las 9 de la mañana porque en la radio le estaban destrozando una exclusiva en papel. O tempora, o mores!

El cuñado añora el bipartidismo aunque confiesa por lo bajini que se ilusionó con Albert Rivera, al que ya veía como el nuevo Suárez. Ciudadanos, explica a sus allegados, se hundió por no haber llegado a grandes acuerdos de Estado con el PSOE. Lo vio venir antes que las encuestas.

Porque el cuñado es un tiburón demoscópico, está a la última de todos los sondeos y vaticina los siguientes, que ya quisieran Tezanos y Michavila. Nada se le escapa, su olfato es infalible.

La tele le entusiasma y aún ve Informe semanal, aunque su momento estelar es cuando Matías Prats lee el teleprompter o Pedro Piqueras entrevista al presidente del Gobierno por vigesimosexta vez en una legislatura. 

El cuñado recela de las nuevas tecnologías, pero luego reenvía todo lo que le llega por WhatsApp a los grupos de familia, amigos de la mili o del trabajo sin saber si el contenido es verdadero. 

El cuñado ha sido ejemplar durante la pandemia, aplaudió a las ocho de la tarde y vio en directo todas las ruedas de prensa de Fernando Simón. Dice que hemos salido más fuertes, pero tres años después exige nuevas restricciones, poco importa que lleve cuatro vacunas entre pecho y espalda o se ponga mascarilla hasta para conducir su coche. Ni un paso atrás con los negacionistas. 

Fue una etapa dura, qué duda cabe, si hasta discutió con su hijo que dudaba vacunarse. Menos mal que estaba él, que leyó todas las revistas de divulgación científica en inglés y algunos papers firmados por los más reputados científicos. La de Pfizer, según escribió en su muro de Facebook, era la más segura. 78 likes.

Claro que tampoco hay que preocuparse con lo de Cataluña y si las cosas pintan feas el cuñado dice «menos mal que estamos en Europa», aunque balbucea si le recuerdan que es allí donde Puigdemont y el resto de fugados han estado –cual etarras en la Francia de Giscard d’Estaing– cobijados desde 2017. 

El cuñado se emociona cuando el Lambán o García-Page de turno dicen que pactar con el separatismo está fatal aunque luego rectifiquen o nunca se vayan del partido. El cuñado cree que hay un PSOE bueno, solo que los malos hacen más ruido. Hay que seguir insistiendo.

Podemos es mucho peor y todo se podría haber evitado con un pacto PP-PSOE, pero tampoco hay que cargar las tintas contra el feminismo. El cuñado cree que en el fondo Irene Montero, aunque equivocada, es buena chica y no pretende hacer daño, que incluso algunos manipulan sus palabras… ¡Si lo dijo el mismísimo portavoz de la Conferencia Episcopal!

El cuñado cree que hay un PSOE bueno, solo que los malos hacen más ruido. Hay que seguir insistiendo

El cuñado vive la Navidad a su manera, ilusionado con el sorteo de la lotería y la retransmisión de las 12 campanadas desde la Puerta del Sol, el verdadero espíritu navideño. Este año le ha pedido a los Reyes Magos la biografía de Felipe González y lo último de Fernando Jáuregui, no hay que arriesgar. La osadía, si acaso, la deja para algún jersey chillón con renos y papá noeles.

Pero ojo, no nos equivoquemos. El cuñado setentayochista no sólo es producto de la Transición que nos hemos dado. Ya los hay más jóvenes, los muy hijos de boomer. Distintas generaciones, same energy.

(En mi caso, un hermano)

https://gaceta.es/opinion/el-cunado-que-nos-hemos-dado-20230105-0030/

 

lunes, 16 de enero de 2023

A-Mundi (es broma)

 He tenido una idea estupenda. Voy a crear una asociación ecológica, sostenible, resilente y para todos. Se llamará Antropófagos mundi (A mundi). Se trata de una asociación cultural de Papúa Nueva Guinea, donde hasta 1950 el canivalismo era habitual. Pediré muchas subvenciones porque cumple con todos los requisitos. Admite voluntarios, cuanto más mejor, de cualquier raza, sexo, religión, orientación sexual o estado físico. De hecho discriminamos de modo positivo a las mujeres obesas. 

Solucionamos al mismo tiempo el problema de la superpoblación mundial, con el de las flatulencias del ganado, la contaminación del suelo y el agua que se necesita por cada filete de vaca. Además, podemos utilizar combustible ecológico, la clásica pira de leña para el caldero de agua hirviendo. También podemos colaborar con la eutanasia, evitando la incineración al reciclar los cuerpos. Es la solución ideal para implementar la agenda 2030.

Se podrían crear franquicias y restaurantes gourmet, gastro bar o menús económicos. Además tendríamos tarjeta de fidelización. Traiga a sus amigos, o mejor a sus enemigos, o a la suegra. Organizamos actividades para fiestas con calderadas para cien personas. Sea solidario con el planeta, ayude a reducir la huella de carbono y proteja a los animales a un tiempo. Y si no les gusta la idea, les acusaremos de racismo, heteropatriarcado, homofobia, supremacismo blanco y prejucios religiosos. 

viernes, 13 de enero de 2023

El ocaso de una civilización

 

El ocaso de una civilización

Cuna vacía.
Las cunas del mundo, sobre todo en Occidente, se van quedando vacías. Es como si hubiésemos renunciado al futuro. Foto: Sandro González / Unsplash.

por Juan Manuel de Prada

Opinión

Se pregunta ABC las causas del preocupante ocaso demográfico que padecemos. Hace ya casi ochenta años, en las páginas de nuestro periódico, Agustín de Foxá observaba que «en Francia, en Escandinavia, en Inglaterra ya no hay chicos por las calles», en un momento en el que España todavía parecía un inmenso jardín de infancia. Y se atrevía a lanzar este diagnóstico: «El hombre se queda aislado y egoísta. Al perder la fe religiosa, se desconecta con el innumerable pueblo de sus muertos. Al limitar la natalidad, corta todos sus lazos con las generaciones futuras, con los ingentes mundos de los 'no nacidos'. Sólo, fijo en el presente, ya no mira hacia el ayer ni hacia el mañana».

Los pueblos que dimiten de la procreación son pueblos, en efecto, absortos en su presente terminal, como Narciso estaba absorto en la contemplación de su reflejo, mientras se consumía. Chesterton se sublevaba cuando oía «que se impiden los nacimientos porque la gente desea estar libre para ir al cine o comprar un tocadiscos», porque consideraba que a través de estos actos la gente no hacía sino encadenarse al capitalismo, el «más servil y mecánico sistema que haya sido tolerado por los hombres». Chesterton consideró que el capitalismo, para prosperar, necesitaba imponer el antinatalismo; pues no podía imponerse sin modelar personas que prefieran «la última, torcida, indirecta, copiada y muerta creación de nuestra agonizante civilización capitalista a la realidad que supone el único rejuvenecimiento verdadero de cualquier civilización».

Pero nosotros nos hallamos en el ocaso de una civilización. El capitalismo tuvo la habilidad de hacerle creer a la gente que era mejor disfrutar de sus birrias repetidas y muertas –un cochazo, un pisazo– que procrear… Y al final ha conseguido que la gente no procree y se conforme con un patinete y un cuchitril. Y es que el capitalismo, como nos recuerda Hayek, tiene hecho su «cálculo de vidas»; y para consolidarse necesita que la gente se deshaga de las vidas excedentes, renunciando a la procreación, para que los salarios bajen hasta un nivel mínimo, según preconiza la ley de bronce de los salarios de David Ricardo. Era importante hacer infecunda a la gente, con la promesa de un cochazo y un pisazo; pues, cuantos menos hijos tiene, la gente se conforma con salarios más bajos y lucha con menos ardor por una existencia digna, conformándose con vivir en un cuchitril y con viajar en patinete (y, además orgullosísima de estar contribuyendo a salvar el planeta).

Para quebrar esta tendencia (que no es sino aquel perpetuo odio que la descendencia de la antigua serpiente profesa a la descendencia de la mujer) hace falta una esperanza que dé sentido a nuestra vida y a nuestra Historia. Y esa esperanza sólo se puede recuperar elevando la vista al cielo. Sólo los pueblos fecundos elevan la vista al cielo; los pueblos estériles, aislados y egoístas se miran el ombligo, mientras se dejan consumir.

 https://www.religionenlibertad.com/opinion/527810641/ocaso-civilizacion.html

miércoles, 11 de enero de 2023

El pobrecito Harry

No me da ninguna pena este pobre niño rico que se crió con una mensualidad de tres ceros. Mientras fingía llevarse bien con su hermano, aunque ahora se considere un segundón. Es una desgracia que perdiera a su madre pero eso no justifica que reniegue de su familia; desde que encontró a su mujer, una actriz de segunda que se cree negra, aunque yo hace poco que descubrí que era afroamericana. Lo que realmente le pica es no haber sido él el heredero al trono de ese país que tanto detesta.

Porque ahora resulta que el pobre Harry ha descubierto que Inglaterra fue un imperio colonialista y esclavista. Y en vista de eso presume de haber matado a veinticinco seres humanos. Se está cubriendo de gloria, por si algún día, Dios no lo quiera, le toca ser rey. Mientras tanto se llena los bolsillos a costa de la historia de su familia y de su abuela, de la que al menos se puede decir que nunca se escaqueó del trabajo. Y para ello utiliza, como no, un "negro". No seré yo quien compre ese libro.

Es una afrenta a todos los pobres de verdad, los necesitados de verdad y los ofendidos de verdad del mundo.

lunes, 9 de enero de 2023

Mentiras


El Gobierno no mejora el fracaso escolar, simplemente regala el aprobado. Y tampoco repunta el empleo, se limita a sacar de la estadística a los parados. Todo es ya como el CIS en la España sanchista, que ha descubierto que la apariencia de realidad es mucho más importante que la realidad misma.
Cuando la verdad no le da razón, se limita a cambiar la verdad, para adaptarla a sus resultados y necesidades: se puede presumir del mayor número de cotizantes desde Chindasvinto, aunque casi medio millón de ellos sean parados, ahora rebautizados para que ni trabajen ni quizá cobren, pero no estropeen los bramidos autocomplacientes de Pedro Sánchez y de Yolanda Díaz.
Añadan a los parados sin actividad, el limbo de los ERTE y la creación casi exclusiva de empleo público y la conclusión no puede ser más desasosegante: mientras la economía real se sumerge en un pozo sin fondo de fiscalidad salvaje, ventas escasas, trabajos efímeros y mal pagados; el Gobierno se dedica a maquillar al muerto como los especialistas en adecentar cadáveres en las funerarias.
 
El número de horas trabajadas en España ha bajado desde que entró en vigor la contrarreforma del Gobierno, lo que destapa la realidad contable del empleo nacional.
Se firman obligatoriamente contratos indefinidos que terminan en despido inmediato; se llama «trabajo» a una ocupación parcial y efímera; se transforma a zombis laborales en empleados activos y se limita toda creación de empleo al ámbito público, a costa de sangrar la economía real, de elevar la deuda y de intentar conformar gremios cautivos.
Kierkegaard decía que hay dos formas de ser engañado: una es creer lo que no es verdad y la otra, que está de moda en España, es negarse a creer lo que sí es verdad.
Los bulos de Sánchez, que es un fabricante de noticias tan falsas como su currículum académico, han logrado instalar la idea de que, por mucho que arrecie la tormenta, el barco surca bien las olas y enfila a salvo el rumbo a tierra, con él de capitán.
 
Luego descubrirán los ingenuos, y los vividores, que era Schettino, el del Costa Concordia; o Smith, el del Titanic; o Mangouras, el del Prestige; y que durante todo este tiempo se ha dedicado a estrellar la nave y a rescatar el iceberg, para saltar él al único bote disponible y ponerse a salvo con los suyos, rodeado de chapapote.
 
Lo cierto es que el Índice de Miseria ha subido un 41 %; la presión fiscal española es la tercera que más ha crecido en todo el mundo en una década; los sueldos públicos son un 58 % superiores a los privados en puestos de similar categoría; cada trabajador mantiene a un pensionista, a un subsidiado o a un funcionario; 4.5 millones viven en situación de pobreza extrema y otros 12 millones en riesgo de caer en ella y la renta familiar española ha caído en seis puntos, el triple que en los países avanzados.
Todos son datos oficiales, que cualquiera puede consultar y comparar con el entorno, pero están sepultados por un relato de ficción paralelo que el Gobierno lanza y sus aliados, en cualquier ámbito, cacarean con ignorancia, partidismo y mala fe.
 
Al empobrecimiento le ocurre como a la inflación: es un drama para los ciudadanos, pero una bicoca para los Gobiernos. Con la primera consigue implantar la dependencia y el asistencialismo. Y con la segunda, obtiene los recursos extra para financiarlos temporalmente.
Pero los sobreprecios pasarán, el Estado perderá los «beneficios caídos del cielo» que este año superarán los 32.000 millones y, cuando ahueque Sánchez y España pierda el desfibrilador financiero que le ha puesto Bruselas, nos encontraremos con un paisaje lunar.
Una economía destruida y una sociedad maleducada, conformada por las dos Españas reales que sí existen: la que paga y la que cobra. Y ese binomio es insostenible, por mucho que Sánchez y su orquesta toquen el violín mientras el barco se va a pique.
 https://www.eldebate.com/opinion/20221205/mentira_77504.html

sábado, 7 de enero de 2023

El plan maestro para destruir la Iglesia

 Sobre este tema escuchar a partir del minuto quince. Describe perfectamente los últimos pasos que hemos visto hacia la religión universal, que ahora sin Benedicto XVI (DEP), tiene las puertas abiertas.

Anteriormente habla de las apariciones de San Sebastián de Garabandal. Muy interesante.



miércoles, 4 de enero de 2023

El peor vecino del mundo y el trans

 Una bonita película, sino fuera por lo de siempre. Un sapo en forma de trans, que no pinta nada en la historia.

Sólo tres regalos importantes

 Cuando eran pequeños, mis hijos se quejaban de que recibían menos regalos navideños que sus compañeros de clase. Eso era porque sólo contaban los regalos de reyes y no los muchos que recibían antes de sus tíos y abuelos. Pero el caso es que nosotros por Reyes sólo les regalábamos tres cosas a cada uno, por un valor aproximado de diez mil pesetas. Entonces el dinero cundía más. Aún así nos gastábamos fácilmente cien mil pesetas entre los regalos de familiares y otros gastos.

De manera que la paga extra volaba y en esos tiempos no nos lo podíamos permitir. Ahora resulta que algunos psicólogos recomiendan los tres regalos por niño, aunque nadie les hace caso. Yo tengo comprobado que, cuantos más juguetes tienen los niños, menos casos les hacen, lo cual es un desperdicio y un agravio comparativos con los que no los tienen. Mejor poco y bueno, que mucho y malo, y si es de fabricación española, mucho mejor.

lunes, 2 de enero de 2023

La ofensiva trans

 

Durante décadas Lidia Falcón ha sido un referente del feminismo en la izquierda hasta que el Partido Feminista que ella preside fue expulsado de la coalición de Izquierda Unida por su postura crítica con el movimiento trans.

 La guerra entre el feminismo clásico-marxista y el lobby queer está en pleno apogeo. Y esta veterana feminista no tiene pelos en la lengua a la hora de explicar las graves consecuencias del avance trans. En este artículo en Voz Populi la feminista Lidia Falcón lo expresa con gran claridad:

 La ofensiva trans

 La semana del Orgullo Gay ha constituido una olimpiada de triunfo y exaltación no solo de la homosexualidad -el lesbianismo, como siempre, ha quedado oscurecido por el exhibicionismo masculino- sino también de la llamada autodeterminación de género. Este es el estilo de los tiempos. Ya no hay distinción de sexos, ya no existe ni la naturaleza ni la biología ni la construcción corporal de la especie mamífera que somos los humanos. El postmodernismo ha venido a descubrir que cada uno se define y se presenta a sí mismo como su fantasía le sugiera. Este constructo lingüístico del género que pusieron de moda algunas profesoras universitarias estadounidenses, adoptado con enorme admiración y papanatismo por las nuestras, sirve para abolir la realidad. Con las nefastas consecuencias de que ya no se hace un análisis materialista de la realidad sino que el destino humano depende de las patologías mentales que hoy se han de considerar normalidades.

 A este monstruoso delirio están contribuyendo, muy eficazmente, los medios de comunicación más prestigiosos. Periódicos nacionales de amplia tirada y prestigio e incluso los medios públicos como Radio Nacional y Televisión Española. Con desprecio absoluto por la biología, la psicología, la anatomía y la fisiología humanas, realizan una continua campaña en defensa del proyecto de ley trans, que con ahínco digno de mejor causa la ministra de Igualdad -y aguanten semejante definición- defiende desde hace varios años. A partir de su aprobación, será posible que niños de 8 años cambien su inscripción de sexo en el registro Civil y después pueden sufrir el interminable calvario de hormonaciones o bloqueadores de estas, cirugías y mutilaciones, convirtiéndose en enfermos crónicos los que eran niños o niñas sanos. Y, a continuación, todas las interferencias en el mundo femenino por parte de varones que tienen la ocurrencia de querer convertirse en mujeres.

 Este futuro, cercano, que denuncia el feminismo desde hace varios años, está promocionado, difundido y defendido por Radio Nacional en programas semanales de muchos minutos, publicitado por Televisión Española y constantemente repetido por El País, que se ha convertido en el periódico trans más prestigioso de nuestro país. Ninguno de estos medios contrasta la campaña realizada por los activistas de esa doctrina, considerados por portavoces de la verdad, con informes científicos ni con las denuncias que muchas víctimas están haciendo ya del calvario que han sufrido en su deriva transicional, ni con los argumentos que desde el feminismo se están realizando en contra de semejante agresión física y mental a las personas que han sido engañadas por la doctrina queer.

 Esos medios no cumplen con la ética indispensable que se reclama para el periodismo: contrastar las informaciones, dar espacio y palabra a todas las opiniones, en definitiva, ser medios democráticos de información y no voceros y propagandistas de una única ideología.

 Países avanzados como el Reino Unido, Suecia, Noruega, Finlandia, que aceptaron sin crítica ni investigación la transformación de los sexos, están corrigiendo el nefasto error de haber permitido la hormonación y la mutilación de genitales y de mamas a adolescentes a los que han convertido en inválidos y mutilados los que eran muchachos y muchachas sanos. En España el ejemplo de esas naciones no sirve de enseñanza, y esos medios de comunicación mantienen un silencio culpable sobre tales consecuencias de los experimentos anteriores.

 Si la ley trans se aprueba, será el comienzo de una epidemia de imitación por parte de muchos niños y niñas, de desestabilización emocional de adolescentes, y de irrupción chulesca de hombres disfrazados de mujer que ocuparán los espacios higiénicos y sanitarios de las mujeres, competirán en los deportes en las ligas femeninas, se instalarán en las cuotas políticas y educativas que con tanto trabajo consiguió el feminismo. El movimiento feminista dejará de existir. Puesto que si no hay hombres ni mujeres no es preciso reclamar la igualdad de trato, de oportunidades, de justicia, que todavía tenemos que conquistar en un mundo desigual.

 Es evidente que esta estrategia está diseñada por el antifeminismo que se ha desencadenado contra los avances del feminismo, y tiene sus beneficiarios: empresas y laboratorios farmacéuticos, clínicas de cirugía, profesionales de variadas especialidades y constituirá un triunfo del Patriarcado contra el que las feministas llevan luchando dos siglos.

 Y este será el gran triunfo de Irene Montero, titular de Igualdad, que tan asombrosamente ha hecho de la defensa de la ley trans su único objetivo, mientras la violencia contra la mujer, el acoso sexual, las violaciones, la prostitución, la pornografía, los vientres de alquiler, la desigualdad salarial, la feminización de la pobreza, lacras que llevan a la tumba y a la desgracia a miles de mujeres, no constituyen para ella ni penosas realidades a combatir ni son competencia de su ministerio. Nunca habíamos retrocedido tanto en nuestra penosa e interminable lucha contra la injusticia y la desigualdad.

 https://www.religionenlibertad.com/polemicas/783422753/lidia-falcon-patologias-mentales-ofensiva-trans.html

domingo, 1 de enero de 2023

Redundante

 Si algo he aprendido de la vida es que no puedes obligar a nadie a que le importes, a que se acuerden de ti o te quieran. Soy de esas personas que no causan ninguna impresión en los demás, que pasan desapercibidas. En una obra de teatro sería el árbol que está en el escenario. No se puede negar que existir existe, pero daría lo mismo que no estuviera. Hace mucho tiempo que he dejado de culpar a los demás por esto. Simplemente son las cartas que me han tocado en la vida.

Las personas que te dan un abrazo una vez al año como si nada pasara, cuando no se han preocupado por ti, ni interesado ni molestado, en treinta años. Eso no es amor, no sé qué será, pero amor no es. Por eso he decidido que a partir de ahora sólo me voy a ocupar de los que forman parte de mi vida, con los que tengo un pasado y no unos recuerdos difusos. No vale la pena pensar en quien nunca piensa en ti. Es una manera de hipotecar tu alma. Ahora mi familia es poco más que la que yo he formado.

Si no hubiera nacido, mis compañeras habrían tenido que buscar a otra a la que atormentar. Supongo que he salvado de ese destino a alguien. Yo pronto me acostumbré a no esperar nada de nadie. Así se vive mejor. Por otra parte, la verdad es que es tranquilizador no tener ninguna responsabilidad vital sobre los hombros. Saber que no eres un ídolo de masas, que el universo seguirá sin tí, como podría haberse librado de una hormiga más o menos. Es lo que tiene estar de más, ser redundante.

Mis antepasados. Una canción actual