El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar.

martes, 10 de noviembre de 2020

Nido vacío

Como ya os he contado, tengo una hija viviendo en Alemania y otra en Francia. Eso no me tiene nada tranquila, ahora que resulta que es peor la situación del virus en Europa que en España. El caso es que yo conservaba la esperanza de que volvieran a España algún día, especialmente la pequeña que sólo iba de erasmus. Pero el otro día me dijo que si consigue trabajo pensaba quedarse a vivir en Francia. La mayor ya lleva tres años trabajando allí y vive con su novio.

En cuanto a mi hijo, la verdad es que se pasa media semana en casa de su novia, aunque no se puede mudar porque no tiene trabajo. Total, que nos encontramos en la temida situación de nido vacío. Parece que fue ayer cuando pasábamos el día todos juntos en casa y me temo que ya forma parte del pasado. Cuando veo la habitación de mis hijas pienso que ya no van a volver a vivir con nosotros, y es bueno que así sea, pero cuesta asumirlo. El tiempo pasa inexorablemente.

31 comentarios:

  1. Cuesta ver cómo los hijos se marchan de casa para vivir su propia vida pero te llegas a acostumbrar, nosotros los padres también abandonamos un día el hogar familiar para vivir nuestra vida.Besicos

    ResponderEliminar
  2. Los hijos son como los pajaritos vuelan a la rama de al lado, luego a otra mas lejana, después a otro árbol y acaban yendo a un bosque diferente. Los padres somos el árbol, y nunca lo olvidan, viven su vida pero no pierden el hilo con la familia. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Espero que tus hijas estén bien, si van con cuidado no les pasará nada :) Yo viví fuera en total 5 años y mi madre está divorciada y soy hija única... Muchos ánimos, un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Un buen día se van de casa y al poco igual los tienes otra vez. Son cosas de los tiempos actuales.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Vivimos en un país donde nuestros hijos se tienen que ir fuera por falta de trabajo, mientras otros vienen buscando donde no hay. Tiene que ser difícil asumir su lejanía. Es la vida, lo importante es que estén bien.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. A todo se acostumbra uno. Yo llevo muchos años viviendo solo y para serte sincero, no quiero ni visitas en mi casa.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Hola,Susana.
    El tiempo pasa inevitablemente. Demasiado rápido. Y todo cambia...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Susana, pensá en lo lindo que va a ser poder visitarlas a cada una cuando el tiempo y la pandemia lo permitan! Mi más vieja amiga tiene a todos sus hijos fuera del país, dos en Canadá, al menos los tuyos están en el mismo continente, te va a ser más fácil, yo también tengo ahora la habitación de mi último hijo vacía, da cosita pero la vida es así, un abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento no puedo visitarlas ni ellas a mí tampoco. Un beso

      Eliminar
  9. Mis chicos son pequeños todavía, pero conocidos que están en la misma situación que tú me dicen que aproveche y disfrute de su compañía, que en cuanto menos me lo espere habrán crecido y se irán de casa.
    La verdad es que lo veo muy lejano, pero es cierto que el tiempo pasa volando.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Es cosa del tiempo, que va pasando. Yo tengo un hijo casado que vive en la Mancha, pero tengo la suerte de tener otro "solterón". Gracias a Dios suple la ausencia del otro.
    Espero que por lo menos tengas buenas noticias de los tres.
    Un besito

    ResponderEliminar
  11. Pues sí. Llevas razón. Mi hija mayor ya voló. El pequeño sigue aquí, pero no creo que tarde en volar también. Y lo cierto es que se echan mucho de menos. Disfrutaré lo que me de tiempo del pequeño.
    Besos :D

    ResponderEliminar
  12. Hola.
    Yo aún los tengo conmigo, y aunque quiero que en un futuro vivan su vida(como hicimos todo) me apetece disfrutarlos un poco más. Son mayores, pero siguen estudiando y sus trabajos les dan para cositas, pero no para independizarse. Así que por ahora se quedan, de hecho estamos renovando habitaciones.
    Ojalá puedas ver pronto a las tuyas. Y lo bueno es que tu marido y tú podéis tener tiempo de pareja.
    Feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos me gustaría tenerlas más cerca. Es lo que tiene haber tenido los hijos joven. Un beso

      Eliminar
    2. Yo también fui mamá joven, por eso comento lo del tiempo en pareja, porque aún podemos hacer muchas cosas con nuestros maridos y disfrutar de la vida.Y seguro que tus hijas estarán más cerca en algún momento.
      Feliz día.

      Eliminar
  13. Por un lado es buena la libertad; por otra hay que aprender a estar solos.
    Nosotros hemos adoptado diversas rutinas, aunque yo todavía tengo por las noches al retoño en casa.

    ResponderEliminar
  14. La vida pasa mucho más rápida de lo que pensamos, llega ese día en que la casa está vacía y ya no hay ese murmullo y ajetreo de hijos con idas y venidas, pero es ley de vida amiga Susana. Lo importante, estén donde estén que se encuentren bien y no les falte trabajo. Ya llegaran vacaciones o fiestas señaladas para reunirse en familia si este maldito virus nos lo permite.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  15. es ley de vida que los hijos se independicen, pero si alguien sigue viviendo con sus padres por las circunstancias que sean, pues al menos les hace compañía. tiendo a pensar que las cosas ocurren por algo...
    besos!

    ResponderEliminar

La guerra de Ucrania no es la única

 El pasado 24 de febrero todas las miradas se centraron en la invasión rusa de Ucrania y el inicio de la guerra en ese país y sus trágicas...