Diario conservador de la actualidad

El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu ojo derecho te induce a pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en la “gehenna”. Si tu mano derecha te induce a pecar, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero a la “gehenna”.

miércoles, 8 de septiembre de 2021

Casa en las afueras

 Hace mucho tiempo recuerdo que escribí un artículo sobre las personas que trabajan en Madrid y viven a cincuenta kilómetros por una carretera siempre atascada. Decía que no vale la pena, por querer tener una casa con jardín, más grande y mejor tener que pasar por el suplicio de perder varias horas al día en la carretera. Sin embargo, me contestaron que cada cual era muy libre de vivir donde prefiera. Por supuesto, pero entonces no vale estar amargado todo el día por los desplazamientos.

El otro día volví más tarde que de costumbre de la sierra y había mucho tráfico de gente visiblemente estresada. Es que no se puede tener todo, el piso en Madrid, la casa en el pueblo e intentar amortizarlo pasando el mayor tiempo posible. Más vale volver antes y no pillar el atasco. La calidad de vida no se consigue con casas más grandes cada vez más lejos. Eso es parte del consumismo que nos invade. Lo mejor es aquello que no se puede comprar: el tiempo y la tranquilidad.

20 comentarios:

  1. ¡Cuánta razón encierran tus palabras! Lo más importante es el tiempo y la tranquilidad, y todo aquello que no se compra con dinero. A medida que voy cumpliendo años me doy más cuenta de ello.
    Un abrazo, Susana

    ResponderEliminar
  2. Te cuento Susana, yo pensé lo mismo cuando mi hija decidió mudarse a las afueras en busca de paz, sol, y aire puro, en esos momentos tanto ella como mi yerno debían viajar a la ciudad, pero ahora ya resolvieron el problema y disfrutan de su elección, cuando me vienen a buscar soy testigo de esos atascos, un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. En Santiago tenemos un problema similar. Las personas han elegido irse a provincias donde la vida es menos estresante. Otros sufren por la mañana para ir al trabajo y por la noche para volver. El plan de urbanización ha permitido levantar altas torres de edificios, pero igual de costosos como tener una casa.

    ResponderEliminar
  4. Una casa grande, bonita y con jardín no es necesariamente un hogar. Ni una cama grande y lujosa no da necesariamente el descanso. Si tener esas cosas no limita la dedicación a nuestra familia y no pone en nosequé lugar a Dios, bien está, nada que objetar. Pero si por tener esos lujos, vistas y tranquilidades hemos de ir de cráneo y no tener tiempo para lo fundamental, entonces son pesadas cargas, fardos, que mejor tenerlos bien lejos y conformarnos con lo que buenamente tenemos. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  5. Resulta tan complicado que todos tengan más o menos las mismas inquietudes amiga Susana. Los atascos, en un futuro no muy lejano deberán desaparecer y las distancias ya no serán un problema, es cuestión de algo de tiempo, el modelo de transporte cambiara de una manera sorprendente.
    Yo siempre he dicho que, prefiero vivir 40 años en el campo que 70 en la ciudad. Son formas de pensar.
    Un abrazo y buen resto de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá pero de momento el modelo sólo empeora en España. Un beso

      Eliminar
  6. El tiempo y la tranquilidad lo es todo. Al menos yo lo siento así también. Besos 😘😘

    ResponderEliminar
  7. queda muy 'cool' decir cosas tipo "si me ofrecen un trabajo lo cojo aunque esté en segovia", pero a la hora de la verdad los desplazamientos consumen tiempo y dinero (si no es en transporte público es en gasolina), y te quitan calidad de vida. todavía si fuera un trabajo que te encantara, pues vale...
    besos!

    ResponderEliminar
  8. Donde yo vivo lo tenemos todo muy a mano, mi marido trabaja en la ciudad de al lado y en 15 minutos llega y aparca.
    Cada vez que vamos a Zaragoza, que es de donde es él, lo que peor llevo es tener que invertir tanto tiempo en desplazamientos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Hola Susana, de nuevo ando por tu blog, después de las vacaciones...

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Los transportes públicos para acercar la gente a su centro de trabajo no están a la altura de lo solicitado.

    Abrazos.

    ResponderEliminar

Mis antepasados. Una canción actual