El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar.

lunes, 29 de noviembre de 2021

Putin asombrado ante la devastación moral de occidente

 

Fiel a la cita, el presidente ruso Vladimir Putin acudió al 18º encuentro anual del Club Valdai, un think tank  que en buena medida ha marcado la línea del gobierno de Moscú desde su fundación en 2004, cuando él ya estaba en el cargo en su primer mandato.

El tema de este año era Conmoción global en el siglo XXI: el individuo, los valores y el Estado, y en su conferencia, recogida por el Kremlin, Putin señaló que "las transformaciones que estamos viendo son de un calibre distinto a los que reiteradamente ocurren en la Historia".

Destacó varias, pero tiene un significado especial el tiempo que dedicó  describir algunas que están sucediendo "en Estados Unidos y en Europa Occidental", aun reiterando varias veces que eso no era asunto de Rusia.

El precedente bolchevique

"Contemplamos con asombro el proceso emprendido en los países que eran considerados tradicionalmente como estándares del progreso", señaló: "Algunas personas en Occidente creen que una agresiva eliminación de páginas enteras de su propia historia, que la 'discriminación a la inversa' contra la mayoría en beneficio de una minoría, y que la exigencia de abandonar las ideas tradicionales de madre, padre, familia e incluso género son hitos en el camino a la renovación social". Al contrario, Puti abogó, junto a "la abrumadora mayoría de la sociedad rusa", por confiar "en nuestros valores espirituales, nuestra tradición histórica y la cultura de nuestra nación multiétnica".

Además recordó que nada de esto que sucede en Occidente es nuevo ni original, y Rusia ya lo vivió a partir de la Revolución Bolchevique de 1917, "basándose en los dogmas de Marx y Engels", que asestaron un golpe "a los fundamentos de una sociedad sana" por la destrucción de los "valores antiguos, de la religión y de las relaciones entre personas, llegando incluso al rechazo total de la familia y a alentar la delación de los seres queridos".

Peor que el agit-prop soviético

Putin insistió en esta consideración: "La lucha por la igualdad y contra la discriminación se ha convertido en un dogmatismo agresivo que roza el absurdo, como cuando las obras de los grandes autores del pasado, como Shakespeare, ya no se enseñan en las escuelas y universidades porque se consideran anticuadas sus ideas. Se declara anticuados a los clásicos porque ignoraban la importancia del género o de la raza. En Hollywood se distribuyen manuales sobre cómo contar adecuadamente las historias y cuántos personajes y de qué color y género debe ser una película. ¡Esto es peor que el departamento de agit-prop del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética!".

El presidente ruso se fijó en dos elementos fundamentales de la cultura woke: el racismo identitario y la ideología de género.

"La nueva 'cultura de la cancelación' se ha convertido", explicó, "en una 'discriminación a la inversa', esto es, en un 'racismo a la inversa'. El obsesivo énfasis en la raza está dividiendo a la gente, cuando los luchadores reales por los derechos civiles soñaban precisamente por borrar las diferencias y rechazaban dividir a las personas por el color de su piel".

Ideología de género y crimen contra la humanidad

En cuanto a la ideología de género, Putin describió con precisión lo que está pasando en Occidente: "Quien se atreva a mencionar que los hombres y las mujeres existen realmente, lo cual es un hecho biológico, se arriesga al ostracismo: se dice 'progenitor uno' y 'progenitor dos', 'progenitor gestante' en vez de 'madre' y 'dar leche humana' en vez de 'amamantar' porque podría molestar a las personas inseguras sobre su género. Repito, esto no es nuevo. En los años 20 los llamados Soviets de la Cultura también inventaron una especie de neolengua para cambiar así la conciencia y los valores".

"Por no mencionar", insistió, "cosas auténticamente monstruosas como enseñar a los niños desde la edad más temprana que un chico puede convertirse fácilmente en chica y viceversa... Todo ello, expulsando a los padres del proceso y forzando al menor a tomar decisiones que pueden condicionar toda su vida... ¿Es que un niño a esa edad es capaz de tomar decisiones de esa naturaleza? Si llamamos a las cosas por su nombre, esto roza el crimen contra la humanidad, y se está haciendo en nombre del progreso".

"El coste de los experimentos sociales mal concebidos va más allá de cuanto pueda calcularse", dijo Vladimir Putin para concluir esta parte del discurso: "Esas actuaciones pueden destruir los fundamentos no solo materiales, sino espirituales de la existencia humana, dejando atrás una devastación moral sobre la que, durante mucho tiempo, nada puede construirse para reemplazarlos".

 https://www.religionenlibertad.com/mundo/66188578/putin-asombrado-devastacion-moral-occidente-absurdos-experimentos-sociales.html

viernes, 26 de noviembre de 2021

Derecho a la vida

 

En el artículo del mes pasado hacía referencia a la sentencia de hace 10 años del caso C-34/10 del Tribunal de Justicia Europeo, de una gran trascendencia para la defensa de la vida humana de los embriones procedentes de la fecundación in vitro. El TJE consideró como no patentables las aplicaciones derivadas de la utilización de los embriones humanos con fines industriales o comerciales, incluida su utilización con fines de investigación científica.

Me parece importante añadir que en lo que afecta al ejercicio de la profesión médica, las leyes desarrolladas en España sobre el aborto, la eutanasia, y lo que afecta a los embriones en la ley de reproducción humana asistida), no responde a las condiciones de respeto al valor supremo de la vida, principal objetivo de la Bioética, ni a los deberes deontológicos de los médicos.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

La vida es un hecho biológico, no jurídico. Las leyes están para protegerla no para negarla o afirmarla. La vida está en el punto de partida, y lo que determina su realidad son unas propiedades reconocibles desde la perspectiva biológica. La vida humana, tiene su inicio tras la fecundación –con la fusión de los gametos y la formación del cigoto-, que es cuando surge la identidad genética y por tanto la primera realidad corporal humana. Tras ello la vida transcurre en continuidad hasta la muerte. En el caso humano hay además un valor añadido que es el de su dignidad, que no es algo que se mide o se otorga, sino que se ha de reconocer por igual en todo ser humano. La vida humana tiene un valor inalienable porque tiene “dignidad”.

Esto significa que, el legislador a lo que está obligado es a establecer un régimen de protección del derecho a toda vida humana, en ningún caso a su destrucción. La Constitución Española tiene en cuenta el valor de la vida y lo proclama como el presupuesto elemental e indispensable de todo derecho. Según el artículo 15 de la CE la vida misma es precisamente el presupuesto elemental e indispensable de todo derecho. Si sabemos cuándo se inicia y cuando termina la vida de un ser humano, sabemos cuál es el marco del deber moral de su protección.

Este respeto implica una serie de deberes hacia uno mismo y hacia los demás, entre los que destaca la obligación de tratar a cada ser humano como un fin en sí mismo. La dignidad la poseen todas las personas por igual desde la fecundación hasta la muerte. por el mero hecho de ser humanos.

Sin embargo, la eutanasia y el aborto y cuantas leyes cuestionan el valor de la vida humana en cualquier circunstancia, parten de un concepto erróneo de lo que es la dignidad, al establecer diferentes categorías en función de la salud o utilidad social.

Las leyes del aborto, la eutanasia y las que autorizan la selección y utilización de los embriones, han surgido, al margen de los datos de la ciencia. No han querido tener en cuenta que hay vida humana desde la fecundación, en el embrión y el feto, las primeras etapas de la vida humana. Además, no se han fundamentado en valores objetivos de moralidad, que se basan en la dignidad de toda vida humana. Por eso nos recuerda el papa Francisco en Fratelli tutti, que «En el fondo «no se considera ya a las personas como un valor primario que hay que respetar y amparar, especialmente si son pobres o discapacitadas, si “todavía no son útiles” —como los no nacidos—, o si “ya no sirven”  —como los ancianos—».

Las personas partidarias de elegir la propia muerte, o aprobar la utilización destructiva de un embrión o la eliminación de la vida fetal, se refieren a un concepto relativista y utilitario de la dignidad. Se valora la vida de acuerdo con criterios subjetivos, relativos y variables de una persona a otra o con el tiempo. Desde esta perspectiva, el derecho a morir dignamente significa el derecho que toda persona debe tener a decidir sobre los límites aceptables de su autonomía y su calidad de vida. El problema es que, aceptando esto como un derecho subjetivo se entra en la dinámica de aceptarlo para todos y en cualquier circunstancia, y se produce una deriva, una pendiente deslizante, hacia la clasificación de las personas como más o menos dignas de vivir: señores y esclavos, nobles y vasallos, útiles e inútiles, etc. Por ello, el derecho a la vida es irrenunciable en la medida que no se puede minusvalorar la dignidad ni por tanto exigir el derecho a morir.

El Prof. Ignacio Sánchez Cámara, catedrático de Filosofía del Derecho de la URJC, señala que:

«Si hay un derecho a morir, habría un deber de matar por parte del médico, y esa contraposición entre derecho y deber, además de romper todos los principios de nuestra civilización europea, …no encaja en nuestra Constitución».

De modo que, partiendo de que no existe un derecho a morir, ya que la muerte es un hecho natural que sobreviene siempre y a todos y no una opción, en el caso de la eutanasia o el suicidio asistido, el error nuclear es además, confundir ese pretendido derecho a morir con el derecho a ser matado. Lo grave es que se reclame el derecho a ser matado por otro, máxime cuando no se encuentra quien esté dispuesto a hacerlo, y se pretenda, entonces, cargar a los médicos del Sistema Público de Salud u otros funcionarios ad hoc con el «deber» de producir la muerte al solicitante. Si ya esto es grave de por sí, pero aun es incluso negar el derecho a la objeción de conciencia que incluso se trata de imponer con tal de favorecer el cumplimiento de unas leyes injustas.

Por ello, las leyes que admiten acabar con la vida humana no solo no respetan la dignidad que nos hace a todos iguales, sino que van en contra de los deberes éticos de quienes se supone tienen el deber de atender la salud. Ni el aborto ni la eutanasia son actos médicos, pues no responden a los objetivos de la curación, alivio, prevención o promoción de la salud señalados como los deberes médicos en el Código de Deontología de la Organización Médica Colegial española de 2011.

Como consecuencia se puede afirmar que las leyes que atentan contra la vida humana, serán legales, pero no son justas, ni por tanto son legítimas. No contemplan la lex artis, ni tienen en cuenta las exigencias de una buena ley que debe ser respetada por todos los ciudadanos y que debe tener en cuenta que el individuo pueda desarrollar su vida de forma personal.

Se deben promulgar nuevas leyes, después de una reflexión multidisciplinar en la que lo primero ha de ser el conocimiento de los hechos, lo que aporta la ciencia y en particular la Biología sobre que cuando estamos ante una vida humana. Luego se debe reflexionar sobre la moralidad; lo que se puede o no hacer teniendo presente los hechos conocidos y el valor y dignidad del sujeto sobre el que se desea actuar. Finalmente, en el análisis sobre lo que es éticamente aceptable, el Derecho juega el último papel, el que convertiría el acto a realizar en legal o no.

Solo serían aceptables las acciones en el caso de que los datos de la ciencia o el análisis ético indicasen que por su naturaleza el sujeto sobre el que se legisla no tiene un valor intrínseco que imponga un respeto especial, pero esto no será nunca el caso de un ser humano, con independencia de sus circunstancias temporales, sociales o de salud,

Las leyes deben constituir el ultimo eslabón, no el primero. No se puede empezar la casa por el tejado, establecer el aborto o la eutanasia como un derecho para después retorcer los hechos objetivos y terminar negando la existencia de una vida humana en las primeras etapas de su desarrollo o su valor intrínseco en igualdad para todos.

Por Nicolás Jouve, Catedrático Emérito de Genética y Presidente de CíViCa. Miembro del Comité de Bioética de España.

https://www.actuall.com/vida/la-ciencia-y-la-etica-base-del-derecho-a-la-vida/

miércoles, 24 de noviembre de 2021

Hombres y mujeres

Hace poco publiqué un artículo sobre el divorcio, intentando hacer ver que no es una decisión sencilla y que puede dañar irremisiblemente a la pareja y a los hijos. Me extrañó ver que la mayoría de los comentarios tendían a considerar al hombre como culpable de cualquier separación, bien por maltrato o por infidelidad. Me temo que eso forma parte de una campaña que se viene desarrollando hace años por parte del feminismo radical y la ideología de género.

Soy mujer y como tal he conocido casos de mujeres infieles y también de mujeres que eran malas personas. Tal vez no lo fueran tan abiertamente como un hombre que insulta, agrede o amenaza, pero eso no elimina su culpa. Las mujeres somos más sutiles, lo que no quita que podamos hacer tanto daño como ellos, de una manera más solapada. La envidia y el rencor por ejemplo son defectos más femeninos que masculinos, tal vez porque son menos evidentes.

Los hombres tienden a ser más dominantes y agresivos. Pero eso no significa que todos lo sean. Hay hombres que resultan ser muy buenos maridos y padres. En cuanto a las madres, las hay que agobian a sus hijos y no les dejan crecer ni madurar, y los alejan del padre. También hay mujeres que tienen celos de las nueras y les hacen la vida imposible. De ahí la mala fama de las suegras. Así que, por favor, dejémonos de estereotipos de género y juzguemos a las personas con independencia de su sexo.

lunes, 22 de noviembre de 2021

Dueños del mundo

Juan Manuel de Prada

Con la pretendida intención de «adaptar el sistema educativo a los retos y desafíos del siglo XXI», nuestros próvidos gobernantes se disponen a introducir nuevas asignaturas en la enseñanza secundaria, entre las que se hallan ‘Educación en valores cívicos y éticos’, ‘Digitalización’ o ‘Economía y Emprendimiento’, todas ellas además abordadas con «perspectiva de género».

Naturalmente, a nadie se le escapa que estas presuntas asignaturas aspiran a moldear conciencias. Decía Leibniz que «el dueño de la educación es el dueño del mundo». En una correcta interpretación de la frase, todo sistema educativo sano debería esforzarse por hacer dueños de la educación a sus destinatarios, que serán quienes mañana tengan la responsabilidad de guiar el mundo. Pero es achaque de todas las tiranías que en el mundo han sido erigirse en dueñas de la educación; precisamente porque saben que, al arrebatar el control sobre la educación, se aseguran el control sobre el mundo. La fractura de la educación nace cuando el poder establecido, en su afán por adueñarse del mundo, viola el derecho que asiste a los padres para elegir la educación que desean para sus hijos. El poder establecido no está hecho para ser pedagogo, sino para asistir y estimular la pedagogía; no está hecho para ser dueño del mundo, sino para garantizar que quienes son sus legítimos dueños lo sean de forma efectiva. Cuando el poder establecido, en su pretensión monopolizadora, aspira a convertirse en dueño de la educación, no hace sino incurrir en una tentación totalitaria.

Cuando el poder establecido aspira a convertirse en dueño de la educación, no hace sino incurrir en una tentación totalitaria

Y esa tentación totalitaria se muestra de modos muy diversos; el más sibilino de todos ellos consiste en hacer ininteligible el mundo, o en ofrecer una interpretación sesgada del mundo que satisfaga sus intereses. Una de las fallas más preocupantes de nuestro sistema educativo atañe, precisamente, a la sustitución de un saber que proporcione un conocimiento en profundidad del mundo por un saber puramente utilitario (‘Digitalización’, ‘Economía y Emprendimiento’), cuando no por el puro adoctrinamiento (‘Educación en valores cívicos y éticos’). Así debe explicarse el menoscabo que, desde hace ya demasiado tiempo, sufren las Humanidades.

Sólo el conocimiento del pasado permite una mirada comprensiva sobre la realidad presente; cuando ese conocimiento del pasado se escamotea, la realidad presente se convierte en un carrusel aturdidor. Cuando ignoramos nuestra genealogía cultural, nos convertimos en seres desvalidos arrojados a la intemperie; y nuestra fragilidad, nuestro desconcierto ante un mundo que no alcanzamos a comprender, nos hace también más fácilmente manipulables. No se puede avanzar en el conocimiento de la realidad, no se puede establecer un contacto comprensivo con esa realidad sin unos cimientos que nos aporten una idea sobre su significado. Y esos cimientos los proporcionan las Humanidades: la Historia, el Latín, la Filosofía no son meros ornamentos educativos; son la entraña misma de la educación. Cuando esa entraña se vacía, la realidad a la que pertenecemos, la realidad de la que procedemos, se torna incomprensible; y, desvinculados de esa realidad, nos convertimos en átomos perdidos en la inmensidad de un vacío que no pueden llenar otros conocimientos supletorios, mucho menos forzadas disciplinas concebidas con un inequívoco designio adoctrinador.

Resulta sumamente revelador que el ocaso de las Humanidades coincida con el advenimiento de estas nuevas disciplinas utilitarias o adoctrinadoras. Y es que, cuando previamente se ha arrebatado el sentido del mundo a quienes deberían ser sus dueños, es preciso inculcarles un sentido nuevo o inventado. A quien ignora la Historia es mucho más fácil adormecerlo con leyendas; a quien desconoce las corrientes filosóficas que han permitido la configuración del estatuto humano es mucho más sencillo imbuirlo de paradigmas culturales de nuevo cuño. Y, en fin, a quien le ha sido arrebatada la posibilidad de construir su visión del mundo sobre los cimientos que proporcionan las Humanidades resulta mucho más practicable convertirlo en víctima de la ‘homologación gregaria’ propia de cada época. Una educación que arrincona las Humanidades es una educación expropiadora, que condena a quienes deberían ser dueños del mundo a la condición de náufragos, arrojados a la vorágine de mil fuerzas externas —tendencias, modas, inercias— cuyo común denominador es la alienación.

Y así quienes tendrían que ser los legítimos dueños del mundo se convierten en esclavos del poder establecido.

 https://www.diariosur.es/xlsemanal/firmas/juan-manuel-de-prada/juan-manuel-de-prada-duenos-del-mundo.html

 

viernes, 19 de noviembre de 2021

El Islam en Alemania

“Alá es el más grande. Declaro que no hay más dios que Alá. Declaro que Mahoma es el enviado de Alá. Venid a la oración, venid a la felicidad. La oración es mejor que el sueño. Alá es el más grande. No hay más dios que Alá”.

La gran oración musulmana resuena ahora todos los viernes en el cielo de Colonia. El dulce tañir de las campanas de la mayor catedral de Europa del norte no podrá sofocar ese grito de conquista islámico que los cristianos de Oriente sufren día y noche a la puerta de sus iglesias. Resuena en los oídos de los habitantes de Colonia desde que la alcaldesa centrista de la ciudad, Henriette Reker, lo convirtiera en un signo de “respeto”. 

La historia se ha acelerado a orillas del Rin, ese río que riega el corazón de Europa. Hace ya dieciséis años, el Papa Benedicto XVI hizo su primer viaje pontificio a este notable lugar de la Cristiandad. Llamó a la juventud de Europa a encontrar sus raíces peregrinando hasta la tumba de los Reyes Magos. Los movimientos juveniles Ecclesia Dei se unieron entonces por primera vez a las Jornadas Mundiales de la Juventud. ¡Signo de esperanza y de unión!

En Ratisbona, un año más tarde, el Santo Padre advertía contra la violencia intrínseca del islam y la guerra que Mahoma y sus sucesores habían lanzado contra nosotros. ¡Terrible profecía! En la noche de San Silvestre de 2015, en torno a un millar de jóvenes fueron atacadas por hordas de inmigrantes y de jóvenes de la chusma en el centro de la capital renana, ante los ojos de Henriette Reker, que pretendió minimizar la tragedia.

Ese año, Angela Merkel llamó a los alemanes a abrir sus puertas a los sirios, kurdos, iraquíes y afganos que huían de la guerra. Varios millones de jóvenes musulmanes fueron acogidos entonces en las estaciones de ferrocarril del país sin que Europa abriese la boca.

En 2018, y algunos atentados más tarde, Recep Tayyip Erdogan vino a inaugurar la gran mezquita central de Colonia, en presencia de Angela Merkel, la canciller democristiana, hija de un pastor prusiano. Este gesto no impidió al presidente turco transformar Santa Sofía en mezquita en 2020.

Las grandes fundaciones del Golfo participaron en la financiación de la mezquita de Colonia, y la parroquia católica de San Teodoro de Colonia contribuyó igualmente a la islamización de la ciudad, en nombre de un imaginario diálogo interreligioso.

Exactamente como en Saint Étienne du Rouvray, donde, para construir la mezquita, monseñor Duval cedió caritativamente una punta de terreno junto a una de las iglesias de la localidad. Adel Kermiche tuvo por costumbre arrodillarse en ella antes de ir a degollar al padre Jacques Hamel en su altar, el 25 de julio de 2016. “¡Apártate, Satanás!” fueron las últimas palabras del sacerdote. No fueron escuchadas.

El pasado 24 de abril, el cardenal Rainer Woelki, arzobispo de Colonia, se alzó solemnemente contra las declaraciones de la diputada de AfD [Alternativa por Alemania] Beatrix von Storch, nacida princesa de Oldenbourg, de que el islam es “una ideología política que no respeta nuestra constitución”. Él declaró a Domradio que “una de las grandes religiones del mundo ha sido puesta en la picota con una intención odiosa. Quien desprecie a los musulmanes debe comprender que las casas de oración y las mezquitas están tan protegidas por la constitución como las iglesias y las capillas. El islam es compatible con la constitución, como lo son el cristianismo y el judaísmo”.

Hoy, el cardenal está suspendido por sus errores de comunicación en la gestión de los asuntos de pedofilia en su diócesis, pero es toda la Iglesia de Alemania la que está por los suelos. Muda ante los pedófilos e ingenua ante el islam, harían falta de forma inmediata nuevos Ratzinger para salir de este marasmo, porque la pendiente por la cual se desliza Alemania es aterradora.

Amenaza con arrastrar en su caída al resto del continente. En 2013, la mezquita Fittja en Botkyrka, al sur de Estocolomo, fue la primera de Europa en obtener autorización para difundir por altavoz la llamada a la conversión al islam. Luego llegaron Munster y Düren, al otro lado del Báltico. El islam avanza menos por la espada que por la ocupación social del espacio, por la inmigración, por una larga y paciente penetración en las familias, por los matrimonios, los nacimientos, las escuelas y las asociaciones de cooperación.

Durante reciente la campaña electoral, la cuestión del islam no fue abordada por los candidatos al Bundestag. Mientras que la principal potencia económica y demográfica de nuestro continente busca un programa de gobierno, tal negación interpela. En el gran vacío postmoderno de Alemania, el islam avanza ahora al galope.

Publicado en La Nef (nº 341, noviembre 2021).

Traducción de Carmelo López-Arias.

 https://www.religionenlibertad.com/opinion/419910026/islamizacion-alemania.html

 

jueves, 18 de noviembre de 2021

El derecho a opinar

 No sé cuántas veces habré dicho ya esto, pero internet es inmenso y todo aquel a quien no le guste este blog no tiene por qué leerlo. Nunca he ocultado, ni creo que tenga que hacerlo, que soy católica y de derechas. Así que todas mis opiniones van en ese sentido y chocan frontalmente con lo que se lleva, lo que se oye en los medios y lo políticamente correcto. Precisamente por eso escribo, para dar un punto de vista diferente a la mayoría y creo que tengo derecho. Aparte de que me gusta contar cosas.

Ultimamente parece que se ha convertido en un problema porque no es la primera vez que me consideran una "aguafiestas" por señalar que a veces las cosas no son como nos las pintan o que hay otras opiniones y también tienen sus razonamientos. Para ello acudo a menudo a artículos que no son míos pero creo que explican mejor que yo lo que quiero decir. No es agradable darse cuenta del otro lado de la moneda y algunos prefieren no saberlo. De acuerdo, pues que sigan viendo la Sexta. Yo mientras seguiré con lo mío. No pretendo molestar a nadie. Sólo quiero dar una información diferente.

miércoles, 17 de noviembre de 2021

Leer periódicos también contamina

Te piden tener menos hijos, no salir a cenar, no ir en avión... ¿y sí leerles a ellos?

Esto es lo que contaminan los medios que te piden no comer carne para salvar el planeta

Dentro de esa nueva religión en la que se está convirtiendo el progresismo, sin duda alguna las mayores dosis de fundamentalismo se están dando en su franquicia ecologista.

La primera ‘negacionista’ es la realidad: las predicciones fallidas del ecologismo
Los datos que no nos cuentan los ecologistas: deberían dar la murga a China y no a España

El último sermón: no comas carne, no bebas cerveza ni vino y no salgas a cenar

Un ejemplo de ello es esta noticia publicada ayer por el diario socialista El País: “Una noche de fiesta contamina más que comerte un chuletón”. La noticia tiene frases propias de un telepredicador. Un ejemplo: “La culpa no es de las vacas ni de los cerdos ni de las gallinas, es de las personas, de su insaciable apetito por la carne”. Desde luego, los adeptos de la religión ecologista lo tienen muy chungo: “es hora de poner a prueba el compromiso: con los datos del nuevo estudio en la mano, toca cerrar el grifo de la cerveza y la botella de vino, dejar los manolitos y las palmeritas para las ocasiones especiales y decidir cuándo salir a cenar (y las copas de después) es un capricho innecesario –o, tal vez, aprender de una vez cómo se lee una receta de cocina y preparar las exquisiteces en casa”. El País añade: “convendría ir más allá de sustituir la carne por otros alimentos”. Y aún hay progres que se ríen de los católicos porque no comemos carne los viernes de cuaresma…

Los sermones anteriores: ten menos hijos, no vueles en avión, no te duches a diario…

De un tiempo a esta parte, los medios progres no dejan de sermonearnos a un nivel que el español medio no le aguantaría a ningún párroco, pero los adeptos a la secta izquierdista tragan con esto y con más sin pestañear. Otro ejemplo del diario El País, publicado en 2017: “Hazte vegetariano, deja el coche y ten menos hijos si quieres luchar contra el cambio climático”. En la misma línea, el pasado mes de diciembre el diario socialista sermoneaba sobre lo inconveniente que es ducharse a diario. En agosto, El País titulaba así una noticia: “¿Volar menos o no volar?” Y advertía: “Los 1.400 millones de viajeros internacionales son responsables del 8% de las emisiones del planeta”. En junio mostró también lo que contaminan los viajes en tren, y en septiembre nos advirtió: “ver un vídeo diez minutos contamina como un móvil durante diez días”.

Lo que nunca dicen: no leas nuestro periódico porque contamina

Curiosamente, lo que nunca he leído en El País y en la mayoría de los periódicos progresistas y ecologistas es mensajes animando a dejar de leer esos periódicos porque es una actividad contaminante. Y es que si nos fiamos del periódico socialista antes citado, deberíamos dejar de hacer todo tipo de cosas, menos leer sus sermones. En 2009 el VTT Technical Research Centre of Finland publicó un estudio (ver PDF), en el que analizaba los efectos contaminantes de la producción del papel, la impresión, la distribución y el reciclado de los periódicos y revistas de Finlandia. El resultado es que un solo periódico tiene una huella de carbono de 0,15 kilogramos de CO2, y una revista 0,19. Una suscripción anual de un periódico genera ya 53 kg, y la de una revista 9 kg (al ser mucho menor su periodicidad). En base a ese estudio, en 2011 Pulp & Paper Canada señaló que un solo ejemplar de periódico contamina tanto como circular en coche durante un kilómetro. Así mismo, en 2012 la revista Forbes publicó un estudio de Jack Amend señalando que “un sitio web promedio con 10.000 páginas vistas por mes podría ser responsable de emitir hasta 4.700 libras de CO2 [2.131 kg], equivalente a conducir un automóvil durante más de 5.000 millas”, es decir, 8.046 km en un año.

Esto es lo que contamina el diario socialista y ecologista El País

Según datos de la OJD En 2019, El País tuvo una media anual de 110.331 ejemplares diarios. En todo el año habrían sido 40.270.815 ejemplares. Según la citada comparación de Pulp & Paper Canada, la tirada diaria de El País contamina tanto como dar la vuelta al mundo en coche 2,75 veces (tomando como referencia el ecuador, cuya circunferencia es de 40.091 km), y su tirada anual contamina tanto como dar 1.004 vueltas al mundo en coche. Por otra parte, según datos de SimilarWeb, la web de El País tiene 151,5 millones de visitas mensuales, lo que según los citados datos de Jack Amend, contamina tanto como dar 3.040 vueltas al mundo en coche. Otra cuestión a tener en cuenta son los contenidos multimedia. Tomando como referencia los propios datos publicados por El País, ya citados más arriba, podemos hacernos una idea de cuánto ha ayudado a contaminar ese medio, pues su canal de Youtube tiene 18.276 vídeos publicados, muchos de ellos vídeos en directo con una duración de horas. Así pues, si eres un buen progre ecologista y quieres salvar el planeta, ¿no sería más coherente que dejases de comprar diarios ecologistas como El País y terminases con la contaminante costumbre de leer su web y ver sus vídeos?

 https://www.outono.net/elentir/2020/02/22/esto-es-lo-que-contaminan-los-medios-que-te-piden-no-comer-carne-para-salvar-el-planeta/?fbclid=IwAR2j5neS-DMl69fF3nHUendN6Nw6ItVd88zjrSJMV7ouLx64ojyab3LSuD0

 

domingo, 14 de noviembre de 2021

Cuestión de derechos. La película

He visto esta película en el cine y me ha parecido muy interesante. Trata de una chica que se queda embarazada y quiere abortar, pero su novio no está de acuerdo y la lleva a juicio. Lo importante que destaca es que no sólo existe el derecho de la mujer a seguir con su vida, sino el derecho del padre y, sobre todo, el derecho del niño a nacer. Para ello hay que destacar que el feto es un ser humano en ciernes, cosa que cualquier sabe si ha estudiado primaria.

De manera que a lo largo del juicio se esgrimen todos los argumentos a favor y en contra. Finalmente deciden que la madre tiene derecho a decidir, pero afortunadamente ella decide quedarse con el niño. Por desgracia, eso no es lo que ocurre habitualmente y muchas mujeres se arrepienten toda la vida de lo que han hecho. Toda mujer que sufre un aborto espontáneo sabe que ha perdido un hijo. La película es entretenida y apta para todos los públicos.

viernes, 12 de noviembre de 2021

Razones para no abortar

 

Jamie Lynn, hermana de Britney Spears, cuenta cómo resistió las presiones para abortar a los 16 años

Jamie Lynn Spears con su hija Ivey.
Jamie Lynn Spears puso a su hija por encima de su carrera o la presión de sus padres y decidió seguir adelante con su embarazo.

La hermana pequeña de Britney Spears, Jamie Lynn Spears, está a punto de presentar su nuevo libro Cosas que debería haber dicho, y entre ellas, está la presión que sufrió por parte de su familia y sus jefes en el mundo del espectáculo para inducirla a abortar durante su adolescencia.

Según reveló el portal estadounidense TMZ, que tuvo acceso al libro, la actriz y cantante, que hoy tiene 30 años, quedó embarazada cuando tenía 16, mientras forjaba una carrera de éxito en la cadena Nickelodeon, cuando era la protagonista de la serie Zoey 101

Cuando los padres supieron de su embarazo, “vinieron a mi habitación tratando de convencerme de que tener un bebé en ese momento de mi vida era una terrible idea”, explica.

"Hay pastillas... conozco un médico..."

Para los padres y jefes, el bebé era un problema, y el aborto la solución.

“Tener al bebé acabará con tu carrera”, le decían sus padres. “Eres demasiado joven, no sabes lo que estás haciendo. Hay pastillas [abortivas] que puedes tomar, podemos ayudarte a solucionar este problema... conozco a un médico”, insistían.

“Todo el mundo a mi alrededor quería que desapareciera este... `problema´. Estaban seguros de que el aborto era la mejor solución”, explica hoy la artista.

La incomunicaron para presionarla más

Como la muchacha insistía en no abortar, su familia le quitó el teléfono y le prohibió comunicarse incluso con su hermana Britney, quien ya tenía una carrera exitosa, dinero, muchos millones de discos vendidos y era 10 años mayor.

La necesitaba más que nunca [a Britney], y ella no pudo ayudarme en mi momento más vulnerable. Todavía hoy recuerdo con dolor no poder decírselo”, confiesa.

Puesto que Jamie Lynn insistía en dar a luz a su hijo, la familia, pensando en su carrera artística, le presionó para que al menos ocultara su embarazo, que el público no supiese nada y que entregara al bebé en adopción

Pero también a eso se negó con perseverancia la joven, y 18 de junio de 2008 Jamie Lynn dio a luz a su hija Maddie, que hoy es una activa adolescente.

Al nacer el bebé, Jamie Lynn abandonó temporalmente el trabajo de actriz y se mudó con su novio, el padre de Maddie, Casey Allen Aldridge, aunque rompieron la relación en 2010.  

En 2014 Jamie Lynn se casó con Jamie Watson. Más adelante, Jamie Lynn volvió a los escenarios con éxito, como cantante de country. Desde 2020 es actriz en la serie de Netflix Sweet Magnolias.

Jamie Lynn priorizó la vida de su hija a su carrera de actriz adolescente; pocos años después de dar a luz al bebé volvió a encontrar el éxito como cantante y actriz. 

Madre por segunda vez y conversa a la fe

En 2017, Maddie, entonces con 9 años, tuvo un accidente y cayó en un lago. Pasó varios minutos bajo el agua y luego dos días inconsciente en el hospital. Para asombro de todos, despertó sin secuelas, y Jamie Lynn y su familia lo consideraron un milagro de Dios.

Meses después, el 11 de abril de 2018, Jamie Lynn tuvo su segunda hija, Ivey Joan Watson,  diez años después que la primera... igual que 10 años separan a Jamie Lynn de Britney.

Ese mismo año, con 26 años, tras la bendición de la recuperación de Maddie y el nacimiento de Ivey, Jamie Lynn anunció su conversión al catolicismo.

Su madre y sus tías también retomaron una fe católica que habían tenido olvidada o adormecida durante años. Y en agosto de 2021 era su hermana Britney quien anunciaba "acabo de volver de misa, ahora soy católica".

 https://www.religionenlibertad.com/personajes/607730641/jamie-lynn-hermana-britney-spears-presiones-para-abortar-16.html

miércoles, 10 de noviembre de 2021

El divorcio

 

En esta sociedad políticamente correcta en la que vivimos se supone que el divorcio es como ir al supermercado, si no te gusta el producto lo devuelves. Pero la realidad es que divorciarse supone una situación tan traumática que los psiquiatras lo comparan con el sufrimiento de perder a un ser querido. Eso es algo que mucha gente desconoce y por eso se embarcan en la aventura del matrimonio sin la capacidad de compromiso necesaria para llevarlo a cabo.

Hace tiempo oí una frase: para querer hay que querer querer. Es decir, que el amor también es una cuestión de voluntad y no es lo mismo casarse con la intención de probar que tener la voluntad de conservar el vínculo en cualquier circunstancia. Tal vez si esta pareja de Tenerife hubiera decidido seguir juntos por el bien de las niñas, con el tiempo hubieran resuelto sus diferencias. O al menos, si hubieran llegado a un acuerdo con la custodia, la desesperación de no ver a sus hijas no hubiera llevado al padre al crimen.

Es difícil opinar sobre las vidas ajenas pero hay algo que sé sin dudar. Las familias que se mantienen unidas tienen muchos menos problemas de tipo emocional. Por algo se habla de familias funcionales y disfuncionales. Muchos temas de alcoholismo, drogadicción y demás problemas psicológicos vienen del hecho de no tener un entorno familiar estable, seguro y amoroso. Por algo la familia natural es la base de todas las sociedades. Porque es el modelo ideal de vida.



Susana Moreno



lunes, 8 de noviembre de 2021

Las raíces multiculturales de Europa

(...)

Las raíces multiculturales de Europa

Si la Iglesia es alérgica a la realidad, en ningún ámbito lo demuestra mejor como en sus relaciones con el Islam. La Iglesia está por el diálogo interreligioso y pretende no ver que el Islam no está por el diálogo interreligioso sino por la sustitución.

La Iglesia contempla al Islam bajo un prisma que podemos denominar “cristianocéntrico”, en cuanto lo reduce a sus aspectos espirituales y a sus supuestas coincidencias con el cristianismo. El Islam de la Iglesia es un Islam idealizado, del que se evacúan los aspectos más problemáticos o desagradables porque “no pertenecen al verdadero Islam”. Eso permite mantener la ilusión del “diálogo” según la ideología dialoguista y dialogante, a mayor gloria de la burocracia eclesiástica y sus juegos florales. Una deriva que arranca de la declaración Nostra Aetate (28 octubre 1965) y que en la actualidad adquiere un tono algo siniestro, en cuanto impide que la Iglesia aborde de manera franca el problema de la violencia islamista, exija de forma contundente el respeto a las minorías cristianas y reivindique las raíces cristianas de Europa. Un tema este último – el de las raíces de Europa – que el actual Papa evita asociar con el cristianismo, porque eso tendría según él “un aire triunfalista o vengativo que se convierte en colonialismo” (?).[5]“La identidad de Europa siempre ha sido dinámica y multicultural”, afirma Bergoglio con lenguaje de preboste bruselense. Frente al terrorismo islámico, el Papa minimiza la responsabilidad del Islam y juega la carta de la equidistancia. A veces – como escribe Laurent Dandrieu – con una notable ausencia de tacto, como cuando tras la degollación en su Iglesia del sacerdote francés Jacques Hamel (el 16 de julio 2016) el Papa se refirió a la “violencia católica”, dado que también existen católicos que matan a sus novias o a sus suegras. “Esto es como una ensalada de frutas – señaló el Santo Padre –  hay de todo, hay personas violentas que existen en ambas religiones” (declaraciones de 31 de julio 2016). Condena por tanto a la violencia “venga de donde venga”, y frente a la barbarie, melodías de John Lennon, montañas de peluches y pompas de agua bendita. 

De forma muy simbólica, el primer viaje de Francisco fue en 2013 a la isla de Lampedusa, principal puerta de entrada de inmigrantes musulmanes, donde entre las buendioserías de rigor se dirigió a los “queridos inmigrantes musulmanes” para invocar los “abundantes frutos espirituales” del Ramadán. Curiosamente, el Papa no duda en referirse ocasionalmente a una “invasión árabe” (sic) pero parece que en tono positivo. El Papa evoca la llegada de “los nómadas, los normandos” (?), se congratula de la “capacidad de integración” del viejo continente y asegura que “la llegada de gentes nuevas puede suscitar un rejuvenecimiento de nuestro viejo continente y constituir una oportunidad”. Es decir, según Bergoglio, si invasión hay lo mejor será “dejarse hacer”. No se trata de una anécdota sino de una categoría. Hay un catolicismo cool que contempla el catolicismo cultural de los europeos autóctonos – el enraizado en las parroquias rurales, las devociones y las viejas tradiciones populares – con un punto de condescendencia, como un tosco reflejo de bajos instintos identitarios. Hay mucho clasismo en todo eso.   

 Hubo al menos un Papa que intentó pensar seriamente el Islam. El 12 de septiembre 2006 Benedicto XVI pronunció en la Universidad de Ratisbona un discurso que levantó ampollas. Ante un público académico, el Papa reflexionaba sobre la articulación entre la fe y la razón, y se refería – apoyándose en los textos – a la relación antinómica que al respecto mantienen el cristianismo y el Islam. Una afirmación que venía a pinchar la burbuja del diálogo interreligioso, y que – como era de prever – desató una oleada de indignación contra el panzer-cardenal, el príncipe de la Iglesia intransigente y retrogrado. Pero lo peor del discurso eran sus derivadas políticas, que venían a atizar el escepticismo frente a la inmigración como cornucopia de bendiciones. No, definitivamente ya no se podía confiar en un Papa-intelectual que pensaba por su cuenta y sin consultar con los spin-doctors. Se imponía un cambio de rumbo. Se imponía un Papa más en sintonía, más sincronizado a la mentalidad de los tiempos. La próxima vez no habría equivocaciones.

(...)

https://posmodernia.com/ni-ovejas-ni-rebano-la-rebelion-de-los-catolicos-identitarios/?fbclid=IwAR0f4MqqnPiMfCDKFfhMOwU-sw80mpyCDRR2AuJskDgojiHABQOiBfYE2fc

 

viernes, 5 de noviembre de 2021

Calle de la humanidad número ocho. La película

Se trata de una película francesa que he visto en Netflix y me ha gustado muchísimo. Trata sobre cómo pasa el confinamiento una comunidad de vecinos. Es una comedia con un toque trágico. Hay personajes que niegan la pandemia y otros que lo aceptan todo ciegamente. Hay historias de amor y de rechazo.  Incluso tiene mascotas que hacen un papel importante. Es entretenida, tierna y al mismo tiempo muy realista. Un soplo de aire puro.

Todo ello sin palabrotas ni ganas de molestar, como me pasa habitualmente con las películas españolas, incluso las comedias. Por eso habitualmente no las veo. En cambio me he aficionado a la comedia francesa y la verdad es que no es la primera vez que me sorprenden de forma agradable, porque son originales, humanas y para toda la familia. Os recomiendo que no os perdáis esta película si podéis y veréis que vale la pena y da qué pensar al mismo tiempo.

miércoles, 3 de noviembre de 2021

Transexuales contra feministas

¿Profesora y feminista? Objetivo a batir para la intolerancia trans: los casos de acoso se suceden

Manifestación feminista del 23 de octubre en Madrid.
«Definir mujer no es transfobia», decía, respaldada por la ciencia y la lógica, una pancarta en la manifestación feminista del 23 de octubre en Madrid contra la ministra de Igualdad del gobierno socialcomunista español, Irene Montero. La guerra entre las feministas y el lobby transgénero (al que apoya el grueso del «establishment» LGTBI) ya es abierta.

La censura en las instituciones académicas del Reino Unido ha llegado a su punto más alto contra las "amenazadoras" profesoras convencidas de que el sexo biológico existe.  Se ven obligadas a ir con guardaespaldas y deben protegerse de sus compañeros y estudiantes. Hay varios casos recientes que se suman a otros en diversos países. Caterina Giojelli pone algunos ejemplos en Tempi:

Cada día tiene su locura trans. El último golpe de efecto es que el sindicato de académicos [University and College Union] del condado de Sussex, en Inglaterra, ha publicado una declaración de apoyo. ¿A quién? ¿A la filósofa y colega Kathleen Stock, objeto de una furiosa y violenta campaña por parte de los estudiantes, que recorren el campus universitario con antorchas y pasamontañas exigiendo la cabeza de la profesora "transfóbica"? En absoluto. Los compañeros de Kathleen Stock tienen un solo objetivo: acabar con su carrera apoyando a las comunidades trans y no binarias "que se sienten amenazadas", y condenan al rector de la universidad por no hacer lo mismo. 

Kathleen Stock, filósofa de Sussex

Kathleen Stock, catedrática de Filosofía de la Universidad de Sussex, feminista y lesbiana, ha sido acusada de "transfóbica" porque defiende que el sexo biológico es más importante que la identidad de género. También cree que los hombres transexuales que se identifican como mujeres no deben tener acceso a los espacios femeninos de las cárceles, los centros de acogida o los vestuarios, y que los menores no deben recibir bloqueadores de la pubertad.

Según los estudiantes y profesores -que los apoyaron de buen grado en las manifestaciones contra Stock-, estas declaraciones no hacen de la universidad un lugar seguro. Y no importa si algunos exponentes de la comunidad trans, "disgustados" por el trato que ha sufrido la profesora, han escrito a The Times para solidarizarse con la docente: la caza de brujas se ha vuelto tan arriesgada, con activistas enmascarados, carteles, amenazas y bombas de humo en la universidad, que la policía ha aconsejado a Stock que contrate a un guardaespaldas y se mantenga alejada del campus y le ha proporcionado un número de emergencia, una "línea roja", para llamar a los agentes en caso de peligro.

La situación estalló en enero, cuando Kathleen recibió el título de Oficial de la Orden del Imperio Británico por su labor en el ámbito académico, y 600 profesores firmaron una carta en la que denunciaban la "retórica dañina" y las "opiniones transfóbicas" de la filósofa.


"No es un debate. No es feminismo. No es filosofía. Es transfobia y es inaceptable. ¡Despidan a Kathleen Stock!" Carteles de acoso contra la profesora feminista y lesbiana Kathleen Stock en su propia universidad.

Durante meses, estudiantes y activistas habían estado pidiendo su dimisión hasta que, instada por algunos de los profesores que apoyaban a Stock ("¿Qué futuro tiene una universidad en la que la intimidación determina lo que se dice o se enseña?"), la Universidad de Sussex decidió intervenir, prometiendo investigaciones y medidas disciplinarias: "Tenemos el deber legal y moral de garantizar que la gente pueda hablar libremente", "no toleraremos amenazas a las apreciadas libertades académicas". De ahí la airada declaración del sindicato, que pide a la universidad que vuelva sobre sus pasos y "adopte una postura clara y firme contra la transfobia en Sussex". 


[Actualización de ReL: Este jueves, Kathleen Stock anunció en Twitter que se va de la Universidad de Sussex. "Han sido años muy difíciles. Espero que otras instituciones en situación similar puedan aprender de esto... Ha sido un tiempo absolutamente horrible para mí y mi familia. Ahora lo dejo atrás. Espero que pronto vengan cosas mejores".]

La caza de brujas contra Germaine Greer y Julie Bindel

Entre los activistas circulan listas de proscritos, listas negras, la lista de las TERF (acrónimo de Trans Exclusionary Radical Reminist [Feminista Radical que Excluye a los Trans], un término que se ha convertido en un insulto y por ello ha sido "prohibido" por periódicos como The Economist), las peores enemigas de la nueva palabra arcoíris, del libre mercado y de los beneficios económicos británicos.

En Inglaterra, epicentro de la última locura de género, no solo han aumentado las visitas al médico por la identidad de género de los niños en un mil por ciento en seis años, sino que a las mujeres se les llama "menstruadoras", el periodo lo pueden tener "todos los géneros", "mamá" ha sido sustituido por "personas embarazadas".

Pero la censura barata y al por mayor en el ámbito académico ya no tiene que ver solo con brujas como la feminista Germaine Greer (primera de una larga lista de personalidades prohibidas o condenadas en las universidades británicas, censurada por la Universidad de Cardiff por haber tenido la audacia de afirmar que las personas trans son y siguen siendo "no mujeres" incluso después de la cirugía) o la periodista feminista lesbiana Julie Bindel (agredida a la salida de una conferencia en la Universidad de Edimburgo y objeto de las protestas de activistas trans en la plaza frente a la sala donde tuvo lugar el encuentro; se puede leer un buen artículo suyo en defensa de Stock en The Spectator).

Censuras que han obligado al Ministro de Universidades y Ciencia, Sam Gyimah, a anunciar multas si las autoridades académicas seguían respaldando la denegación del derecho a la palabra.

Selina Todd, feminista con escolta

Selina Todd, catedrática de Historia Moderna en Oxford, especializada en historia de la clase obrera y el feminismo -que ya estaba en el punto de mira de los activistas por haber firmado en 2019 una carta junto a otros 300 académicos en el Sunday Times en la que denunciaban las presiones de Stonewall y el lobby trans para reprimir el debate académico-, recibió amenazas por reiterar la necesidad de proteger los espacios para mujeres (especialmente los centros antiviolencia) y "el derecho de las personas a la libertad de expresión y de debate".

Su discurso para el 50º aniversario de la Conferencia Nacional para la Liberación de la Mujer fue cancelado con 24 horas de antelación: para las personas LGBT era imperdonable que Todd asistiera a una reunión de Woman's Place UK en defensa de los derechos de la mujer. Según sus alumnos, Todd enseña la historia feminista de forma "transfóbica".

Es "una situación intimidatoria", ha dicho Todd, "la opinión de estos activistas es que cualquiera que se sienta mujer debe ser considerada como tal. Cuestionar ese deseo se considera incitación al odio. Eso me suena a censura". La universidad ha tenido que proporcionarle guardaespaldas

El adiós de Suzanne Moore a "The Guardian"

Suzanne Moore, feminista y columnista de The Guardian desde hace muchos años, ha tenido que dejar el periódico para el que escribía desde hacía 25 años: 338 compañeros, entre editores y columnistas, exigieron su despido y pidieron que se prohibiera el "contenido transfóbico" de sus artículos.

Moore había intervenido notablemente en defensa de Selina Todd: "Defendí que el sexo biológico era real y que entender la ciencia no era un acto transfóbico (...) He sido censurada más por la izquierda que por la derecha y no me complace admitirlo. (...) The Spectator y The Times han contado historias que nosotros hemos ignorado; yo podía escribir lo que quería en The Telegraph. El periodismo de investigación tiene que investigar temas inexplorados. ¿Por qué no podemos hacerlo? La izquierda progresista no parece virtuosa sino ingenua... La censura continúa y no la soporto. Cada día una mujer pierde su trabajo y una bruja es quemada en Twitter". 

Kate Newey, Rosa Freedman, Jo Phoenix, Chloë Houston

Kate Newey, profesora de historia del teatro en Exeter, ha sido denunciada e investigada por la universidad por escribir tuits sobre los derechos de las mujeres. Rosa Freedman, profesora de desarrollo global en la Universidad de Reading, ha sido tachada de "nazi" y "transfóbica", se ha dicho "que debería ser violada", mancharon de orina la puerta de su despacho por oponerse a la autoidentificación de género. Después, en mayo, su conferencia en la Universidad de Essex fue cancelada, al igual que la de Jo Phoenix, profesora de criminología en la Open University, que también fue acusada de "transfobia". Ambas han terminado siendo sometidas a una inspección por sus respectivas universidades. También en Reading, la profesora Chloë Houston fue acusada de "violar un espacio seguro" para los estudiantes trans por el simple hecho de dar clases allí y defender a su colega Freedman. 

El linchamiento de J.K. Rowling y Maya Forstater

El punto de inflexión fue el linchamiento de la escritora J.K. Rowling, eterna madre de todas las TERF: iniciado con un tuit de apoyo a Maya Forstater (una contable que perdió su trabajo por unos tuits considerados "transfóbicos"), el "caso Rowling", es decir, de todo aquel que afirma que no hay personas que menstrúan sino "mujeres" y de la legitimidad del feminismo crítico de género para expresar libremente sus pensamientos, debía haberse cerrado con la sentencia sobre Forstater, emitida por el Tribunal Supremo británico el pasado 10 de junio.


A J.K. Rowling, creadora de Harry Potter, no le valió de nada haber sido siempre una defensora habitual de las causas del lobby LGTBI. En un tuit de finales de 2019 escribió que "el sexo es real" para apoyar a una trabajadora despedida por decir que el sexo "es biología", y eso desató una tormenta mundial de acusaciones de transfobia. Foto: captura BBC.

Los jueces dictaminaron que la creencia en la inmutabilidad del sexo biológico es una opinión protegida por la Convención Europea de Derechos Humanos y que expresar una "crítica de género" está cubierta por la Ley de Igualdad.

Sin embargo, los carteles del túnel que lleva de las estaciones al campus de la Universidad de Sussex dicen otra cosa. Dicen que no hay lugar para Kathleen Stock en la universidad, "no pagamos 9.250 libras al año por la transfobia", escriben entre otros insultos y calumnias anónimas en las paredes y en las redes sociales. Los carteles están firmados por el colectivo Anti Terf Sussex, una red no afiliada de estudiantes queer y trans.

El caso de Marina Terragni en Italia

Y dicen que después del carnet de socio de Arcilesbica, quizás haya llegado el momento de pedir uno para el maldito acrónimo, si es que se han convertido en sinónimo de libertad de expresión, mujer y free speech. Como señala Monica Ricci Sargentini, Italia no está exenta del fenómeno del no-platforming de importación británica ("una forma de boicot que impide a las personas expresar sus ideas públicamente"): "Hace unos meses, los alumnos del máster de Gestión de Comunicación y Políticas Culturales de la IUAV de Venecia pidieron el cese de la feminista Marina Terragni como profesora del curso de Filosofía y Ética de la Información Contemporánea. 'Esta elección amenaza la integridad de un curso expresamente vinculado a los discursos feministas, interseccionales y queer, y pone potencialmente en cuestión sus aulas como espacio seguro', escribieron los estudiantes, en una carta que es una fotocopia de las aparecidas en el Reino Unido y Estados Unidos".

En septiembre, Terragni debía entrevistar a la ensayista estadounidense Rebecca Solnit en el Festivaletteratura de Mantua "pero 24 horas antes del encuentro", explica Terragni, "ella lo canceló, optando por un discurso sin debate. Le dijeron que yo era 'transfóbica' y que podría tener problemas".

Traducción de Elena Faccia Serrano.

 https://www.religionenlibertad.com/polemicas/819152136/profesora-feminista-objetivo-intolerancia-trans-casos.html

 

lunes, 1 de noviembre de 2021

Noticias

Finalmente conseguí plaza en la clase de alemán nivel medio alto. Es fácil para mí pero aun así me está costando bastante concentrarme, sobre todo porque es a la hora de comer. Creo que mi cerebro ya no da para tanto, pero tengo que seguir intentándolo. En la gimnasia no conseguí plaza, aunque es una suerte de momento. Me ha dado una tendinitis en el brazo izquierdo como la que tuve en el derecho hace un año y algunos movimientos no los puedo hacer.

De manera que me va a tocar ir otra vez a fisioterapia a ver si me lo arreglan y espero que no tarde tanto como la última vez. Soy la pupas. No sé ni cómo me lo he hecho. Por lo demás, sigo con la psicóloga una vez al mes y con eso ya estoy bastante ocupada. Digamos que con mi estado depresivo crónico tampoco puedo hacer muchos más esfuerzos. Lo poco que hago me cuesta un mundo y me agobio un montón con sólo ir a clase de alemán.  Soy un desastre.

Nuestros jóvenes

 Me preocupan mucho los jóvenes. Desde hace ya varias décadas les están metiendo en la cabeza ideologías que chocan con la ciencia y el sent...