El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu ojo derecho te induce a pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en la “gehenna”. Si tu mano derecha te induce a pecar, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero a la “gehenna”.

miércoles, 27 de abril de 2022

Ecologismo y hambre

 

PUBLICADO POR DRIEU GODEFRIDI (*)

Tras haber destruido la independencia energética de Europa, los ecologistas se centran ahora en su siguiente objetivo: la destrucción de su supermercado.

Se trata del programa «De la granja a la mesa» (FTF) de la Comisión Europea, a cargo del Comisario Frans Timmermans, que es a la moderación lo que Atila el Huno fue a la vigilancia de las fronteras.

Genios de la comunicación política al servicio de los simples y de la burguesía bien alimentada, los ecologistas han engranado su nuevo Plan con objetivos encantadores: reducir los productos químicos en la agricultura, limitar las emisiones de CO2, favorecer lo «local» frente a las horribles multinacionales agroalimentarias (cuyo solo nombre despierta la cólera de las casitas de paja).

En realidad, el programa FTF es exactamente lo contrario de lo que se llamó la «Revolución Verde» en la India en la década de 1960. Mediante la mejora de las semillas, el uso de fertilizantes «inteligentes» y de pesticidas selectivos, los indios aumentaron su producción agrícola. En el proceso, India sacó a cientos de millones de niños, mujeres y hombres de la inanición. Lo cierto es que la Revolución Verde dividió la historia de la India: hambrunas antes, no hambrunas después. Ni uno solo. Estúpidamente, los indios parecen considerar que la ausencia de hambruna es preferible a la visión de niños muriendo – literalmente – con la boca abierta en la calle.

De manera más general, la agricultura moderna ha reducido el porcentaje de nuestros congéneres que padecen hambre a su nivel histórico más bajo, al tiempo que somos más que nunca, desmintiendo magníficamente los sombríos pronósticos de los maltusianos de todos los partidos y credos ideológicos (me remito a las cifras de la ONU que analizo en L’Ecologisme, nouveau totalitarisme?, Texquis, 2019).

El visionario programa FTF de la Comisión Europea propone, término a término, el camino inverso a la Revolución Verde: imponer por la autoridad un 25% de agricultura «ecológica» -es decir, a la antigua usanza, con rendimientos irrisorios, siempre a merced de la voracidad de los insectos y otras alimañas-, reducir un 50% los pesticidas y antibióticos en la ganadería, reducir un 20% los abonos «químicos», imponer por la autoridad el barbecho del 10% de todas las tierras agrícolas. Con los ecologistas, lo que empieza con un bonito incentivo – «Toma, voy a comprar huevos ecológicos»- siempre acaba con una bofetada.

Los acentos de este plan ultra-autoritario, tachonado de amenazas y sanciones, son claramente soviéticos, se puede decir. Sí y no. Sí en el método, que es puramente descendente, arbitrario y tiránico. Pero en absoluto en cuanto al fondo, porque los soviéticos sólo pretendían aumentar la producción agrícola, mientras que los ecologistas pretenden destruirla. Esta es otra ilustración de la naturaleza engañosa de la imagen de la sandía -verde por fuera, roja por dentro- que se utiliza a menudo para describir la realidad ideológica del ecologismo. El marxismo quería la abundancia; el ecologismo nunca ha prometido más que la miseria (al canto).

Como la agricultura europea no es un detalle en el mundo, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos se ha esforzado por cuantificar las consecuencias concretas -más allá de los agradables eslóganes ecologistas en beneficio de los crédulos- del «Farm to Fork», es decir, la Edad Media en su plato. Son sencillas, directas e incluso aritméticas: si se aplica el Plan FTF europeo, la producción agrícola europea caerá un 12%, los precios se dispararán un 17%, la facturación de los agricultores caerá un 16% y, finalmente, las exportaciones agrícolas de la UE se hundirán: ¡un 20%! Una quinta parte de las exportaciones agrícolas europeas se evaporaría por pura ideología. Un estudio de la UE, pero ¿por qué la UE tendría en cuenta sus estudios? – indica que las emisiones de CO2 que se reducirán en Europa destruyendo sectores enteros de la agricultura se transferirán esencialmente a otros países y continentes, según el mecanismo de represión bien conocido por los psiquiatras.

Así, el paralelismo entre la ecología alimentaria y la ecología energética es perfecto: se destruye la seguridad del abastecimiento, la soberanía alimentaria ya no existe, la dependencia del extranjero -su buena voluntad, su invasión de Ucrania- se vuelve total, las emisiones de CO2 no se reducen en absoluto, sólo se desplazan. Al final, serán los ciudadanos europeos, empezando por los más frágiles, los que sufrirán en sus carnes -literalmente- la realización de la ferocidad ecologista

Según el estudio federal estadounidense, si el mundo siguiera el programa del FTF, hasta 185 millones de nuestros congéneres se verían abocados a la inseguridad alimentaria por el nuevo fanatismo ecologista, ese que hunde su tenedor en el plato para eliminar con furia todo lo que no concuerda con sus mortificantes impulsos.

El indicador definitivo del fanatismo son las situaciones de crisis, las reales, no las fabricadas por los ideólogos locos. Ucrania, con su tierra fértil, sigue siendo uno de los más bellos graneros no sólo de Europa, sino del mundo. Ucrania produce nada menos que el 20% del trigo que se consume en la Unión Europea, y el 13% de las semillas oleaginosas (entre otras). Es demasiado pronto para determinar cuánta de esta producción será destruida por la invasión rusa.

Lo que sí es cierto es que la combinación del «Farm to Fork» y la guerra de Ucrania, si no se hace nada para detener la política criminal del Gosplan europeo, condena a Europa a volver a las páginas sórdidas y pegajosas de una historia que se creía superada: el hambre.

(*) Este artículo ha sido originalmente publicado en francés por el medio digital Dreuz.info y su autor, Drieu Godefridi, es un autor liberal belga, fundador del Instituto Hayek de Bruselas. En 2015, publicó La Trahison des Clercs: Lettre à un combattant de l’islam, y en 2019 L’écologisme, nouveau totalitarisme.

 https://rebelionenlagranja.com/noticias/proximo-objetivo-de-los-ecologistas-la-hambruna-por-drieu-godefridi-20220327

10 comentarios:

  1. Hola Susana, no se qué decir. Comprendo por lo que el artículo explica una situación compleja con este tema, pero yo no acusaría de una futura hambruna solo a los ecologistas. Creo que hay un montón de factores que se están encargando de cargarse muchas cosas, entre ellos, nuestro futuro con la alimentación.
    Una locura. Una auténtica locura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se refiere a que los cultivos sin abonos químicos rinden mucho menos. Un beso

      Eliminar
  2. Este sería un muy buen ejemplo de "mirar el otro lado de las cosas", un abrazo Susana!

    ResponderEliminar
  3. No puedo opinar sobre el tema, no me siento capacitada y hay tantas informaciones y opiniones al respecto que quien sabe quienes llevan la razón.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto explica por qué antes nos sobraba trigo y ahora tenemos que importarlo. Un beso

      Eliminar
  4. Hola Susana, no he podido ingresar desde mi cuenta como Ojo Humano para comentar, así que lo hago desde una cuenta que tenía en desuso. Estaré por aquí con otro nombre.
    Un saludo cordial; que haya buena salud.
    Respecto del tema es bien preocupante. Hay una corriente que de todas maneras quiere llevarnos a los años 50 con otro tipo de producción.

    ResponderEliminar

Claro como el agua

 Se dice de algo que es evidente. Aunque no se use para eso, yo prefiero a las personas claras como el agua. En el buen sentido y el malo. E...