El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar.

lunes, 30 de mayo de 2022

Matrimonios forzosos

 Mientras en Europa viven ya veinticinco millones de musulmanes y aumentan su número geométricamente, la llamada islamofobia se ha convertido en un escollo imposible de salvar. No se puede nombrar a este colectivo sin que te acusen de ello. No ocurre lo mismo con los cristianos a los cuales sale gratis criticar, y hasta te lo premian. Yo no tengo nada contra los musulmanes en general, pero sí contra algunas de sus costumbres que se han quedado en el medievo.

Así ocurre por ejemplo con los matrimonios forzosos que son la norma y no la excepción en esos países. Además, por supuesto, toda mujer musulmana tiene prohibido casarse con alguien de otra religión o ateo. Mientras aquí las feministas intentan definir el sexo de las matemáticas, cientos de mujeres en el mundo no tienen el elemental derecho a elegir esposo. Esto es el origen además de muchos crímenes de honor, como ha ocurrido hace poco en Pakistán.

Supongo que habrá mujeres que acepten esas costumbres por fe o por tradición, pero lo importante es que exista la posibilidad de decidir por sí mismas. Eso está muy lejos de la realidad. Y los musulmanes que vienen a España no renuncian a esas costumbres tampoco. Al contrario, es habitual que se radicalicen. Teniendo en cuenta su índice de procreación, de aquí a cincuenta años o tal vez antes, es muy posible que las mujeres españolas vayan con burka y tengan que acudir al matrimonio concertado, porque no se les permita relacionarse con el sexo opuesto.

16 comentarios:

  1. Yo tampoco apruebo lo de los matrimonios forzosos. No apruebo nada forzoso. Comprendo que será la tradición, la cultura, la religión... pero los tiempos avanzan y obligar a una mujer a contraer matrimonio contra su voluntad, es someterla a una esclavitud de por vida.
    Besos Susana :)

    ResponderEliminar
  2. Una cultura que alcanzó su zénit, cuando estuvo por esta piel de toro que nos acoge y de eso hace unos cuantos siglos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Un ejemplo de mujer que dice no es Poco ortodoxa, (UNORTHODOX) una miniserie que se dio en Netflix, si aún está tenés que verla, Susana, un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Cuanta razón lleva este escrito y que pena que esto ocurra en pleno siglo XXI.Besicos

    ResponderEliminar
  5. «Supongo que habrá mujeres que acepten esas costumbres por fe o por tradición, pero lo importante es que exista la posibilidad de decidir por sí mismas».
    Mejor dicho imposible.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Mi pensamiento es que las cosas son como son forzado nada es bueno,cariños.

    ResponderEliminar
  7. Te podía comprar lo que has dicho si no fuese por el último párrafo. Los hijos de esos musulmanes crecen con las costumbres autóctonas y tenderán a rechazar las suyas, sobre todo cuando son tan excluyentes para la mitad de la población. Como todo la base está en la educación y el respeto. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá fuera así, pero en lugares como Suecia o Francia no se han integrado. Un beso

      Eliminar
    2. Cuánta razón tienes, Susana. Ellos saben mantener sus costumbres y su fe como sea.
      Como cristianos hemos fallado en mantener vivos los principios y así nos va. Puede suceder lo que dices, Dios tenga compasión de nosotros.

      Ojo humano.

      Eliminar
    3. Al menos no creo que lo veamos. Un beso

      Eliminar

La guerra de Ucrania no es la única

 El pasado 24 de febrero todas las miradas se centraron en la invasión rusa de Ucrania y el inicio de la guerra en ese país y sus trágicas...