El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu ojo derecho te induce a pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en la “gehenna”. Si tu mano derecha te induce a pecar, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero a la “gehenna”.

sábado, 27 de mayo de 2023

Cómo enfrentar la ideología woke

 

El fantasma woke ha pasado en pocos años de ser un completo desconocido a estar en el centro del discurso mediático y político. Un discurso que por lo general tiende a limitarse a la denuncia de la supresión de libertades que conlleva, que no son pocas. La última víctima ha sido Hope Carrasquilla, rectora y profesora de un colegio de Tallahassee (Florida) que ha sido recientemente obligada a renunciar a su cargo por haber expuesto a sus alumnos de 11 y 12 años imágenes del David de Miguel Ángel. La obra de arte, le acusaban, suponía acercar a los niños a la pornografía.

Sin embargo, buena parte de estos discursos no terminan de ofrecer respuesta a una pregunta sin la que "todo ensayo queda incompleto", a juicio de Fernando Bonete Vizcaíno: "¿Y ahora qué?".

Dar respuesta a esta pregunta y así "plantar cara a la cancelación" es uno de los objetivos que ha llevado a Vizcaíno, doctor en Comunicación Social y  profesor de la Universidad CEU San Pablo a publicar Cultura de la Cancelación. No hables, no preguntes, no pienses, de la mano de Ciudadela.

Partiendo de un riguroso análisis teórico de las doctrinas woke, cómo estás se aplican implacables en los aspectos más cotidianos del día a día y de sus herramientas de control para penetrar en el debate público, el también graduado en humanidades y periodismo cierra el círculo y ofrece una forma de enfrentar la llamada cultura de la cancelación. Y lo hace desde propuestas realistas que todo lector podrá poner en práctica para ofrecer alternativa a un fenómeno "grave" pero "salvable… todavía".

Extraemos ocho de ellas:

1º Decir la verdad

Es una de esas propuestas "obvias", "sencillas" y "al alcance de todos" y que, sin embargo, deja de llevarse a cabo en aspectos mínimos y cotidianos ante la presión woke. En opinión de Bonete Vizcaíno, hacerlo "debería ser la primera barrera para frenar la cultura de la cancelación".

"Dar la espalda a la verdad por el mal uso de unos implica la perdición de todos. La ausencia de verdad barre la ética y nos deja los restos de una opinión, que se moraliza y se convierte a sí misma en la única que puede pronunciarse", explica analizando algo que parece estar ocurriendo en la cancelación.

2º Y tener la valentía de defenderla 

A lo largo de Cultura de la Cancelación. No hables, no preguntes, no pienses, su autor recurre a Benedicto XVI como uno de los referentes en alertar de la persecución a la verdad y en instar a la valentía en su defensa, como hizo respondiendo a Peter Seewald en torno a la dictadura del relativismo. "Es preciso tener la osadía de decir: sí, el hombre debe buscar la verdad, es capaz de la verdad. Nos muestra aquellos valores constantes que han hecho grande a la humanidad. Por eso hay que aprender y ejercitar de nuevo la humildad de reconocer la verdad y de permitirle constituirse en parámetro", respondió el pontífice.

Esta es, a juicio de Bonete, una sentencia de "importancia absoluta", ya que "la verdad y el bien que tan atractivos nos resultan no triunfarán solos".


Puedes conseguir aquí "Cultura de la cancelación" (Ciudadela), de Fernando Bonete Vizcaíno.

3º La verdad no se defiende ni "sola" ni debería hacerlo "uno solo"

Muestra de ello es la cita a la que recurre el autor, de autoría cuestionada pero de importancia "absoluta": "Cuando los malos se ponen de acuerdo, los buenos deben asociarse; si no, los buenos irán cayendo, uno a uno, sacrificados implacablemente en una lucha mezquina".

No son pocas las distopías con las que Bonete Vizcaíno ejemplifica las consecuencias de creer que la verdad se defiende sola, así como el despertar que se produce en la sociedad cuando esta es consciente de que puede alzarse frente a un sistema injusto, por mucho poder que parezca tener.

Es el caso de Sinsonte, de Walter Tevis, donde "la indiferencia absoluta" de los ciudadanos ficticios guarda no pocos parecidos con la sociedad actual. Son pequeñas muestras de "inquietud intelectual" o "actos de rebelión insospechados" los que posibilitan que "una chispa avivada y amplificada" prenda cuando se descubre que "se pueden incumplir restricciones que parecían inquebrantables".

4º Dar testimonio

"Leer, conversar, amar, procrear, e incluso dar órdenes a los robots. Todo ello era en realidad posible. Bastaba un encuentro entre hombre y mujer, y una verdadera voluntad de cambio para que el bien triunfara sobre la dejadez que acabó por desembocar en el mal. Ese es el gran descubrimiento. Que cuando nos alzamos como representantes de la verdad, somos capaces de iluminar y despertar el bien con nuestro testimonio. Que encarnar la verdad es necesario", sintetiza el autor.

5º Desterrar el buenismo, la pereza y el silencio cómplice

Otra alternativa la justifica en base a la novela Apocalipsis suave, de Will McIntosh, también distópica y con no pocas semejanzas con el presente real. En ella, "todos se refugian en la creencia de que lo único que pueden hacer es sobrevivir al día a día: encontrar un trabajo en un mercado laboral arrasado por el paro; encontrar pareja en una sociedad marcada por el nomadismo; y circular con precaución en ciudades plagadas de bandas criminales, grupos paramilitares, ecoterroristas, y una fuerza policial extralimitada".

Ambas novelas ejemplifican la actitud de la cancelación "para imponer un pensamiento, una conducta y un lenguaje", así como la de muchas de sus víctimas, convencidas de que esta cultura "desaparecerá por sí sola y que la verdad será restituida por sí misma".

Frente a esta actitud, Bonete Vizcaíno llama a la acción de personas comprometidas con la verdad que se atrevan a defenderla en cualquier momento y lugar. "Personas que estén dispuestas a ponerse en juego y, llegado el caso, hacer sacrificios por ella. Personas que con el respeto debido dejen de optar por el buenismo, la pereza intelectual, un silencio cómplice o una verdad a medias para no parecer descorteses, no verse comprometidos y no asumir responsabilidades".


El profesor de la Universidad CEU San Pablo Fernando Bonete Vizcaíno, cosecha una amplia experiencia en proyectos culturales y económicos: fue uno de los jóvenes españoles que participó en el encuentro "Economía de Francisco" de 2020.

6º Llamar a las cosas por su nombre

Uno de los aspectos más asequibles y relevantes que propone el autor frente a la cancelación es "llamar a las cosas por su nombre", ya que las palabras y la forma de referirse a las cosas no solo implica "una poderosa representación del mundo", sino que otorga "el control del cambio social".

A través de multitud de casos reales, el autor muestra como el nuevo lenguaje -especialmente en lo referido al género o el aborto- "cambia nuestras estructuras mentales" a través de la ingeniería social, logrando que este último pase de ser considerado como "quitar la vida de una persona" a una "opción necesaria cuya disponibilidad debe ser garantizada".

"La palabra es la fuente del pensamiento; quien controla la primera controla el segundo. No confrontar las invenciones que cambian de nombre las cosas supone dejar vía libre a quienes quieren ajustar la realidad a su pensamiento, y no su pensamiento a la realidad de las cosas. Hay que decir la verdad y llamar a las cosas por su nombre", sentencia.

7º Sustentar y confrontar desde la ciencia e investigación

Para el autor no pasa desapercibido que la restauración de la verdad como horizonte -continuamente perseguida por la cancelación- debe llevarse a cabo mediante "el valor superior de la ciencia frente a la opinión". Especialmente cuando buena parte de las propuestas woke carecen de "ningún tipo de respaldo científico".

Por ello, para hacerle frente, el autor incide en que la confrontación de estas y otras falacias -la ideología de género o la eutanasia o los ya mencionados- debe ser guiada por el estudio, el análisis y el sentido crítico que acompaña al espíritu científico.

En estos términos, contar con profesores e investigadores que sepan trasladar los resultados de sus estudios a la esfera pública de manera comprensible y asimilable se hace crucial para enfrentar la cancelación.

"El sostén de nuestros análisis, nuestras protestas, y de nuestras propuestas, tiene que ir de la mano de la investigación. De estudios que hagan ver de manera limpia y desinteresada la verdad de nuestras ideas. En la transmisión de los resultados de esos estudios está el respaldo que hace ganar fuerza a una posición, pues dicha postura deja de ser mera opinión para convertirse en hechos, realidades", explica.

8º Confrontar los puntos de vista y aplicar la virtud 

Por último, Bonete Vizcaíno llama no solo a hacer uso de la libertad de expresión amparada en una buena base científica, sino a confrontar la verdad con posturas contrarias a ella y en que quien lo haga sea capaz de hacer llegar el mensaje al gran público moderando las formas sin moderar el discurso.

Así, menciona la importancia de ejercitar una verdadera labor de escucha que "exige grandes virtudes": "Paciencia para atender a todos los argumentos hasta el final, intentando comprender las razones de nuestros interlocutores sin dejar que el estereotipo nos lleve al prejuicio; la humildad para descubrir los aciertos en las propuestas y demandas de la otra parte, incluso para llegar a reconocer que estamos equivocados; y disponer de la suficiente madurez personal e intelectual para ser `ofendido´ o no confundir el `no estoy de acuerdo´ con el `me ofendes´". Escuchar, concluye,  "nos permite defender con mayor claridad nuestra posición. El que no escucha, otorga".

 https://www.religionenlibertad.com/cultura/628957119/ocho-formas-de-enfrentar-la-cultura-de-la-cancelacion.html

11 comentarios:

  1. Hola SUSANA! sinceramente creo que estamos viviendo un momento en nuestra sociedad de verdadera esquizofrenia, confundiendo todos los conceptos, bastante peor que en la época de la Inquisición, menos mal que aquí “aun” no queman a nadie. Porque no es ya que se censuren obras de arte y se reescriban obras literarias y todo por dar gusto a estas mentes pacatas y llenas de oscuridad, porque el mal no está en el arte, el mal está siempre en los ojos del que mira, es que además, todos estos “ despiertos iluminados” de la ideología woke, de los que hay mucho en el feminismo radical, que incluso retuerce el lenguaje, ellas dicen que en pro de la integración, yo creo que es más bien para adoctrinarnos en este empeño por hacer desaparecer los sexos en del lenguaje oral y escrito, pretendiendo ofrecer un menú de tendencias sexuales a la carta en le que por no herir sensibilidades, lo que se hiere es la inteligencia y la racionalidad. Esta nueva visión del mundo, haciendo desaparecer palabras como gordo, feo, ciego, padre o madre ( ahora deberíamos decir progenitores gestantes y no gestantes ; ) desnudos o manifestaciones artísticas de todo tipo y calibre y de ellas en fin, todo lo que resulte molesto a alguien, es como la antigua censura que por motivos políticos revisaba toda producción literaria, cinematográfica o del tipo que fuera … estamos siendo pasto de los nuevos fanatismos, así creo que ahora más que nunca deberemos contrastar informaciones y mantener nuestro espíritu crítico para no terminar estupidizados perdidos ; )

    Un abrazo SUSANA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se creen que lo saben todo mejor que cien generaciones anteriores. Es pura soberbia. Un beso

      Eliminar
  2. Gracias Susana por tus visitas a mi blog. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Reflexionar por uno mismo se hace cada vez más difícil en estas sociedades, hay contaminación a cada paso, un abrazo Susana!

    ResponderEliminar
  4. Pura soberbia, Susana, es la vehemencia de la ignorancia hecha Poder, nada peor para una Estado.
    Feliz domingo y ojalá sea así para todos.

    ResponderEliminar
  5. Me mantendré en mi forma de ser y mis ideas, nadie me va a impedir que sea yo misma aunque me de mucha tristeza lo que estoy viviendo, es un descalabro total donde quieren eliminar todo lo establecido por siglos e imponernos cosas horripilantes que nos destruirán.Besicos

    ResponderEliminar
  6. Y ante todo, respeto. Q cada uno tenemos unas ideas, claro q si

    ResponderEliminar

Claro como el agua

 Se dice de algo que es evidente. Aunque no se use para eso, yo prefiero a las personas claras como el agua. En el buen sentido y el malo. E...