El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar.

miércoles, 21 de abril de 2021

Una nueva demencia escolar

 

Tras la plaga de los ‘colegios bilingües’, que está creando analfabetos en dos idiomas, llega una nueva demencia a las escuelas, que aboga por una enseñanza sin libros, confiada a los avances tecnológicos. Por supuesto, como también ocurrió con la nefasta educación bilingüe, esta nueva engañifa contará con la entusiástica adhesión de una generación de papás desnortados, enfermos de modernitis (pero en realidad envenenados de traumas y empachados de propaganda), que se dejarán engolosinar, convencidos de que así sus hijitos recibirán «una educación mejor que la que nosotros recibimos». Desde luego, será mucho más eficaz en el propósito de convertir a sus hijos en analfabetos funcionales, tarea que con sus padres sólo logró a medias.

A mi pobre sobrino ya le han anunciado la implantación en su escuela de este nuevo método pedagógico, que jubilará los libros de texto y lo mantendrá prendido a la pantalla de un ordenador, a través de la que recibirá ‘contenidos’ y pondrá a prueba sus ‘destrezas’… ¡incluso para el dibujo! Pues estos psicópatas que pretenden arruinar a la nueva generación no se conforman con erradicar de su horizonte los libros, no se conforman con privarlos de la tentación de la escritura, también quieren evitar que empuñen un carboncillo o un pincel. Quieren tenerlos absortos ante una pantalla, convertida en una suerte de espejito que, a imitación del que halagaba a la madrastra de Blancanieves, les diga que son los mejor preparados. Y si todavía queda algún padre renuente a esta nueva forma de barbarie, se lo demoniza, señalándolo como un rigorista rancio, incapaz de dar el gran salto (hacia el vacío). Por supuesto, para la introducción de esta nueva demencia escolar, también se utilizarán diversas pamplinas emotivistas (¡gracias a la tecnología nuestros hijitos ya no tendrán que cargar con esas mochilas que les destrozan la columna!) y economicistas, con las que se tratará de enmascarar la única verdad que importa. Una verdad demasiado dolorosa que los papás olvidan y los pedagogos al servicio de turbios intereses comerciales se esfuerzan por silenciar.

Esa verdad dolorosa la explica a la perfección el psiquiatra y neurólogo alemán Manfred Spitzer en su libro Demencia digital, donde nos muestra sin ambages el efecto destructivo que las nuevas tecnologías ejercen sobre nuestras conexiones neuronales y, en general, sobre el funcionamiento de nuestro cerebro. Spitzer nos recuerda que las neuronas, al igual que los músculos, se fortalecen con el ejercicio; y que unas neuronas que han dejado de afrontar retos, fiándolo todo a la información que se les suministra a través de una pantalla, acaban volviéndose perezosas y prematuramente viejas. Desde el GPS que ha embotado nuestro sentido de la orientación hasta el buscador que nos brinda respuestas inmediatas (que olvidamos con la misma rapidez con que las obtenemos), Spitzer nos ofrece un panorama demoledor de las atrofias que las nuevas tecnologías están perpetrando en nuestro cerebro, por falta de uso. Pues nuestra capacidad para descifrar el mundo es directamente proporcional al esfuerzo inquisitivo que empleamos en hacerlo.

Especialmente vulnerables a esta demencia digital son, a juicio de Spitzer, las nuevas generaciones, sometidas desde la infancia a una invasión tecnológica que encuentra uno de sus principales cómplices en esta nueva demencia educativa. Spitzer señala que los artilugios tecnológicos son incompatibles con un auténtico aprendizaje, que sólo puede alcanzarse mediante sinapsis neuronales que procesen el conocimiento. Los artilugios electrónicos reducen exponencialmente la profundidad de este procesamiento, destruyendo nuestra capacidad de concentración, aminorando nuestras posibilidades retentivas y nemotécnicas (pues siempre tendemos a olvidar más fácilmente aquello que sabemos que podremos volver a consultar fácilmente), en definitiva, agravando nuestra tendencia a la dispersión. Por no hablar de las dependencias y adicciones desintegradoras de la personalidad, así como otros trastornos neurológicos (ansiedad, hiperactividad, déficit de atención, insomnio, etcétera) que fomenta la tecnología.

Y el caso es que todos somos conscientes de los perniciosos efectos que la tecnología ejerce sobre nuestras facultades intelectivas, sobre nuestra atención, sobre nuestra memoria, sobre nuestros recursos asociativos; sobre la transmisión de conocimiento, en fin, que con la introducción de esta nueva demencia escolar será todavía más superficial e inconsistente. Pero la fascinación tecnológica (alentada de complejos y propagandas aturdidoras) es el sino de nuestra época; y en su altar se sacrifica lo que haga falta, empezando por el sentido común y terminando por nuestros hijos.

 https://www.xlsemanal.com/firmas/20210419/una-nueva-demencia-escolar-juan-manuel-prada.html

17 comentarios:

  1. No sé cómo será eso, pero el bilingüismo es la idea más pésima que han tenido. Niños de seis años aprendiéndose los músculos del cuerpo en Inglés cuando no saben cómo se dicen en español.
    En fin.
    Un abrazo, Susana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acuerdo que escribí sobre eso hace diez años. Un beso

      Eliminar
  2. Estamos en medio de un cambio por la tecnología, como todo lo nuevo no sabremos los resultados hasta que el tiempo lo dictamine, en el caso de los chicos, los padres pueden ser buenos conductores de su saber y animarlos a otras experiencias, un abrazo Susana!

    ResponderEliminar
  3. Hola Susana. Lo cierto es que yo amo los libros, y no comprendo esta iniciativa, en el sentido de que además, no todos los chavales van a poder disponer de los mismos medios.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  4. Todo, todo, es un desastre. Educación, salud, economía, todo.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Los padres tienen que tener un gran protagonismo en la educación de sus hijos y de ellos depende que aparte de la tecnología decidan también aprender a través de otras alternativas.Besicos

    ResponderEliminar
  6. Cada vez que hablan de educación le quitan una pata a la mesa que la sustenta. Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Me ha hecho mucha gracia cuando catalogas nuestros estudiantes de "analfabetos bilingües".
    Tienes mucha razón y yo añado que...todo está en los libros.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Yo no soy de esta nueva generación y noto los efectos de la tecnología en mí...
    Sigo escribiendo mucho, pero en el ordenador, por lo que mi letra cada vez es peor. Antes recordaba el número de teléfono de toda mi familia y de mis amigas, desde que tengo móvil creo que no recuerdo más de cinco.
    Pienso que la tecnología tiene sus cosas buenas pero estamos abusando demasiado de ella y haciéndonos cómodos, o gandules, que es diferente.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Así nos va.
    Buen fin de semana de semana.
    Cuídate.

    ResponderEliminar

La guerra de Ucrania no es la única

 El pasado 24 de febrero todas las miradas se centraron en la invasión rusa de Ucrania y el inicio de la guerra en ese país y sus trágicas...