El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu ojo derecho te induce a pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en la “gehenna”. Si tu mano derecha te induce a pecar, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero a la “gehenna”.

martes, 1 de diciembre de 2020

Lo que sea, sonará

 Otra de las frases que he oído mucho. Me recuerda a un comentario que recibí el otro día sobre que no está en nuestra mano prevenir los problemas. Ni siquiera sabemos si podremos celebrar estas navidades. O si lo haremos sólo con la familia directa. La verdad es que a mí eso no me molesta demasiado porque no soy amiga de las grandes concentraciones familiares ni de trasnochar. Pero mis hijos supongo que sí echarán de menos ver a sus primos porque casi no los ven durante el año.

Claro que realmente eso es un problema que tiene poco que ver con el covid. En enero llegarán las vacunas y yo desde luego no pienso ponermela pero me temo que mi familia sí lo hará y es su decisión. Nos espera un largo invierno. Por fortuna mi hija mayor piensa venir algunas semanas si la pandemia lo permite y la pequeña unos cuantos días. Mientras podamos seguir saliendo a la calle y no cierren los comercios al menos espero que podamos evitar la ruina.

Un video de Agustín Laje sobre Maradona: https://www.outono.net/elentir/2020/11/27/un-argentino-critica-el-mito-de-maradona-y-denuncia-la-hipocresia-de-las-feministas/?fbclid=IwAR09r5c9laGfQ9LdlJbY-A_GfL3IEZWOfDx3Kk1IB_KZFcrzoF9P0U_EcwU

22 comentarios:

  1. Lo que cuenta Susana, es que podrás ver a tus hijos, un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Yo seguro que podré ver a mis hijas y nietas pero no podremos juntarnos todos ya que en total somos 8 y en La Rioja sólo permiten 6 personas así que lo haremos en dos turnos.Besicos

    ResponderEliminar
  3. Este año mejor nos vamos olvidando de las celebraciones con muchos familiares.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Susana, supongo que ahora lo que importa es que puedes ver a tus hijos. Y bueno, que sigamos estando bien. Lo de las vacunas, ya se verá, y el número de personas que se reunan estas navidades... tampoco importa ahora mucho, entre comillas.
    Lo importante, es que ojalá todo cambie pronto. Besos :D

    ResponderEliminar
  5. No podemos ni hacer planes, no sabemos como serán las reuniones y aunque nos lo digan hoy mañana lo pueden cambiar, es el año de la paciencia y la resignación, Abrazos

    ResponderEliminar
  6. lo de la vacuna va a ser un dilema. puede ser peor el remedio que la enfermedad. lo que está claro es que no podemos pasarnos la vida llevando mascarillas y dándonos gel desinfectante cada vez que tocamos algo.
    besos!

    ResponderEliminar
  7. Si vienen tus hijas seguro que podrás estar con ellas y ojalá vaya todo bien. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Así es Susana, la vida hay que tomarla como viene. Ojalá tus hijas puedan venir como tienen previsto y puedas disfrutar de ellas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Yo no soy antivacunas, pero de momento tampoco me ofrece confianza.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Estas serán unas navidades muy diferentes.
    Espero puedas ver a tus hijas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. De momento tienen billetes de avión. Un beso

    ResponderEliminar
  12. Lo dicho,... lo que sea sonará. Lo importantes es que mantengamos las medidas de autoprotección.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. El problema de no ponerse las vacuna es que si no lo hace nadie no estamos arreglando nada. Yo sí me la pondré porque quiero ser parte de la solución, porque quiero mi vida de antes cuanto antes. Pero reconozco que de momento con poder salir a la calle y tener cole ya me puedo dar con un canto en los dientes. Tener a mi familia aquí cerca también ayuda.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que me voy a poner la vacuna porque le temo a la enfermedad además de que todos los días estoy expuesto a ello.

    ResponderEliminar

La joven deprimida de veintiocho años cuya muerte está prevista para mayo

Zoraya ter Beek tiene 28 años y vive en un pequeño pueblo holandés cerca de la frontera con Alemania. Comparte su casa con su novio, del que...