Diario conservador de la actualidad

El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu ojo derecho te induce a pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en la “gehenna”. Si tu mano derecha te induce a pecar, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero a la “gehenna”.

lunes, 17 de abril de 2023

La pendiente resbaladiza de la eutanasia

 La cuestión es que cuando se deja de valorar la vida humana, eso se refleja en el cuidado de los pacientes. Un beso

La pendiente resbaladiza de la eutanasia: el ejemplo de la sanidad británica

La NHS está en el punto de mira tras un nuevo informe parlamentario impactante

La pendiente resbaladiza es el fenómeno que sugiere que una acción iniciará una cadena de eventos que culminarán en un evento posterior predecible, sin establecer o cuantificar las contingencias relevantes. El argumento se conoce también como el efecto dominó y se ha aplicado para las leyes como la de la eutanasia que pretenden desarrollar una ingeniería social que altere las leyes naturales. ¿Está la pendiente resbaladiza de la eutanasia?

Un ejemplo que muestra lo sucedido con la Ley de eutanasia es la realidad que está viviendo Reino Unido. Algunos medios de comunicación ingleses ya lo están denunciando.

Catholic Herald, por ejemplo, explica la triste historia de Christine Pulfrey que recuerda a su madre como «muy en forma» y «en buena forma» cuando ingresó en un hospital privado en Hull para una operación de rodilla de rutina. Sin embargo, surgieron complicaciones después de la cirugía y la mujer de 86 años fue trasladada al Royal Hull Infirmary donde, según su hija, en febrero de 2017 fue “privada deliberadamente de hidratación y comida y fue descuidada”.

Cuando murió, parecía como si hubiera estado muerta de hambre, como las personas que estaban muertas de hambre en los campos de concentración”, dijo Christine.

Esta anécdota es de uno de los 17 estudios de caso incluidos en un informe llamado ‘Cuando la atención al final de la vida sale mal‘, que ha sido publicado por Lords and Commons y Family and Child Protection Group en respuesta a un número creciente de quejas presentadas por familiares en duelo a Voice for Justice UK, un grupo de campaña.

Todos los estudios, extraídos de un total de más de 600, que el grupo describe como “la punta del iceberg”, son una lectura profundamente inquietante.

También incluyen, por ejemplo, el caso de un hombre llamado John, enfermo de cáncer de pulmón no terminal que acudió al hospital Countess of Chester donde le inyectaron morfina y midazolam, una combinación letal en un paciente como él.

Esta inyección, en opinión de Sam Ahmedzai, el profesor emérito de Medicina Paliativa que ofrece un análisis médico de cada caso de estudio, fue “directamente responsable del cese de la respiración” unos 30 segundos después. Concluyó que la familia “fueron testigos de lo que solo pudieron interpretar como un acto de eutanasia involuntaria”.

La familia llamó a sus abogados, con la intención de enjuiciar a los médicos que podrían haber matado a John con una combinación de drogas que sabían que era letal. Según el informe, sus esfuerzos se vieron frustrados por la aparición de documentación médica que, según dicen, fue inventada, pero que la policía tomó al pie de la letra.

Otro caso se refería a Laura Jane Booth, de 21 años, quien desde su nacimiento sufrió problemas de aprendizaje derivados del síndrome de Patau y la enfermedad de Crohn. Sus condiciones de nacimiento hicieron posible la comunicación solo a través de un lenguaje de señas limitado, pero su familia la conocía como «amable y cariñosa» y alguien que «amaba la vida».

Laura ingresó en el Hospital Royal Hallamshire en Sheffield para una operación ocular de rutina y murió allí tres semanas después.

El NHS emitió un certificado de defunción que atribuye la muerte de Laura a sus condiciones combinadas con neumonía e insuficiencia respiratoria por líquido en los pulmones. Su familia estaba convencida de que se había muerto de hambre y luchó por una investigación. Tuvieron que esperar cuatro años y medio para obtener su día en la corte, pero el forense emitió un nuevo certificado de defunción que enumeraba la «desnutrición» no tratada entre las causas.

James Bogle, abogado y coautor del informe, identifica este caso como uno de varios “en los que se puede haber indicado un proceso por presunto homicidio”.

Gran posibilidad de eso. Como periodista que pasó años investigando y escribiendo sobre Liverpool Care Pathway, el protocolo de atención al final de la vida descartado en 2014 como una «desgracia nacional», consideraría un pequeño milagro si la policía alguna vez tomara en serio tales quejas.

El libro The Beast of Bethulia Park narra cómo los médicos y enfermeras sin escrúpulos podían usar tales «vías de muerte» para matar. ancianos y pacientes «molestos» más o menos con impunidad, si así lo eligieron, o si se les animó a hacerlo.

Lo sorprendente y nuevo del informe es que todos los estudios de caso, excepto dos, se han producido desde la abolición de la LCP tras la revisión dirigida por la baronesa Neuberger el año anterior. Once de las muertes de pacientes descritas se produjeron después de que el Instituto Nacional para la Excelencia en Salud y Atención emitiera nuevas pautas en 2015 y cuatro de ellas ocurrieron en los últimos tres años.

Es un tema que habrá que seguir de cerca y analizar su evolución.

 https://www.forumlibertas.com/pendiente-resbaladiza-de-la-eutanasia/

4 comentarios:

  1. Un tema es la mala praxis y otro el pedido de eutanasia del paciente, un abrazo Susana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cuestión es que cuando se deja de vàlorar la vida humana, eso se refleja en el cuidado de los pacientes. Un beso

      Eliminar
  2. uno tiene derecho a morirse cuando quiere si esta sufriendo
    Una maravilla de entrada

    ResponderEliminar

Mis antepasados. Una canción actual