El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu ojo derecho te induce a pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en la “gehenna”. Si tu mano derecha te induce a pecar, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero a la “gehenna”.

miércoles, 17 de abril de 2024

Claro como el agua

 Se dice de algo que es evidente. Aunque no se use para eso, yo prefiero a las personas claras como el agua. En el buen sentido y el malo. Es decir, que si tienen mal carácter no parezcan los más amables. Si son egoístas, que no vayan de generosos.

Que no pretendan ser conservadores si son liberales en su vida privada. Ni pasen por ser religiosos, cuando la verdad es que aceptan el aborto, la eutanasia o la ideología de género. Claros de verdad. Que no den una imagen irreal de sí mismos.

24 comentarios:

  1. Por lo general aqui nos retratamos con nuestras palabras, escribimos segun nuestras ideas y creencias, los que me leeis podeis haber deducido que huyo del radicalismo y puedo definirme como un conservador liberal que respeto a los que piensan distinto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Dios nos libre de los que se muestran de una manera y son de otra! Un abrazo Susana!

    ResponderEliminar
  3. Estoy totalmente de acuerdo contigo, lo mejor es la claridad y la sinceridad y eso lo practicamos tu y yo muy bien, porque tenemos diferencias en cuanto a creencias y filosofía de vida, pero nos apreciamos y respetamos.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, Susana, recuerdo que los primeros "usuarios" del divorcio fueron gente muy conocida del PP, por ejemplo.
    Tenía y tengo un buen amigo que siempre me dice: "Me gusta la gente que tiene la mirada clara" ... aunque nunca haya sabido lo que él quiere decir por mucho que yo se lo pregunte... aunque le entienda perfectamente.
    Feliz miércoles.

    ResponderEliminar
  5. Así debemos mostrarnos amiga Susana, tal y como somos, claro como el agua... porque no hay un solo ser que sea perfecto, hemos de reconocer nuestros errores, nuestra dualidad, somos buenos y malos...según se tercie, y nunca ocultarnos bajo una máscara que no nos pertenece
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. La sinceridad puede ser manipulada. Hay quién maneja los sentimientos con maestría y oculta la verdad siempre en su interés. La gente que va con la verdad por delante no es bienvenida en ciertos círculos y muchas veces se condenan a la soledad. La falsedad y el interés compiten por ser los primeros. Aquí quién no corre vuela como se suele decir. La falsedad y el engaño predomina ante la verdad y la honradez. La manipulación de la gente está servida. Me he pasado años sin encontrar a una amigo de verdad; a gente buena sí pero me refiero a la amistad y el calor de una amigo con el que puedas contar. La mayoría me han fallado por goleada...Siempre fui con la verdad por delante y eso no está bien visto. De esa manera he vencido a la soledad, he conocido la felicidad y hasta que llegaron mis amigos verdaderos no supe de la amistad. Odio a los traidores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente que es tan mestra del engaño que se acaban creyendo su propio disfraz y engañan a todos. Un beso

      Eliminar
  7. Me gustan las personas que se muestran tal y cómo son y no soporto a los hipócritas . Besicos

    ResponderEliminar
  8. Las cosas, igual que las personas, cuanto más claras mejor. Incluso para lo malo, como tú dices.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Pero creo querida, que nadie es blanco o negro totalmente

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  10. Te llevarías bien conmigo, pues me cayo a todo. Y desde luego no soy hipócrita-
    Un besazo

    ResponderEliminar
  11. La sinceridad y honestidad. es algo tan preciado y tan raro en esta época. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  12. Mejor ser claro como el agua, que medias tintas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

El varón en un mundo afeminado

 Durante mi adolescencia dejé la práctica religiosa por dos motivos: uno, por los pecados propios y, otro, por ver el “modelo” del joven var...