Diario conservador de la actualidad

El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu ojo derecho te induce a pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en la “gehenna”. Si tu mano derecha te induce a pecar, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero a la “gehenna”.

lunes, 28 de febrero de 2022

Literatura infantil

 

Por Itxu Díaz

Amenaza con destruir el amor de los niños por la lectura

Cuando era niño, los cuentos tenían tramas normales. Ya sabes, un lobo idiota, una niña a la que le faltaba un Happy Meal, un héroe muy heroico y un villano muy malo. Hace un par de días estuve echando un vistazo a los libros que la bibliotecaria del colegio está recomendando actualmente a algunos niños de 7 a 11 años y, si soy completamente sincero, estoy bastante seguro de que los niños estarían mejor servidos intelectualmente si se pasaran todo el maldito día en una Playstation en lugar de leer esa enorme montaña de basura.

En la primera historia, una especie de superhéroe claramente emparentado con la chica de The Ring (alias Greta Thunberg) va regañando a los niños que no reciclan su basura correctamente. En la segunda historia, un monstruo de aspecto repugnante, maleducado, sexualmente ambiguo y supuestamente divertido, explica que todos somos diferentes e igualmente válidos sea cual sea el color de nuestra piel, nuestra preferencia sexual, nuestro aspecto o nuestras costumbres. Lo cierto es que, aunque no se dé cuenta, bajo esa misma premisa, el autor me está equiparando, por ejemplo, con un yihadista del Estado Islámico; y eso no puede ser, porque soy mucho más vicioso que cualquiera de ellos a la hora de torturar a autores despiertos.

Otra de estas historias trata de una niña, una heroína feminista, que va dando lecciones a hombres mayores que parecen tener la inteligencia combinada de un mejillón fosilizado. También encontré una historia sobre la vida de un niño refugiado, que es como un bostezo interminable; intenté leerla y me quedé dormido antes de llegar al primer barco a la deriva por el Mediterráneo. ¿Cómo puede un autor ser tan inepto como para no ofrecer siquiera algo conmovedor sobre un niño refugiado? La respuesta es fácil: porque no escriben con el corazón; escriben con su ideología.

Me pregunto qué es peor: que los autores y editores de libros infantiles se hayan vuelto locos o que los profesores y bibliotecarios de escuelas aparentemente decentes permitan la entrada en sus aulas de semejante colección de basura. Como escritor, estoy considerando lanzar una campaña legal contra todos ellos. Me lleva muchas horas a la semana conseguir que la gente lea cada uno de mis párrafos con cierto grado de disfrute y apego, y aún más pescar nuevos lectores entre el público más joven. Lo que no necesito ahora es que toda una generación de niños se desanime de la lectura por completo debido a la obsesión por lo políticamente correcto, y al hecho de que la derecha casi nunca quiere librar la batalla cultural contra la izquierda. Quizá la mejor defensa sea un buen ataque. Estoy pensando en escribir un cuento infantil sobre un superhéroe que se come a los idiotas que molestan a los niños sobre el reciclaje, la igualdad, la justicia social y el calentamiento global.

No quiero ni pensar en la experiencia traumática que tendrán estas nuevas generaciones de niños cuando piensen en los libros. Nunca ha sido fácil inculcar el hábito de la lectura. Pero es que esta gente, empeñada en adoctrinar a los niños en historias sobre ecologismo, inmigración, homofobia y otros trastornos obsesivo-compulsivos de la izquierda, no está cultivando en ellos el hábito de la lectura, sino el de la tortura. Tortura y, lo que es peor, sumisión.

No estoy a favor de la quema de libros. De hecho, escribí varios artículos indignados cuando Canadá decidió quemar libros de Astérix, Tintín y Lucky Luke, entre otros, como parte de una «ceremonia de reconciliación con los pueblos indígenas», y en otras ocasiones similares. De todos modos, en el caso de esta nueva y aburrida literatura infantil, no estoy abogando por las llamas, sino sugiriendo usos alternativos. He descubierto que el libro sobre el refugiado funciona de maravilla como cuña bajo los muebles del salón. El de la niña feminista es la diana perfecta para que los niños del barrio intenten acertar con sus arcos y flechas indias. Y el del monstruito, que tiene una portada fluorescente, lo estoy usando como posavasos para cuando hago fiestas.

Y, aunque estoy en contra de la quema de libros, si la ola de frío sigue marcando temperaturas inconstitucionales, me plantearé seriamente arrojarlos a la chimenea mientras levanto una copa de coñac en recuerdo y homenaje a todos los viejos autores de la verdadera literatura infantil -aventuras, hadas, princesas, héroes- que la cultura woke pretende cancelar, junto con una de las pasiones más importantes de la vida, el amor a la lectura.

(*) Este artículo ha sido originalmente publicado en ingles por The American Spectator y su autor, Itxu Díaz, es un periodista, escritor y humorista político español. Ha escrito nueve libros sobre temas tan diversos como la política, la música y los electrodomésticos inteligentes. Es colaborador de The Daily Beast, The Daily Caller, National Review, American Conservative y Diario Las Américas en Estados Unidos, así como columnista en varias revistas y periódicos españoles. También ha sido asesor del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España.

14 comentarios:

  1. Al parecer, a este asesor del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España, le interesa poco la literatura infantil actual, cree que es mejor que lean sus libros o bien nos anclemos en la literatura de nuestra infancia, aquella que nos hablaba de una niña arrojada al bosque sin ir al cole a expensas de que se la coma un lobo, a una comunidad inmerecidamente castigada a dormir durante años por culpa de un castigo a la bella princesita o de aquella mala mujer que intenta asesinar a su hijastra ¡puro horror esos cuentos!
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esoz cuentos enseñaban lecciones sobre la realidad. Los actuales son pura ideología y no tienen valor literario. Un beso

      Eliminar
  2. En la escuela de mi nieta mandaron por internet una recomendación para leer a una autora que hasta ese momento tenía muy buenas publicaciones. Hete aquí que este nuevo libro está lleno de frases inconvenientes, por representar la modernidad, los cambios en los sexos, la autora pone diálogos chabacanos entre adolescentes de 17 o dieciocho años, siendo los alumnos de doce o trece. Mi nieta le llamó la atención a mi hija sobre esto, ella hizo una nota al colegio consultando el motivo de semejante lectura y todo se fue derivando, nadie dice que son órdenes de la administración de turno, que nivela hacia abajo para conquistar simpatías. Una vergüenza! Un abrazo Susana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me leía los libros que mandaban a mis hijos y lo mejor que podía pasar es que no entendieran nada, porque realmente no eran libros infantiles. Un beso

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo con el autor de este texto y me quedo con la frase: "porque no escriben con el corazón; escriben con su ideología!"...es la pura verdad.Besicos

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho el artículo Susana y me ha parecido muy acertado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Yo leí muchos cuentos y tebeos en mi niñez y me lo pasaba muy bien, quizá mejor que los que hoy solo saben coger el móvil y otros artilugios...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. No hay ninguna justificación para una guerra.
    Cita : "Si los cobardes que deciden las guerras tuvieran que ir a pelearlas, viviríamos todos en paz"
    Muchos besos.

    ResponderEliminar

Mis antepasados. Una canción actual