El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu ojo derecho te induce a pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en la “gehenna”. Si tu mano derecha te induce a pecar, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero a la “gehenna”.

lunes, 14 de febrero de 2022

Cómo ser realmente transgresor hoy en día

 

Durante muchos años, las posiciones políticas de la izquierda han sido asociadas con una actitud de rebeldía, lo que generaba simpatías entre los jóvenes.

5 motivos por los que muchos han perdido el miedo a que les llamen ‘ultraderechistas’
Cinco consejos prácticos para liberarte del candado ideológico de la izquierda

Por supuesto, no ha sido así en todos los países. En aquellos que sufrieron dictaduras comunistas, la actitud rebelde y transgresora consistía en defender la libertad frente al Estado y en conservar una identidad religiosa que la ultraizquierda en el poder denostaba por todos los medios. Un claro ejemplo de ello lo vimos en Polonia con el sindicato católico Solidarność.

Hoy en día, en la amplia mayoría de los países occidentales el progresismo se ha convertido en una ideología hegemónica. Sus tesis -como el apoyo al aborto, la ideología de género, la corrección política, el laicismo y el multiculturalismo- son elevadas a la categoría de dogmas oficiales por parte de no pocos gobiernos, y quienes se atreven a discrepar de esos dogmas progres son señalados con palabras-policías dirigidas a infundir miedo a disentir y a provocar la autocensura: cualquiera que discuta eso se arriesga a que le tachen de machista, transfóbico, racista, xenófobo, intolerante y ultraderechista.

Buscan etiquetar toda discrepancia con la izquierda como una expresión de odio, para que automáticamente genere rechazo entre un público sometido a un bombardeo constante de consignas por parte de los principales medios de comunicación. Lo que la izquierda no imaginaba es que ese ataque contra la libertad de expresión y de pensamiento acabaría topándose con cada vez más actitudes de rebeldía. Igual que en los países comunistas, hoy en la Europa occidental dominada por el progresismo para ser transgresor puedes hacer cosas como éstas:

  1. Decir que eres católico, evangélico o judío -según cuál sea tu caso- o si eres agnóstico decir que dichas creencias merecen todo tu respeto. Para el progresismo, la religión sólo es respetable si eres musulmán, budista, adorador de la Pachamama o seguidor de alguna forma de animismo. Si además dices que vas frecuentemente a misa, a los servicios religiosos o a la sinagoga, el nivel de transgresión se pone por las nubes.
  2. Decir que defiendes la vida y que estás contra el aborto. La normalización de la matanza de hijos por nacer es uno de los principales caballos de batalla del pensamiento único progre, que tiene la colosal jeta de llenarse la boca hablando de derechos humanos mientras pisotea el más básico de ellos.
  3. Decir que amas a tu Patria y que te consideras un patriota. El socialismo y el comunismo han fomentado el internacionalismo desde sus inicios, igual que hoy en día lo hace el progresismo. La izquierda detesta el patriotismo porque es una virtud cívica que sirve como dique cultural frente a su empeño de disolver las identidades nacionales y las tradiciones y costumbres propias de cada país.
  4. Decir que eres de derechas o conservador. La izquierda se ha vuelto cada vez más intolerante con la discrepancia. Para ella la única “derecha” aceptable es la que renuncia a desafiar los dogmas progresistas y opta por la etiqueta “centrista”, identificando la moderación y la sensatez con la proximidad a la izquierda. Si te fijas, cada vez menos políticos y medios de izquierdas hablan de “derecha”: para ellos ya prácticamente sólo queda la “ultraderecha” o “extrema derecha”. Buscan, así, estigmatizar a todo el que se atreva a declararse derechista sin complejos.
  5. Decir que admiras la civilización occidental y la cultura judeocristiana. La izquierda considera admirable toda civilización o cultura que no sea la occidental, surgida del judaísmo y del cristianismo y que es la única en la que ha florecido y ha arraigado la democracia y el respeto por las libertades individuales. La izquierda es antioccidentalista radical: sostiene un discurso contracultural que nos convierte a los occidentales en culpables de todos los males del mundo.
  6. Declararse abiertamente contrario al feminismo progre. El feminismo fue, en sus orígenes, un movimiento que buscaba la igualdad de derechos y de oportunidades para las mujeres. Era, así pues, un movimiento positivo y necesario. Sin embargo, el feminismo progre es un movimiento que sólo busca enfrentar a hombres y mujeres, trasladando el dogma marxista de la lucha de clases a los sexos. Pretende que las mujeres se sientan oprimidas por los hombres por cualquier excusa, y aspira a “liberarlas” recortando libertades y erosionando la igualdad ante la ley, que es precisamente lo que quería conquistar el feminismo original.
  7. Rechazar por igual el nazismo y el comunismo. Los dos movimientos totalitarios son igualmente criminales y aborrecibles. Ambos han exterminado a millones de personas. Pero la izquierda sigue conservando una gran tolerancia, cuando no una abierta simpatía, por el comunismo, ya que gran parte del pensamiento izquierdista procede del marxismo. Por eso la izquierda encaja mal o incluso se pone furiosa si se rechaza por igual esos dos totalitarismos. Para muchos izquierdistas, las dictaduras son malas siempre que no sean dictaduras comunistas.
  8. Defender el libre mercado y el capitalismo. Gran parte de la izquierda se declara anticapitalista. Muchos lo dicen así para no declararse abiertamente comunistas, pues saben que esa etiqueta no es tan popular. Incluso la izquierda que se dice moderada no ahorra críticas al capitalismo, culpándole de todos los males, incluso de los derivados de un abusivo intervencionismo estatal que nada tiene que ver con la economía de mercado. Sin embargo, el capitalismo y el libre mercado han conseguido unas cotas de prosperidad nunca vistas en la historia de la humanidad. Con todos sus defectos -pues ningún sistema económico es perfecto-, desde luego le da mil vueltas al comunismo, que ha hundido en la miseria a todo país en el que ha sido aplicado.
  9. Declararte contrario a la inmigración ilegal. Es una de las cosas que menos tolera la izquierda, que equipara el racismo y la xenofobia con esa posición política absolutamente legítima: de hecho, consiste en pedir respeto por la ley a la hora de entrar en un país. Curiosamente, la misma izquierda comunista que pide fronteras abiertas para que se pueda entrar como si nada en cualquier país democrático, es la misma que a la vez critica que uno huya de una dictadura comunista hacia un país libre. Incluso lo está haciendo ahora con los que huyen de los infiernos fiscales creados por gobiernos de izquierdas en países democráticos.
  10. Exhibir tu apoyo y admiración por las Fuerzas Armadas y por la Policía. Eso si vives en un país democrático, claro. A la izquierda comunista sólo le gustan esas instituciones si están a su servicio y sirven para reprimir al pueblo, como ocurre en Cuba y en Venezuela. En una democracia, los Ejércitos y la Policía están para velar por nuestra seguridad y nuestra libertad. Son instituciones tradicionalmente odiadas por la izquierda debido a que generalmente ambas cultivan ese patriotismo que tanto detestan los progres. Además, los ejércitos suelen conservar unas tradiciones que la izquierda detesta.

—https://www.outono.net/elentir/2021/02/02/10-cosas-que-puedes-hacer-si-quieres-ser-realmente-transgresor-en-la-actualidad/

13 comentarios:

  1. Me emociona tanto una ceremonia religiosa como una canción patria, no me gustan los extremistas en nada, respeto a quienes me respetan, un abrazo Susana!

    ResponderEliminar
  2. Pues yo debo de ir contracorriente pues soy católica de las que va a misa , confiesa y comulga. Adoro a mi país España y estoy orgullosa de su bandera y escudo. Apoyo y admiro a las fuerzas armadas, mi padre fue militar, y lo mismo ocurre con las fuerzas de seguridad y la policía. Rechazo de forma rotunda el comunismo, el aborto y todo aquello que vaya contra la dignidad humana, tampoco estoy de acuerdo ni me siento representada por esas feministas extremistas que en muchas ocasiones me avergüenzan. Valoro por encima de todo a la familia que creo es el soporte de la sociedad. A pesar de lo dicho y de lo que dejado de decir, respeto a toda persona que piense o se comporte de forma diferente a la mía ya que nadie tiene la absoluta verdad pues esta sólo la tiene Dios.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú eres de otro siglo como yo. Como dice De Prada, soy tradicionalista. Un beso

      Eliminar
  3. i think imigration should be legal, but in very resonable cases, when people are in great need of espace from their home counry. You wrote all the interesting points! Follow;) Hope U follow back!

    ResponderEliminar
  4. Only legal inmigration should be allowed. Wellcome. Best regards

    ResponderEliminar
  5. interesante información Susana Moreno y el decalogo que la acompaña lleno de matices que responden a una realidad circundante ...ha sido un placer leerte ,recibe mis saludos , y pases una feliz semana , atentamente .jr.

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante el artículo Susana. Estoy de acuerdo con algunos puntos de los expuestos y con otros no. Supongo que solo soy transgresora a medias, lo cierto es que para realmente ser transgresor hoy en día, yo creo que harían falta muchos más puntos, y muchos de ellos ni siquiera tienen que ver con la derecha o la izquierda... solo con reivindicar los derechos que todos deberíamos tener y que por desgracia no es así.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  7. La transgresión es siempre minoritaria, porque forma parte de su definición romper el esquema que acepta la mayoría. Si todos transgrediéramos, no existiría el concepto.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  8. Para mi lo transgresor es el estado de opinión dominante, el mundo ha cambiado y tengo la impresión de ser inmigrante ilegal en estos tiempo aunque no lo sea en geografía.

    ResponderEliminar

Los profetas del ecoapocalipsis por Carlos Estéban

Ahora que el anuncio del apocalipsis se ha convertido en recurrente política de Estado de quienes quieren destruir los Estados, es un...