El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu ojo derecho te induce a pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en la “gehenna”. Si tu mano derecha te induce a pecar, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero a la “gehenna”.

domingo, 31 de enero de 2021

Luis de Lama. Una gran persona

 Luis de Lama: «Mis hijos estaban hartos de que en el coche solo sonaran roscos»

El guardia civil se despidió el martes de «Pasapalabra» tras 84 programas compitiendo contra Pablo

Luis de Lama, durante «La pista musical» en un programa de «Pasapalabra»
Luis de Lama, durante «La pista musical» en un programa de «Pasapalabra»Atresmedia

Los concursos de televisión siempre han estado en el punto de mira de los escépticos, pero cuando encima se baten récords las teorías se disparan. Y es que a veces cuesta creer que concursantes tan buenos como Luis y Pablo (Pasapalabra), capaces de ponerse a prueba durante más de ochenta episodios y vencer en la silla azul programa tras programa, se vayan del concurso por fallar dos palabras que empiezan por «f». Eso le sucedió ayer a Luis de Lama, quien tras acumular casi 40.000 euros, quedó eliminado del concurso en la silla azul. Luis se toma casi como un halago que haya gente que dude sobre su eliminación. «Ya he visto que alguno por Twitter se cree que me he pedido unas vacaciones o algo», dice entre risas. «Me habría encantado seguir». Y es que hasta él se sorprende de que haya gente que no se crea que no es infalible.

Ahora, Luis de Lama, después de 84 programas podrá disfrutar de su primer día libre en meses. Porque el agente de la Guardia Civil (Coordinador de equipo de Atestados) más conocido de la televisión no ha dejado de ejercer en ningún momento su profesión. Y es que si 2021, Filomena y la Covid son un reto para todos, imagínense si encima se tuviesen que aprender de memoria todo el diccionario. «Empecé a trabajar los fines de semana para poder librar los días de rodaje. No he parado», reconoce Luis.

Desde que hace unos días Antena 3 anunció que ocurriría algo esta semana en el concurso las especulaciones se dispararon: «Había algún optimista que creía que nos habíamos llevado el bote alguno de los dos, pero la mayoría de encuestas sospechaban que me iba yo», reconociendo que Pablo era el favorito para llevarse el gran premio. Los primeros en conocer el desenlace fueron sus hijos: «Todavía no habían vuelto al colegio por culpa de Filomena y cuando me vieron tan pronto en casa se extrañaron y me empezaron a preguntar». «Mi hijo pequeño me llamó perdedor. Todavía no sabe que perder alguna vez no te convierte en un perdedor», dice Luis de Lama aguantándose la risa.

Como ya reconocieron alguna vez en el programa, la rivalidad entre Luis y Pablo siempre ha sido muy sana, y si se han podido ayudar en algo lo han hecho. Pero Luis lo ha seguido haciendo hasta el último día: «Cuando me despedí de él en el plató le ofrecí todos mis archivos frikis de mares, golfos y accidentes geográficos. Ya se los he pasado». Porque ser concursante de élite requiere casi una dedicación profesional. «En cuanto llegaba al mediodía del trabajo me ponía a estudiar, solo paraba para ver “Pasapalabra” y cenar, así hasta las once de la noche. Y en mis días libres le podía llegar a dedicar hasta ocho horas». Un concursante de oficina.

Un concursante de élite

La trayectoria de Luis en el concurso no se entiende sin Pablo. «Concursar con él es totalmente distinto. No te puedes permitir un error y eso te hace arriesgar menos. No lo he contado nunca, pero una vez me sabía las 25 preguntas, pero no lo tenía totalmente claro y no me la jugué. Pero eso también forma parte del concurso». Y de la vida. Una eficacia basada en la repetición, y es que Luis memorizaba roscos en todos sitios: «Mis hijos estaban hartos de que pusiese los roscos en el coche. Nos hicimos un viaje de Madrid a Estepona escuchando todo el tiempo a Roberto Leal (presentador de “Pasapalabra”)».

 

 https://www.larazon.es/television/20210128/rkjnuavug5as5fkyq373su4fye.html?utm_source=facebook&utm_medium=organic&utm_campaign=lrzn_org_Th_14_30

15 comentarios:

  1. ¡Qué capacidad! Admiro esa capacidad de verdad, además con el añadido de los nervios. Y la cantidad de programas que ha estado. Un gran concursante, si señor. Besos :D

    ResponderEliminar
  2. Acá no me perdía ningún programa local, una pena que lo hayan discontinuado, porque se aprende mucho en ese tipo de concursos, más allá de ganadores y perdedores, yo participaba desde mi casa anotando lo que ellos no declaraban en el momento, muchas veces acertaba, claro que jamás completé el juego jajaja. Felicitaciones al ganador! Un abrazo Susana!

    ResponderEliminar
  3. Al no ver TV pues no veo ningún concurso así que no estaba al tanto pero me ha dado la impresión de que el que ha salido del concurso lo ha hecho con mucha elegancia y deportividad, le felicito.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha demostrado ser buena persona, franco y cordial. Un beso

      Eliminar
  4. Boa noite Susana. Aqui no Brasil não temos nada parecido.

    ResponderEliminar
  5. Como veo poco la televisión, no tengo el gusto de conocer a este señor, por lo tanto, no puedo opinar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Hola Susana, a mi me encantan concursos, no me pierdo ni un día sobre todo Pasapalabra y Saber y ganar que son mis favoritos. Sobre la marcha de Luis, pienso que algún día tendría que salir él o Pablo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Reconozco que me dio pena que dejara el programa, me causó una gran impresión, tanto por sus conocimientos como por su actitud como concursante. Vaya papelón tuvo el concursante que le sustituyó, cuando todo el mundo hablaba del gran Luis, saludos.

    ResponderEliminar
  8. Si vas a la silla azul es lo que te puede pasar, da pena pero el concurso es así. Besos.

    ResponderEliminar

El varón en un mundo afeminado

 Durante mi adolescencia dejé la práctica religiosa por dos motivos: uno, por los pecados propios y, otro, por ver el “modelo” del joven var...