El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu ojo derecho te induce a pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en la “gehenna”. Si tu mano derecha te induce a pecar, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero a la “gehenna”.

miércoles, 26 de abril de 2023

Los semáforos machistas

 

Para el Ministerio de Igualdad después de un hombre no hay nada más perverso que un semáforo. El departamento de Irene Montero ha concluido en un informe que los sistemas de los semáforos para permitir que los peatones crucen la calle no tienen en cuenta que las mujeres tardan más en cruzar. «Algunos sistemas a primera vista neutrales, como los programas de control y coordinación de la red de semáforos, pueden comportar un impacto discriminatorio de género edadista y capacitista», es decir, contra mujeres mayores y con discapacidades, dice el texto de Igualdad. El argumento tiene miga: «Los sistemas de control y coordinación de semáforos determinan, por ejemplo, el tiempo del que disponen los peatones para un cruce o calle. ¿Con la velocidad promedio de qué perfil se automatizan las fases verdes para peatones? ¿El perfil de una persona adulta de 30 a 50 años? ¿O el de una persona ciega y anciana o de una persona en silla de ruedas?», cuestionan desde Igualdad.

Los autores del informe se preguntan desde un punto de vista crítico si los semáforos «asumen el cálculo del sistema que todos los peatones cruzan a una velocidad uniforme, lo que no es el caso en horas punta para personas discapacitadas o peatones acompañados de infantes». Dejan caer que los semáforos tardan demasiado en ponerse en verde para los peatones, lo que beneficia a los conductores. Aunque en el informe se reconoce que en términos absolutos «fallecen más hombres como peatones que mujeres», se matiza que «no obstante las mujeres fallecen principalmente desplazándose a pie y los hombres fallecen principalmente utilizando otros medios de transporte (63%). Conclusión: la red de medidas de regulación de la movilidad peatonal (cruces, semáforos, pasos de cebra, señales de límite de velocidad, etc.) tiene «un impacto desproporcional en la movilidad e integridad física de la mujer como peatón». Lo dicho: nada más sexista que un semáforo. Hay que reconocer que esta gente no tiene límites a la hora de dar rienda suelda a su estupidez

 https://okdiario.com/opinion/igualdad-despues-hombre-lo-mas-perverso-semaforo-10587514

14 comentarios:

  1. Es verdad que está mal calculado el tiempo en espera, yo camino normalmente y tengo que correr si ya di el primer paso, un abrazo Susana!

    ResponderEliminar
  2. ¿En serio? Madre mía, yo creo que se ha perdido la cabeza en más de un sentido, como si no hubiese cosas que solucionar. Besos Susana :)

    ResponderEliminar
  3. La estupidez en su máxima expresión pero en esta gente es de esperar esto y mucho más cómo sigan en el poder.Besicos

    ResponderEliminar
  4. Un magnífico, artículo, Susana. Bien traído. Demuestra en que decadencia anda metida la Política en este Pais. Estamos en manos de unos enloquecidos, insolventes, soberbios e inútiles principiantes de la nada.
    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como no saben solucionar los problemas, se inventan otros. Un beso

      Eliminar
  5. Sería risible si no viniera de personas que gobiernan.
    Aquí se copia a los españoles

    ResponderEliminar
  6. Hola Susana!
    "Semaforos machistas: después de un hombre no hay nada más perverso que un semáforo" tenes un don para escribir, ese toque ironico me da la vida! XD
    Te mando un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona pero este artículo no lo he escrito yo. Lleva su url. Un beso

      Eliminar
  7. ¿Dedican tiempo y dinero a estas cosas? Ya podrían invertirlo en cuestiones importantes.

    Besos.

    ResponderEliminar

El varón en un mundo afeminado

 Durante mi adolescencia dejé la práctica religiosa por dos motivos: uno, por los pecados propios y, otro, por ver el “modelo” del joven var...