El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar.

miércoles, 7 de abril de 2021

El sentido de la vida

 Con esto de la pandemia me ha dado por pensar si todas las vidas valen lo mismo. Me temo que esto es eugenesia, hablar de vidas que no valen la pena ser vividas. Pero resulta que a veces oyes que ha muerto una persona joven con niños pequeños, un médico que hacía una gran labor, y pienso si es justo. Habiendo tanta gente que no domina ningún oficio, que no tienen a nadie a su cargo, que no tiene amigos ni familiares que le echen de menos. Afortunadamente no se puede elegir.

Porque ¿quién decide que vidas son más valiosas?. Y si resulta que alguien no puede vivir sin esa persona. Y si el impacto sobre su entorno es irreparable. ¿Vale más una mujer trabajadora que un ama de casa?. Y la gente que dedica su vida a ayudar a los demás debería ser intocable. Pero a veces la vida se lleva a los más imprescindibles y deja a aquellos sin los que el mundo puede seguir girando igual. Me alegro de no ser la persona que tenga que decidirlo.

26 comentarios:

  1. Creo que todos por suerte o por desgracia somos importantes en esta vida.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pienso que cada vida tiene su sentido, por algo estamos acá, y que la muerte es algo inevitable, el por qué algunos se van muy temprano está más allá de nuestra comprensión, tal vez podríamos imaginar que esa alma necesita una nueva envoltura, un abrazo Susana!

    ResponderEliminar
  3. Hasta a los más imprescindibles les toca, Susana. El poeta dijo "la muerte tiene una mirada para todos". Por eso todos somos preciosos, porque tenemos que disfrutarnos mientras vivimos.
    Que haya buena salud por esos lados. Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Eeeeeeeeeeh, qué hay una cosa que se llama derecho a vivir.

    ResponderEliminar
  5. Es muy cierto lo que dices, pero la vida y la muerte no eligen, las cosas suceden sin mirar a quién.
    Por mi casa pasan dos hermanos cartoneros (juntadores de cartón, papeles que después venden y de eso viven) duermen en la calle o bajo los puentes y andan sin barbijo, no se han enfermando y sigue su vida como si nada. ¿Cómo es posible me pregunto, mientras que otros con todos los cuidados se enferman y mueren?
    No lo entiendo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es realmente extraño cómo se propaga la enfermedad. Un beso

      Eliminar
  6. Sí, es algo que da que pensar a veces.
    Un abrazo, Susana.

    ResponderEliminar
  7. Todos temos o direito de viver e fazer o nosso próximo viver também.

    ResponderEliminar
  8. Así de "injustas" pueden resultar la vida y la muerte.No podemos hacer nada para evitarlo así que resignación.Besicos

    ResponderEliminar
  9. Todas las vidas valen lo mismo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Por suerte,no soy médico, ni atiendo urgencias, ni he de tomar decisiones rápidas sobre donde acudir. Creo que la labor que están realizando en hospitales y concretamente en las UCIS es tremendo. Porque todos tienen derecho a vivir, pero por desgracia, a veces no da tiempo a salvarlos a todos. Creo que s la enfermedad la que elige en la mayoría de los casos.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  11. Todos somos imprescindibles para alguien. A todos nos quieren y todos queremos. En mi entorno hay y hubo muchas amas de casa más imprescindibles que otras personas que trabajan fuera de casa, porque ellas nos curan, cocinan, cuentan historias, nos enseñan el mundo, ríen con nosotros y nos quieren incondicionalmente. Nunca valoraría a alguien por su oficio o por si tiene hijos, me importa si son buenas o malas personas, sin más.
    Para mí los únicos queno son imprescindibles son los violadores o asesinos, los demás siempre son valiosos para los que les quieren.
    Feliz jueves.

    ResponderEliminar
  12. Lo que pasa es que a algunos les quieren muchas personas y a otros pocas. Me pregunto si eso cuenta. Un beso

    ResponderEliminar
  13. Nadie debería ser juez de nadie. Cada persona tiene su corazón y su alma. Sólo Dios decide. Debemos vivir de la mejor manera que sabemos y procurar una conciencia tranquila y así, cuando seamos viejos y miremos hacia atrás, seamos nosotros quienes nos juzguemos para aceptarnos con fé de haber vivido.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A cada uno no le queda más que vivir lo que le toca. Un beso

      Eliminar
  14. Todos somos prescindibles, por suerte nadie tiene que elegirlo, si no sería demencial.

    ResponderEliminar
  15. Una gran reflexión Susana.
    De todas formas, falte quien falte, el mundo va a seguir girando igual.

    Besos.

    ResponderEliminar

La guerra de Ucrania no es la única

 El pasado 24 de febrero todas las miradas se centraron en la invasión rusa de Ucrania y el inicio de la guerra en ese país y sus trágicas...