El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu ojo derecho te induce a pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en la “gehenna”. Si tu mano derecha te induce a pecar, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero a la “gehenna”.

viernes, 12 de febrero de 2021

Historia

 Hace mucho tiempo que no me pongo a escribir sin tener una idea en la cabeza. Cuando empecé con los blogs tenía tanta facilidad que llenaba páginas sin darme cuenta. Ahora cada palabra es un esfuerzo. El mes pasado intenté escribir un relato para un concurso pero no llego ni de lejos a las dos mil palabras que se supone que debe tener. Yo pensaba que escribir sobre mi infancia daría para un libro gordo pero, afortunadamente, se me ha olvidado ya la mayor parte.

Como ya he contado alguna vez, tuve una niñez muy solitaria, escondida tras los libros de una realidad donde el bulling era algo habitual en mi vida, y no sólo en el colegio. Mi adolescencia no fue mucho mejor. Mi mayor compañía era mi perro. No empecé realmente a vivir hasta los veinte años, y el tiempo desde entonces se me ha pasado volando, tanto que me parece que sigo siendo la misma jovencita, cuando lo cierto es que ya camino hacia la vejez.

32 comentarios:

  1. Muy querida amiga.

    La juventud permanece en nuestro corazón, así pase el tiempo.

    Me encanto leerte

    ResponderEliminar
  2. Hola.
    Jo, qué triste tener una infancia y adolescencia así. Lo bueno es qu eluego recuperaste el tiempo perdido.
    En mi caso fueron etapas felices. En mi caso, a partir de los veinte, más que empezar a vivir como tú, es que viví de otra manera. En la infancia no tenía problemas y era feliz con la familia y amigos. Y la adolescenci fue un etapa de amigos, chicos, risas, viajes...
    A partir de los veinte o veintipocos fui muy feliz pero ya había responsabilidades, no es lo mismo. Yo con 18 años, un día de verano me levantaba sin prisa, cogía unos bocatas que me preparaba mi madre y me iba con la pandilla, sin preocupaciones. Y cuando llegaba a casa y no tenía obligaciones. Podía ver la tele, o salir un poco de noche con mis padres,o incluso con amigos.
    Con la edad eso se acaba porque ahora, aunque mis hijos son mayores y no me necesitn para cosas básicas, siempre estoy preocupada por si estarán bien.¡Menos mal que hay whatsapp!
    Anímate, que en el siguiente concurso tendrás muchs ideas. Esto va por rachas.
    Feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes lo afortunada que has sido de disfrutar tus primeros años. Un beso

      Eliminar
  3. Viste cómo pasa el tiempo, Susana? Cuando uno se pone a recordar no sabe en qué momento sucedieron tantas cosas, y piensa, si parece que fue ayer! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acuerdo más de los veinte que de los cuarenta. Un beso

      Eliminar
  4. Ánimo Susana, seguro que pronto te salen las palabras y cuentas la solitaria y sin duda apasionante niñez.
    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  5. La mente a veces se paraliza, se agota, y hay que dejarla descansar. Yo tampoco tengo la misma facilidad ahora que antes, pero solo con desearlo e intentarlo ya tenemos mucho ganado. Besos Susana :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mío de la inspiración fue bastante repentino. Un beso

      Eliminar
  6. Eres una persona interesante, no te faltarán palabras.
    Un abrazo, que tengas buena salud.

    ResponderEliminar
  7. Hay veces que nos quedamos sin ideas para escribir, sobre todo si se hace con frecuencia, a mi me ocurría lo mismo al principio escribía bastante, ahora solo tres o cuatro entradas al mes.

    Según nos hacemos mayores pasa el tiempo mas rápido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. yo pasé la infancia rodeado de personas adultas, y tragándome todo tipo de conversaciones coñazo a mi alrededor. si alguna vez tengo hijos, procuraré evitarles algo así...
    a mí me cuesta escribir las entradas, porque busco mucho la manera más clara y correcta de expresarme. por eso publico una vez por semana, y gracias.
    besos!

    ResponderEliminar
  9. Bom dia Susana, de tudo tiramos grande aprendizado para a nossa vida.

    ResponderEliminar
  10. Yo tengo mucha nostalgia de mi infancia porque fue muy feliz.
    Qué pena que pase tan rápido el tiempo!!.
    Tu todavía eres joven.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Te comprendo totalmente, cuando empecé tenía dos blogs y escribía a diario en ambos. A veces me siento muy culpable por no seguir haciéndolo, pero no me da la cabeza ni la vida.

    ResponderEliminar
  12. Muy lindo tu escrito No te doy consejos prefiero leerte en silencio

    ResponderEliminar
  13. Bueno amiga Susana, no te lamentes y vive lo más intensamente que puedas. Eso va a rachas, unas temporadas está uno/a más inspirado/a que otras, pero eso es bastante normal.
    En cuanto a tu niñez, el tema del bulling es muy duro y eso deberías de haberlo denunciado, de niños por desgracia hay una maldad muchas veces ajena a las consecuencias que puede ocasionar.
    Un fuerte abrazo y mira el horizonte, olvídate del pasado que la vida transcurre muy rápidamente.

    ResponderEliminar
  14. Hay épocas en las que es más fácil escribir que otras, aunque no sé el por qué.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Hola Susana, siento que tu infancia no fuera todo lo feliz que te merecías y sigues mereciendo de adulta. Ya te llegarán las musas de nuevo para escribir mucho más.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. A mí también me cuesta mucho más escribir. Es por el maldito móvil, no me cabe duda. Nos está pudriendo el cerebro.

    ResponderEliminar

La crisis del modelo eclesial

  La mala noticia es que la Iglesia Católica está en crisis. La buena noticia es que siempre ha estado en crisis , y siempre lo estará h...