El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar.

miércoles, 30 de noviembre de 2022

Nuestros jóvenes

 Me preocupan mucho los jóvenes. Desde hace ya varias décadas les están metiendo en la cabeza ideologías que chocan con la ciencia y el sentido común. Lo malo es que ellos serán los adultos de mañana. Empiezan con el cambio climático y su origen humano indiscutible. Siguen con la existencia de al menos una docena de sexos intercambiables según su gusto. Para terminar con la eutanasia, que por supuesto consideran un bien para la humanidad.

En cuanto al pasado, son los primeros en pensar que España fue a América a matar indios como en las películas americanas. Además la iglesia se dedicaba a quemar a las mujeres independientes de su época. Y por supuesto, los europeos son los culpables de todos los males de la humanidad. Ahora Rusia es la encarnación del mal y la solución de todo se encuentra en las vacunas. Cómo vamos a salir adelante con varias generaciones incapaces de pensar por sí mismos.

lunes, 28 de noviembre de 2022

La verdad sobre las no-vacunas

Un escándalo silenciado
Las terapias génicas nunca detuvieron la transmisión del virus

Por Juan Manuel de Prada

Hace unos pocos días, desfiló por el Parlamento europeo una patulea de mandamases de diferentes compañías farmacéuticas. Habían sido convocados para responder a las preguntas de una comisión creada para investigar las irregularidades detectadas en el proceso de adquisición de millones de dosis de las llamadas cínicamente ‘vacunas’ del coronavirus, en realidad terapias génicas experimentales de muy dudosa eficacia (y efectos adversos mucho menos dudosos).

No acudió a la cita el pajarraco que dirige Pfizer, amparándose en los contratos ignominiosos que su compañía había firmado con la Comisión Europea, que lo blindan frente a todo tipo de reclamaciones. En su lugar, acudió una subordinada suya que se dedicó a eludir las preguntas más incómodas; pero, en un momento de relajación (¡es lo que tiene la conciencia de impunidad!), reconoció que su compañía ni siquiera se había molestado en comprobar si el mejunje vendido en millones de dosis prevenía la transmisión del virus, confiando que el ‘mercado’ les proporcionara datos sobre su funcionamiento.

No hacía falta que esta sinvergüenza nos confirmase algo que ya habíamos comprobado empíricamente con creces. Las terapias génicas experimentales, en efecto, no detuvieron nunca la transmisión del virus (algún día se sabrá si en realidad la aceleraron), como tampoco procuraron inmunidad a los inoculados (algún día se sabrá si, por el contrario, los hicieron más vulnerables al contagio y a otras enfermedades devastadoras). Pero los mandamases de Pfizer, en los días en que proclamaron orgullosos que habían hallado la purga de Benito contra el coronavirus, aseguraron engañosamente que su ‘vacuna’ cortaba la transmisión, incluso con una sola dosis; y también que las personas ‘vacunadas’ no contagiaban. Y fueron estas falsedades manifiestas las que animaron a gobernantes psicopáticos, loritos sistémicos con tribuna mediática y medicuchos untados a jalear medidas gravemente persecutorias y estigmatizadoras de las pocas personas que aún guardaban un ápice de sensatez y prudencia, convirtiéndolas en chivos expiatorios de una sociedad temblona que se comportaba como rebaño dócil a sus designios, a la vez que como jauría rabiosa contra quienes no quisieron obedecerlos.

Hoy ya sabemos que los gobernantes psicopáticos, los loritos sistémicos y los medicuchos untados mentían como bellacos, a cambio de asegurarse patrocinios opíparos y retiros fastuosos. La chusma más corrupta y proterva se ha enriquecido salvajemente inoculando con un mejunje a millones de personas, mientras florecen misteriosas ‘epidemias de cáncer’, se llenan las consultas médicas con pacientes que padecen insuficiencias cardíacas y arritmias, se multiplican los infartos y las neumonías, los ictus y las enfermedades autoinmunes. Pero no seamos conspiranoicos: de todas estas afecciones que están disparando la mortalidad no tiene ninguna culpa el mejunje, sino la carne de las macrogranjas, la guerra de Ucrania y el cambio climático.

Juan Manuel de Prada  https://noticiasholisticas.com.ar/un-escandalo-silenciado-las-terapias-genicas-nunca-detuvieron-la-transmision-del-virus-por-juan-manuel-de-prada/

 

domingo, 27 de noviembre de 2022

Lágrimas de cocodrila

 

El marido de Irene Montero no llora, pero insulta. Irene Montero llora, y también insulta. Es más completita. Ambos odian e insultan. A usted porque no les votan, a mí porque les critico, al juez porque no traga sus ruedas de molino legislativas, al autónomo por facha, a las víctimas de ETA porque reivindican la memoria de sus muertos, a los médicos porque protegen la vida del no nacido, a la derecha por franquista, a los bancos por explotadores. Son insultos ecuménicos, universales. Mi abuela les mandaría lavarse la boca con lejía. Pero sus insultos son revolucionarios y necesarios. Los actos de los demás, una demostración de machismo.
 
 
Si yo fuera la mujer de un individuo que se dedica a descalificar a diestro y siniestro para defender un bodrio legal que he redactado yo, me moriría de vergüenza. Entonces, sí que lloraría. Si además la emprendiera con una compañera de partido como Yolanda Díaz porque no me hace suficiente caso a mí, la mujer de mi marido, entonces me metería debajo de la cama y no saldría. Y si mi cónyuge descalificara desde el sofá de mi casa, ya que no da palo al agua, a otra señora que se ha metido conmigo en el Congreso, nunca levantaría cabeza. Pero la feminista Irene Montero está encantada de que su macho alfa no solo la haya enchufado para ser ministra sino que se bata en duelo desde el confortable Twitter contra los que osan ofender a su dama.
 
 
La señora Montero puede llegar sola y borracha a casa, puede liberar de la cárcel a cinco violadores, incluso animar a que las menores de edad aborten o se cambien de sexo, pero la señora Montero hipa si le dice otra mujer que ella es una vergüenza para todas las que hemos salido adelante al margen de los galones de nuestro novio o marido. Hipa, llora, gime, hace pucheros mientras le aplauden, entre otros, Gabriel Rufián y Mertxe Aizpurúa, un amigo de convictos y una colaboradora de ETA condenada por enaltecer a los que asesinaban. Yo sí lloraría con esa claque.
 
 
La diputada de Vox, Carla Toscano, no usó los mejores términos para describir el medro conyugal de la señora Montero porque facilitó su victimismo, pero tenía más razón que un santo. Lo más delirante es que si hay alguien que ha sufrido los rigores de que la señora de Iglesias mande en Podemos por delegación consorte, son sus propios compañeros de partido, que han sido castigados por el zar cada vez que han osado contradecir a la zarina. Y ellos eran los que más la aplaudieron desde sus escaños en un alarde de hipocresía estratosférico: fue una ovación que dejaba un eco pérfido de carcajadas. Pero tenían que arroparla porque Iglesias había activado el aplausómetro desde Galapagar, y la Siberia de Podemos está plagada de malos camaradas que no aplaudieron suficientemente a la mujer del jefe: Errejón, Bescansa, Espinar, Alegría… y pronto Yolanda.
 
 
La antigua cajera (¡de la que se libró el gremio!) derramó unas lágrimas de cocodrila que hubieran sido más creíbles de haber brotado antes por otras mujeres a las que su consorte humilló. Por ejemplo, por Mariló Montero, a la que anhelaba azotar hasta que sangrara, o por Ana Botella, política de la que Iglesias dijo hasta en cuatro ocasiones que debía su ascenso a ser esposa de, nombrada por, y que carecía de formación. Con la edad de Montero, la exalcaldesa de Madrid ya era licenciada en Derecho, había aprobado las oposiciones al Cuerpo de Técnicos de la Administración Civil del Estado y trabajado en el Ministerio del Interior y otros departamentos de la Administración. Y, muy importante, nunca se hizo la víctima cuando el marido de la señora Montero la vejó en público. A diferencia de Irene, se bastó ella solita sin ayuda del marido de Zumosol para rebatir la insidia.
 
 
Para lágrimas, las que derramó España cuando la señora Montero se subió a la tribuna del Congreso en la moción de censura contra Rajoy, suceso parlamentario que inauguró la peor etapa que ha vivido España. Entonces, la señora de Iglesias, con los ojos inyectados no en lágrimas sino en vesania, dijo que el expresidente del PP era un ladrón, un saqueador, que se había llevado el dinero de los españoles a Suiza, Andorra y Panamá, un auténtico corrupto, que parasitaba España, que pertenecía a una organización criminal, que era un remedo de Corleone y, como colofón, que conformaba un Gobierno que fue resultado de un fraude democrático. Eso y lo que vino después, que aún nos ocupa, sí es para llorar, señora Montero.
 
 https://www.eldebate.com/opinion/20221125/lagrimas-cocodrila_75304.html

viernes, 25 de noviembre de 2022

Pasado

 Leí el otro día que, cuando tu infancia ha sido una fuente de buenos recuerdos, eso te sirve para recuperarte antes en los malos momentos. Yo no tengo esa base. Mi infancia fue un desastre. No sé si por mi culpa, la de los demás o las circunstancias. El caso es que yo prefiero no recordarla, pero me temo que mis sueños la sacan a la luz de vez en cuando. Así que, a falta de pasado, no me queda más remedio que mirar hacia adelante, y es más duro. 

A veces pienso que desde esos años han pasado más de cuarenta y, sin embargo, siguen presentes, más me temo que algunos posteriores. No sé si le pasa a todo el mundo o sólo a mí. Por eso tengo una psicóloga desde hace años. Parece mentira cómo te pueden marcar los primeros años de la vida. Así que, cuando tuve hijos, intenté que su infancia estuviera llena de buenos momentos. No me sirvió de mucho porque ahora dicen que han olvidado casi todo, pero espero que al menos les quede el regusto dulce en la memoria.


Sobre el mundial de fútbol en Qatar: https://cesarvidal.com/la-voz/editorial/editorial-la-obscenidad-aterriza-en-catar-21-11-22

miércoles, 23 de noviembre de 2022

Holanda y el tráfico de drogas

La Princesa Heredera al trono de Holanda no puede asistir a sus clases en la universidad. Está recluida en palacio porque La Mocro Mafia, una organización procedente de Marruecos, ha puesto precio a su cabeza. Es un hecho gravísimo que en España ha merecido poco más que algunos titulares en las páginas de la prensa rosa y que, sin embargo, retrata, como poco, el alarmante deterioro del modelo de vida en la altiva y buenista Europa. Si las fuerzas de seguridad de un país no son capaces de proteger la integridad física de las personas que ostentan la Jefatura del Estado, es que hay pocas cosas que estén realmente a salvo.

Holanda es un país muy civilizado. Extremadamente intervencionista en sus medidas económicas, disfrazadas de políticas sociales y extremadamente liberal en cuestiones éticas o sanitarias. Me pregunto si, cuando decidieron favorecer la exhibición de la prostitución en los escaparates y despenalizar el consumo de drogas, calibraron las consecuencias. ¿Pensarían que iba a ser una multinacional de comida rápida, o una farmacéutica cotizada en bolsa, la que sirviera el cannabis, las setas alucinógenas o el hachís, convenientemente envuelto, en los restaurantes? Hoy, en vez de ser más libres, moralmente superiores al resto como quizá creían o a lo peor siguen creyendo, sus ciudadanos viven presos, al albur de las más peligrosas redes narco-criminales.
 
No es problema sólo de Holanda. No hace tanto que tuvimos noticia de que en Bruselas la policía no trabajaba por la noche, aunque el objetivo fuera detener a unos cuantos yihadistas planeando atentados mortales a gran escala. Y, cuando los mandos policiales decidieron salir de casa, aunque no fueran horas, los belgas se entretuvieron contando gatitos en las redes sociales. Y aquí nos enternecimos, porque nos parecía entrañable
.
Europa ha dejado en manos de terceros, a cambio de buenas soldadas, la seguridad de sus fronteras exteriores. Estamos al albur de lo que decidan en Estambul o Rabat, que son los que tienen en su poder el grifo que abre o cierra el tráfico de inmigrantes o delincuentes o lo que quiera cruzar desde la otra orilla del Mediterráneo. Europa castiga el mérito, a los emprendedores y a las empresas con la falsa excusa de salvar a los más desfavorecidos, a los que subvenciona para que callen, porque si gritan dirán que cada vez tienen menos oportunidades. Europa ha creído que con un sistema de bienestar sin parangón en el mundo, con un patrimonio histórico artístico incomparable y con unas élites bien preparadas, podía dar lecciones al mundo, aún abjurando de su herencia cristiana y sin gastarse un euro en sistemas de defensa. Las consecuencias de esa superioridad moral estamos empezando a verlas.
 
 https://www.eldebate.com/opinion/20221027/asi-cayo-roma_68823.html

lunes, 21 de noviembre de 2022

Le sobran los motivos. Sabina

 Siempre me ha encantado Joaquín Sabina. Creo que es un poeta de primera. Naturalmente no me gustaban sus aficiones y simpatías políticas, pero eso nunca ha impedido que cantara sus canciones. Ahora que ya es mayor, ha hecho un documental, donde al parecer dice que ya no es tan de izquierdas. La razón: el paso del tiempo, que pone a cada uno en su lugar. No hace falta ser un sabio para reconocer que el comunismo ha llevado a la ruina ya a muchos países. 

Pero, ay, la ideología no perdona, y ahora sus acólitos de toda la vida le vuelven la espalda. Estoy pensando en ir a ver su película, aunque sólo sea por apoyar a un medio converso. Su trayectoria profesional desde luego tiene un valor suficiente y sobrado para conservar sus discos toda la vida, y sin embargo hay quien quiere condenarlo al ostracismo sin más. Todo por el terrible pecado de "tener ojos y oídos" y ver lo que pasa. Necesitamos más valientes como él, y menos adolescentes irredentos.

viernes, 18 de noviembre de 2022

Memoria histérica

El nuevo Frente Popular nos acaba de marcar un golazo. Ha sido de falta injusta, por toda la escuadra y sin siquiera inmutarnos demasiado por el abuso. Ni una manifestación masiva de protesta en España. Tampoco quejas demasiado enérgicas de la oposición (aunque su líder ha prometido derogar este disparate si gana). Desde el viernes pasado somos menos libres. España ya es el único país de Europa Occidental donde el Estado impone una lectura única y obligatoria de su historia reciente, de la que no se puede disentir so pena de sanción. En la práctica se anula el artículo 20 de la Constitución, donde se consagra la libertad de expresión, de cátedra y de producción científica, artística y técnica. Los alumnos de doce años en adelante tendrán que estudiar una versión doctrinaria de la historia, escrita y manipulada por la izquierda a su mayor gloria. Todos los profesores españoles, crean o no en esa mixtificación, habrán de enseñarla por ley.

La nueva Ley de Memoria Democrática ha salido adelante con los votos de un partido fundado por una despiadada banda terrorista antiespañola, ETA. Es una norma que margina a las víctimas de sus matanzas y derriba además la obra de concordia de la Transición, que pasa a ser investigada hasta diciembre de 1983, cuando ya gobernaba el propio PSOE, aunque era el de González. Es oportuno recordar la clarividente pregunta que en su día dejó flotando el historiador Stanley Payne: si la Transición supuso un pacto que tenía como objetivo alcanzar una democracia, ¿a dónde se dirigen entonces quienes la cuestionan? La repuesta es evidente: su meta es instaurar el imperio perpetuo de la izquierda, con una única ideología admisible, el «progresismo».
 
La Ley de Memoria Histórica parte de un error primigenio: el Estado se atribuye una competencia que no le corresponde para convertirse en el árbitro único de la Historia, además con potestad sancionadora. Dado que hoy nos gobiernan los herederos sentimentales e ideológicos de los partidos que perdieron la Guerra Civil (y que fueron incapaces de hacer que funcionase la II República), lo que han hecho es reescribir ese régimen, la Guerra y el franquismo para componer una historia maniquea, sin matiz alguno, donde la izquierda republicana siempre es buena y el bando nacional encarna el mal perenne y absoluto. Es un relato pueril, injusto y anticientífico, porque se antepone una plantilla ideológica al intento de estudio honesto de la realidad. Se soslaya también la complejidad del siglo XX y el entorno mundial en la época.
 
España, que sufrió un agitadísimo XIX, inicia el siglo XX con el mazazo de perder su imperio, un trauma para cualquier nación (véase a los ingleses, que en el fondo todavía siguen en el diván por ello). Tras el bienintencionado experimento canovista –a quien hay que reivindicar, porque al menos intentó un ejercicio posibilista, acorde al país real, no a una Arcadia inventada–, lo cierto es que la etapa de Alfonso XIII no acaba de funcionar. Depre postimperial, guerra complicada en Marruecos, con el doloroso episodio de Annual, que desnuda graves y profundas disfunciones; luego, el parche forzado de la dictadura de Primo, y tras ella, una II República que acabará siendo dinamitada desde dentro por varios de sus propios promotores (destacadamente el PSOE, que hoy, en lo que supone un auténtico chiste, mitifica esa etapa).
 
España además no flotaba en el vacío. Estamos hablando del momento en que el Crack del 29 sacude el mundo con su onda expansiva. Estamos hablando de la eclosión de los totalitarismos comunista y fascista, en una Europa que ante la convulsión económica buscaba soluciones ideológicas milagreras (como ahora, aunque hoy de un modo light, sin violencia). Estamos hablando de una España todavía muy tradicional, que probablemente no estaba preparada para una transición súbita a una democracia avanzada (y menos cuando la de la II República no lo era, y además incurrió en la peregrina y pérfida idea de perseguir al catolicismo en un país profundamente católico).
 
Un momento como el de 1936 y los años siguientes no se puede zanjar en blanco y negro, porque la historia discurre siempre en gama de grises. Este periódico, El Debate, auspiciado como ahora por la Asociación Católica de Propagandistas, aceptó entonces de modo leal el régimen de la República en un sonado editorial. ¿Cuál fue la respuesta a esa actitud conciliadora? La ACdP perdió entre 1936 y 1939 a 81 de sus miembros a manos de la represión republicana. En esos años se produjo una abominable persecución religiosa del Frente Popular contra los católicos. Fueron asesinados por su fe 4.184 curas seglares, 2.365 frailes, 296 monjas y 13 obispos. Miles de templos sufrieron ataques. Esos mártires y sus verdugos no existen para la Ley de Memoria, pues borra los crímenes de los republicanos. Es cierto que el bando nacional supera en volumen el número de represalias violentas, debido a la represión de la posguerra; pero un mal no puede servir para opacar otro mal. No se deben imponer desde el poder relatos sectarios de brocha gorda, porque hay mil repliegues, con ejemplos en ambos bandos de crueldad abominable y maravillosa y heroica bondad. No es tampoco coherente condenar el fascismo con máximo énfasis y al tiempo dar por buena otra pésima ideología, que todavía ha resultado más letal: el comunismo (que de manera anacrónica, lamentable, se sienta hoy en nuestro Gobierno, una excentricidad única en la UE).
 
Desde el viernes pasado España es un país peor, menos libre. Confiemos en que el año próximo votemos para recuperar el derecho básico de poder contar y estudiar en libertad nuestra propia historia. Y recordemos también a los partidos de la oposición que la inflación es muy importante, sí, pero la libertad de los españoles no lo es menos.
 https://www.eldebate.com/opinion/20221023/espanoles-somos-menos-libres_67874.html

miércoles, 16 de noviembre de 2022

Boicot a Amazon

Boicot a Amazon: En apoyo al comercio local

Os copio, tal cual, el testimonio que me acaban de enviar de alguien que tiene una pequeña empresa que se ve obligada a vender por Amazon:

«Hace tiempo que deseaba hablaros de mi experiencia con el gigante Amazon, desde el otro lado, como vendedor. Supongo que muchos de vosotros sois clientes, quizás alguno conozca también las entrañas desde el lado que quiero mostrar, y me ayude a abrir los ojos a algún cliente sobre las consecuencias de esa decisión de compra.
Muchos de vosotros creéis que es Amazon quien os vende los productos, os entrega en el plazo acordado, os recoge todo lo que queráis devolver y os garantiza que lo que pagáis os llega.
La realidad es que Amazon «NO EXISTE», Amazon SON LOS PROVEEDORES, todas las pequeñas empresas nos vemos obligadas a vender a través de su plataforma, porque han acaparado las búsquedas de GOOGLE y ya nadie llega hasta nuestras páginas web.


Amazon se apoya en los proveedores y abusa de ellos. Impone unas normas inasumibles para la pequeña empresa. Cuando tú te compras unos zapatos, no te sirven y pides que te los cambien, estás provocando que una zapatería de cualquier lugar esté obligada a asumir los portes de ida y vuelta, con lo que el margen de la venta desapareció en el primer cambio o devolución.
Además de descargar todos los gastos de transporte y obligaciones de cambio y devolución, Amazon nos cobra, a las empresas que vendemos a través de su plataforma, sobre un 15 % en concepto de comisión. Además de esa comisión directa de cada venta, también cobran una cuota fija a principio de cada mes.
Todo ello solamente por usar la plataforma, si quieres usar su logística tienes que pasar por caja de nuevo. Y si quieres salir en una posición visible tienes que pagar además en concepto de PUBLICIDAD.


Además Amazon no juega limpio con los proveedores. Si almacenas en sus instalaciones y tu producto va enviado en sus cajas de la sonrisa, tu producto va a ser mucho más fácil de encontrar en las búsquedas.
Y, para colmo, acaba de sacar una APP que conseguirá que ya ni busques en GOOGLE el producto que deseas comprar, ya lo buscarás en la aplicación, y el pequeño comercio, que lleva años buscando en internet al cliente que ya no entra en la tienda, se queda fuera definitivamente.


Os animo a que compréis en el comercio local, os necesitan, y si queréis comprar en internet, hacedlo en las propias webs de las pequeñas empresas. Comparad precios, es mentira que en Amazon encuentres las cosas más baratas, obviamente tenemos que subir los precios en Amazon, para compensar las tremendas comisiones que aplican. En nuestras webs encontrarás el producto a mejor precio.


Y por último, AMAZON, como bien sabréis, no paga impuestos en España. Esas comisiones que nos cobra a los proveedores, nos las cobra sin IVA, porque nos factura desde Luxemburgo, con lo cual tampoco paga el impuesto de Sociedades que pagaría si tuviesen la sede en España.


Insisto en que compréis en el comercio de proximidad. El comercio de tu barrio o tu pueblo da vida, da riqueza a tu entorno, da servicio, hace que tu dinero se reinvierta en tu localidad. Y paga impuestos con los que obtienes más servicios públicos.


Gracias por leerme


Maricarmen Iglesias


 

lunes, 14 de noviembre de 2022

La Agenda 2030

  En España existe incluso un ministerio dedicado a este tema, así que no es ningún secreto. ¿En qué consiste exactamente esta agenda?. Digamos que tiene tres pilares básicos: la familia, la nación y la religión. Su objetivo es precisamente destruirlos de la manera más discreta posible. Desean reducir la población mundial y que dependamos del estado para tenernos a todos dominados.

Para destruir la familia, fomentan el aborto a través de organizaciones internacionales que lo subvencionan. También alimentan la inquina entre los sexos por medio del feminismo radical y la discriminación positiva. Apoyan las denuncias falsas contra el hombre.

Por otra parte, tienen unas campañas muy fuertes a favor del lobby Lgtb y últimamente intentando favorecer la transexualidad ya desde los niños en el colegio.

Para destruir la nación, apoyan a los movimientos independentistas. También impulsan la inmigración ilegal de manera que desaparezcan los lazos familiares, culturales y raciales. Se trata de que el individuo no se sienta perteneciente a un colectivo mayor. Además reescriben la historia buscando culpables y perjudicados. 

Para destruir la religión, por una parte intentan sustituirla por otras, cosa que están consiguiendo. Por otra parte, se dedican a ridiculizar a los que siguen los ritos tradicionales. Además, atentan contra la doctrina cristiana favoreciendo la sexualidad libre, aborto y eutanasia.

Y también está el alarmismo climático que contribuye a que no puedas tener hijos porque contaminan, ni desarrollo económico porque contamina, ni tan siquiera una alimentación saludable porque destruyes el planeta. Conclusión, que todos sobramos.

Todo ello con la intención de que el individuo se encuentre solo sin apoyos familiares ni sociales y, de ese modo, sea más fácil de manejar, no tenga aspiraciones ni desee tener descendencia. Así solo los individuos privilegiados tienen acceso a la familia, la propiedad privada y el poder.

De este modo, se explican todas las campañas que han aparecido en el último siglo en los medios de comunicación, lo cuales los tienen complemente comprados, dominados y teledirigidos. No es casualidad que todos ellos den las mismas noticias con el mismo sesgo ideológico. La agenda 20-30 es un objetivo a largo plazo que se está cumpliendo en buena parte del mundo. Afortunadamente, todavía hay países que se resisten a esta presión.

viernes, 11 de noviembre de 2022

La verdad sobre la transición verde

El activismo contra el cambio climático es una de las mil y una formas de activismo que nos ha tocado soportar en estos años de siglo. Porque el fin —o casi— de las ideologías sistemáticas no ha enterrado la pretensión de edificar algún maravilloso mundo nuevo sobre la tabla rasa de lo existente. La pretensión continúa, sólo que atomizada. El activista es el personaje de nuestro tiempo. No ha habido nunca tantas personas dedicadas a alguna causa, naturalmente buena, ni tantas empeñadas en cambiar el mundo y, sobre todo, en cambiar a sus semejantes. La cantidad de activistas que quieren moldearnos se multiplica y todos van de salvadores, pero se llevan la palma los que quieren salvar al planeta del cambio climático.

Los salvadores del planeta siguen la estela de ciertas organizaciones ecologistas que optaron, hace años, por acciones espectaculares para atraer la atención de las cámaras, y lo hacen porque la fórmula funciona. Si salieran a la palestra con datos y argumentos, no les haría caso nadie, pero si lanzan unos botes de sopa de tomate al cuadro de Los Girasoles de Van Gogh, tienen publicidad asegurada. Lo de la sopa de tomate no fue un guiño deliberado a Warhol, pero es a Warhol a quien se le atribuye la frase de que que todo el mundo iba a tener sus quince minutos de fama. Eso es exactamente lo que el activista busca, dando por sentado, que es mucho dar, que sabe qué es lo que busca. El activismo es más de hacer que de saber y de pensar más bien poco.

Tan poco pensaron las que arrojaron el tomate que cuando tocó explicar su acto vandálico dijeron que protestaban, a la vez, contra la carestía de los precios de la energía y contra el cambio climático. Eso no puede ser. No se puede estar al mismo tiempo en contra de la reducción del suministro de energía, porque provoca un alza de precios y en contra de que aumente el suministro de energía, porque hay que eliminar los combustibles fósiles. La incompatibilidad es manifiesta. No es posible disponer de una energía barata y abundante y, simultáneamente, acabar con el petróleo, el carbón o el gas natural de un plumazo. Estamos viviendo en directo esa imposibilidad. Y pagando su precio.

El activismo, decíamos, no es de mucho pensar. Lo mueve la pasión redentora, no la reflexión coherente. Pero no son sólo unos activistas los que caen en el disparate. La "transición verde", que han abrazado Gobiernos de todo tipo en los países ricos, lleva dentro la misma discordancia. Y no es banal recalcar lo de países ricos, porque esto va de riqueza y de pobreza. Los ecológicos planes de futuro pintan un mundo ideal en el que hemos abandonado los sucios combustibles fósiles, hemos reducido el uso de energía en aras de una vida más natural y hasta hemos dejado atrás la obsesión por el crecimiento económico. Pero resulta que en ese mundo soñado no vamos a ser más pobres, sino más ricos o igual de ricos que ahora.

Ese milagro no puede ser y además es imposible. Mejor dicho: puede ser que los ricos de los países ricos no sufran merma. Pero los pobres de esos mismos países serán más pobres. La "transición verde" proyecta un mundo ideal reservado para los ricos, mientras los pobres viven o malviven en el sucio mundo de siempre, y pagando más caros energía y combustibles. Ya lo estamos viendo. Tan disparatado como el activismo de las sopas de tomate.

 https://www.libertaddigital.com/opinion/cristina-losada/la-cara-sucia-de-la-transicion-verde-6947496/

- Seguir leyendo: https://www.libertaddigital.com/opinion/cristina-losada/la-cara-sucia-de-la-transicion-verde-6947496/

. - Los salvadores del planeta siguen la estela de ciertas organizaciones ecologistas que optaron, hace años, por acciones espectaculares para atraer la atención de las cámaras, y lo hacen porque la fórmula funciona. Si salieran a la palestra con datos y argumentos, no les haría caso nadie, pero si lanzan unos botes de sopa de tomate al cuadro de Los Girasoles de Van Gogh, tienen publicidad asegurada. Lo de la sopa de tomate no fue un guiño deliberado a Warhol, pero es a Warhol a quien se le atribuye la frase de que que todo el mundo iba a tener sus quince minutos de fama. Eso es exactamente lo que el activista busca, dando por sentado, que es mucho dar, que sabe qué es lo que busca. El activismo es más de hacer que de saber y de pensar más bien poco. - Seguir leyendo: https://www.libertaddigital.com/opinion/cristina-losada/la-cara-sucia-de-la-transicion-verde-6947496/Los salvadores del planeta siguen la estela de ciertas organizaciones ecologistas que optaron, hace años, por acciones espectaculares para atraer la atención de las cámaras, y lo hacen porque la fórmula funciona. Si salieran a la palestra con datos y argumentos, no les haría caso nadie, pero si lanzan unos botes de sopa de tomate al cuadro de Los Girasoles de Van Gogh, tienen publicidad asegurada. Lo de la sopa de tomate no fue un guiño deliberado a Warhol, pero es a Warhol a quien se le atribuye la frase de que que todo el mundo iba a tener sus quince minutos de fama. Eso es exactamente lo que el activista busca, dando por sentado, que es mucho dar, que sabe qué es lo que busca. El activismo es más de hacer que de saber y de pensar más bien poco. - Seguir leyendo: https://www.libertaddigital.com/opinion/cristina-losada/la-cara-sucia-de-la-transicion-verde-6947496/Los salvadores del planeta siguen la estela de ciertas organizaciones ecologistas que optaron, hace años, por acciones espectaculares para atraer la atención de las cámaras, y lo hacen porque la fórmula funciona. Si salieran a la palestra con datos y argumentos, no les haría caso nadie, pero si lanzan unos botes de sopa de tomate al cuadro de Los Girasoles de Van Gogh, tienen publicidad asegurada. Lo de la sopa de tomate no fue un guiño deliberado a Warhol, pero es a Warhol a quien se le atribuye la frase de que que todo el mundo iba a tener sus quince minutos de fama. Eso es exactamente lo que el activista busca, dando por sentado, que es mucho dar, que sabe qué es lo que busca. El activismo es más de hacer que de saber y de pensar más bien poco. - Seguir leyendo: https://www.libertaddigital.com/opinion/cristina-losada/la-cara-sucia-de-la-transicion-verde-6947496/SeLos salvadores del planeta siguen la estela de ciertas organizaciones ecologistas que optaron, hace años, por acciones espectaculares para atraer la atención de las cámaras, y lo hacen porque la fórmula funciona. Si salieran a la palestra con datos y argumentos, no les haría caso nadie, pero si lanzan unos botes de sopa de tomate al cuadro de Los Girasoles de Van Gogh, tienen publicidad asegurada. Lo de la sopa de tomate no fue un guiño deliberado a Warhol, pero es a Warhol a quien se le atribuye la frase de que que todo el mundo iba a tener sus quince minutos de fama. Eso es exactamente lo que el activista busca, dando por sentado, que es mucho dar, que sabe qué es lo que busca. El activismo es más de hacer que de saber y de pensar más bien poco. - Seguir leyendo: https://www.libertaddigital.com/opinion/cristina-losada/la-cara-sucia-de-la-transicion-verde-6947496/Los salvadores del planeta siguen la estela de ciertas organizaciones ecologistas que optaron, hace años, por acciones espectaculares para atraer la atención de las cámaras, y lo hacen porque la fórmula funciona. Si salieran a la palestra con datos y argumentos, no les haría caso nadie, pero si lanzan unos botes de sopa de tomate al cuadro de Los Girasoles de Van Gogh, tienen publicidad asegurada. Lo de la sopa de tomate no fue un guiño deliberado a Warhol, pero es a Warhol a quien se le atribuye la frase de que que todo el mundo iba a tener sus quince minutos de fama. Eso es exactamente lo que el activista busca, dando por sentado, que es mucho dar, que sabe qué es lo que busca. El activismo es más de hacer que de saber y de pensar más bien poco. - Seguir leyendo: https://www.libertaddigital.com/opinion/cristina-losada/la-cara-sucia-de-la-transicion-verde-6947496/guirLos salvadores del planeta siguen la estela de ciertas organizaciones ecologistas que optaron, hace años, por acciones espectaculares para atraer la atención de las cámaras, y lo hacen porque la fórmula funciona. Si salieran a la palestra con datos y argumentos, no les haría caso nadie, pero si lanzan unos botes de sopa de tomate al cuadro de Los Girasoles de Van Gogh, tienen publicidad asegurada. Lo de la sopa de tomate no fue un guiño deliberado a Warhol, pero es a Warhol a quien se le atribuye la frase de que que todo el mundo iba a tener sus quince minutos de fama. Eso es exactamente lo que el activista busca, dando por sentado, que es mucho dar, que sabe qué es lo que busca. El activismo es más de hacer que de saber y de pensar más bien poco. - Seguir leyendo: https://www.libertaddigital.com/opinion/cristina-losada/la-cara-sucia-de-la-transicion-verde-6947496/ leyendo: https://www.libertaddigital.com/opinion/cristina-losada/la-cara-sucia-de-la-transicion-verde-

6947496/

miércoles, 9 de noviembre de 2022

De vuelta a la rutina

 Este año me he apuntado por fin en gimnasia. El año pasado no había plazas por culpa de las restricciones. Además, he vuelto al inglés, después de pasar por alemán y francés en años anteriores. El nivel es bastante alto y la clase es amena. La verdad es que me ha costado muchísimo apuntarme porque cada vez estoy más perezosa y, sobretodo volver a empezar con grupos nuevos de gente se me hace muy cuesta arriba.

Además, ahora tengo artrosis en las manos y todo me cuesta mucho más, incluyendo escribir este artículo, porque me duelen los dedos. Tengo que hacerme unas pruebas a ver si encuentro alguna solución. De manera que, aunque disfruto mucho estas actividades, cada año es un esfuerzo mayor, pero reconozco que necesito hacer algo aparte de lo habitual. Ahora me toca intentar no faltar a las clases, a pesar de todas las complicaciones que surgen a diario.

lunes, 7 de noviembre de 2022

La moda de la transexualidad

 

La mayor investigación en cambio de género: cientos de niñas menores de 12 años son mutiladas al año

Cirujanos operando.
El informe muestra que del total de operaciones realizadas en esos cuatro años, 1.130 correspondían a niñas menores de 12 años.

A principios de esta semana, la prestigiosa revista médica JAMA Pedriatrics perteneciente a la Asociación Médica Estadounidense publicó un informe elaborado por médicos de la Universidad de Vanderbilt  (Nashville, EE.UU.) sobre las operaciones de cambio de género en menores de edad.

Se trata de "la investigación más grande hasta la fecha" en torno a esta práctica que, según muestra el estudio, es de todo menos médica.

Michael Cook, editor de Mercatornet, ha sintetizado los resultados del informe y la conclusión es alarmante: no solo muestra el escalofriante aumento de operaciones de cambio de género en Estados Unidos, sino que buena parte de ellas son realizadas eludiendo los mismos procedimientos que, según el lobby de género, son necesarios para llevarlas a cabo.

El estudio, disponible aquí en inglés, arroja que las operaciones de reconstrucción torácica de afirmación de género -el eufemismo empleado para referirse a la mutilación mamaria, la mastectomía- se han incrementado en un 389%% entre 2016 y 2019, así como casos de niños que solicitaron implantes mamarios.

El informe muestra que del total de operaciones realizadas en esos cuatro años, 1.130 correspondían a niñas menores de 12 años.

Los médicos de Vanderbilt calcularon que, sobre el total, un 5,5% de los menores operados tenían menos de 14 años, el 21,5% eran menores de 15 y el 56% menores de 16.

El lobby transgénero y sus partidarios siempre han afirmado que estas operaciones tienen sentido como el último paso del conocido como proceso de reafirmación de género.

Una travesía con secuelas globales y de por vida en adultos y menores que suele seguir las siguientes etapas -en una gran mayoría, inducidas por las autoridades médicas, escolares y sociales-: que el niño tome conciencia de la supuesta disforia, la consiguiente necesidad de afirmación social -hacerlo público en sociedad y que sea aceptado-; el comienzo de medicación de bloqueadores de pubertad y de sexo cruzado -para cambiar la apariencia física- y como último paso, intervenciones quirúrgicas como la doble mastectomía.

La dictadura de la "reasignación" se salta sus propios procedimientos

Pero según la realidad de los hechos -que ya ha llevado al cierre de la polémica clínica de cirugías de cambio de sexo inglesa Tavistock- muestra lo contrario, según el estudio. Sin ser una justificación para realizar las cirugías de reasignación siguiendo el procedimiento, se desprende que menos del 20% de las niñas recibieron terapia hormonal antes de la cirugía: el 80% de las niñas y jóvenes fueron operadas sin masculinizar los cuerpos, como prescribe el procedimiento.

Según los estándares oficiales, un adolescente debe haber tenido "al menos 12 meses de terapia hormonal de afirmación de género o más, si es necesario, para lograr el resultado quirúrgico deseado para los procedimientos de afirmación de género", según la WPATH.

Para Cook lo que sucede "es pura mutilación" y lo describe como algo "peor que prescribir una liposucción a un niño de 12 años que padece anorexia".  

Las operaciones se realizan, además, eludiendo los problemas psicológicos y psiquiátricos que, lejos de ser diagnosticados -como en realidad lo son- como motivos contrarios a la reasignación que deben ser tratados, acaban siendo catalizadores. Entre ellos, se encuentran la ansiedad, la depresión o el autismo, generalmente achacados a la disforia de género.

Según Cook, "lo peor está por llegar". "¿Cuántas niñas más serán mutiladas de por vida por cirujanos sociópatas antes de que los estadounidenses se den cuenta de esta grotesca violación de los derechos humanos?", plantea el editor de Mercatornet.

 https://www.religionenlibertad.com/vida_familia/771963298/mayor-investigacion-cambio-genero-cientos-ninas-menores-mutiladas.html

https://rebelionenlagranja.com/noticias/hablan-las-madres-amanda-agrupacion-de-madres-de-adolescentes-y-ninas-con-disforia-acelerada-20221101

viernes, 4 de noviembre de 2022

Diecisiete

 Dentro de poco hará diecisiete años de que empecé a escribir blogs. Por entonces ni siquiera sabía lo que eran. Empecé con un diario personal y poco a poco fui buscando lectores. Tuve épocas de mucho auge y otras muy tranquilas. Ahora me encuentro cómoda aquí. Es mi blog número nueve, de los oficiales. Durante mucho años escribía todos los días y, tenía tal labia, que se me acumulaban los borradores, hasta veinte o treinta.

Fruto de esa actividad frenética tengo publicados doce libros en Bubok. es. Ahora me lo tomo con más calma y prefiero copiar artículos interesantes de otros medios. Sólo escribo uno sí y otro no, para recordar que sigo siendo la misma. En estos diecisiete años he recibido muchos halagos, que agradezco mucho, y críticas feroces, a veces de la misma persona. De hecho la última que se enfadó conmigo todavía no sé por qué. 

Cuando se maneja tanto material y tantos enlaces se acaba perdiendo un poco el hilo de la conversación. Ahora al menos creo que todos los que están es porque quieren estarlo y no para llevar la contraria. Ya no tengo edad para discusiones.


martes, 1 de noviembre de 2022

Halloween, celebración del asesinato

 Según parece esta fiesta pasó de Europa a EE.UU. y vuelta, pero las tribus celtas la celebraban como una unión entre los vivos y los muertos. La Europa cristiana lo trasformó en un homenaje a los muertos. Y los americanos lo volvieron un homenaje a la muerte, pero no a cualquiera, sino a la muerte violenta provocada. Sólo así se entiende que los disfraces rebosen sangre y heridas, así como cuchillos y otras armas. Es una celebración del asesinato o como poco del accidente trágico.

Además, los monstruos representan a asesinos: vampiros, hombres lobo y demás. De manera que no hace falta echarle mucha imaginación para comprender que es más bien un homenaje a los asesinos y al crimen. Esto no tiene nada que ver con su espíritu original. Me pregunto qué pensarán los padres de la pobre niña que  fue asesinada en Francia por una mujer perturbada argelina. Más parece que ahora estamos celebrando ese crimen y otros semejantes, en lugar del recuerdo de nuestros seres queridos.

La guerra de Ucrania no es la única

 El pasado 24 de febrero todas las miradas se centraron en la invasión rusa de Ucrania y el inicio de la guerra en ese país y sus trágicas...