El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar.

viernes, 19 de agosto de 2022

 

LA REVUELTA DE LOS DUENDES GILIPOLLAS. Cuento infantil.






Érase una vez un reino de magia y fantasía en el que, con sus más y con sus menos, convivían cuatro tipos de duendes: Los Buenos, los Inteligentes, los Gilipollas y los Hijoputas. Un día los Hijoputas descubrieron que, por algún misterio mágico, los Gilipollas siempre son mayoría.

Dedicaron entonces todos sus esfuerzos a convencerlos de las grandes ventajas que les supondría someter a los Buenos y a los Inteligentes.

  Los Hijoputas sabían que con los Buenos y los Inteligentes fuera de juego podrían gobernar el reino y convertirse en los únicos dueños de sus riquezas. Siempre habría una banda de Gilipollas que los apoyaría y se creería sus mentiras.  Les dijeron a los Gilipollas que eran iguales que los Inteligentes, que ser vago da igual que ser trabajador, que ser tonto da igual que ser listo y que ser bueno da igual que ser malo. Hasta inventaron un Ministerio que se llamó Ministerio de Igual Da. Había nacido la Democracia de los Duendes.

Los Gilipollas creyeron que los beneficiados con la derrota de los Buenos y los Inteligentes serían ellos y se dedicaron con entusiasmo a eliminar cualquier vestigio de grandeza, bondad o belleza siguiendo las consignas de los Hijoputas.

Algunos de los duendes Gilipollas eran descendientes de Buenos y de Inteligentes y ahora se avergonzaban de sus orígenes. Eran los que más empeño ponían en hacer patente su gilipollez (a la que llamaban corrección política) y obedecían cualquier orden hijoputesca; desde tirar piedras a sus propios tejados,  destruir las estatuas y profanar las tumbas de sus antepasados, aplaudir desde sus balcones a la hora que les ordenaban o ponerse de rodillas delante de otros Gilipollas para pedir perdón por supuestas ofensas.

 Y es que todas las grandes obras que el talento y el trabajo de los Buenos y los Inteligentes habían creado a lo largo de los siglos fueron consideradas ofensivas por aquellos que, careciendo de talento e inteligencia, se habían limitado a disfrutar de esas creaciones.

Los grandes templos de mármol y los bellos palacios de piedra fueron demolidos para no ofender a los que habían sido incapaces de construir otra cosa que chozas de paja.

Los delicados instrumentos musicales que habían conmovido con sus sinfonías incluso a los elfos y las hadas fueron destruidos para no ofender a los que creían que la música consistía en aporrear toscos tambores.

Los artísticos cuadros que parecían brillar con luz propia y en los que estaban retratados con bellos colores los acontecimientos más sublimes, fueron proscritos y sustituidos por telas con manchas sin forma. Y algunos Gilipollas pagaban por ellas auténticas fortunas.

Las justas y los torneos en los que los jóvenes demostraban su valentía también fueron prohibidos por aquellos que habían convertido la cobardía en una virtud.

Y llegó un día en que hasta las bestias del bosque se horrorizaron al contemplar a las estúpidas criaturas surgidas de la mezcla aberrante y multicultural de Gilipollas con Hijoputas. Eran seres necios y crueles que asesinaban a sus propios hijos en el vientre de sus madres, dejaban morir a los ancianos en soledad y renegaban de su propia historia.

Cuando los Gilipollas, sumidos en la miseria y la degeneración, quisieron librarse de la tiranía de los Hijoputas, buscaron a algún duende bueno e inteligente para que los ayudase. Pero ya era demasiado tarde.  La Bondad, la Belleza y la Inteligencia habían sido ilegalizadas por políticamente incorrectas y todos habían muerto o desaparecido.

Y colorín, colorado, este cuento se ha acabado.

 

                                                                                                                                          J.L. Antonaya

 https://ramirosemper.blogspot.com/2020/06/la-revuelta-de-los-duendes-gilipollas.html

11 comentarios:

  1. Madre mía, una buena forma de explicarlo, ya lo creo que sí. Lástima que este cuento, como cualquier otro, lleve una importante moraleja que no todos serán capaces de comprender. Besos

    ResponderEliminar
  2. Y cualquier parecido con la realidad que vivimos no es coincidencia.Besicos

    ResponderEliminar
  3. Estupenda moraleja.
    Paso corriendo y te dejo besos.

    ResponderEliminar
  4. Y los cuentos de terror son demasiado parecidos a la realidad, un abrazo Susana!

    ResponderEliminar
  5. Hoy estoy alga mas sensible de lo habitual; y desencantado. Como siempre estoy solo. Hay quién dice que la soledad es propicia para hallar lo que buscas y estoy de acuerdo con ello...encuentro cosas buenas en mi corazón que cuando las pongo en practica, resulta que no sirven para nada porque un partido político o unos gilipollas, te hacen la vida imposible. La individualidad de la persona es algo primordial para formarse como persona. El corazón tiene una finalidad en la vida parsa formarse como persona. Ahora no se si soy de derechas o de izquierdas porque sólamente soy yo y nadie más. Sin duda la pòlítica tienes manos sucias. Quizá por eso estoy solo. Me aferro a mi verdad para compartirla pero no para destruir a la gente. El corazón de la gente está vacio y es una pena que gente válida se pierda en la nada.

    No tengo más que decir sólo que hoy estopy descontento con el mundo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dejes que la realidad te desanime. Hay que seguir luchando. Un beso

      Eliminar

La guerra de Ucrania no es la única

 El pasado 24 de febrero todas las miradas se centraron en la invasión rusa de Ucrania y el inicio de la guerra en ese país y sus trágicas...