El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar.

viernes, 29 de octubre de 2021

La agenda 2030

»Los dueños de las farmacéuticas, de los bancos y de los medios son los mismos. Y su poder es, claro, abrumador.

-Para estas élites ¿se trata solo de poder o dinero o hay otros objetivos? ¿Cuáles?

-El dinero no es, desde luego, el objetivo. Los miembros de la élite disponen de él en abundancia; no es eso lo que les mueve.

»El poder es ya otra cosa. Es el verdadero afrodisíaco. La sensación de poder, el sometimiento del prójimo –¡de la humanidad!– es embriagadora. Eso no lo paga todo el dinero del mundo, y probablemente no lo conseguirían a base de dinero.

»Pero no es solo el poder: las élites tienen un objetivo ideológico. No son en absoluto nihilistas, como algunos piensan, sino creyentes hasta el fanatismo. Unos fanáticos considerablemente cínicos, si se quiere, pero fanáticos al cabo.

-¿Con qué metas?

-Sus objetivos pueden situarse en dos planos distintos: uno a corto plazo y otro a más largo plazo.

»Dominados por una visión neomalthusiana, su propósito es el de disminuir la población mundial, un objetivo en parte relacionado con la necesidad de retener el poder. A través de la ingeniería social, las élites están ejecutando una verdadera revolución antropológica, en la que la ideología de género juega un papel esencial. Quieren eliminar la libertad y la identidad de los pueblos, de las personas, como paso previo a través de la supresión de los estados nación.

»Una vez coronado el plan globalista, los seres humanos habrán perdido su libertad (cediéndola voluntariamente por miedo a perder la vida, la salud, la seguridad, o todo junto) y su identidad. Para construir el ser transhumano –el cyborg– hay que deconstruir primero al ser humano: ese es el papel de la ideología de género, de la que forma parte la transexualidad. El ser humano está siendo deconstruido a gran velocidad: una vez negada toda identidad natural, basta la voluntad para “auto-construirle”.  

»No es casualidad que muchos altos directivos de las big tech se cuenten entre los teóricos del transhumanismo. No estamos, pues, ante una broma, o ante un mero disparate sin consecuencias; las está teniendo, y las tendrá aún peores en un futuro muy próximo.

-¿Y cómo encaja la Agenda 2030 en esa estrategia ideológica?

-El objetivo de la Agenda 2030 es el del control de la población para conseguir construir una sociedad al estilo chino: porque el modelo es China. Aunque los medios a emplear sean diferentes, claro.

»El Foro de Davos comienza por decirnos que para la fecha de la Agenda no poseeremos nada, pero que seremos felices. A partir de ahí, todo lo demás está expuesto en un lenguaje atractivo, que refleja unos conceptos difíciles de contradecir: igualdad, fin de la pobreza, un mundo más limpio... Es el programa de la élite en términos políticos, que tampoco es que esconda en exceso sus propósitos. Por ejemplo, anuncia el fin del consumo de carne, de la ganadería, de los viajes en avión, del vehículo privado…

-Una distopía...

-La Agenda 2030 es el modo en que nos vamos a convertir en China; no a través de las resoluciones del Partido Comunista, o de cualquier otro partido único, sino seducidos por propuestas amables –buenistas– de un futuro inclusivo, equilibrado, armónico. En China es el Comité Central el que decide por todos; en Occidente, los gobiernos hace tiempo que se han convertido en simples correas de transmisión de las decisiones que los poderosos del mundo adoptan y que hacen cumplir a través de su dominio de las grandes instituciones globalistas y de los medios de comunicación

»Proclama grandes principios, pero más allá de las palabras está claro cómo se van a alcanzar esos objetivos. En España vamos a asistir a la creación de una sociedad subvencionada en la que cada vez haya menos gente trabajando –y en condiciones más precarias– con el fin esencial de controlar a la población: una argentinización del país.

»Las utopías de transformación antropológica han sido, siempre, el prólogo a la esclavización de los seres humanos. La Agenda 2030 es la visión de un mundo feliz que ha de servir de coartada para el sometimiento de la humanidad.

 https://www.religionenlibertad.com/cultura/638667375/fernando-paz-interpretacion-escatologica.html

 

18 comentarios:

  1. Y para ejemplo tenemos las películas que hablan de sociedades del futuro totalmente vigiladas por el gran hermano, un abrazo Susana!

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante Susana, es sin lugar a dudas para reflexionar. Besos :D

    ResponderEliminar
  3. Escuchaba hoy a Mons Munilla hablar sobre lo que él llama "pecados de época", y viene al caso.
    Cada época tiene, o está, inmersa en una mentalidad predominante que la hace aceptar como normal cosas y actitudes que pasados los siglos se contemplan con horror y se catalogan como salvajadas. Por ejemplo la esclavitud: en aquella época, la de los esclavos, la gente corriente consideraba esa salvajada como "normal"; gente que otros conciudadanos coetáneos no hubieran dudado en llamar "gente sensata". Pues bien, en nuestros días sucede algo similar con el aborto, o esa salvajada que consiste en asesinar al hijo cuando todavía está en el vientre materno. Las hordas de salvajes que lo ven normal, así serán vistas dentro de muchos años si no nos hemos ido al garete antes, también gozan de la popularidad de sus coetáneos (los de hoy). Lo mismo puede decirse de esa monstruosidad que es negar el sexo biológico y destrozar a adolescentes confusos en aras de cierta ideología. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que algo sea legal nunca ha querido decir que esté bien. Ese es el gran error en el que caen casi todos. Un beso

      Eliminar
  4. La peor alianza es doña Ambición con don Poder, ahí lo dejo...

    Buen puente, preciosa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. El 2030 no está tan lejos como parece.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso van con prisa, porque se les acaba el tiempo. Un beso

      Eliminar
  6. Me quedo en el comentario de Franconeti,cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte, creo que no cuentan con lo diverso que es mundo. Un beso

      Eliminar
  7. Cuando lo que vemos en el cine se vuelve real, da que pensar sin duda. Un abrazo Susana.

    ResponderEliminar
  8. Un artículo muy interesante, ese futuro no difiere mucho del resto de la historia de la humanidad que siempre ha estado controlada y sometida incluso en aquellas épocas que parecía con más libertad, pero disfrazada.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. Todo eso no me impresiona. Llevo años pensando lo mismo

    ResponderEliminar

La guerra de Ucrania no es la única

 El pasado 24 de febrero todas las miradas se centraron en la invasión rusa de Ucrania y el inicio de la guerra en ese país y sus trágicas...