El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu ojo derecho te induce a pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en la “gehenna”. Si tu mano derecha te induce a pecar, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero a la “gehenna”.

miércoles, 24 de noviembre de 2021

Hombres y mujeres

Hace poco publiqué un artículo sobre el divorcio, intentando hacer ver que no es una decisión sencilla y que puede dañar irremisiblemente a la pareja y a los hijos. Me extrañó ver que la mayoría de los comentarios tendían a considerar al hombre como culpable de cualquier separación, bien por maltrato o por infidelidad. Me temo que eso forma parte de una campaña que se viene desarrollando hace años por parte del feminismo radical y la ideología de género.

Soy mujer y como tal he conocido casos de mujeres infieles y también de mujeres que eran malas personas. Tal vez no lo fueran tan abiertamente como un hombre que insulta, agrede o amenaza, pero eso no elimina su culpa. Las mujeres somos más sutiles, lo que no quita que podamos hacer tanto daño como ellos, de una manera más solapada. La envidia y el rencor por ejemplo son defectos más femeninos que masculinos, tal vez porque son menos evidentes.

Los hombres tienden a ser más dominantes y agresivos. Pero eso no significa que todos lo sean. Hay hombres que resultan ser muy buenos maridos y padres. En cuanto a las madres, las hay que agobian a sus hijos y no les dejan crecer ni madurar, y los alejan del padre. También hay mujeres que tienen celos de las nueras y les hacen la vida imposible. De ahí la mala fama de las suegras. Así que, por favor, dejémonos de estereotipos de género y juzguemos a las personas con independencia de su sexo.

18 comentarios:

  1. Hola Susana, totalmente de acuerdo contigo en que si hay un divorcio no se puede culpabilidad al hombre. En unos casos será él, en otros ella, y en otro ambos. Besos :D

    ResponderEliminar
  2. Eso pienso yo. No se puede señalar a nadie por sistema. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Jamás he juzgado a alguien por su género,( tampoco soy feminista) soy consciente de que tanto hombres cómo mujeres pueden llegar a ser tanto crueles cómo muy buenas personas y en caso de divorcios hay culpables por ambas partes pero desde mi experiencia conozco demasiado de cerca varios divorcios en los que el culpable ha sido el hombre por su mal comportamiento hacia su mujer y sus propios hijos que los maltrató hasta llegar al límite de tenerle tanto miedo que no hubo más remedio que divorciarse y alejarse del maltratador con lo que ello conlleva de pérdidas de casa, económicas etc.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo conozco casos en que la maltratadora y la infiel era ella. Un beso

      Eliminar
  4. Qué bien expuesto el tema, muy bien, 👏👏, no hay que hacer diferencias si bien es verdad que el hombre tiende más a la violencia por su testosterona y la mujer tiene más a la picardía o es más rencorosa a parte de listilla.
    En cuanto al tema suegras, lo he padecido y mucho Susana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las suegras sin duda son mujeres. Los suegros no suelen dar problemas. un beso

      Eliminar
  5. Estoy totalmente de acuerdo contigo,tengo un esposo muy bueno hace 51 años,felices,en cambio tuve una madre MUY MALA,abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Comparto tu opinión Susana.
    Hay malas personas de los dos sexos, solo utilizan diferentes métodos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. El problema del maltrato es evidente, no hay mas que ver el numero de mujeres maltratadas y asesinadas, pero ningún gobierno ha conseguido reducirlos o eliminarlos, tampoco el feminismo radicalUn abrazo. que ha surgido en los últimos tiempos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

El varón en un mundo afeminado

 Durante mi adolescencia dejé la práctica religiosa por dos motivos: uno, por los pecados propios y, otro, por ver el “modelo” del joven var...