El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu ojo derecho te induce a pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en la “gehenna”. Si tu mano derecha te induce a pecar, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero a la “gehenna”.

lunes, 27 de diciembre de 2021

Modernidades huecas

 

Una vez en Londres tuve la suerte de entrevistar tranquilamente a Mark Knopfler, que resultó un señor amable, de mirada clara y triste y palabras inteligentes. En un momento dado le pregunté qué periódico leía, pues es una manera fácil de intuir cómo respira ideológicamente una persona: «Compro Telegraph y Guardian, leo los dos y luego me hago mi propia composición de lugar», me respondió, refiriéndose a los periódicos más representativos del conservadurismo y el laborismo británicos.
Escuchar los argumentos de unos y otros y luego procesar tus propias conclusiones parece una manera sabia de circular por la vida. Las redes sociales fomentan precisamente lo contrario: operan como cenáculos de reafirmación de los propios prejuicios y castigan el intercambio de hechos e ideas, que es la manera de aprender y avanzar. Así que hago como el virtuoso de la guitarra y cada mañana me ventilo varios periódicos, por obligación profesional y porque lo disfruto (aunque ya no en papel, que es como cine mudo en la era del sonoro, porque el mundo avanza y ahora me resulta más agradable leerlos en la tableta…).
 
En el diario que antaño fue tótem del «progresismo» español han publicado en el día de Nochebuena su propio relato navideño. Con ínfulas de modernidad, lo presentan bajo el siguiente titular: «Otro cuento de Navidad es posible». Lo firma una novelista y dramaturga bilbaína de 33 años, Aixa de la Cruz, cuyo último libro relata su peripecia personal para lograr dejar atrás el mal y abrazar el salvífico credo feminista. He leído su cuento «navideño», titulado Pedido urgente, y la verdad es que me ha dejado una sensación entre la vergüenza ajena y la lástima. Apena el evidente vacío que detona. El relato narra una cena de Navidad en Escocia, organizada por una joven española que vive allí y que reúne a sus amigos. El meollo del asunto es que la comida será vegana y los problemas y dudas que ello acarrea a la protagonista. La mujer pasa por primera vez la Navidad sin la compañía de su familia y está contenta por ello: «Quería apropiarse de una tradición que siempre ha odiado, resignificarla entre amigos, personas afines y no impuestas, lejos de las tensiones familiares». No les contaré el final, que guarda relación con la llegada de un repartidor indio de comida a domicilio (vegana, of course).
Este cuento falsariamente navideño del periódico pro sanchista entronca con la creciente campaña del autodenominado «progresismo» contra la Navidad cristiana, que es la única posible, pues esto, o va de celebrar el nacimiento de Jesús, o será ya otra cosa. Una ola que reniega también del modelo de familia que existe desde que el mundo es mundo y que siente repelús ante la tradición.
 
Pero si empuñando el bisturí de la corrección política zurda procedemos a extirpar todo vínculo o alusión a lo trascedente, cercenamos los lazos familiares y damos un tajo a la civilización de nuestros ancestros, ¿qué nos queda? Pues un vacío bastante deprimente. Ese hueco interior se intenta rellenar con obsesiones como la comida «vegana»; la sacralización de algunos ismos, como el ecologismo o el feminismo; la obsesión con el culto al propio físico; o las relaciones insustanciales con conocidos a los que calificamos hiperbólicamente de «amigos», cuando acaban pasando por nuestras vidas sin dejar huella alguna. Sin Dios, familia y raíces, normalmente lo que queda es desesperanza, soledad y volar como una cometa sin rumbo, que aunque esté engalanada con los más vivos y narcisistas colores se ve zarandeada al capricho coyuntural del viento. No parece un planazo. Así que feliz Navidad.
 
 https://www.eldebate.com/opinion/20211225/modernidades-huecas-petardas.html

14 comentarios:

  1. Leer dos periódicos no le daban a Knopfler más que dos visiones de una noticia, lo que no quiere decir que eso pueda ser suficiente para tener el conocimiento total de la misma, tan sólo dos opiniones, distintas eso sí.
    En cuanto a la familia y a la celebración de la Navidad con ella o con los amigos, tal y como cuenta la bilbaína en su novela, no tiene porqué hacer tambalear los cimientos de la familia, unos cimientos que se crean a partir de las primeras tribus humanas y algo por otro lado lógico, teniendo en cuenta que los vínculos de sangre son los que hacen que una familia sea eso. Que en la actualidad haya modelos familiares distintos, monoparentales o homoparentales, no quiere decir que la familia esté en peligro de extinción, está en periodo de transformación.
    Un beso grande y Felices Fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La familia tradicional va a desaparecer porque ya no hay casi matrimonios ni hijos. Un beso

      Eliminar
  2. Esa señorita que reniega de su familia, es su caso particular. Podría haber sido agregar amigos a la mesa familiar, si no fuera por su personal mirada. El menú contendría comida vegana y lo que las demás personas consumen. El problema de los sectarismos (ismos en general) es que segregan. Sería más saludable integrar a la gente, blancos, negros, amarillos, etc.etc. Un abrazo Susana!

    ResponderEliminar
  3. En mi caso tengo la suerte de poder cenar con mi familia. Mientras pueda, lo seguiré haciendo. Besos :)

    ResponderEliminar
  4. Confrontar dos formas de ver las noticias dan por hecho que están narradas de forma sesgada. Otra cosa son los artículos de opinión, que en eso ya se espabila cada diario de tener plumas de prestigio para ello.
    Lo de la celebración navideña que comentas es fruto de la tonteria reinante.

    Un abrazo y ¡Feliz Año Nuevo!

    ResponderEliminar
  5. Soy partidiaria de la familia tradicional y por supuesto de nuestra NAVIDAD cristiana y a mí nadie me va a hacer cambiar de idea.No tengo intención de cambiar.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo quince sobrinos mayores y ninguno está casado ni con hijos. A eso vamos. Un beso

      Eliminar
  6. no pertenezco no analizo vivo el momento y sonrio
    Lo mejor siempre para usted
    beso

    ResponderEliminar
  7. Que pases un Feliz Año Nuevo y que sigamos leyéndonos, sobre todo a ti que escribes muy bien.
    Un beso

    ResponderEliminar

Las víctimas de las fecundaciones in vitro

  Las víctimas de fecundaciones anónimas se organizan: sufren por la identidad que se les negó ...