Diario conservador de la actualidad

El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu ojo derecho te induce a pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en la “gehenna”. Si tu mano derecha te induce a pecar, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero a la “gehenna”.

miércoles, 30 de marzo de 2022

La maldición de Casandra

Casandra era una vidente condenada por los dioses de manera que dijera la verdad pero nadie la creyera.  Hace tiempo que pienso que tengo el mismo problema. Cuando en el 15M dije en mi blog que aquellos manifestantes eran comunistas, me contestaron que no, que había de todo. Con el tiempo surgió Podemos y demostró con hechos que son marxistas de toda la vida. El resto era sólo una tapadera. Cuando dije que Irak no tenía armas de destrucción masiva, el tiempo me acabó dando la razón.

Así con tantas cosas que no podría enumerarlas todas porque no las recuerdo. He tenido montones de polémicas al ir a la contra de las noticias del momento y el sesgo que se les estaba dando. Lo malo es que a veces pasan meses y hasta décadas hasta que se descubre lo que hay detrás. Ahora ya casi nadie discute que el Covid no se contagia en los alimentos y que las vacunas no son tan eficaces como nos vendieron. Para que admitan los efectos secundarios graves todavía falta un tiempo.

El caso es que me paso la vida defendiendo causas perdidas y eso es agotador. Principalmente contra el aborto, la eutanasia y la ideología de género. Y sé muy bien que pasará tiempo, y probablemente yo no lo vea, antes de que mis causas lleguen a buen fin. Así que no es de extrañar que me canse y me desilusione. Sin embargo, algo me impulsa a seguir adelante. No sé si es pura cabezonería o hay algo más. Supongo que éstas son las cartas que me han tocado en la partida de la vida.

https://cesarvidal.com/la-voz/editorial/editorial-yo-estoy-contra-los-nazis-usted-haga-lo-que-quiera-28-03-22

15 comentarios:

  1. Yo siento muchas veces que tengo el síndrome de Casandra

    ResponderEliminar
  2. Es que sos una persona que busca siempre "el otro lado de las cosas". Y ese es un trabajo que no todos quieren hacer, solo se contentan con imbuirse de la noticia del momento, un abrazo Susana y a no decaer!

    ResponderEliminar
  3. Aférrate a lo que te impulsa a seguir adelante Susana.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que estoy demasiado cansada ya de ir a la contra

    ResponderEliminar
  5. Hola Susana, eres una persona que lucha por que la verdad se conozca y para ello investigas y compartes. A veces te creerán, otras no, pero nadie podrá decir que no has "avisado". Besos :)

    ResponderEliminar
  6. Me gustaría compartir hormigo un texto de una filósofa española joven Nieves Gómez Álvarez sobre el aborto la juventud y la madurez personal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que nuestras adolescentes no son rebeldes en el sentido de ir contra lo legal y establecido. Más bien al contrario, sólo buscan su propia voluntad. Un beso

      Eliminar
  7. "Sin embargo, si tenemos fe en la mujer y en sus capacidades, indudablemente tenemos que tenerla en las que van a ser las mujeres españolas del futuro, sean cuales sean sus carencias educativas, afectivas, éticas.

    A mí­ me gustarí­a, me encantarí­a ver las mejores reacciones de las adolescentes ante la injusticia ¿Cuáles son las mejores reacciones de las adolescentes? Las de una justa rebeldí­a. Las de la rebeldí­a que se levanta contra una ley -si es que se le puede llamar así­- intervencionista, invasiva, que se excede de sus competencias propias.

    Después de que esta especie de imposición caprichosa abortiva ha llegado a ser aprobada, a mi me gustarí­a comprobar que las adolescentes siguen siéndolo y que se siguen rebelando ante un abuso. Las reacciones más inteligentes de nuestras jóvenes serí­an las que se tiene ante toda decisión basada en la imposición y en la fijación mental de unos pocos: en primer lugar no hacerla caso, ignorarla (sin guardar ningún mal sentimiento hacia ninguna persona, por supuesto); en segundo lugar, buscar soluciones mejores y más humanas, asumiendo serena y maduramente el control de la propia vida y en tercer lugar darse cuenta de que este intervencionismo puede ser neutralizado cuando somos humanos, humanas y no toleramos que nuestro nivel personal sea rebajado. Por encima de todo, lo humano es proteger lo humano, y no aniquilarlo. Principio ético básico que parece tener que aprender una vez más el hombre posmoderno."

    ResponderEliminar
  8. https://www.personalismo.org/gomez-alvarez-nieves-aborto-y-felicidad/

    ResponderEliminar
  9. No te preocupes Susana, la gente se olvida pronto de las cosas.
    Un beso

    ResponderEliminar

Mis antepasados. Una canción actual